Despolitizarlo todo (a propósito del debate en torno a la obra de Tania Bruguera)

Lo político no puede ser reducido a la operación racional de cálculo moral como se pretende. Todo lo contrario: lo político opera allí en la tensión que ejerce sobre eso moral, impugnando una y otra vez sus fundamentos y poniendo en movimiento los antagonismos que habían sido sublimados en ese ejercicio de corrección de lo público. En alguna medida, el acto en sí mismo en Bogotá -ya sea performance o cualquier otra categorización normalizante que queramos imponerle- no se distancia demasiado de la acción realizada por la propia Bruguera en última bienal de La Habana, propiciando una deliberada puesta en escena que desestructura la aquiescencia de todo aquello que aparece en un momento anterior como no-negociable. Obligando con ello incluso a que se tome posición.
       Leer

Infiernos artificiales: Arte participativo y políticas del espectador

“Infiernos artificiales” es el primer panorama histórico y teórico del arte comprometido socialmente participativo, conocido en los EE.UU. como “práctica social”. Claire Bishop sigue la trayectoria del arte del siglo XX y examina los momentos clave en el desarrollo de la estética participativa. Este itinerario discurre por el Futurismo y el Dadaísmo, la Internacional Situacionista, los Happenings en Europa del Este, Argentina y París, el Community Arts Movement de los años 70, y el Artists Placement Group. Concluye con un análisis de proyectos educativos a largo plazo de artistas contemporáneos como Thomas Hirschhorn, Tania Bruguera, Althamer Pawel y Paul Chan.
       Leer
       Leer

Crítica en directo # 15: Galería Santa Fe

Conversación con Cristina Lleras. ¿Qué propone la Galería Santa Fe a nivel de exposiciones, residencias, encuentros e investigación?, ¿cual es su público?, ¿cómo va el proyecto de la Santa Fe en su futura sede de La Concordia?, ¿qué incidencia puede tener el medio artístico en futuras decisiones en términos de estímulos, programas y políticas del sector?
       Leer

La vida en rosa

Luego de haber terminado de ver la exposición, salí con bastantes preguntas. Para mala fortuna mía, ninguna tenía que ver con el tono rosado de la muestra, una evidencia más de esa mala suerte en el amor de la que a todos nos ha tocado un poco, o la conmoción que puede generar el hecho de ver cómo alguien puede poetizar su vida privada, el cotidiano, y extender esto a las personas que la rodean. Afuera de la exhibición, pude notar que había gente saliendo triste; incluso, escuché a alguien decir que casi llora.
       Leer