A lo largo de 2014 se han presentado una serie de situaciones en las que distintas agrupaciones de sectores conservadores de la iglesia y la extrema derecha se han sentido ofendidos por exposiciones, obras en bienales y performances en el espacio público. Este caso que nos hacen llegar a esferapública se refiere a la indignación que causó a partidarios del gobierno de Venezuela la obra del artista cubano Jesús Hernández-Guero, quien utilizó la bandera del vecino país en “una instalación a escala real de un asta doblada que iza la bandera venezolana “en el suelo”: ha caído por su propio peso, el de su realidad”.

***

Tener la culpa

“Las banderas me ponen incómodo”

Norman Mailer  

Al recibir el Primer Premio en el concurso digital “Jóvenes con FIA 2.0/2” en el 2013, fui invitado a participar en el “Salón Banesco Jóvenes con FIA / XVII Edición – 2014”, como parte del propio Premio.

Durante mi exposición personal “Capital sin nombre”, en marzo-abril del presente, conozco a la curadora encargada del XVII Edición del Salón: Ruth Auerbach. Sostuvimos interesante diálogo sobre sus intenciones curatoriales para el evento y surgió la idea de proponerle algún proyecto para el mismo.

En junio, envié tres en los cuales trabajaba al unísono y que podían ser de interés para su propuesta curatorial: “Balas de papel”, “Minutos de odio contra sí mismo” y “Tener la culpa”, siendo ese último el seleccionado.

Tener la culpa 2013-2014 Jesús Hdez-Güero (Gráfico)

TENER LA CULPA, 2013-14

Instalación / Bandera venezolana (150 x 90 cm), asta de bandera en hierro negro, cordel y base de concreto.

200 x 500 x 100 cm

Caracas, 2013-14

La bandera es símbolo patrio que legitima la soberanía de una nación, su identidad geo-política y socio-cultural. Imagen que se contempla, saluda y honra de “cara al sol”. Una insignia de las alturas. “Tener la culpa” es una instalación a escala real de un asta doblada que iza la bandera venezolana “en el suelo”: ha caído por su propio peso, el de su realidad. Una realidad reflejada – más que en la bandera – en la propia asta, donde la perdida de fuerza y solidez, hacen imposible que esté en el aire. Un asta víctima de gran tormenta, que aun no ha sido quebrada, y por lo tanto, pudiera ser enderezada y restituida a su posición fundacional, en la cual su verticalidad ubicaría nuevamente la bandera en el cielo. 

Sin inconveniente es aceptado el proyecto, un mes y medio antes de la inauguración, por la curadora y la directiva de Ciudad Banesco (Complejo bancario y espacio de la exposición) y los organizadores de la Feria Iberoamericana de Arte (FIA).

Recibo apoyo financiero por parte del departamento administrativo de la FIA para completar la producción.

Las fechas de montaje son previstas para los día 3, 4 y 5 de septiembre.

Septiembre 4, 2014

Montaje

Sin dificultades. Queda lista para la inauguración.

Septiembre 5, 2014 

Montaje

Me comunican del accidente peatonal ocurrido a una “señora X”, quien tropezó con la obra. Por argumentos “de seguridad”, retiraron la bandera.

Me personé en Ciudad Banesco. Compruebo que la bandera no estaba.

Plantean la posibilidad de trasladar la pieza a otro lugar de menos tránsito.

Por decisión personal y de la curadora, quedó en el mismo lugar.

Restituí la bandera al asta.

 

Septiembre 9, 2014

Conferencia de Prensa

Compruebo que – grotescamente – la bandera estaba tapada con una bolsa negra de polietileno.

Argumentan – de manera pueril – que llovió el día anterior y el agua corrió hacia ella (en el montaje se valoro este riesgo), que la retiraron y volvieron a colocar.

Al retirar la bolsa, observo que la bandera había sido colocada al revés, con el escudo hacia abajo y el arco de estrellas hacia arriba. Requerí a los organizadores. Rectifico el “error”.

La conferencia de Prensa transcurre sin problemas.

Esa noche me informan de reunirnos el siguiente día en la Galería D´Museo, con la directiva del evento (Feria Internacional de Arte), las ejecutivas de Banco Banesco y la curadora del evento, para tratar  “una cuestión delicada que no podían contarme por teléfono”. 

TENER LA CULPA, 2013-14 Jesús Hdez-Güero (1)

TENER LA CULPA, 2013-14 Jesús Hdez-Güero (3)

TENER LA CULPA, 2013-14 Jesús Hdez-Güero (4)

Septiembre 10, 2014

Día antes de la inauguración (Retiran la bandera)

En la mañana, en Galería D´Museo, me muestran, impresos, “tweets” de partidarios al gobierno, protestando y denunciando a Banesco por la presentación, en su espacio, de la obra.

Comentarios “retwiteados” (preocupaban mucho…) con la imagen de la obra a la cuenta del Presidente de la República, el Presidente de la Asamblea Nacional y otros funcionarios e Instituciones del gobierno.

Los medios de prensa ya habían publicado imágenes de la obra.

Solicitaron que quitara la bandera por temor a probables requerimientos del gobierno y sus medidas.

Tweets sobre la obra en Banesco 2014-09-11 at 1.05

Tweets sobre la obra en Banesco 2014-09-11 at 2-1

Tweets sobre la obra en Banesco 2014-09-11 at 2

Hablaron de cuidar su reputación, su nombre.

Me negué a retirarla. Tuvieron que hacerlo ellos.

En cordinación con la curadora, revertí lo acontecido. Permití que el asta se mostrara sin la bandera como vestigio del hecho, de la censura misma.

Documenté el proceso que hicieron al retirarla con un rebuscado aura ceremonial. Un performance en sí mismo.

SANYO DIGITAL CAMERA

SANYO DIGITAL CAMERA

SANYO DIGITAL CAMERA

SANYO DIGITAL CAMERA

Septiembre 11, 2014

Inauguración

Se hizo con la pieza “modificada” por los organizadores, constatando la censura.

TENER LA CULPA, 2013-14, Dia de la inauguración, 11 sept 2014

TENER LA CULPA, 2013-14, Dia de la inauguración, 11 sept 2014 (2)

TENER LA CULPA, 2013-14, Dia de la inauguración, 11 sept 2014 (3)

La censura no siempre cuenta con un equipo suficientemente calificado. Pero a veces a los censores hay que reconocerles un grado superlativo de ilustración. Este es uno de esos casos. Evidentemente “Tener la culpa” despertó reminiscencias de Isidore Ducasse y del surrealismo francés. Ducasse influyó en los surrealistas con los Cantos de Maldoror, pero también con una célebre máxima: “La poesía debe ser hecha por todos”, oblicuamente llevada a la praxis en 1925 con el juego y la técnica del cadáver exquisito.“Tener la culpa” ha resultado ser una instalación progresivamente hecha por tantos que todos somos culpables de seguir enseñanzas de Ducasse y prácticas del surrealismo. A los innumerables e innombrables cómplices, efusivas gracias.

publicado por Jesús Hdez-Güero en su portal

Enviado a esferapública por Wilson Díaz