¿Están nuestras instituciones abiertas a la interlocución? ¿Puede el ciudadano solicitar, a las entidades públicas o privadas que reciban fondos públicos, información sobre todos los aspectos de su actividad y gestión? ¿Se pueden adjudicar fondos públicos a instituciones que tienen bajos índices de transparencia? 

Presentamos a continuación un documento guía elaborado para el contexto español, que pasa por un momento en el que los apoyos a museos e instituciones son cada vez más escasos (como sucede en un contexto como el colombiano), razón por la cual, la transparencia se propone como un indicador fundamental para recepción de apoyos y, por supuesto, incidir en sus relaciones internas y de cara a la comunidad artística y cultural.

El Grupo de Trabajo “Transparencia en el sector artístico” del Instituto de Arte Contemporáneo se constituyó en marzo de 2012, con el fin de contribuir a la introducción de mecanismos efectivos de transparencia en la gestión y funcionamiento de las organizaciones artísticas dedicadas al Arte Contemporáneo.

Para ello, nos pusimos como objetivo la elaboración de un índice de transparencia de los museos y centros de arte contemporáneo, dependientes directa o indirectamente del sector público, bien por estar vinculados a la Administración Pública, o bien por recibir o gestionar fondos públicos, al objeto de que pusieran a disposición de los ciudadanos y de la comunidad artística información relevante sobre su gestión y funcionamiento. Se trataba de llevar la palabra “transparencia” de lo abstracto a lo concreto, definiendo entre todos lo que implica ser una organización “transparente” en el sector artístico. La aplicación de dicho índice se recomendaría a las instituciones públicas y privadas del sector y a las administraciones de las que dependieran.