Quantcast

Sobre la Escuela Peripatética


Vik  Muniz comentó en una conversación que tuvo con Joan Foncuberta que no se le ocurrió ser artista hasta que fue mayor. Sin embargo, explicó que  varias experiencias  de su niñez lo llevaron a tomar esa decisión, como por ejemplo  la forma en que aprendió a leer. Contó que su abuela se encargó de enseñarle, pero ella, quien había sido autodidacta en el aprendizaje de la lectura, tenía un método especial que consistía en memorizar la forma de una palabra, más que concentrarse en sus sílabas. Muniz  era capaz de leer libros, pues para él las palabras eran imágenes, pero no podía escribir palabras completas.  Mediante el dibujo completaba las letras de las palabras que no conocía, y “mientras que la mayoría de los niños dejaban el dibujo por la escritura ” él empezó  “a dibujar precisamente porque no podía escribir”(1) . Con esto explicó que desde ese momento nunca dejó de dibujar. Esta anécdota muestra como un hecho que se escapaba de un aprendizaje formal fue fundamental en el desarrollo creativo del artista.  No fue un taller de arte, ni una clase de dibujo, ni una escuela  la que marcó el interés por el dibujo en Muniz.  Fue una experiencia durante su niñez la que hizo que siguiera dibujando, que deambulara con  la línea cuando no podía escribir.

“La Escuela peripatética: dibujo itinerante de América Latina” (título de la exposición que se encuentra en el Museo del Banco de la República hasta el 4 de junio de 2012) tiene tres  conceptos en los que es importante detenerse.  De América Latina  hace referencia a la posesión de  un espacio geográfico. Dibujo itinerante hace referencia a una acción que se lleva a cabo en un tiempo y lugar variable. La Escuela peripatética hace alusión a la escuela que fundó Aristóteles en la Grecia antigua, donde  buscaba fomentar el aprendizaje a través del deambular. Así, el titulo busca ser el preámbulo de dibujantes que dibujan, valga la redundancia, a partir de la experiencia de deambular  por el territorio de América Latina. Sin embargo, el halo de erudición que conlleva el título trae consigo confusiones. ¿Para qué referirse con la escuela aristotélica a un grupo de dibujantes que plantean estrategias enmarcadas dentro del recorrer?  Hacer esto puede producir que el público se lleve una vaga idea de lo que fue dicha escuela, tal como lo hago yo con el lector que lee este texto. Este tipo de títulos, que se explican en la mayor brevedad posible,  obligan al espectador a memorizar datos que no aportan a la experiencia del deambular dentro de las salas. ¿Por qué asignar un tipo de dibujo a Latinoamérica cuando en realidad son sólo nueve artistas los que se encuentran en la muestra? ¿Acaso ellos representan lo que ocurre en este vasto territorio? En verdad, son sólo algunos casos de lo que ocurre a nivel de dibujo en América Latina, más no el tipo de dibujo itinerante de América Latina.

Al pasar el título y entrar a la exposición  se puede observar cómo los viajeros han usado el dibujo como medio para registrar un paisaje, un lugar o un recorrido, o para indagar sobre estos mismos. Además de los dibujantes contemporáneos se exponen algunos viajeros que recorrieron diferentes lugares de Colombia durante el siglo XIX. Existen entonces dos aproximaciones al dibujo. En el siglo XIX el viajero debía “ocultar” la línea para componer una imagen. El espectador de estos dibujos ve  ríos, lagos, montañas, personas y burros pasando por pasos peligrosos. El objetivo de la línea en estos ejemplos era describir un recorrido, registrar lugares y situaciones para hacerlos transportables, y así hacer visible el paisaje para otras personas. Los artistas contemporáneos que exponen en la muestra indagan sobre la línea y el recorrido mismo. La línea no es ocultada por la acuarela, y ésta ya no está  necesariamente sobre un papel. El soporte del dibujo puede ser la misma pared de la sala, la línea puede estar en un video, el tipo de dibujo puede hacer referencia a objetos encontrados, o hasta el mismo taller del dibujante puede ser expuesto.

Si el espectador quisiera podría deambular en la exposición para pasar de un dibujo que registra, a un otro que indaga sobre la misma materialidad del dibujo. Podría caminar sin dirección determinada, como se explica el verbo deambular en la RAE. Ver un dibujo del siglo XIX y pasar a uno contemporáneo, y no seguir un camino recto de observación. El deambular no es aquí solamente algo teórico, podría pasar a ser parte de la experiencia del visitante.

 

Andrés Pardo

 


(1) Conversaciones con Fotógrafos.Vik Muniz habla con Joan Foncuberta. Madrid. La Fábrica,2007.pg. 10

#PolíticaEditorial

Desde febrero de 2017 la política editorial de [esferapública] estará enfocada en propiciar la reflexión en torno al archivo de debates y textos a través de proyecto #LeerLaEscena. Por esta razón, en el portal se estarán publicando análisis de debates, entrevistas y lecturas en voz alta con el ánimo de revisar temas sobre los que se debate reiteradamente (crítica al arte político, el estado de la crítica, especulación y mercado, espacios de artistas, museos y espacios de arte en crisis) y, a partir de esta revisión, replantear formas de discusión, políticas editoriales y, si es el caso, una nueva plataforma para [esferapública].
6.040 consultas

2 Opiniones sobre Sobre la Escuela Peripatética

  1. William Contreras Alfonso 2012/05/09 at 12:37 am

    A pesar de que las intenciones de la curadora no sean esas, la exposición tiene un acierto enorme desde el título: los artistas de la muestra realmente parecen miembros de una escuela, la cercanía de las  piezas demuestra en los trabajos soluciones similares y temáticas parecidas, más que inquietudes emparentadas o diálogo desde la heterogeneidad. 

    Todo el discurso del viaje y el dibujo se lee muy bonito en el papel, pero ya en la sala, lo que se siente es reiteratividad y una postura ligera y manida frente al tema del viaje, el trazo y el oficio del artista. Varias de las obras acudían a estrategias que hemos visto mil veces hasta que ya se nos han vuelto insípidas, como el piso y los dibujos de Brígida Baltar, o los también muy brasileños piso y dibujos de André Komatsu: A un lado de la sala hay un piso mineral que contiene tácita la huella de un organismo vivo, al otro lado de la sala, también. A un lado de la sala hay dibujos muy limpios y correctos de formaciones naturales amenazadas por el abuso a la naturaleza por parte del hombre, al otro lado también, y también son acuarelas.

    La instalación de Ishamel Martin Weeks, presentada completa en Moma PS1 el año pasado, ha sido reducida en tamaño e importancia para esta muestra en Bogotá. Lo que anteriormente aludía más al oficio del artista y a l repensar una “realidad” arquitectónica presente en su Cuzco natal y emparentado con el fracaso de la modernidad, en Bogotá es un reducidísimo muestrario de algunas piezas inconexas y poco potentes como conjunto, que además extrañan la entrega al hacer, percibible en la instalación del 2011, y que sin ella ésta pieza queda casi que coja.

    Al otro lado de la exposición también hay otro taller de artista arquitecto, también con modelos en papel y también con tintes autobiográficos. La pieza de Mateo López, que aunque puede deslumbrar en un principio por su destreza manual, palidece ante la de Randall Weeks por su ausencia por sus metáforas rosas y porque, hay que aceptarlo, no hay espectador que resista ver la misma obra cada 6 meses en la misma ciudad pero en una curaduría distinta

    Mi parte favorita fue la única que no fue curada por Barson, la de los dibujantes del siglo XIX, quiénes a pesar de estar tan apretujados todos al principio de la exposición, no se anulaban entre sí. Sus similaridades eran inquietudes comunes, no estrategia.

  2. Carlos Barreiro 2012/05/09 at 10:14 pm

    Apreciados amigos:

    A propósito de la exposición ESCUELA PERIPATÉTiCA que exhibe el Museo del Banco de República, adjunto esta breve “intervención enciclopédica”.

    .ESCUELA:
    Establecimiento de enseñanza. Doctrina, sistema. Diccionario de la lengua española, VOX Barcelona, 1983.

    Del latin schola. Establecimiento público donde se da a los niños la instrucción
    primaria en todo o en parte. Establecimiento público donde se da cualquier género de instrucción. Enseñanza que se da o que se adquiere. Doctrina, principios, sistema de un autor. Conjunto de discípulos, secuaces o imitadores de una persona o de su doctrina, arte, etc. Conjunto de caracteres comunes que en la literatura y en arte distingue de los demás las obras de una época, región, etc.Lo que de algún modo alecciona o da ejemplo y experiencia. Diccionario de la lengua española. 1970.

    SCHOOL:
    An institution for educating children or for giving instruction. The process of being educated in a school. Experience that gives discipline or instruction. A group of succession of philisophers, artists, etc. following the same teachings or principles. School of thought, a particular way of looking at a problem; those who hold this. The OXford Dictionary Paperbook, Offord University, 1984.
    Any place or means of learning or discipline. A place for lectures, esp. in the Middle Age, for lectures in logic, metaphysics and theology. The disciples or followers of a teacher; a sect in philospphy, theory, science,, etc. Fine Arts. a. A group, as painters or musicians, under a common local or personal influence producing a general similarity in their work. b. The artits or art of a country or region. The regulations, collectively, governing the drill of individuals or of unit…Webster´s Dictionary, Fifth Edition, USA, 1947

    .PERIPATÉTICO:
    Del latín paripateticus. Que sigue la filosofía o doctrina de Aristóteles. Perteneciente a este sistema o secta. Ridículo o extravagante en sus dictámenes o máximas.
    Diccionario de la lengua española, 1970.
    .PERIPATETIC:
    Going form place to place. The Oxford Dictionary.
    Del grigo peripatetikus. To walk about. Of or pertaining to the philosphy of Aristotle (Peripatetics). Performed or performing while moving about; as peripatetic journeys; a peripatetic preacher. The Oxford Dictionary.

    Después de leer esta inocente relación de significados, alguién podría pensar que de la exposición de que se trata podría conformarse una escuela? Y, además, peripatética en la mejor forma de los antiguos griegos?

    Creo que la curadora de la exposición está tratando de utilizar a algunos artistas para crear un nuevo “ismo”. Pero ese intento, como ella debería saberlo, es cosa del pasado reciente.
    Si eliminamos del vocablo “Peripatética”, el prefijo peri, que queda?

    Apenas, Patética.

    Es así como se puede leerse el conjunto de piezas elegidas en la exposición para ilustrar ese frustado intento.

    Bogotá, mayo de 2012