Desde el lugar de la academia, quisiera resaltar que hemos fracasado como artistas, veo un montón de obras de arte pero a ningún artista. Se crean obras materiales, pero sin alma de una persona, que se vea detrás de ellas. Me explicaré en las palabras que seguirán y espero comprendan que no los quiero insultar sólo los quiero hacer reflexionar.

Le pregunto señor auto-artista ¿ cuál es el papel del arte en la sociedad? Acaso ¿ lo tiene? O para usted el arte es sólo cuestión de la expresión interior de su ser… ¿?

Pues resulta que estoy indignada, me indignan los auto-artistas del circulo colombiano, esas personas que hacen obras de arte y por hacerlas se llaman, se autoproclaman artistas. Esas personas que para hacer una obra, sólo piensan en el lado estético, pero les vale pepino, lo que pasa en su realidad inmediata… esas personas que utilizan la imagen, sin conocer qué hay detrás de ella, de las iconografías, del uso del color… sí, me indignan los artistas analfabetas esos auto-artistas que aun por más obras y genialidad artística, aun no pueden leer a el arte, aun no hablan su idioma, aquellos que aun no entienden el poder de Arte, ya sea por pereza o por ignorancia.

NOS HACE FALTA NUTRIRNOS DE OTRAS DISCIPLINAS.

En estos días, para una clase, hice un cuadro con una montaña y un atardecer que iba de rosado a azul claro, y en letras grises decía “ DIVIDE I REYNARAS” y lo firmó ficticiamente -Paloma 20 Valencia 15-, nadie en la clase entendió en cuadro a excepción del profesor… me tocó explicarles de dónde venían las letras y la decisión de los colores, todo remontaba al cauca Hidalgo del siglo XIX, que la Senadora del CD había traído a colación en pleno siglo XXI, sin recordar La Guerra de los Supremos que surgió gracias a ese tipo de impulsos Estatistas en base a la división de la población: la segregación… que tristeza que además pelearan porque no entendieron el cuadro y decir “es que no entiendo por qué debe estar el artista para explicar su obra” a lo que les respondo “si leyera por lo menos noticias, sabría de lo que estoy hablando”.

(Si aun sigue leyendo, se lo agradezco.)

Mi punto es que nos hacen falta artistas en ésta sociedad y no estoy hablando de arte político, no quisiera ver más artistas que toman temas tan delicados como el conflicto armado colombiano o la memoria, y los utilicen de manera superficial o se crean expertos después de haber leído 3 textos de opinión en El Tiempo. No, definitivamente, a esas personas que ganan dinero desde la reproducción de la ignorancia social, no les quiero decir artistas y menos, ver sus obras.

Me refiero a que necesitamos personas que puedan generar imágenes que apelen a una consciencia social, que contribuya a buscar o a ayudar si se quiere, a la sociedad colombiana, de una manera altruista. No una persona que quiera sobre todas las cosas resaltar, a como de lugar y que utilice los mecanismos puestos en su contexto histórico-político, para ser alguien reconocido dentro de los círculos de élite. Estoy cansada de esa gente, por ese tipo de arte, es que no tenemos artistas.

Me temo que el EGO de querer ser artista, nos está bloqueando como productores de obras de arte colombianos. La invitación, entonces es, a cumplir un papel social, más allá de salir en una revista o incrementar el numero de exposiciones en su hoja de vida. El arte tiene el poder de cambiar una sociedad, de darle poder al que no lo tienen, de re escribir la historia. Si no me cree, lea la historia del mecenazgo o a Joseph Campbell… y verá que en algo tengo razón… y no se usted pero yo, veo a éste país mal… y me gustaría poder ayudar desde mi profesión a buscar un nuevo camino que reformule lo que está mal, o por lo menos, ayudar a inspirar a una sociedad a tomar un nuevo rumbo.

Por eso creo yo, que necesitamos artistas colombianos. Y no auto-artistas intelectualoides poco conocedores de dónde están parados, porque si quiere hacer arte sólo para expresar su mundo interno, debería irse a Finlandia allá sí lo necesitan, aunque prefiero a esos auto-artistas a los que hacen cosas mal sustentadas y sin una investigación minuciosa.

Gracias por leer, espero haga algo al respecto.

 

Liliana Valencia Tello