IMAGEN-4526576-2
La obra ‘Tristes presentimientos de lo que ha de acontecer’ desapareció cuando era exhibida en la Fundación Gilberto Alzate Avendaño.

La obra está asegurada en 4.000 euros, pero la pérdida es muchísimo mayor, pues hace parte de la primera impresión de la serie, lo que lo convierte en la de mejor calidad de cuantas se han imprimido. Su técnica es aguafuerte, buril, punta seca y bruñidor. El robo se produjo aproximadamente entre las seis y las siete de la noche del jueves en la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, dijo Ana María Alzate, directora de la institución. La Policía Metropolitana se encuentra revisando los videos de seguridad de un circuito cerrado de seguridad y aseguró que en horas de la tarde dará un reporte sobre lo sucedido.

”El mensaje es: por favor devuélvalo, esto es una pena muy grande para Bogotá”, afirmó Alzate a la agencia AP.

El grabado en aguafuerte mide 17,8 por 22 centímetros y se encontraba separado de los otros 79 y su desaparición se notó desde las 7:20 de la noche, pero solo fue reportada a la dirección por los guardias de seguridad en las horas de la mañana. Alzate explicó a eltiempo.com que si bien la exposición se cierra cada noche a las 6 p.m., en la entidad hay programación para el público hasta alrededor de las 9 p.m. La fundación, dijo la directora, cuenta con tres guardias de seguridad y un circuito cerrado de televisión. Esto contrasta con los esquemas de seguridad utilizados en el pasado en otros recintos bogotanos.

Por ejemplo, cuando se inauguró la Donación Botero en Bogotá, en el 2001, había una alarma que sonaba cuando algún visitante se acercaba a menos de los 25 centímetros permitidos para cada obra. A la casa de La Candelaria donde se expone esta donación, similar a la casa de la Gilberto Alzate Avendaño, se le introdujo una placa de concreto en el techo, las puertas están blindadas y el interior de cada sala está protegido por sensores de movimiento, rayos infrarrojos, cámaras, intercomunicadores y alarmas contra incendios. El objetivo es que la casa sea tan segura como cualquiera de los museos más importantes del mundo.

La obra

El grabado que desapareció y sus acompañantes de la serie narran las penurias de la guerra de liberación contra Francia, y hacen parte de uno de los legados más importantes de quien fuera considerado un artista crítico de su época y uno de los más importantes de España. Es propiedad del Museo de Grabado de Goya, en Fuendetodos, una población de solo 170 habitantes que tiene en las obras de Goya su más grande motivo de orgullo.

Las obras fueron traídas al país por Old Masters Art Brokers y Abad Land Fine Art, con el apoyo de la Casa Museo Goya de Fuendetodos, la Diputación de Zaragoza (España), la Alcaldía Mayor de Bogotá y la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte.

El valor del grabado es incalculable, en la medida en que es una obra patrimonial de la ciudad de Fuendetodos, en Zaragoza, (España), donde nació Goya, por lo que su comercialización resultaría de gran dificultad.

La exposición se inauguró en Bogotá el 2 de septiembre y debe estar abierta hasta octubre. Alzate confirmó que tan pronto la Policía, que investiga el caso, los autorice, reabrirán sus puertas para seguir con la muestra, que a fines de octubre pasaría a Medellín

Goya (1746-1828) es considerado uno de los artistas españoles más importantes de fines del siglo XVIII y comienzo del XIX.

http://bogota.vive.in/arte/bogota/articulos_arte/septiembre2008/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_VIVEIN-4526155.html

enviado a esferapublica por Guillermo Vanegas Flórez