Quantcast

Hemos fracasado como artistas colombianos

Desde el lugar de la academia, quisiera resaltar que hemos fracasado como artistas, veo un montón de obras de arte pero a ningún artista. Se crean obras materiales, pero sin alma de una persona, que se vea detrás de ellas. Me explicaré en las palabras que seguirán y espero comprendan que no los quiero insultar sólo los quiero hacer reflexionar.

Le pregunto señor auto-artista ¿ cuál es el papel del arte en la sociedad? Acaso ¿ lo tiene? O para usted el arte es sólo cuestión de la expresión interior de su ser… ¿?

Pues resulta que estoy indignada, me indignan los auto-artistas del circulo colombiano, esas personas que hacen obras de arte y por hacerlas se llaman, se autoproclaman artistas. Esas personas que para hacer una obra, sólo piensan en el lado estético, pero les vale pepino, lo que pasa en su realidad inmediata… esas personas que utilizan la imagen, sin conocer qué hay detrás de ella, de las iconografías, del uso del color… sí, me indignan los artistas analfabetas esos auto-artistas que aun por más obras y genialidad artística, aun no pueden leer a el arte, aun no hablan su idioma, aquellos que aun no entienden el poder de Arte, ya sea por pereza o por ignorancia.

NOS HACE FALTA NUTRIRNOS DE OTRAS DISCIPLINAS.

En estos días, para una clase, hice un cuadro con una montaña y un atardecer que iba de rosado a azul claro, y en letras grises decía “ DIVIDE I REYNARAS” y lo firmó ficticiamente -Paloma 20 Valencia 15-, nadie en la clase entendió en cuadro a excepción del profesor… me tocó explicarles de dónde venían las letras y la decisión de los colores, todo remontaba al cauca Hidalgo del siglo XIX, que la Senadora del CD había traído a colación en pleno siglo XXI, sin recordar La Guerra de los Supremos que surgió gracias a ese tipo de impulsos Estatistas en base a la división de la población: la segregación… que tristeza que además pelearan porque no entendieron el cuadro y decir “es que no entiendo por qué debe estar el artista para explicar su obra” a lo que les respondo “si leyera por lo menos noticias, sabría de lo que estoy hablando”.

(Si aun sigue leyendo, se lo agradezco.)

Mi punto es que nos hacen falta artistas en ésta sociedad y no estoy hablando de arte político, no quisiera ver más artistas que toman temas tan delicados como el conflicto armado colombiano o la memoria, y los utilicen de manera superficial o se crean expertos después de haber leído 3 textos de opinión en El Tiempo. No, definitivamente, a esas personas que ganan dinero desde la reproducción de la ignorancia social, no les quiero decir artistas y menos, ver sus obras.

Me refiero a que necesitamos personas que puedan generar imágenes que apelen a una consciencia social, que contribuya a buscar o a ayudar si se quiere, a la sociedad colombiana, de una manera altruista. No una persona que quiera sobre todas las cosas resaltar, a como de lugar y que utilice los mecanismos puestos en su contexto histórico-político, para ser alguien reconocido dentro de los círculos de élite. Estoy cansada de esa gente, por ese tipo de arte, es que no tenemos artistas.

Me temo que el EGO de querer ser artista, nos está bloqueando como productores de obras de arte colombianos. La invitación, entonces es, a cumplir un papel social, más allá de salir en una revista o incrementar el numero de exposiciones en su hoja de vida. El arte tiene el poder de cambiar una sociedad, de darle poder al que no lo tienen, de re escribir la historia. Si no me cree, lea la historia del mecenazgo o a Joseph Campbell… y verá que en algo tengo razón… y no se usted pero yo, veo a éste país mal… y me gustaría poder ayudar desde mi profesión a buscar un nuevo camino que reformule lo que está mal, o por lo menos, ayudar a inspirar a una sociedad a tomar un nuevo rumbo.

Por eso creo yo, que necesitamos artistas colombianos. Y no auto-artistas intelectualoides poco conocedores de dónde están parados, porque si quiere hacer arte sólo para expresar su mundo interno, debería irse a Finlandia allá sí lo necesitan, aunque prefiero a esos auto-artistas a los que hacen cosas mal sustentadas y sin una investigación minuciosa.

Gracias por leer, espero haga algo al respecto.

 

Liliana Valencia Tello

#PolíticaEditorial

Desde febrero de 2017 la política editorial de [esferapública] estará enfocada en propiciar la reflexión en torno al archivo de debates y textos a través de proyecto #LeerLaEscena. Por esta razón, en el portal se estarán publicando análisis de debates, entrevistas y lecturas en voz alta con el ánimo de revisar temas sobre los que se debate reiteradamente (crítica al arte político, el estado de la crítica, especulación y mercado, espacios de artistas, museos y espacios de arte en crisis) y, a partir de esta revisión, replantear formas de discusión, políticas editoriales y, si es el caso, una nueva plataforma para [esferapública].
2.870 consultas

14 Opiniones sobre Hemos fracasado como artistas colombianos

  1. Darío Rodríguez 2015/04/21 at 9:35 am

    Es difícil comprender el sentido del texto. Está un poco mal escrito.

  2. Joel Kardin Ospino 2015/04/21 at 1:05 pm

    Pues mi querida amiga, como dice la Biblia de todo hay en la viña del señor; como solo estas comenzando, nadie te cree, solo necesitas fama y nombre. Pero cuando se trata de pornografía todos sabemos, sino investigue a la artista de los performance pornográficos N.G. que tiene muchos seguidores, gana premios y la ovacionan, incluyendo críticos y curadores e instituciones públicas y privadas relacionadas con la cultura. Hay artistas buenos y los que no lo son, si es su vocación, de pronto tendrán éxito. Un buen artista no produce sellos en sus obras, tiene talento para moverse sobre cualquier cauce. Ten paciencia que tendrás tu momento, tampoco exijas que todo te sea aprobado. Hay muchos que sufren y se sacrifican otros lo tienen servido en bandeja de plata.

    Olvidaba comentar que los medios virtules, revistas especializadas y periódicos comunes, en fin todo medio publicitario, la patrocinan; ¿Que viva la Pornografía!!!!!!

  3. Gabriel Mejía 2015/04/21 at 2:14 pm

    Como todo el arte tiene capas. Esa de la que usted habla es sólo una capa de todo un universo que siempre está cambiando y que fortalece la crítica y la disparidad. Ver las cosas con un lente tan cerrado sólo produce sectarismos inútiles.

  4. Mariana Salazar 2015/04/21 at 2:49 pm

    Nunca había leído cosas tan vacías, es como si el artista saliera «letrado» después de la academia, de las lecturas. Ponerle un lugar específico al arte deslegitima al arte. La técnica perfecta no es suficiente, el «papel» del arte no es «significar».

  5. Camila Higuera 2015/04/21 at 4:42 pm

    Pilas con el EGO propio, suena herida. Haga su arte y olvidese de los nacionalismos. Puede tener razon, como tambien puede estar equivocada. Artistas somos todos, algunos en el closet otros de farandula, y ?! Canalice su energia creativa en la obra y nunca niegue la expresion del mundo interno, sin eso no hay nada… relajese.

  6. Aura Rodríguez 2015/04/21 at 5:52 pm

    Me encanta el título del artículo. Entre amarillista, generalizante y tierno. Me encanta que de vez en cuando un estudiante se asome por aquí a expresar su desencanto con la academia, el medio, el arte y todas esas “entidades” que representan una forma de “autoridad”.

    Se ve que está en el proceso de “matar al padre” como diría Freud. Y claro, la solución es tan ideal como simple; hacer un arte que “cambie a la sociedad”. Tremendo golpe se va a dar esta chica cuando se gradúe e inicie el recorrido de rigor por el mundo del arte. Pero bueno, por el tono y el carácter tan reductivo de su mirada, se entiende por qué a un recién egresado le toma años poder construir una obra, una idea, una mirada, con voz propia. Animo amiga! Lo que viene la va a poner realmente a prueba. Por ahora el entorno protegido de la academia le podrá dar algunas pistas, pero lo que falta, lo que hay fuera, le dará lo necesario para perder esa tierna inocencia.

  7. juan melo 2015/04/21 at 7:25 pm

    Señorita liliana, no es que no se esté haciendo, no es que haga falta, de hecho, muchos jóvenes talentos desarrollan propuestas interesantes desde adentro de las situaciones que planteado, lo que de pronto no puede ver es que esas obras lleguen a los circuitos amañados en los que se ha convertido buena parte del panorama artístico colombiano, en gran medida por la pereza mental y física de muchas de las personalidades de la nación que se hacen llamar curadores y parecen una especie de charlatanes o curanderos del arte en el mejor de los casos, son ellos los responsables de lo que se ve y sobre todo de lo que se deja de ver por la ineficacia de este rol dentro del arte. Para brindar un buen ejemplo de ello, le escribo desde el suroccidente colombiano Cauca y Valle, donde los circuitos artísticos son endógenos y en el que los estudiantes inquietos y jóvenes egresados presentan propuestas que están estrechamente ligada a acontecimientos reales y no a situaciones ficticias o ficcionadas; nos encontramos frente situaciones crudas que son asumidas con honestidad que da como resultados obras inquietantes que se plantean no desde la mirada postmodernista y eficiente de la industria cultural (galerias y ferias), sino que se para en la crísis del postmodernimo, para confrontar un principio de realidad mediada, desde la resistencia de pensamiento y el error como discurso.

  8. Katherine Parrado 2015/04/21 at 11:42 pm

    Es muy curioso que haya salido el pequeño artículo de Lucas Ospina y luego esto… digna representante de un síntoma que nace (sutilmente) en la academia pero que ni formal o teoricamente lo saben desarrollar en esa “admirable” academia. Hay que entender que está escribiendo desde el aula y rodeada de ese “arte académico” que tanto le molesta.

    Hay que ir más a exposiciones, salir del arte juvenil poco informado y volver a revisar el artículo, no leer solamente el Tiempo y VER, es decir, tomarse el trabajo de perseguir (si se quiere) todo tipo de eventos y exposiciones para generar un juicio de cualquier índole (estético, conceptual, metodólogico, o sensorial). En definitiva, construirse como artista pero también como espectadora para no creerse lo del genio creativo y darle valor al acto de acercamiento a todo objeto artístico (gústele o no).

    ¡Ah! Sugiero leer esto como un pequeño remedo de lo que está viendo en los Andes… ese es el punto a favor que le doy.

    Consejo: Por favor, por favor, por favor, trabaje una y otra vez en su escritura. Gracias.

  9. Carlos A Salguero 2015/04/22 at 12:10 am

    bueno para mi es un grito herido, lo que acabo de leer, yo soy fotografo y me interesa la pintura cosa que llevo haciendo no mas de 3 años libremente y esporádicamente, mas para sacar mi mundo interior y pues ya que hablan de sentido en el arte, pues para mi es necesario plantearse nuevas estructuras de vida no solo estéticas, sino sociales, de la forma que la obra que se hace trascienda el espacio de la caja en blanco, o del circuito o el mecanismo moderno para mostrar y hablar de arte, si ud quiere cambiar el mundo, primero cambie su vida, así cambiara el mundo en el que vive y lo que hace, y le llegaran infinitas posibilidades de empezar a plasmar esos proyectos y ideas en el mundo real, por eso el que hablo de finlandia o de un lugar apartado por alla es donde empieza una nueva vida y un cambio honesto.

  10. Irma Robledo 2015/04/22 at 9:59 am

    El arte desde mi punto de vista es un universo amplio, gigante, donde toda clase de expresiones, personales, cultas, intelectualoides o muy populares, agresivas o pacifistas, coloridas, monocromáticas, tecnológicas o clásicas, en fin un mundo ecléctico, como debe ser. Un mundo abierto a todo, y que tiene épocas muy deprimidas y poco memorables y otras brillantes e inspiradoras.
    En resumen el arte refleja en su conjunto a la la humanidad, y los Colombianos vivimos hoy una realidad triste y caótica, lo que el arte refleja. Lo maravilloso es que nada es permanente, todo cambia y el arte y el panorama artístico cambia también.

  11. Camilo Villoria 2015/04/22 at 10:30 pm

    ¿Artistas que producen arte colombiano? ¿Cuál es específicamente el arte colombiano en primer lugar? (creo que esas dos palabras refieren únicamente a una ubicación geográfica, más que a una homogeneidad propia de una producción industrial) pienso que tanto la obra de Doris Salcedo como la obra Villamizar, la de Giacometti la de Carlos Rojas o la de Marc Rothko tienen el poder de llevarnos a experiencias y pensamientos por caminos diferentes, lo que cambia es la forma. Dado que el arte está en la manera en la que se ve y se interpreta las propias experiencias, la manera de materializarlas también es gran parte personal. Si para usted la ignorancia está en desconocer lo que pasa en la actualidad por no leer las noticias o la historia nacional y no querer <> de ello en lo que produce, está haciendo lo mismo que aquella famosa historiadora que sepultó una generación de muralistas colombianos en el siglo pasado. Si bien, estoy de acuerdo que debe haber una relación con la vida del artista y su forma de trabajar, no comparto que todos tengamos que si quiera intentar decir algo para entrar dentro de esos “artistas colombianos”. Un tema o discurso no hace ni una obra ni un artista, y tanto los que toman el camino de abordar ese tipo de problemáticas sociales como los que no, están denotando en últimas su visión de la realidad que experimentan.

  12. Yasdif Haddad 2015/04/24 at 11:09 am

    Si la indignación que propugna nace sólamente de una clase de pintura en la cual no entendieron el chiste de paloma valencia (que en efecto, no es tan complejo), me parece una indignación tan superficial como la de quellos por quienes se indigna. No obstante, a pesar de no ser un artículo tan prolijo, comparto por completo el hastío hacia la generación de “nuevísimos” artistas colombianos.

    Nada desanima más que darse la chance de salir a una galería, o a un espacio como la Gilberto o el Parqueadero, y prescenciar un manotazo de mediocridad de artistas autoindulgentes, que se regodean en su propia subjetividad, sin atar nada de lo que producen a algo un poco más próximo a un tema relevante, y cuyos únicos referentes son sus páginas de Tumblr y Pinterest.

    No comparto la opinión pública que “llegará el momento en que te reconozcan”, porque en el mundillo del arte bogotano importa poco un arte concienzudo. Pero bueno, tenga en cuenta que la están publicando en esféra pública, un privilegio al cual no todos los “indignados” tenemos acceso.

  13. Jose Aramburu 2015/04/24 at 3:12 pm

    Me indigna la indignación

  14. Alejandro Quiceno 2015/04/24 at 8:58 pm

    Sra Liliana

    El arte tiene un sin fin de interpretaciones, incluso algunos artistas deciden que tipo de arte les interesa hacer y con que tipo de medio y para que personas.
    Y para mi, cada artista recurre a una busqueda personal buscando que es el arte para esa persona, como punto inicial. Algunos deciden que el arte es un mecanismo politico, para otros el arte es la representacion, etc. etc.
    En cuanto a hablar de que el arte es una apariencia de los problemas sociales es muy aburrido, porque le quita lo poetico, lo misterioso, lo que nos seduzca.
    En particular opino de que el arte tiene un solo sentido es la busqueda de lo bello.

    Muchas gracias