Quantcast

Jornada de reflexión sobre lo pictórico

Jornada de reflexión sobre lo pictórico | Transcripción de la sesión de preguntas

El día miércoles 15 de febrero de 2006, en el Auditorio del Museo de Arte de la Biblioteca Luis Angel Arango (BLAA) de la calle 11 # 4-21 (Bogotá, Colombia) se realizó una “Jornada de reflexión sobre lo pictórico”. Esta jornada se extendió por 4 horas; se presentaron tres conferencias de tres artistas reconocidos por su trayectoria pictórica: Jaime Franco, Luis Luna y Carlos Salazar. En el momento del montaje de esta transcripción, solo estaba disponible el texto completo de la conferencia de Carlos Salazar. Se dijo durante la jornada de reflexión que todos los textos de las conferencias estarían disponible en la Biblioteca Virtual del Banco de la República a partir de algún momento de la semana comprendida entre los días 20 y 26 de febrero de 2006. Sin embargo, se invita a los otros conferencistas a enviar sus textos para ser montados como entrada en este blog, si lo desean. La transcripción a continuación corresponde a la sesión de preguntas que tuvo lugar al final de la jornada de reflexión.

Durante la jornada de preguntas se encontraban presentes Jaime Franco, Luis Luna, Carlos Salazar, José Ignacio Roca, Funcionarios del Banco de la República y el Público asistente.

En tanto una posición señala al arte socialmente comprometido como un agente más en la oficialización de un sistema de mercado y especulación, la contraparte inicia una defensa señalando que la crítica hacia el arte social proviene de un sector de artistas pictóricos exitosos, agitada por la percepción del inicio de la pérdida de mercado del arte sobre lienzo. En medio de estas tensiones se verifican los desencuentros entre los intereses del mercado local e internacional y se abre la sospecha de que la labor curatorial, vista como un rol social institucional, se encuentra empeñada en lograr la plena sintonía entre los intereses del mercado externo e interno.

Es interesante preguntarse por las condiciones que determinan la caducidad o permanencia de las ficciones curatoriales, de las que se ha reconocido, son todas temporales.

A continuación, la transcripción:

Roca: bueno si hay alguna pregunta, o hay preguntas, el micrófono está abierto.

(cof, cof…)

Asistente # 1: dónde se puede conseguir la… dónde se puede adquirir la conferencia o el material?

Roca: las charlas van a quedar montadas en la biblioteca virtual a partir de probablemente la semana entrante ¿Si?

Asistente # 2: eh.. es como para que… para que los que… para que los cuatro, o todo el mundo que está aquí pudiera como pensar algo alrededor de lo que yo voy a decir ¿si? o decir algo, no sé, que provoque algo me gustaría pero también tengo algunas cosas puntuales. Eh…

Atrás alguien en el auditorio: no oímos…

(Silencio. Le alcanzan el micrófono)

Asistente # 2: haber, como desde un marco del pensamiento fractal, de la fracción, hem… lo que no es uno ni dos, sino la fracción, lo que está entre esas dos cosas, que es infinita, yo quisiera saber para eh… para ti, para el primer conferencista, frente a ese umbral pues de un pensamiento fractal obviamente, frente a ese umbral en el que nos has dejado cuando emites tu conclusión de esas dos cosas que es la modernidad y la posmodernidad, la cual considero no es la conclusión ni el final sino el inicio de la conversación, como pensamiento que se genera en el borde, en la… en la decisión de zarpar a eso desconocido, a propósito de tu conferencia eh… en lo que debe derra… derramarse ¿cuál piensas o intuyes o crees es el perfil de esta posmodernidad narcisa? ¿Podría pensarse en una posibilidad autocrítica, en una posibilidad de autosimilitud como posibilidad de encontrarse a si mismo, de ser sí mismo, pero a la vez ser todo, como un fractal hum… como es decir (…) ¿cuál es el perfil de esa posmodernidad narcisa? (risa de la asistente #2) ¿Continuo? osea, es que tengo varias preguntas…

Jaime Franco: (alguien toma el micrófono de la mano de la asistente # 2 y se lo entrega a Jaime Franco) si… si creo entender tu pregunta va dirigida a qué puede ocurrir con, con… si es una conclusión finalmente, ese narciso viéndose en el… en el reflejo del agua, y hundiéndose, sería como por ese lado, eh… me parece interesante detenerme en lo que, en el mito de Narciso, la frase de Tiresias. Normalmente nos acercamos al mito de Narciso como, el día que Narciso se vea en el espejo o se vea en su belleza, se enamora de su imagen en el lago, se acaba. La frase de Tiresias es mucho mas ambigua y mucho mas amplia: cuando la mamá de Narciso le pregunta “va Narciso a vivir mucho tiempo”, él le dice “Narciso vivirá mientras no se conozca a sí mismo”. Y a mi me parece interesante ese punto porque tiene mucho que ver con el asunto de la posmodernidad. La posmodernidad gira alrededor del hecho de que no solamente en el arte sino en muchas disciplinas se hace autoreferencia a la disciplina misma, osea el arte que se contempla a si mismo, por eso las últimas obras de arte que les mostré, todas hacen referencia al arte, y hay un gran narcisismo en eso y a veces, volviendo al tema que tocaban los compañeros, un, un, un cierto eh… desdén por lo que ocurra con el resto del mundo, es una, a veces es un acto tan elitista que se resume a críticos o a artistas conceptuales, o a x o a y categoría, que no hacen sino hacer referencia a si mismos y por eso se hacen tan herméticos hacia el resto de la gente. Yo me pregunto también ¿cuándo será que Narciso se va a conocer a sí mismo? Y eso tiene que ver con la contemporaneidad también, es decir, si volvemos al individuo Narciso de nuestro mundo actual, es, por poner un prototipo, aquella mujer que se hace cirugías estéticas, que vive yendo al spa, que vive yendo al sauna, que vive yendo a los masajes, que se arregla el pelo, que se cambia… o es más, pongamos al más patético de todos, Michael Jackson, un hombre que nació de una raza, que denigra de su raza, que queriéndose convertir en un prototipo de belleza occidental manipulada por los medios, se convierte a blanco, pero yo me pregunto, y esa es una pregunta que cada cual responderá individualmente ¿qué clase de vida interior puede tener él? No digo que yo tenga la respuesta, pero es tanta la vida exterior, es tanta la manipulación de su propia vida por los medios que sería muy fácil concluir algo si uno simplemente hace un paralelo diciendo eh… que una es inversamente proporcional a la otra. Entonces ahí queda abierta y pendiente la solución y uno de los puntos principales pues iría al hecho de que esa posmodernidad a la que me refiero, y lo (…) con un amigo en el intermedio, esa posmodernidad también es incluyente, es decir, incluye. La modernidad era una posición excluyente, decía, hasta aquí vamos y estas son las reglas, si usted hace algo distinto no está siendo moderno y no entra al grupo (… ausencia de una frase entera en el límite del discernimiento del transcriptor) y no podía entrar porque no hay elección. Entonces la posmodernidad también incluye otro tipo de actitudes, y finalmente debe incluir las que en su germen den paso a otra posición, en esa que yo distingo, interpreto como el hundimiento y la muerte en el vacío de esa actitud extremadamente narcisa que llegue a un punto en el que se caiga, se muera, pero dentro de esa misma posmodernidad narcisista tendrá que haber también el germen para que surja otra cosa, atreverme a decir qué sea, no, no…

Asistente # 2: es decir, no es una condena sino una… es una posibilidad…

Jaime Franco: claro, evidentemente, hay una noción interesante ahí que se me acaba de ocurrir y es la siguiente: en la muerte de Narciso, en el hundimiento en el agua, nace una flor, que se llama el narciso, entonces nunca hay una muerte definitiva.

Asistente # 3: bueno, esta reflexión sobre la pintura, yo siento que se abrió hacia el arte en general, no, no… o tal vez la reflexión se volvió un poco abstracta, estamos hablando de una pintura abstracta, no sé… eh… solamente para mencionar algunas cosas que me hacen pensar en esto, el color por ejemplo en el segundo expositor, hablaba sobre las características cerebrales del color que pueden hacer pensar que el color es una… un fenómeno subjetivo eh… hablar sobre la perspectiva o sobre la composición eh… incluso hablar sobre la modernidad o la posmodernidad no son atributos que sean específicos de la pintura, podemos encontrarlos no solamente en otras manifestaciones artísticas, la fotografía o la música, sino también en filosofía y en (…) y había una cosa que me llamaba mucho la atención en la convocatoria de… que se puntualizaba sobre una reflexión sobre lo pictórico que toca lo social y que toca lo político, a mi, mi… la reflexión con la que yo llego aquí a sentarme a escucharles es pensar en que la pintura, o por lo menos en el espacio en el que se mueve la pintura, el espacio social aquí en Colombia es el úni…el que más prima, el más fuerte. Las galerías de arte por ejemplo, el mercado artístico sobretodo se mueve a través de la pintura, lo cual quiere decir que en términos políticos los pintores son de alguna forma quienes tienen una posición, en una jerarquía pues de los artistas, una posición privilegiada ¿no se si Uds. ven eso y si pueden opinar algo al respecto?

Luis Luna: yo, yo creo que acá cada uno tiene, va a tener algo que contestarle, que comentar sobre eso pero desde mi punto de vista lo pictórico no se reduce a… a la mano y al pincel. Yo creo que hay un pensamiento pictórico que tiene que ver con una concepción espacial, de la retícula, eh.. tiene que ver con la yuxtaposición, es decir, la simultaneidad de… de eventos en una misma obra, y que tiene que ver con la anotación histórica de… o simplemente anotación de otras citas, de otras fuentes. Para mí eso es … es como yo caracterizo, caracterizo el pensamiento pictórico, pero que no se limita a las manos y al pincel porque sería una cosa reduccionista y sería bastante aburrido ponernos acá en plan de trincheras a… a defender la pintura en contra de otros medios o viceversa. Eso por un lado, y por otro lado si tú ves digamos como se representa la plástica, pues salvo en algunas excepciones solamente, pues la pintura no está privilegiada en ese tipo de representaciones, digamos de arte, osea que, no digo en Colombia sino en general, entonces, desde ese punto de vista no es, no es que sea privilegiada. Otra parte que la comentó… la comentaron muy bien los compañeros, desde el punto de vista económico o de transgresión o político, pues el medio solo no está haciendo la política, ni el medio solo está implicando una posición cualquiera, ética o lo que sea, el medio solo no habla, porque yo como un artista del performance puede venderme mi performance a miles de millones de lo que quiera en dólares o en euros, o puedo también conseguirme la gran beca de, de… o el gran premio que me representa miles de dólares siendo artista conceptual o siendo artista político, o siendo artista pintor, osea, es independiente del medio de toda esta, este ma… esta parafernalia de privilegios.

Carlos Salazar: yo solo quiero decir que eso de que los pintores hum… digamos son los que están en la punta del mercado (…) esto puede que hace diez o quince años fuera cierto pero, no sé, sería interesante hacer como un trabajo estadístico al respecto. Yo pienso que, que de alguna manera, como decía en mi lectura, el mercado exterior, el mercado europeo, el mercado norteamericano, que envía a los curadores a visitar los talleres de los artistas aquí, y que si el artista no hace violencia ya ni siquiera visitan el taller, yo creo que eso ha creado un nuevo tipo de mercado , osea yo creo que el arte oficial de exportación de Colombia es el arte social y el arte de la violencia, creo que los pintores están quedando un poco relegados… Sí, sí, Sebastián Salgado o (…nombre no reconocible para el transcriptor) ése es el arte oficial de (…)

Jaime Franco: yo creo que también tu comentario iba dirigido en principio a que si esta era una reflexión sobre lo pictórico de golpe algunos estaban esperando que solamente íbamos a hablar de pintura. Me parece interesante ese punto pues porque finalmente hablamos de arte en general, de muchas manifestaciones de arte, de política de ciencia, y de alguna forma les permite a Uds. darse cuenta de que universo del artista ya sea exclusivamente pintor es muy amplio. Osea Uds. ven ahorita una exposición y dicen “este señor pinta”, pinta doce horas al día, o no se cuanto, pero eso va mucho mas allá. Finalmente en la propuesta, y eso es lo que deben plasmar en los cuadros en ese sentido, la primera imagen que pasé de la huella, Jackson Pollock, en el piso. Esa huella, para quien sabe leerla, es producto de múltiples experiencias, de múltiples investigaciones, de cientos de intereses, que sí en un momento se reducen a un cuadro, pero ese es digamos el mayor interés que puede tener el asunto, que… que en esa síntesis puede alguien ser capaz de leer un mundo mucho mas amplio y esa esperamos que sea la conclusión que derivan algunos de esta tarde.

Roca: yo quería referirme a lo que, a lo que decías hace un momento, y que obedece a una discusión que se ha dado bastante por internet, en, digamos, los últimos dos años, y es la noción de la violencia como el rasgo dominante del arte colombiano y como el argumento digamos, también dominante, que puede ser utilizado por el artista como forma de posicionamiento como curador o crítico, como forma de posicionamiento también frente a sobretodo… no digamos al mercado, porque tal vez la palabra mercado implica … ya van los últimos tres años…

Carlos Salazar: perdón, a las cosas hay que llamarlas por su nombre…

Alguien en el auditorio, en voz suave: no pero estos manes… (el resto es indiscernible para el oído del transcriptor)

Roca: no yo creo que… porque podemos hablar también de lo esperado, de ahí para atrás, y la cosa nos enredamos un poquito …digamos la mirada externa, y obviamente la mirada externa mirando hacia acá, pero digamos si se toma de esa manera como solamente una estrategia un poco oportunista de posicionamiento, se niega la posibilidad, se niega la posibilidad de entender que puede ser una circunstancia histórica el que muchos artistas estén mirando hacia lo que está sucediendo, así como en Cuba en un momento dado la noción de aislamiento produjo todo un arte que también ha sido muy criticado obviamente, cinco años después, o también por oportunista, pero… pero sin darle la posibilidad de entenderlo como una eh… como una circunstancia sincera ante unas condiciones objetivas que están allí. Entonces mi, mi… digamos reflexión sobre todos esto, la idea la construcción curatorial de identidad nacional desde la perspectiva de la violencia, podría entenderse más bien desde como el recoger unas cosas que están allí, darles una forma y mostrarlas, y claro, si tu estas diciendo de esa mirada, hay cosas que salen. La curaduría, contrario a lo que uno piensa que es, escoger, es cerrar. Curador… curar es establecer un marco, ese marco es cada vez mas chiquito. Está el marco del arte, luego está, en el marco del arte, específicamente qué uno está mirando, y luego está una flecha, uno está mirando desde (…) cuando uno tiene el marco mas pequeño está tratando de entender que es lo que está pasando ahí para hacerlo entendible a otros y necesariamente deja por fuera .Yo creo que eso es lo que ha sucedido, evidentemente, que en lo últimos años ha habido una mirada curatorial, un framing del arte colombiano desde esa perspectiva, pero no ha sido, no está siendo creado por la acción curatorial sino mas bien, siendo recogido dentro de lo que está ahí. Ahora, hay un momento dentro de los años ochenta que se creó la ficción curatorial, como todas las curadurías, una ficción que pretende ser, digamos, pretende ser clara, todas las curadurías, de eso también habla Paul (…se pierde la referencia completa de un nombre no identificable para el transcriptor) el museo, se basa en la asunción acrítica de que hay un universo coherente. Las curadurías pretenden hacernos creer que ahí hay un universo coherente y en los ochentas se creó la ficción curatorial de una… por ejemplo de una abstracción geométrica colombiana muy fuerte, de la cual algunos de Uds. participaron. Se… se creó curatorialmente eso y mucha gente entendió, hubo un movimiento muy fuerte del arte colombiano desde esa perspectiva, pero era una construcción curatorial temporal como toda construcción curatorial, pienso que estamos en un momento donde hay una mirada hacia eso, seguramente habrá un desplazamiento de la mirada hacia otras cosas, me parece mucho mas interesante el planteamiento, digamos, abriéndolo al estado del arte hoy en día, del arte como proceso social como una negación de la pulsión del placer.

Carlos Salazar: no… para mí no es… yo me pregunto por qué… porque hace 20 años no había esta obsesión con el arte social, osea, las cosas, las cosas, perdóname, tienen un orden histórico. Todos sabemos que el arte anglosajón, desde sus principios estéticos que, que… con Hume, sobre todo Burke, que Burke estimula en el S XVIII, Burke dice que en el terror se puede encontrar el goce. Definitivamente el arte anglosajón siempre ha tenido dentro de su, dentro de su manera de encontrar placer, el placer en el terror, osea, yo… yo no estoy negando que haya multitud de gente que siente la realidad de todas estas cosas, seguramente sí, pero el arte nunca ha progresado si no tiene un mercado que lo consuma, el arte no se puede quedar en buenas intenciones, el arte lo crea un mercado, osea el arte no es, el arte no es una cosa bajada de ninguna parte, el arte es, nace y muere con el mercado, los grandes movimientos en arte han nacido y han muerto con el nacimiento de su mercado y con la muerte de su mercado, osea, a mi no me gusta mirar las cosas como desde el punto de vista afectivo, sentimental y… mí me gusta hacer un análisis económico de las cosas un poco…

Roca: osea que caracterizarías la pintura colombiana como la muerte de su mercado…

Carlos Salazar: …espérate… entonces, qué pide… osea, qué pide el, el, el… la estética anglosajona desde Burke; desde 1757 andaba pidiendo terror, pero cuando logra la estética anglosajona imponerse, cuando gana la II guerra mundial. Gana la II guerra mundial y la estética anglosajona ya puede empezar a imponer “yo que quiero comprar”. Osea, por qué… desde luego que en 1930 ya había alusiones a la violencia en Colombia, hubo una que otra aislada, nadie está negando que… que por ejemplo, una persona como Beatriz González le sale del alma hacer lo que hace, pero por qué coincidencialmente la estética anglosajona, que halla en el terror lo sub… lo que ellos llaman lo sublime, lo que Burke llama lo sublime, por qué hay una coincidencia entre la imposición de la estética anglosajona después de la II guerra mundial y una avalancha de arte sobre el terror, osea aquí no se trata de que el artista haga arte sobre lo que le duele, se trata de que hace un arte que complace, ese, esa pulsión que tiene el anglosajón desde hace mucho tiempo por el terror…

Luis Luna: sí pero….

Carlos Salazar: …y esto se llama mercado.

Luis Luna: sí yo estoy de acuerdo con lo que dice Carlos, pero más que mercado, yo diría porque en muchos de los casos es el coleccionista, que quiere ser, que quiere ser politicaly correct y comprarse los huesos humanos de, de…

Carlos Salazar: (interrumpe) ¡Colombianos!

Luis Luna: …de, de alguna instalación, de algún personaje ¡colombiano! privilegiado. Entonces eh… a mi me parece que eso es mas diciente que lo de la cosa del mercado porque las cosas del mercado tiene tantas fluctuaciones

(risas del auditorio, no hay motivo claro)

Luis Luna: y yo creo que la cosa del mercado, nosotros no pertenecemos a ese ámbito, a ese ámbito del establecimiento (…)

Carlos Salazar: …déjame… solo voy a decir una cosa. ¿Qué piensan los muchachos que tienen 20 años y que están estudiando bellas artes en la Nacional, en los Andes, en la Tadeo, en la Distrital, donde sea, saben que viene un curador de la Tate Liverpool y que lo único que viene a buscar el curador son huesos?

espontáneo, en el auditorio # 1: sangre

(risas moderadas del auditorio)

Carlos Salazar: Sangre. El va a decir: “si yo quiero triunfar como artista yo qué me voy a poner a pintar manzanas”…

espontáneo, en el auditorio, exclamación: ¿qué pasa con el arte actual?

Carlos Salazar: (continua) yo necesito sobrevivir, necesito ser famoso, por lo tanto vamos a hacer lo que ellos vienen a buscar, por eso digo que el principio de cada movimiento es el mercado (… se pierde una oración completa por superposición de voces, el auditorio está animado) la cosa acá no es tan inocente.

espontáneo, distinto al anterior: ¿qué pasó con el artista?

Carlos Salazar: yo no digo… espera… yo no digo que los niños de los Andes y la Nacional sean unos perversos pues que… ¿pero qué hacen si los curadores internacionales vienen a buscar huesos? pues hacer huesos.

(voces superpuestas, comentarios)

Roca: yo creo que en eso se podría… porque hay una paradoja en lo que tú dices, en lo del arte corporativo que se interesa en coleccionar al arte… la corporación que se interesa en comprar el arte social, pero esa no es la realidad colombiana, entonces podríamos decir donde se sitúa el pintor ante el mercado colombiano…

Carlos Salazar: pero es que el artista social no vende en Colombia…

Roca: No, pero ¿quién vende en Colombia entonces?

espontáneo, distinto a los anteriores, o tal vez alguien en la mesa de los expositores: …nadie…

Roca: …esa es la pregunta…

Carlos Salazar: ¿hay una pregunta allá?

Asistente # 4: pues es que me parece que durante su intervención, Ud. estaba casi hablando eh… cuando hablaba de que en el centro se podía hacer arte sobre el placer y en la periferia hacer arte sobre el dolor, que pues que a Ud. no le parecía mucho que una persona como Doris Salcedo hiciera arte sobre desplazados y se lo vendiera a los suizos o a los judíos de Nueva York, entonces…

Carlos Salazar: (interrumpe) ¿quién perdón?

auditorio: Doris Salcedo

(voces en el auditorio, risas moderadas)

Asistente # 4: no sé… entonces eh… es que yo no entiendo al fin cuál es su posición, porque Ud. dice…

Carlos Salazar: no mi posición es…

Asistente # 4: perdóneme, es que no he hecho la pregunta…

Carlos Salazar: mi posición es muy sencilla: hagamos lo que se nos de la gana, sin hacerle caso a nadie. Mi posición es completamente anarquista. Hagan lo que se les de la gana y no le coman cuento a nadie, eso es, no es mas… Es lo que decía (cita en francés, autor que el transcriptor no puede reconocer) … “haga lo que quiera”, haga lo que se le de la gana, no le tenga miedo a lo que dirán ni a lo que venga, ni a lo que se supone que tiene que ser, ni a lo que es correcto, haga lo que… para mí la naturaleza del arte es anarquista, es anarquista, haga lo que se le de la gana, haga manzanas, haga eh… ratones inflables, haga… haga lo que se le de la gana, ese es mi mensaje.

Lucas Ospina: creo que me voy a asomar a lo de Carlos con un ejemplo después voy a hacer una pregunta muy tonta, digamos para, el año pasado o el año antepasado, la exposición Suiza esta de (nombre de la colección no identificable para el transcriptor) hizo una selección de diez artistas colombianos, y a mí se me hizo rarísimo que digamos no pudiera estar un pintor como Danilo Dueñas, creo que tal vez Danilo Dueñas no estaba ahí porque supuestamente no lo podíamos disfrutar acá. Yo creo que si uno analiza ese caso tal vez puede ser acorde a lo que decía Carlos Salazar (…) y lo otro es una pregunta muy tonta y es, volviendo otra vez al terreno de la pintura, es una frase que siempre me ha parecido que es un insulto, yo la veo como un elogio, quisiera ver cómo, cómo la puede interpretar cada uno de Uds. tanto Luis Luna como Carlos Franco, la frase es “bruto como un pintor”…

(risas del auditorio, moderadas)

Lucas Ospina: quisiera ver cómo cada uno de Uds. interpreta esa frase

(sonido de voces superpuestas)

Jaime Franco: no… yo creo que empecé a responderla cuando hacía referencia a la intervención que tuvo atrás tuyo alguien ahora, diciendo que finalmente hum… bueno, voy a hacer otro, otro, otro análisis al respecto de una frase que me dijo personalmente Luis Caballero cuando yo estudiaba en París en (…escuela específica no identificable par el transcriptor) Luis Caballero era un tipo muy curioso, diría yo, para hablar, no más… (risas del auditorio) pero como artista tiene obras eh… magníficas y de alto valor, así como tiene, como todos los artistas, tiene otras que me parecen mucho menos y que aprecio mucho menos. Es más, curiosamente en estos días vi en una casa de un particular el mejor el mejor, la mejor pintura de Luis Caballero, un espectáculo de… una cosa impresionante. Y Luis Caballero decía también un poco dentro del mismo tono de esa… de esa frase “bruto como un pintor”: “es que yo pinto porque no sé hacer nada más”. Así decía Luis Caballero:“Yo pinto porque no sé hacer nada”. Yo diría lo contrario entiendo el sarcasmo que hay en la frase, pero… y la intención (…se pierde una frase) yo pinto, personalmente, porque hubiera podido hacer muchas cosas más y porque considero que la pintura es una de las cosas más difíciles que hay y es un reto muy difícil cada vez que estoy en el taller(…) ¿a qué parámetros me refiero a esa dificultad? Pero es lo más difícil que yo he intentado, yo pues he intentado cantidad de cosas, y decidí hacer la que más trabajo me costaba, parece como, pues, sin sentido…

alguien en el auditorio(¿un ataque?): bruto como un pintor

Carlos Salazar: yo pienso que el arte conceptual cambió el arte en ese sentido, osea el arte conceptual, el arte conceptual puso al pintor a investigar de biología, de… no quiere decir que… ¿perdón?

Asistente # 5: … a pensar?

Carlos Salazar: no… no a pensar porque… el arte conceptual, el arte conceptual…

(intervenciones espontáneas del auditorio, superposición de voces)

Carlos Salazar: quiero decir que, porque, que la modernidad…

Jaime Franco: yo creo que Chardin (probablemente se refiere a Jean Baptiste Simeón Chardin) era un tipo que conocía mucho del mundo…

Carlos Salazar: Sí, y Poussin tenía la biblioteca mas grande de Roma… estamos hablando de, estamos hablando de una cosa (…) pero la pregunta es sobre Duchamp. Yo pienso que después del arte conceptual el pintor no puede seguir siendo el, el que se encierra a darle vueltas a la manzanita y el pintor bohemio de moda, es una persona responsable y política además, porque es que, pintar eh.. una manzana es un hecho político también y (…) es una cosa política, osea el pintor tiene que ser responsable, lo que pasa es que hoy nos enseñan que ser responsable es hacer un arte eh… que obedezca a unos parámetros de responsabilidad social corporativa es… pero esa no es la única noción de responsabilidad que hay. Conozco, hay, hay un, hay un… artista australiano Ian (…se le escapa al transcriptor el nombre completo de la referencia) que se metió en el arte conceptual y él se dio cuenta del arte conceptual que, que se supone que fue diseñado para acabar con el mercado, se volvió el arte oficial del mercado y dijo, la única manera consecuente de seguir trabajando yo es meti… es haciendo, es haciendo militancia directa, es haciendo actividad política directa y se metió a trabajar con el sindicato de trabajadores de, de… Canberra o algún sitio de esos en Australia. Todo es político.

Luis Luna: Sí, a propósito de eso Héctor (referencia completa no identificable para el transcriptor) tiene un artículo muy interesante sobre la transgresión en el arte, como, como la transgresión se volvió un bocado mas en un medio burgués donde van, van a la galería a… a proyectar todo lo que ellos quisieran hacer pero que no son capaces de hacer, y de todas maneras, que está enmarcado en un sitio pues aceptable, pero lo de la… “bruto como un pintor”, ahora… yo lo tomo de la siguiente manera, por un lado como un comodín que uno puede utilizar para, para… en una conversación, como en una discusión, como un comodín de naipe, y por otro lado, tomándolo así bien trascendental, lo de “bruto como un pintor” pues afortunadamente cuando uno… cuando se trata de que uno está buscando ciertas líneas no racionales de pensamiento, ciertos ámbitos más perceptuales y no fáciles de colocar en cuatro frases.

Asistente # 5: eh… mi, mi pregunta tiene la intención como de empalmar dos perfiles de los expositores, creo que todos, por lo menos la mayoría conocemos la obra de cada uno de ustedes, hoy los conocimos como conferencistas, pero ninguno en su discurso habló directamente sobre su obra, mas sí tuvieron un discurso con una postura crítica bastante determinada sobre un asunto u otro, en el caso de Luis Luna sobre la percepción visual, en el caso de Carlos Salazar sobre las relaciones atávicas de amor odio con la imagen y con la belleza eh… la de Jaime Franco no la escuché completa pero está esta analogía, estas analogías, con los mitos de Sísifo y de Narciso y uno puede hacer esa relación más o menos intuyéndola pero me encantaría escucharlo de su propia voz, de cada uno, como, como su obra, la obra personal de cada uno, plantea una postura frente… en relación con los discursos que nos ofrecieron hoy

(risa nerviosa en el auditorio, precedida de un breve lapso de silencio)

Jaime Franco: muchas veces que me invitan a dar conferencias me dicen: “oiga termine con unas… con unos trabajos suyos y muestre los trabajos suyos”. Yo evito hacer eso, y entiendo el origen de su pregunta pero… pero lo evito hum… deliberadamente porque en el hecho de que… es decir vuelvo a dar con el tema y en mi estudio estoy tratando de que haya una comunicación a través de mis obras (…) entonces buscar expresar o dar muchas pautas, o más pautas sobre esa intención de comunicación no es el propósito de la charla. El propósito de la charla es simplemente compartir en un momento determinado con algunas personas algunas reflexiones que están dentro de mi permanentemente, que en un momento determinado con un motivo particular se organizan de la mejor forma y evidentemente dan a conocer facetas mas amplias de uno como artista, pero… pero ese punto, como te digo, trato de permitir que sea la obra la que logre eh… esa experiencia de comunicación y de transmisión.

Asistente # 5: sí, pero al margen de la intención de las… de las conferencias, es mi pregunta, es decir, no estoy diciendo: “hey te faltó hablar sobre tu obra”, sino, al margen, como digo, es decir, hoy ofrecieron un discurso, tienen una obra, el discurso es crítico respecto al… al ámbito del arte desde posturas diferentes ¿no es cierto? es mi impresión ¿cómo se ubica la obra personal de cada uno dentro de ese planteamiento?

Jaime Franco: sí seguramente yo he traído una cantidad de artistas que no tienen relación con mi trabajo, otros por el contrario por los que me siento enormemente apasionado, y entonces siento que existe una influencia muy fuerte que podría permitir sacar mas llaves con respecto a lo que estoy tratando de hacer en mi trabajo, eso es cierto eh… para ese propósito que tu buscas, pues sí podría buscar de golpe hacer en un momento determinado hacer alguna charla que se llamara como“el arte que me apasiona” o “el arte que me ha movido” y simplemente evitar … y no hacer como traté de hacer de una forma mas objetiva, y mas desde una situación externa una… unos paralelos y demás, eso lo dejaría entonces para otra oportunidad y bueno, esa sería mi posición. Sí podría decir que Franz Kline o Willem De Kooning o Jean Michelle Basquiat están más cercanos a mí que (…otro nombre) ¿no? Ahora, entiendo que está haciendo (el mismo otro nombre) pero yo en mi trabajo estoy mas cerca de ellos y.. y lo que siento y lo que transmito a través de mis obras, y eso lo pueden deducir las personas que conocen mi trabajo, pues está cercano a ellos, y sí uno puede hacer el paralelo de posiciones políticas pues sí podría ser de esa forma, pero no pretendo que sea pues, tema de discusión.

Asistente # 2: y lo de los mitos…

Jaime Franco: no, lo de los mitos es simplemente una forma en que a través de las lecturas que uno hace… y bueno no un es tema que yo me haya inventado, Narciso y la posmodernidad lo derivo principalmente de una lectura de Gilles Lipovetsky que mencioné durante la charla “La era del vacío” es un tema, osea él dedica la mitad del texto a hacer la comparación de Narciso y la contemporaneidad, yo la traslado un poco a esa contemporaneidad reflejada en las obras de arte.

Asistente # 2: pero su obra es narcisa o su obra es…

Jaime Franco: (riendo) me siento más cercano a Sísifo por así decirlo… (el auditorio ríe también) No, en ese sentido si…

Carlos Salazar: mi obra es producto como de dos, como de dos cosas: primero como está claro, como quedó claro en este trabajo, porque amo la belleza ¡Demándenme, amo la belleza!

Alguien en el auditorio: ¡Narciso!

Carlos Salazar: amo la… amo el universo femenino, bueno Uds. ya deben conocer la obra pero por otro lado mi posición ya en materia política es que yo hago lo que se me da la gana, osea he tenido experiencias con curadores que me dicen: “¿pero cómo va a ser que un país como Colombia inundado por el dolor y la violencia Ud. pinta niñas bonitas en un bar?” osea “¿qué es esta irresponsabilidad?” y yo para bien o para mal pues pienso como Baudelaire que los artistas somos adolescentes, por lo tanto somos rebeldes, por lo tanto nos oponemos a… a los que nos dicen. Y esa es mi naturaleza, a mi nadie me dice, viene y me dice que tengo qué hacer y me gustó mucho una cosa que decía Luis de que nosotros heredamos un espíritu romántico de la Independencia, un espíritu criollo un poco antichapetón (… dos oraciones perdidas) yo no voy a hacer lo que un suizo o un danés o un francés o un inglés o un norteamericano me digan lo que yo tengo que hacer, todo lo contrario, si hay que entrar a cañonazos, se entra a cañonazos. Eso es todo.

Asistente # 2: pero en tu discurso no se veía eso, que tu haces lo que se te da la gana…

(risas generales en la sala) (38:11”)

Luis Luna: botó cañones como un berraco

Asistente # 2: osea, había todo un planteo histórico, pues sí, interesante pero pues no se veía que tú realmente hacías lo que te da la gana, pues no sé aunque me hubiera gustado verlo mas ahí en lo…

(pérdida de algún audio debido al mal uso de los controles de la grabador, tal vez 8 segundos)

Carlos Salazar: bueno, es un hacer que… es un hacer la que me da la gana metódico, si lo quieres llamar así…

(el auditorio ríe otra vez)

Luis Luna: no… un poco concentrado en la primera pregunta que me habían hecho, sí yo básicamente soy pintor, soy pintor, y tengo formación de médico…

Carlos Salazar: perdón Hamlet decía “hay que hacer de la locura un método”, creo…

Luis Luna: (mira a Carlos) bueno sí…

(el auditorio ríe otra vez)

Luis Luna: … eh… pero no, no, lo cierto es que yo sí me rodeo de cosas, como todos, de distintas fuentes, tanto de biología de física de todo, y sí creo pues que la pintura es parte de un pulimento espiritual o como lo quieran llamar, pero de un pulimento, osea, es un proceso que nunca acaba y de ahí en adelante lo que quieran, independiente del medio o lo que sea.

Roca: bueno muchas gracias por haber venido…

Pablo Batelli: sí, una…

(el auditorio ofrece el aplauso de cierre)

Pablo Batelli: …una última pregunta y va dirigida a ti, José Ignacio, que… que papel tienen… bueno claro ya se habló, yo comparto mas la posición de Carlos Salazar la posición política de la interpretación que es el mercado el que va imponiendo, pero ¿qué papel tienen las instituciones culturales que tienen los contactos y las posibilidades de poner… de poner en contacto digamos, gente de afuera con gente de adentro? ¿Cuál es el rol que pueden… o cuál es la posibilidad que tienen estas, estas… estas instituciones para redefinir ese tipo de arte que desde afuera se le solicita a, a… adentro? y lo otro era si te considerabas un iconoclasta contemporáneo.

Roca: por una parte yo pienso que cuando un curador o un crítico está mirando el arte de un país no necesita necesariamente que le digan qué es lo que tiene que ver y lo digo por experiencia propia ahora que estoy trabajando en la Bienal de Sao Pablo, he ido a muchísimos sitios, a Escandinavia, a Canadá a Alemania y lo que yo hago es una mirada como global a las (…) sobre el arte de ese país, una mirada además de muchos años de ver qué, qué es lo que se está haciendo en ese sitio, y luego voy con una mirada personal, una posición subjetiva a entrevistarme con esos artistas… y eso mismo sucede con la gente que viene aquí, si viene el curador de la Tate, al que tú hacías referencia, o los curadores de la Tate Liverpool o lo que sea, vienen con, muchas veces, con un tema definido, el tema se puede llamar “Territorio Libre” como fue la Bienal de Sao Pablo pasada, viene Hug (…probablemente Alfons Hug?) mirando artistas, sobre todo con el tema de fronteras y territorio, o antes de eso se llamaba “Iconografías Metropolitanas” y venía buscando artistas cuyo trabajo era la reflexión sobre la ciudad y sobre, específicamente, la metrópoli. De tal manera que no es necesariamente… osea Hug puede venir aquí con su tema… nosotros podemos tener aquí la exposición que curó Alvaro Medina hace muchos años “Arte y violencia en Colombia” y él puede pasar, mirarla de cabo a rabo y no escoger ninguno de esos artistas porque su mirada está por otro lado, está condicionado por un tema específico. De tal manera que estás sobrevalorando la posibilidad que tiene una institución de posicionar a un artista o a otros. Yo pienso que eh… esta como… como coletazo crítico que hay acá y obviamente hay una, hay presente un bando por decirlo de alguna manera, porque esta discusión ya la hemos tenido mucho por internet, se da en un momento en el cual, digamos el… vamos a hablar del arte socialmente comprometido, aunque insisto, la pintura ha sido socialmente comprometida en la historia de este país, y de ahí para atrás todos… pero el mercado no acompañaba a ese tipo de arte. Es singular que haya una crítica un backslash tan fuerte del medio pictórico hacia el arte socialmente comprometido en el momento en que el mercado comienza a mirarlo. Yo creo que esa es un cosa que vale la pena mirar…

(el auditorio aplaude, la sesión se cierra. Botón stop)

Pablo Batelli

 

*****

Discusión

Rodrigo Leyva: El ejercicio de lectura de una transcripción es arduo y difícil. Sólo quería anotar dos cosas. La primera tiene que ver con el acierto de crear espacios de reflexión que no se encuentren ligados a exposiciones y seminarios oficiales –como fue el caso del realizado por la BLAA. Eso podría darse más a menudo y no creo que implique ni grandes gastos ni un despliegue operacional de marca mayor. En el caso preciso de las ‘jornadas sobre lo pictórico’, podría ser interesante realizar otra versión con artistas de otras generaciones y desarrollos recientes. Aunque los invitados para esta versión (Salazar, Franco, Luna) han realizado sus aportes desde la década de los ochentas, queda la pregunta sobre aquellas propuestas que establecen, desde la pintura, relaciones con los medios electrónicos, el espacio arquitectónico, la publicidad, la fotografía, los medios masivos, etc.

Por ello estas primeras jornadas las veo más sobre “la pintura” que sobre “lo pictórico”. Cosa que está muy bien. Como lo está conocer que piensan los artistas y, en este caso, Jose Roca. Es simplemente una sugerencia. Entiendo que la intención no era totalizante, pero vale la pena ofrecer un panorama un tanto más heterogéneo y contemporáneo.

Para los que iniciaron la lectura y les fue difícil avanzar en el texto, les anexo esta parte de la transcripción que, a mi parecer, hace aportes muy interesantes a discusiones que ya vienen de muy atrás y que vale la pena visitar de nuevo.

Jose Roca: yo quería referirme a lo que, a lo que decías hace un momento, y que obedece a una discusión que se ha dado bastante por internet, en, digamos, los últimos dos años, y es la noción de la violencia como el rasgo dominante del arte colombiano y como el argumento digamos, también dominante, que puede ser utilizado por el artista como forma de posicionamiento como curador o crítico, como forma de posicionamiento también frente a sobretodo… no digamos al mercado, porque tal vez la palabra mercado implica … ya van los últimos tres años…

Carlos Salazar: perdón, a las cosas hay que llamarlas por su nombre…

Alguien en el auditorio, en voz suave: no pero estos manes… (el resto es indiscernible para el oído del transcriptor)

Roca: no yo creo que… porque podemos hablar también de lo esperado, de ahí para atrás, y la cosa nos enredamos un poquito …digamos la mirada externa, y obviamente la mirada externa mirando hacia acá, pero digamos si se toma de esa manera como solamente una estrategia un poco oportunista de posicionamiento, se niega la posibilidad, se niega la posibilidad de entender que puede ser una circunstancia histórica el que muchos artistas estén mirando hacia lo que está sucediendo, así como en Cuba en un momento dado la noción de aislamiento produjo todo un arte que también ha sido muy criticado obviamente, cinco años después, o también por oportunista, pero… pero sin darle la posibilidad de entenderlo como una eh… como una circunstancia sincera ante unas condiciones objetivas que están allí. Entonces mi, mi… digamos reflexión sobre todos esto, la idea la construcción curatorial de identidad nacional desde la perspectiva de la violencia, podría entenderse más bien desde como el recoger unas cosas que están allí, darles una forma y mostrarlas, y claro, si tu estas diciendo de esa mirada, hay cosas que salen. La curaduría, contrario a lo que uno piensa que es, escoger, es cerrar. Curador… curar es establecer un marco, ese marco es cada vez mas chiquito. Está el marco del arte, luego está, en el marco del arte, específicamente qué uno está mirando, y luego está una flecha, uno está mirando desde (…) cuando uno tiene el marco mas pequeño está tratando de entender que es lo que está pasando ahí para hacerlo entendible a otros y necesariamente deja por fuera .Yo creo que eso es lo que ha sucedido, evidentemente, que en lo últimos años ha habido una mirada curatorial, un framing del arte colombiano desde esa perspectiva, pero no ha sido, no está siendo creado por la acción curatorial sino mas bien, siendo recogido dentro de lo que está ahí. Ahora, hay un momento dentro de los años ochenta que se creó la ficción curatorial, como todas las curadurías, una ficción que pretende ser, digamos, pretende ser clara, todas las curadurías, de eso también habla Paul (…se pierde la referencia completa de un nombre no identificable para el transcriptor) el museo, se basa en la asunción acrítica de que hay un universo coherente. Las curadurías pretenden hacernos creer que ahí hay un universo coherente y en los ochentas se creó la ficción curatorial de una… por ejemplo de una abstracción geométrica colombiana muy fuerte, de la cual algunos de Uds. participaron. Se… se creó curatorialmente eso y mucha gente entendió, hubo un movimiento muy fuerte del arte colombiano desde esa perspectiva, pero era una construcción curatorial temporal como toda construcción curatorial, pienso que estamos en un momento donde hay una mirada hacia eso, seguramente habrá un desplazamiento de la mirada hacia otras cosas, me parece mucho mas interesante el planteamiento, digamos, abriéndolo al estado del arte hoy en día, del arte como proceso social como una negación de la pulsión del placer.

Carlos Salazar: no… para mí no es… yo me pregunto por qué… porque hace 20 años no había esta obsesión con el arte social, osea, las cosas, las cosas, perdóname, tienen un orden histórico. Todos sabemos que el arte anglosajón, desde sus principios estéticos que, que… con Hume, sobre todo Burke, que Burke estimula en el S XVIII, Burke dice que en el terror se puede encontrar el goce. Definitivamente el arte anglosajón siempre ha tenido dentro de su, dentro de su manera de encontrar placer, el placer en el terror, osea, yo… yo no estoy negando que haya multitud de gente que siente la realidad de todas estas cosas, seguramente sí, pero el arte nunca ha progresado si no tiene un mercado que lo consuma, el arte no se puede quedar en buenas intenciones, el arte lo crea un mercado, osea el arte no es, el arte no es una cosa bajada de ninguna parte, el arte es, nace y muere con el mercado, los grandes movimientos en arte han nacido y han muerto con el nacimiento de su mercado y con la muerte de su mercado, osea, a mi no me gusta mirar las cosas como desde el punto de vista afectivo, sentimental y… mí me gusta hacer un análisis económico de las cosas un poco…

Roca: osea que caracterizarías la pintura colombiana como la muerte de su mercado…

Carlos Salazar: …espérate… entonces, que pide… osea, que pide el, el, el… la estética anglosajona desde Burke, desde 1757 andaba pidiendo terror, pero cuando logra la estética anglosajona imponerse, cuando gana la II guerra mundial. Gana la II guerra mundial y la estética anglosajona ya puede empezar a imponer “yo que quiero comprar”. Osea, por qué… desde luego que en 1930 ya había alusiones a la violencia en Colombia, hubo una que otra aislada, nadie está negando que… que por ejemplo, una persona como Beatriz González le sale del alma hacer lo que hace, pero por qué coincidencialmente la estética anglosajona, que halla en el terror lo sub… que ellos llaman lo sublime, lo que Burke llama lo sublime, por qué hay una coincidencia entre la imposición de la estética anglosajona después de la II guerra mundial y una avalancha de arte sobre el terror, osea aquí no se trata de que el artista haga arte sobre lo que le duele, se trata de que hace un arte que complace, ese, esa pulsión que tiene el anglosajón desde hace mucho tiempo por el terror…

Pablo Batelli: …una última pregunta y va dirigida a ti, José Ignacio, que… que papel tienen… bueno claro ya se habló, yo comparto mas la posición de Carlos Salazar la posición política de la interpretación que es el mercado el que va imponiendo, pero ¿qué papel tienen las instituciones culturales que tienen los contactos y las posibilidades de poner… de poner en contacto digamos, gente de afuera con gente de adentro? ¿Cuál es el rol que pueden… o cuál es la posibilidad que tienen estas, estas… estas instituciones para redefinir ese tipo de arte que desde afuera se le solicita a, a… adentro? y lo otro era si te considerabas un iconoclasta contemporáneo.

Roca: por una parte yo pienso que cuando un curador o un crítico está mirado el arte de un país no necesita necesariamente que le digan qué es lo que tiene que ver y lo digo por experiencia propia ahora que estoy trabajando en la Bienal de Sao Pablo, he ido a muchísimos sitios, a Escandinavia, a Canadá a Alemania y lo que yo hago es una mirada como global a las (…) sobre el arte de ese país, una mirada además de muchos años de ver qué, qué es lo que se está haciendo en ese sitio, y luego voy con una mirada personal, una posición subjetiva a entrevistarme con esos artistas… y eso mismo sucede con la gente que viene aquí, si viene el curador de la Tate, al que tú hacías referencia, o los curadores de la Tate Liverpool o lo que sea, vienen con, muchas veces, con un tema definido, el tema se puede llamar “Territorio Libre” como fue la Bienal de Sao Pablo pasada, viene Hug (…probablemente Alfons Hug?) mirando artistas, sobre todo con el tema de fronteras y territorio, o antes de eso se llamaba “Iconografías Metropolitanas” y venía buscando artistas cuyo trabajo era la reflexión sobre la ciudad y sobre, específicamente, la metrópoli. De tal manera que no es necesariamente… osea Hug puede venir aquí con su tema… nosotros podemos tener aquí la exposición que curó Alvaro Medina hace muchos años “Arte y violencia en Colombia” y él puede pasar, mirarla de cabo a rabo y no escoger ninguno de esos artistas porque su mirada está por otro lado, está condicionado por un tema específico. De tal manera que estás sobrevalorando la posibilidad que tiene una institución de posicionar a un artista o a otros. Yo pienso que eh… esta como… como coletazo crítico que hay acá y obviamente hay una, hay presente un bando por decirlo de alguna manera, porque esta discusión ya le hemos tenido mucho por internet, se da en un momento en el cual, digamos el… vamos a hablar del arte socialmente comprometido, aunque insisto, la pintura ha sido socialmente comprometida en la historia de este país, y de ahí para atrás todos… pero el mercado no acompañaba a ese tipo de arte. Es singular que haya una crítica un backslash tan fuerte del medio pictórico hacia el arte socialmente comprometido en el momento en que el mercado comienza a mirarlo. Yo creo que esa es un cosa que vale la pena mirar…

sobre el rigor de batelli

Buena la dinámica de los conversatorios, pero creo que tiene que conseguirse una mejor grabadora o ponerla sobre la mesa o conseguirse un boom. Tanto que si me muestra en la grabación el nombre Robert antes de Poussin lo invito a almorzar, pero si encuentra que dice “si..y Poussin tenía la biblioteca más grande Roma” usted me invita, lo reconoce en público y empieza a ser riguroso. Otra cosa. La mala ortografía, nadie habla con mala ortografía que yo sepa; por ejemplo la palabra cuándo en pregunta lleva tilde. Yo entiendo su intención de humor megalómano hacia los gurús que hablan a traves de las interjecciones y me encanta porque lo conozco, pero un poco de rigor hará que los conversatorios tengan más solidez y duración en el tiempo. Le recomiendo “A” a Novel de Warhol, basada en conversaciones de sus amigos grabadas en cassette y transcritas por su secretaria.

Carlos Salazar

 

transcripciones

Cualquiera que haya participado en un coloquio o seminario sabe que las transcripciones están sujetas a una edición antes de ver su forma escrita. Es un protocolo mínimo, pues la transcripción literal no beneficia a nadie: ni al que habla (o habló), ni al que lee, pues el texto nunca tiene una continuidad coherente. La palabra dicha, dicha está, y si uno no fue capaz de comunicar en público, debe asumirlo. Pero si se quiere pasar a letra impresa, hay que pensar en quien va a leer. Una transcripción directa no es justa con la entonación, las miradas, el lenguaje gestual y los sobreentendidos que se dan en una conversación. Reenvío mis respuestas editadas a Pablo Batelli, quien grabadora en mano asistió a las conferencias y se tomó el trabajo de transcribir -pero no de enviar la transcripción a quienes hablamos en ese foro. En aras de la legibilidad, todos nosotros nos habríamos tomado el trabajo de hacer la edición correspondiente. ¿Cuál es, pues, la intención tras este envío a Esfera Pública?

Cordialmente,

José Roca.

 

El ejercicio de lectura de una transcripción es arduo y difícil. Sólo quería anotar dos cosas. La primera tiene que ver con el acierto de crear espacios de reflexión que no se encuentren ligados a exposiciones y seminarios oficiales –como fue el caso del realizado por la BLAA. Eso podría darse más a menudo y no creo que implique ni grandes gastos ni un despliegue operacional de marca mayor. En el caso preciso de las ‘jornadas sobre lo pictórico’, podría ser interesante realizar otra versión con artistas de otras generaciones y desarrollos recientes. Aunque los invitados para esta versión (Salazar, Franco, Luna) han realizado sus aportes desde la década de los ochentas, queda la pregunta sobre aquellas propuestas que establecen, desde la pintura, relaciones con los medios electrónicos, el espacio arquitectónico, la publicidad, la fotografía, los medios masivos,

etc.

Por ello estas primeras jornadas las veo más sobre “la pintura” que sobre “lo pictórico”. Cosa que está muy bien. Como lo está conocer que piensan los artistas y, en este caso, Jose Roca. Es simplemente una sugerencia. Entiendo que la intención no era totalizante, pero vale la pena ofrecer un panorama un tanto más heterogéneo y contemporáneo.

Para los que iniciaron la lectura y les fue difícil avanzar en el texto, les anexo esta parte de la transcripción que, a mi parecer, hace aportes muy interesantes a discusiones que ya vienen de muy atrás y que vale la pena visitar de nuevo.

>>>

[…]

Jose Roca: yo quisiera referirme a lo que decía Carlos Salazar hace un momento (y que obedece a una discusión que se ha dado bastante por internet en Esfera Pública en los últimos dos años), y es la noción de la violencia como el rasgo dominante del arte colombiano, argumento que puede ser utilizado por el artista (o también por el curador o el crítico) como forma de posicionamiento frente a la mirada externa (no digamos al mercado, porque tal vez la palabra mercado implica un juicio de valor)…

Carlos Salazar: perdón, a las cosas hay que llamarlas por su nombre…

Alguien en el auditorio, en voz suave: ¡no, pero estos manes !… (el resto es indiscernible para el oído del transcriptor)

Roca: Prefiero hablar de la expectativa de una mirada externa frente a la producción artística local. Si se toma de esa manera (solamente como una estrategia un poco oportunista de posicionamiento), se niega la posibilidad de entender que puede ser una circunstancia histórica el hecho de que muchos artistas estén mirando hacia lo que está sucediendo en el país y tratando de responder a ello con su obra. En Cuba en un momento dado la situación política y social produjo un arte sobre el aislamiento político y la precariedad, que también ha sido muy criticado cinco años después con los mismos argumentos de supuesto oportunismo por una crítica que ve el fenómeno desde afuera y no le da la posibilidad de entenderlo como una respuesta sincera ante unas condiciones objetivas que están allí. Entonces, mi reflexión sobre todos esto (la idea la construcción curatorial de identidad nacional desde la perspectiva de la violencia), podría entenderse más bien como un intento de recoger unas cosas que están allí, darles una forma inteligible y mostrarlas al público local –y en algunos casos, al externo), con el riesgo asumido de sesgar la mirada de quienes no tiene el contexto para entender de donde sale esta mirada. La curaduría, contrario a lo que coloquialmente se piensa, no es abrirse a todo (como una convocatoria): es escoger, es cerrar. Curar es establecer un marco para actuar sobre un campo, es establecer una posición. Ese marco es cada vez más chiquito, más cerrado: está el marco del arte, que es donde normalmente se actúa, luego se va definiendo en ese marco específicamente desde dónde está uno mirando. Luego están los hechos artísticos y las obras, que uno está mirando desde sus propios criterios. Cuando uno, como curador, tiene definido este marco, lo utiliza para tratar de entender qué es lo que está pasando allí para hacerlo entendible a otros -y necesariamente deja otras situaciones, obras y artistas por fuera. Yo creo que eso es lo que ha sucedido en Colombia en los últimos años; evidentemente, ha habido una mirada curatorial, un “framing” del arte colombiano desde la perspectiva de la violencia. El arte que se produce no ha sido, no está siendo creado por la acción curatorial, sino más bien siendo recogido –privilegiado, si se quiere- dentro de lo que hay como producción artística en el país. Siempre es así. Por ejemplo, hay un momento dentro de los años ochenta que se creó la ficción curatorial de un arte abstracto dominante en la producción colombiana. Esa, como todas las curadurías, era una ficción que pretendía ser clara, evidente, inteligible. Todo museo y toda curaduría (de eso habla Douglas Crimp en “En las Ruinas del Museo”) se basa en la asunción acrítica de que hay un universo representacional coherente. Las curadurías pretenden hacernos creer que en un contexto dado hay un universo coherente. En los ochentas se creó una ficción curatorial muy fuerte, (de la cual algunos de Uds. participaron [Jaime Franco, Carlos Salas, Jaime Iregui, Danilo Dueñas], de una abstracción geométrica colombiana como movimiento dominante. Mucha gente entendió esto como un movimiento coherente y sólido, en donde probablemente había más bien búsquedas personales. Era una construcción ficcional -como toda construcción curatorial.

Pienso que estamos en un momento análogo, en donde hay una mirada hacia lo social en general y hacia la violencia y el narcotráfico en particular; seguramente habrá un desplazamiento de la mirada hacia otras cosas. Me parece mucho mas interesante el planteamiento de Carlos Salazar cuando lo abre al estado del arte contemporáneo, mirando el “arte como proceso social” como una negación de la pulsión de placer.

Carlos Salazar: Yo me pregunto porqué hace 20 años no había esta obsesión con el arte social: las cosas, perdóname, tienen un orden histórico. Todos sabemos que el arte anglosajón, desde sus principios estéticos, con Hume y sobre todo Burke, quien en el S XVIII dice que en el terror se puede encontrar el goce.

Definitivamente el arte anglosajón siempre ha tenido dentro de su manera de encontrar placer, el placer en el terror. Yo no estoy negando que haya multitud de gente que siente la realidad de todas estas cosas, seguramente sí, pero el arte nunca ha progresado si no tiene un mercado que lo consuma, el arte no se puede quedar en buenas intenciones, el arte lo crea un mercado. El arte no es una cosa bajada de ninguna parte: el arte es, nace y muere con el mercado, los grandes movimientos en arte han nacido y han muerto con el nacimiento de su mercado y con la muerte de su mercado. A mi no me gusta mirar las cosas como desde el punto de vista afectivo, sentimental… me gusta hacer un análisis económico de las cosas.

Roca: o sea que caracterizarías la crisis de la pintura colombiana como la muerte de su mercado…

Carlos Salazar: …espera… la estética anglosajona desde Burke, desde 1757, andaba pidiendo terror, pero la estética anglosajona logra imponerse cuando gana la II guerra mundial. Inglaterra gana la II guerra mundial y la estética anglosajona ya puede empezar a imponer “yo qué quiero comprar”. Desde luego que en 1930 ya había alusiones a la violencia en Colombia, hubo una que otra aislada, y nadie está negando que, por ejemplo, una persona como Beatriz González le sale del alma hacer lo que hace, pero porqué hay coincidencialmente [una hegemonía de] la estética anglosajona, que halla en el terror lo que ellos llaman lo sublime -lo que Burke llama lo sublime- y una avalancha de arte sobre el terror?

Aquí no se trata de que el artista haga arte sobre lo que le duele, se trata de que hace un arte que complace esa pulsión que tiene el anglosajón desde hace mucho tiempo por el terror…

[…]

Pablo Batelli: …una última pregunta y va dirigida a ti, José

Ignacio: ¿que papel tienen (bueno, ya se habló, y yo comparto mas la posición de Carlos Salazar la posición política de la interpretación que es el mercado el que va imponiendo), pero ¿qué papel tienen las instituciones culturales que tienen los contactos y las posibilidades de poner en contacto, digamos, gente de afuera con gente de adentro? ¿Cuál es el rol que pueden cumplir, o cuál es la posibilidad que tienen estas instituciones para redefinir ese tipo de arte que desde afuera se le solicita al medio local?

La otra pregunta que te quisiera hacer es si te consideras un iconoclasta contemporáneo.

Roca: por una parte yo pienso que cuando un curador o un crítico está mirando el arte de un país no necesita necesariamente que le digan qué es lo que tiene que ver. Y lo digo por experiencia propia, pues ahora que estoy trabajando para la Bienal de Sao Pablo he ido a muchísimos sitios -a Escandinavia, a Canadá a Alemania- y lo que yo hago es dar una mirada global a las prácticas artísticas de estos países, para luego decidir qué es lo que más me interesa. Esta mirada complementa muchos años de ver, en eventos y exposiciones internacionales, qué es lo que se está haciendo en esos sitios; luego voy con una mirada más específica, una posición subjetiva (a menudo relacionada con el tema de una exposición o evento que estoy curando) a entrevistarme con algunos artistas. Esto mismo sucede con la gente que viene aquí; si viene el curador de la Tate Gallery de Londres, al que tú hacías referencia, o los curadores que vinieron en viaje de pesquisa para la Bienal de Liverpool, o para el evento que sea, vienen muchas veces (casi siempre), con un tema definido, a mirar artistas cuyo trabajo esté en relación con ese tema. El tema se puede llamar

“Territorio Libre” como fue la Bienal de Sao Pablo pasada; viene curador Alfons Hug a mirar la obra de artistas colombianos, y le interesa sobre todo ver prácticas artísticas con el tema de fronteras y territorio. O para la Bienal anterior, que se llamaba “Iconografías Metropolitanas”, el mismo curador venía buscando artistas cuyo trabajo fuera una reflexión sobre la ciudad y sobre, específicamente, la metrópoli. De tal manera que no necesariamente el paradigma dominante en un sitio dado, así sea apoyado por el medio local, está en concordancia con las expectativas específicas de un curador visitante. Alfons Hug puede venir aquí con su tema, y nosotros podemos tener aquí, por ejemplo, la exposición que curó Alvaro Medina en el Museo de Arte Moderno llamada “Arte y violencia en Colombia” y él puede pasar, mirarla de cabo a rabo y no escoger ninguno de esos artistas, porque su mirada va por otro lado, está condicionada por un tema específico. De tal manera que estás sobrevalorando la posibilidad que tiene una institución de posicionar a un artista por encima de otros. Yo pienso que este “coletazo crítico” que hay en Colombia –y obviamente en esta mesa está presente un “bando”, por decirlo de alguna manera, de esa discusión (los pintores)- se da en un momento en el cual el arte socialmente comprometido, como lo define Carlos Salazar (aunque insisto, la pintura ha sido socialmente comprometida en la historia de este país), accede por fin al mercado. Este arte siempre había estado allí, pero el mercado no acompañaba a ese tipo de arte. Es singular que haya una crítica, un “backlash”, una reacción tan fuerte del medio pictórico hacia el arte socialmente comprometido en el momento en que el mercado comienza a mirarlo. Yo creo que esa es una cosa que vale la pena analizar…

 

la transcripción no autorizada

Todo relato de la experiencia es un acto de traducción; el texto fija la experiencia a través del nombre de la experiencia: sí, tenemos el nombre de la experiencia; no tenemos la experiencia. La experiencia es móvil y su nombre es fijo. La experiencia está en el pasado, y el nombre pertenece al presente y al futuro. La traducción entonces consiste en darle un nombre a la experiencia, en tornar fijo lo que es efímero. Toda traducción requiere un traductor. El texto canónico requiere un traductor canónico: el traductor canónico se llama “editor”. El editor proclama la neutralidad y propone la inocencia y la justicia como resultado de su neutralidad. Su trabajo es llenar los vacíos. Su ambición es la coherencia, el embellecimiento: el nombre que le otorga a la experiencia obedece a un interés canónico y nos brinda, al final, una ficción.

El texto no canónico-una transcripción no autorizada- pone en peligro el monopolio de propiedad del establecimiento canónico. En la transcripción no autorizada el aparato canónico pierde la propiedad de la ficción de sentido y el derecho del ejercicio sin límites de la interpretación.

SIETE

Texto Editado: ( texto canónico)
De tal manera que no necesariamente el paradigma dominante en un sitio dado, así sea apoyado por el medio local, está en concordancia con las expectativas específicas de un curador visitante.

Texto No Editado: (transcripción no autorizada)
De tal manera que no es necesariamente…

SEIS

Texto en proceso de Edición: (solicitud de canonización ortográfica)
…espérate… entonces, qué pide… o sea, qué pide, el, el, el…

Texto No Editado: (transcripción no autorizada)
… esperate… entonces, que pide… osea, que pide, el, el, el…

CINCO

Texto Editado: (texto canónico)
José Roca: yo quisiera referirme a lo que decía Carlos Salazar hace un momento (y que obedece a una discusión que se ha dado bastante por internet en Esfera Pública en los últimos dos años), y es la noción de la violencia como el rasgo dominante del arte colombiano

Texto No Editado: (transcripción no autorizada)
Jose Roca: yo quería referirme a lo que, a lo que decías hace un momento, y que obedece a una discusión que se ha dado bastante por internet, en, digamos, los últimos dos años, y es la noción de la violencia como el rasgo dominante del arte colombiano

CUATRO

Texto Editado: (texto canónico)
En los ochentas se creó una ficción curatorial muy fuerte, (de la cual algunos de Uds. participaron [Jaime Franco, Carlos Salas, Jaime Iregui, Danilo Dueñas], de una abstracción geométrica colombiana como movimiento dominante. Mucha gente entendió esto como un movimiento coherente y sólido, en donde probablemente había más bien búsquedas personales. Era una construcción ficcional -como toda construcción curatorial.
Pienso que estamos en un momento análogo, en donde hay una mirada hacia lo social en general y hacia la violencia y el narcotráfico en particular; seguramente habrá un desplazamiento de la mirada hacia otras cosas. Me parece mucho mas interesante el planteamiento de Carlos Salazar cuando lo abre al estado del arte contemporáneo, mirando el “arte como proceso social” como una negación de la pulsión de placer.

Texto No Editado: (transcripción no autorizada)
Las curadurías pretenden hacernos creer que ahí hay un universo coherente y en los ochentas se creó la ficción curatorial de una… por ejemplo de una abstracción geométrica colombiana muy fuerte, de la cual algunos de Uds. participaron. Se… se creó curatorialmente eso y mucha gente entendió, hubo un movimiento muy fuerte del arte colombiano desde esa perspectiva, pero era una construcción curatorial temporal como toda construcción curatorial, pienso que estamos en un momento donde hay una mirada hacia eso, seguramente habrá un desplazamiento de la mirada hacia otras cosas, me parece mucho mas interesante el planteamiento, digamos, abriéndolo al estado del arte hoy en día, del arte como proceso social como una negación de la pulsión del placer.

TRES

Texto Editado: (solicitud de canonización ortográfica)
¿Pero cuándo logra la estética anglosajona imponerse? Cuando gana la II Guerra Mundial. Gana la II Guerra Mundial y la estética anglosajona ya puede a imponer “yo qué quiero comprar”

Texto No Editado: (transcripción no autorizada)
pero, cuando logra la estética anglosajona imponerse, cuando gana la II guerra mundial. Gana la II guerra mundial y la estética anglosajona ya puede empezar a imponer “yo que quiero comprar”

DOS
Texto Editado (solicitud de rigor canónico)
“si..y Poussin tenía la biblioteca más grande Roma”

Texto No Editado: (transcripción no autorizada)
Robert Poussin (probablemente se refiere en verdad a Nicolás Poussin) tenía la biblioteca mas grande de Roma…

UNO

Texto Editado (versión canónica)
Yo pienso que este “coletazo crítico” que hay en Colombia –y obviamente en esta mesa está presente un “bando”, por decirlo de alguna manera, de esa discusión (los pintores)- se da en un momento en el cual el arte socialmente comprometido, como lo define Carlos Salazar (aunque insisto, la pintura ha sido socialmente comprometida en la historia de este país), accede por fin al mercado. Este arte siempre había estado allí, pero el mercado no acompañaba a ese tipo de arte

Texto No Editado (transcripción no autorizada)
Yo pienso que eh… esta como… como coletazo crítico que hay acá y obviamente hay una, hay presente un bando por decirlo de alguna manera, porque esta discusión ya le hemos tenido mucho por internet, se da en un momento en el cual, digamos el… vamos a hablar del arte socialmente comprometido, aunque insisto, la pintura ha sido socialmente comprometida en la historia de este país, y de ahí para atrás todos… pero el mercado no acompañaba a ese tipo de arte.

pablo batelli

 

para acceder a todas las participaciones de este debate, pulse este enlace >

http://esferapublica.org/nfblog/?cat=14 

 

 

 

#PolíticaEditorial

Desde febrero de 2017 la política editorial de [esferapública] estará enfocada en propiciar la reflexión en torno al archivo de debates y textos a través de proyecto #LeerLaEscena. Por esta razón, en el portal se estarán publicando análisis de debates, entrevistas y lecturas en voz alta con el ánimo de revisar temas sobre los que se debate reiteradamente (crítica al arte político, el estado de la crítica, especulación y mercado, espacios de artistas, museos y espacios de arte en crisis) y, a partir de esta revisión, replantear formas de discusión, políticas editoriales y, si es el caso, una nueva plataforma para [esferapública].
1.687 consultas