El Ministerio de Cultura ha publicado el siguiente comunicado en la página que alojaba la Guía de Impuestos para Artistas:

COMUNICADO DEL MINISTERIO DE CULTURA Y LA DIAN SOBRE LA “NUEVA GUÍA DE IMPUESTOS Y BENEFICIOS PARA ARTISTAS Y GENTE CREATIVA”

El Ministerio de Cultura y la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales –DIAN- desarrollaron la “NUEVA GUÍA DE IMPUESTOS Y BENEFICIOS PARA ARTISTAS Y GENTE CREATIVA” (www.impuestosparaartistas.com) con el propósito de sensibilizar y fomentar la cultura de la contribución como un deber ciudadano y una herramienta de construcción de país.

Esta guía, novedosa en cuanto a su aproximación pedagógica, presentaba en términos sencillos, infografías e ilustraciones, la información más relevante sobre los beneficios e incentivos fiscales del sector de la cultura en Colombia, así como los impuestos nacionales: ¿en qué consisten?, ¿quién debe contribuir?, ¿cuándo y cómo se pagan?, ¿cuáles son sus tarifas?; los datos sobre las principales inversiones que financia el Gobierno Nacional y la enunciación de algunas razones sobre el por qué y para qué contribuir.

El sitio web, útil para cualquier persona interesada en cumplir en debida forma con sus deberes ciudadanos como contribuyente, tenía un énfasis especial en el sector cultura, comoquiera que por mandato constitucional y legal corresponde al Estado, a través del Ministerio de Cultura, el fortalecimiento del sector cultural a través de políticas de fomento, estímulo, formalización y con una mirada para el público joven.

De este modo, como una estrategia para acercarse al público objetivo y presentar de manera amena el tema de los impuestos, se creó una FICCIÓN humorística, una PARODIA, que no pretendía representar la esencia del artista colombiano, sino trasmitir una realidad exagerada, asociada a un personaje que encarnaba algunos de los argumentos en circulación en nuestra sociedad para evitar responsabilidades tributarias.

Con el lanzamiento del sitio web se han presentado críticas y comentarios desfavorables de un pequeño sector de los artistas plásticos, algunos de los cuales han firmado una carta pública dirigida al Gobierno Nacional. Estas manifestaciones no han estado referidas al contenido ni a los asuntos de fondo que pretendía poner el sitio web en la agenda pública, sino que se han centrado en la interpretación del personaje principal, porque “no hacía justicia a su realidad”, cuando es inherente a la parodia exagerar los rasgos del personaje y emitir una opinión transgresora del mismo.

Bajo esta premisa y el sentimiento de indignación asociado, porque una parodia no cumplía el objetivo de representar la realidad, se emitieron en muchos casos insultos y agravios, no solo contra las autoridades públicas sino también contra los mismos artistas y creativos participantes en el proyecto, los cuales permitieron desviar la atención sobre uno de los asuntos principales de la guía: los argumentos y mecanismos presentes en nuestra sociedad para perpetuar la evasión y la informalidad.

En este sentido, lamentamos que para algunos la forma haya prevalecido sobre la sustancia y que algunas personas se hayan sentido aludidas por la representación de una persona oportunista, que busca mecanismos para no declarar sus ingresos, que hace trampa, que no conoce la destinación de los tributos, que es un egoísta. Esta ficción nunca tuvo por objeto señalar ni estigmatizar personas de ningún sector de nuestra sociedad.

En vista de lo anterior, el Ministerio de Cultura y la DIAN se permiten dejar constancia de la intención e importancia del sitio web y han optado por bajar su contenido de Internet, dejando en claro que se requieren y hacen falta en el sector cultura y en el país, de manera urgente, mecanismos para fortalecer el conocimiento de las obligaciones tributarias y hacer favorable su cumplimiento, tareas en las cuales seguiremos insistiendo a través de diferentes estrategias y mecanismos.

Esta página, antes del debate, tuvo visitas cercanas a las 12 mil personas, con comentarios positivos, a quienes este sitio web les ayudó a aclarar muchos conceptos. Quisimos que fuera a través de un sitio grato, ¡fue imposible! Desviar la discusión de lo fundamental a lo elemental también es otra práctica que hace daño.

El Ministerio insiste en afirmar en el comunicado que sólo hubo expresiones de malestar por la forma como se representó al artista y que no se discutieron problemas de fondo como es el caso de la eficiencia de la Guía para transmitir la ley e inculcar una cultura tributaria.

Aquí hay tres apartes de algunas participaciones que abordan el tema tributario y al final un enlace a la discusión.

Sobre los beneficios tributarios el artista Dario Ortíz señala:

“Que la ridiculez extrema del video no los distraiga del problema de fondo […] Nótese en el esclarecedor video que en los beneficios tributarios no hay uno sólo que incluya la producción, venta o coleccionismo de ningún objeto artístico. En pocas palabras, más allá de las donaciones a Museos y asociaciones sin ánimo de lucro todo lo demás en las artes plásticas es gravable y paga IVA. Incluida la exportación e importación de bienes culturales […] Que quede claro que no hay ningún tipo de deducción tributaria, o ley de fomento real para la producción y venta de obra en artes visuales por parte del Estado Colombiano como lo puede haber en México, Canada o muchos otros países”

El crítico Halim Badawi hace una propuesta específica:

“En vez de iniciar una cacería de brujas contra los artistas, le tengo una propuesta al Gobierno Nacional: impulsar en el Congreso una verdadera Ley de Mecenazgo Artístico, digna de un país desarrollado, en la que se discutan cosas como el pago de impuestos en especie (con arte, por parte de artistas o coleccionistas, siguiendo el modelo francés), el pago de derechos de sucesión de artistas con obras de arte (vean cómo se hizo el Museo Picasso de París), deducciones importantes en la declaración de renta para mecenas de artistas y donantes de obras (así se hicieron los grandes museos estadounidenses), estímulos impositivos a la compra de arte y a la repatriación de arte en el exilio, repatriación de cerebros artísticos fugados a través de estímulos (deducciones impositivas incluidas, sin engaños), deducciones impositivas a los espacios independientes, y programas públicos de compra de arte, bien financiados, realizados a través de un fondo nacional y/o museos públicos, programas que ayuden a proyectar a los artistas más pequeños, siempre de mérito, mediante la adquisición y exhibición de sus obras” —Halim Badawi en su perfil de Facebook

Guillermo Vanegas, curador del 44SNA, reflexiona sobre la Carta al Estado Colombiano:

“No hay que olvidar que una situación como esta es una oportunidad. La carta de avvaz funciona como un poderoso llamado de atención que bien podría aprovecharse para imaginar un modelo de relación entre privados y Estado que no imite ni “al modelo estadounidense”, ni “al modelo francés”. Para pensar otro donde, por ejemplo, no se extraiga plusvalía del acto de donar. Donde la donación sea precisamente eso. Donde no se entronice al artista o al heredero, o la familia o la corporación involucradas en el traspaso. Donde la entidad que reciba el “favor” no saque provecho de sus buenas relaciones con artistas, herederos, familias o corporaciones. Donde no parezca que los coleccionistas entran a pescar en río revuelto”

Por otra parte, el Comunicado afirma que sólo un “pequeño sector” ha estado al tanto de la discusión y manifestado su malestar. Vale la pena rectificar esa información: El debate ha sido recogido por distintos medios en la red (Las2orillas, RCN, Arcadia, El Mundo, Confidencial, etc) y ha llegado a un sector amplio del medio cultural. A esto hay que sumar las distintas críticas que ha suscitado en perfiles de redes sociales, los comentarios y vistas relacionadas.

En el caso de esferapública, el primer post en su página de Facebook sobre la “campaña didáctica” (foto) llegó a más de 70.000 personas. La página del portal de esferapublica donde está el debate ha tenido 42.000 lecturas. El post de la Carta al Estado colombiano más de 12.000.

image

Si tenemos en cuenta que la Guía de Impuestos estaba dirigida a los artistas y el sector cultural, por lo anterior se puede deducir que gran parte de este sector estuvo al tanto de la discusión, en la que predominó el rechazo a la campaña de Mincultura y el cual se puede seguir leyendo las distintas críticas y opiniones en portales y redes sociales.

Todo esto sería muy interesante de contrastar las opiniones favorables que el Ministerio de Cultura dice haber recibido. ¿Donde se pueden leer? En la Guía de Impuestos no había opción de comentarios. En el perfil de Facebook del Ministerio de Cultura sólo hay dos publicación sobre el lanzamiento de la Guía (antes de iniciar el debate) y tienen todos los comentarios negativos. Pasa lo mismo con una publicación del Grupo de Emprendimiento Cultural del Ministerio.

image

image

image

Finalmente cabe preguntarse si realmente el Ministerio de Cultura está abierto al debate. Lo digo pues ante toda crítica la respuesta aparece tardíamente a través de un comunicado de prensa que busca aplacar el disenso y erradicar el conflicto.

¿Es ese el espacio de interlocución que propone el Ministerio de Cultura al sector que, en principio, representa?

 

Jaime Iregui
Debate por la Guía de Impuestos para Artistas del Ministerio de Cultura