Quantcast

La Cámara de Comercio, el retiro de Nueveochenta y el proyecto de Juan Fernando Herrán para ArtBo

Estimados todos, a quienes se dirige este correo, en su mayoría artistas plásticos (y en general a personas vinculadas con el mundo del arte), el día de ayer recibí el correo anexo (VER ABAJO) de parte de Alejandro Castaño (coleccionista de arte contemporáneo),  quien daba cuenta de la situación acaecida con la galería Nueveochenta y con el artista plástico Juan Fernando Herran (representado por esta), frente al asunto relacionado con un supuesto conflicto de intereses entre la Directora de la Feria artBo y la galeria en comento.

Ahora bien, si bien en concepto del suscrito no existe conflicto de intereses entre la Directora de artBo y la galería Nueveochenta (aunque otra cosa opina la Cámara de Comercio en cabeza de su Presidente Ejecutiva) en la medida que no se ve como la directora de artBo pudiere favorecer a la galería mencionada, puesto que ella no es miembro del comité asesor y de selección de las galerías participantes en este evento, ni mucho menos puede conceder beneficios económicos al espacio comercial antedicho, acaeciendo una (otra) situación que toca a un artista plástico (Juan Fernando Herran) que siendo invitado directamente por un curador a presentar un proyecto en el marco de dicho certamen, fue retirada su participación por la Cámara de Comercio bajo el argumento peregrino de ser representado por la galería Nueveochenta.

Estas situaciones, en principio la del tal “conflicto de intereses” se hubieren podido aclarar (y por que no decirlo evitar) si la Cámara de Comercio al contratar a Maria Paz Gaviria en la dirección de artBo, hubiere advertido a ella algo al respecto, siendo además de público conocimiento su vinculo filial de ser hija de un socio de dicha galería. y aún mas escandaloso el hecho de que Juan Fernando, quien lleva un tiempo considerable en el trabajo que presentaría en la feria (comenzado aún antes de ser representado por Nueveochenta), se vea afectado de esta manera faltando menos de un mes para inaugurarse artBo.

La carta que me remitió Alejandro sera firmada por mi y por quienes deseen tener claridad sobre estas situaciones que solo redundan en perjuicio de la escena plástica colombiana, solicitandoles  a los que estén interesados en que su nombre se enliste (incorpore debajo del texto de la carta) me lo comuniquen vía correo electrónico con lo cual procedería a anotarse su nombre, actividad y numero de cédula de ciudadanía como coadyuvantes o adherentes de tal comunicación.

 

Cordial saludo,

Mauricio Gómez Jaramillo

Colecionista y director de la galeria Doce Cero Cero -12:00-

 

 

Date: Wed, 26 Sep 2012 15:10:25 -0700

From: castano.alejandro@yahoo.com

Subject: carta artbo 2012

To: castano.alejandro@yahoo.com

Queridos amigos, en vista de los recientes acontecimientos bajo los cuales la camara de comercio ha decidido que existe un conflicto de intereses entre la directora de la feria y la galeria nueveochenta y ha presionado el retiro de esta ultima de la proxima version de artbo y la expulsion de los project rooms de Juan Fernando Herran por cuenta de ser representado por nueveochenta, hemos decidido redactar esta carta para que consideren firmarla a fin de enviar un mensaje a la camara sobre la equivocacion de estas decisiones.

Les pido que reenvien esta carta a quien crean puede estar interesado.

Un saludo!

 

Alejandro Castano

 

>

Bogotá, 27 de septiembre de 2012

Señora
Consuelo Caldas
Presidente Ejecutiva
Cámara de Comercio de Bogotá
Ciudad

 

Estimada señora,

Los abajo enlistados, todos vinculados de una u otra forma con el mundo del arte, ya sea en la calidad de artistas, galeristas, curadores, críticos o coleccionistas, queremos solicitarle la revisión de la decisión que implica la no participación de la galería Nueveochenta en la próxima edición de ArtBo, como consecuencia de un supuesto conflicto de intereses entre la galería y la doctora Maria Paz Gaviria, Directora de este evento.

Como primera medida queremos resaltar la transparencia, seriedad y calidad del trabajo adelantado por la Directora de la feria, a quien conocemos personal y profesionalmente y de quien podemos asegurar que jamás involucraría asuntos personales con intereses comerciales.

Pero más allá de lo anterior, está lo que representa la galería Nueveochenta en el arte colombiano. Esta galería ha estado en casi todas las ediciones de Artbo realizadas hasta la fecha. Su compromiso con el arte nacional la ha llevado a promoverlo y presentarlo internacionalmente, con presencia en ferias en Chile, México, Argentina, Brasil, Estados Unidos y Perú, entre otras, en las que su carta de presentación ha sido la calidad y seriedad del programa artístico que manejan.

Por otra parte, Nueveochenta ha sido una de las grandes impulsadoras de éste evento a nivel local e internacional. Nueveochenta, por ejemplo, organiza anualmente con su propio presupuesto una reunión de bienvenida a artistas, galerías y coleccionistas internacionales que visitan nuestra ciudad con ocasión de la feria y su director fue parte del Comité de selección durante dos años.

No pretendemos formar una polémica ni generar controversia alrededor de la feria de arte de la ciudad, pero no consideramos que pueda existir un conflicto de intereses por ser hija de un miembro de la galería en mención, más aún cuando ella no es siquiera socia o accionista de la galería. Es de nuestro conocimiento que la galería no está recibiendo ningún tratamiento especial o diferente al resto de galerías nacionales e internacionales que participarán en el evento.

Adicionalmente, nos hemos enterado de que se ha solicitado el retiro de la presentación del artista Juan Fernando Herrán en la sección de proyectos, presuntamente por el hecho que este artista es representado por la galería Nueveochenta, situación difícil de entender no solo por la categoría artística de Juan Fernando, sino porque además en la feria participan dos galerías adicionales que también representan su trabajo.

Le agradecemos señora presidenta, en beneficio de la feria de arte y del propio arte colombiano, que ordene revisar estos temas permitiendo la participación de artistas y galerías con base en méritos artísticos y profesionales, de acuerdo con los procesos de selección que ustedes han implementado.

 

De usted, atentamente

__

Si desea firmar esta carta, puede enviar su nombre, cédula y ocupación a Alejandro Castaño  castano.alejandro@yahoo.com y/o Mauricio Gomez Jaramillo mgj.docecerocero@hotmail.com

__

Lectura recomendada >

Arte y polémica: ¿entre lo legal y lo moral?
http://esferapublica.org/nfblog/?p=45168

 

5.560 consultas

18 Opiniones sobre La Cámara de Comercio, el retiro de Nueveochenta y el proyecto de Juan Fernando Herrán para ArtBo

  1. Arcadia 2012/09/28 at 12:05 pm

    Indignación en el medio artístico nacional

    Sin recibir explicación alguna, la galería Nueveochenta fue retirada del listado de galerías que harán parte de la Feria Internacional de Arte de Bogotá, a pesar de que hace varios meses fue elegida por el comité seleccionador.

    El mundo del arte se encuentra indignado. Tan solo veinte días antes de que empiece la Feria Internacional de Arte de Bogotá (Artbo), que organiza la Cámara de Comercio, la galería Nueveochenta recibió la noticia de que fue retirada del listado de galerías que harán parte del evento. Nadie de la Cámara de Comercio ha dado información oficial sobre el retiro, pero la galería ya no aparece en la página de Internet de la Feria y los insistentes rumores del medio han indicado que la decisión se debe a un supuesto conflicto de intereses entre Nueveochenta y María Paz Gaviria, directora de la Feria e hija del ex presidente César Gaviria, quien es socio de la galería en cuestión.

    Hace varios meses, Nueveochenta participó en la convocatoria de Artbo y fue aceptada por el comité seleccionador, conformado por los galeristas Catalina Casas (Colombia), Elba Benítez (España), María Eugenia Niño (Colombia), Inés Sicardi (Estados Unidos) y Eduardo Brandao (Brasil). En ese proceso de selección no participa la directora de la Feria, así que en ese sentido ni la galería ni Gaviria están inhabilitadas para hacer parte del evento.

    Después de ser aceptada, la galería empezó a programar a sus artistas y a comisionarles los proyectos que exhibirían durante la feria. Ya todo estaba listo para el evento, que se llevará a cabo entre el 19 y el 22 de octubre, por eso Nueveochenta recibió con sorpresa la noticia de que había sido eliminada de la lista de galerías seleccionadas.

    “No sentimos sorprendidos, tristes y frustrados –le dijo a Arcadia Carlos Hurtado, director de Nueveohenta–. No entendemos cómo, después de haber sido elegidos por un comité de selección oficial, la Cámara de Comercio decidió retirarnos de la lista sin siquiera comunicárnoslo. Nadie nos ha dado explicaciones, a pesar de que es un atropello y una arbitrariedad pues en la Feria no tienen los argumentos necesarios para haber tomado estas medidas”.

    Hurtado además aclara que en el momento en que María Paz Gaviria fue elegida para ser la directora de la Feria nunca se le notificó que habría inconvenientes con la galería por su parentesco con uno de sus socios. En Nueveochenta aseguran que nunca tuvieron conocimiento acerca de ese supuesto conflicto de intereses que incomoda a los organizadores del evento.

    Ante esta inquietante situación, la galería decidió mandar una carta a Consuelo Caldas, presidenta de la Cámara de Comercio, anunciando su retiro y pidiendo explicaciones. Hasta ahora no han recibido respuesta. Nueveochenta decidió evitar incomodidades y hacerse a un lado de manera prudente, para no afectar el funcionamiento de un espacio que considera que es de gran importancia para el medio artístico colombiano y que siempre apoyó de manera entusiasta. La galería había estado en casi todas las ediciones de Artbo realizadas hasta la fecha y debido a la situación actual mantendrá su programación pero la exhibición se hará en sus instalaciones.

    Arcadia se comunicó con la Cámara de Comercio y está fue su declaración: “La galería Nueveochenta se retiró voluntariamente al advertir que había un conflicto de intereses. Esta situación ocurrió dado que entidades como la Cámara de Comercio de Bogotá tienen un código de ética muy estricto”.

    El más afectado

    De los afectados por las medidas tomadas por la Cámara de Comercio el mayor perjudicado fue el artista Juan Fernando Herrán, quien había sido seleccionado por la curadora María Inés Rodríguez para participar en “Project Rooms”, un espacio en el que participan diez artistas –colombianos y extranjeros– con obras comisionadas especialmente para la Feria. El encanto de estos proyectos individuales radica en que nunca antes han sido exhibidos.

    Juan Fernando Herrán, gracias a su trayectoria artística, fue elegido por la curadora, sin embargo, por ser representado por la galería Nueveochenta, la Cámara también prefirió cancelar su presentación. “Juan Fernando invirtió mucho tiempo y dinero en este proyecto que ahora la Cámara decidió no incluir sin siquiera comunicárselo al artista –contó Hurtado–. Para nosotros el retiro de Herrán es absolutamente injustificado, así que nos dirigimos a la Cámara para que, por lo menos, lo dejaran participar a él. Argumentamos que el artista es representado por otras galerías que si harán parte del evento y que en esa medida el debería tener su espacio”.

    La galería tampoco recibió respuesta de la Cámara con respecto a la situación de Herrán, así que el artista decidió pasar un derecho de petición con la intención de que, con la ayuda de herramientas legales, le den explicaciones.

    El desconcierto de Nueveochenta y de Herrán se expandió por el medio artístico nacional y llevó a que el coleccionista Alejandro Castaño escribiera una carta en defensa del artista y de la galería, y a que convocara a todas las personas interesadas a firmarla. El galerista Mauricio Gómez, director de Doce Cero Cero – 12:00) recibió la carta y la repartió entre sus contactos con un mensaje que terminaba así: “La carta que me remitió Alejandro será firmada por mí y por quienes deseen tener claridad sobre estas situaciones que solo redundan en perjuicio de la escena plástica colombiana”.

    La carta ya circula por el medio artístico y cada vez más personas se suman a la protesta frente a la cual aún no se ha recibido una respuesta clara o coherente de parte de la Cámara de Comercio.

    Arcadia >
    http://www.revistaarcadia.com/arte/articulo/indignacion-medio-artistico-nacional/29741

  2. W Radio 2012/09/28 at 12:55 pm

    El artista Juan Fernando Herrán se refiere a la exclusión de su obra -por parte de la Cámara de Comercio- de los “project rooms” en ArtBo 2012.

  3. ArtBo 2012/09/28 at 1:00 pm

    Confirmamos que Juan Fernando Herrán, artista de project rooms estará en la Feria representado por una galería española. Espere más información.

  4. El Espectador 2012/09/28 at 1:10 pm

    A todas luces, todo parece oscuro. La decisión arbitraria por parte de la Cámara de Comercio de sacar de la programación de ArtBo a la galería Nueveochenta y al artista Juan Fernando Herrán resulta desconcertante para los artistas, los coleccionistas y las galerías.

    A tan sólo 20 días de que empiece la feria de arte más importante del país, las explicaciones han sido vagas, no han sido oficiales y mucho menos claras. María Paz Gaviria fue nombrada por la Cámara en febrero de este año como directora de la feria. Para nadie es un secreto que es la hija de César Gaviria, uno de los mayores coleccionistas de arte del país y uno de los dueños de la galería Nueveochenta. La razón para que se hubiera sacado del programa tanto a la galería como al artista, representado por aquélla pero también por otras galerías españolas, es que hay un supuesto conflicto de intereses. La pregunta que surge es: ¿por qué hasta ahora hay un conflicto de intereses si siempre se supo que la galería Nueveochenta es de César Gaviria?

    Cabe aclarar que María Paz Gaviria, como directora de ArtBo, no tiene ninguna injerencia en la decisión de cuáles galerías quedan incluidas en la feria. Hay un comité organizador que debe seguir unas pautas y realizar un estudio serio para decidir si las propuestas de las galerías que presentan sus solicitudes son aceptadas o no.

    Por otra parte, el medio del arte celebró la decisión de nombrar a Gaviria como directora porque es una persona que se ha movido en este mundo desde pequeña. Como lo afirma María Eugenia Niño, de la galería Sextante y miembro del comité de selección de ArtBo, “el nombramiento de María Paz fue muy acertado porque tiene todo la formación y el conocimiento”. Marta Matiz, de la galería Casas Riegner, recuerda: “En todas las ferias internacionales a las que íbamos, María Paz estaba presente”. Entonces, su nombramiento fue acogido con beneplácito por todos, porque al final saben que una persona con su preparación actuará en pro del arte, de la feria y del país.

    El Espectador intentó contactar a Consuelo Caldas, directora de la Cámara de Comercio, para que aclarara la decisión que está en boca de todo el medio artístico y de la opinión pública, pero su respuesta fue que no se pronunciará antes de la próxima semana. Sin embargo, la señora Caldas habló ayer con la W y, a pesar de que no hubo mucha claridad en las razones para tomar decisiones de última hora, admitió que lamenta lo que está pasando, pero que debe acogerse a unas reglas de la Cámara de Comercio y a un código de ética vigente que considera incompatible que la galería del padre de la directora esté presente en la feria. Por otra parte, en una carta fechada el 24 de septiembre y dirigida a Consuelo Caldas, María Paz Gaviria expresa su inconformidad y aclara que durante el proceso previo a su escogencia para el cargo manifestó su inquietud, tanto a la galería Nueveochenta como a la Cámara de Comercio, para saber si había algún tipo de incompatibilidad. “Después de un largo proceso, que duró varios meses, y en conocimiento de la relación con mi padre como copropietario de dicha galería, ustedes llegaron a la conclusión de la inexistencia de causales de inhabilidades o conflictos de intereses que impidieran mi vinculación; lo que también fue consignado en el concepto que le envié, el cual fue revisado por la Oficina Jurídica de la Presidencia de la República, antes de ser entregado a la Cámara de Comercio, con anterioridad a mi posesión”, advierte la directora en la carta.

    Según Carlos Hurtado, director de Nueveochenta, este “ha sido un problema de una ambigüedad enorme, porque no han emitido ninguna comunicación. Ellos han venido tomando acciones de facto y mandando razones. Todo lo han manejado a partir de presiones, rumores y no hay ningún concepto claro”. Por otra parte, retirar a un artista que participa en uno de los capítulos de Artbo llamado Proyectos Individuales (fuera del circuito comercial), que aloja las propuestas de destacados artistas contemporáneos bajo la curaduría de María Inés Rodríguez, es una arbitrariedad. Juan Fernando Herrán mandó un derecho de petición para que tal decisión sea reevaluada, ya que invirtió tiempo y dinero en un proyecto para el que fue escogido independientemente de quien lo representara. Por estas razones, la galería Nueveochenta envió una carta a Consuelo Caldas en la que declara que prefiere retirarse de Artbo. “Queremos manifestarle la decisión de retirar nuestra participación en la Feria, de la que hemos hecho parte, de manera ininterrumpida desde nuestra creación; pues no permitiremos que se ponga en duda el trabajo de la directora. No queremos que nuestra participación incomode a la Cámara de Comercio de Bogotá, ni a nadie, y lamentamos que las preocupaciones de su despacho no hayan sido manifestadas anteriormente”, dice el texto.

    De acuerdo con la galerista María Eugenia Niño, Consuelo Caldas debería poder defender ante la Cámara el nombramiento de Gaviria sin que hubiera un conflicto de intereses donde nadie más que la Cámara lo ve. “El arte no es sólo un mercado, es cultura, es historia. Esto no es un tema político y no es el momento para tomar una decisión así”.

    La feria no se construye en un día y esas presuntas inhabilidades han debido surgir desde que Nueveochenta presentó su solicitud y desde que María Paz Gaviria fue nombrada como directora. Para Hurtado, una decisión de este calibre sólo logra hacerle daño al medio del arte y al país. Por este motivo, artistas, coleccionistas y galeristas se han movilizado con cartas firmadas expresando su indignación.
    Ojalá que la próxima semana se aclaren las cosas y se pueda llegar a un acuerdo donde nadie salga en desventaja.

    Liliana Lopez

  5. El Tiempo 2012/09/29 at 8:49 am

    Debate por veto de la Feria a la Galería Nueveochenta, de la que es codueño expresidente Gaviria.

    Desde la semana pasada se suscitó una discusión que permaneció hasta este viernes al interior de la Cámara de Comercio de Bogotá, referente a si existía un posible conflicto de intereses entre el ejercicio y las funciones de María Paz Gaviria como directora de la Feria Internacional de Arte de Bogotá —artBO— y la Galería Nueveochenta, que ha participado en varias ediciones de este evento y de la que es copropietario su padre, el expresidente César Gaviria.

    El motivo aparente es que el Código de Ética de la Cámara, entidad organizadora y ejecutora de la feria, contempla que no debe existir ningún vínculo entre la directora y las galerías incluidas en artBO. Sin embargo, María Paz Gaviria no tuvo ninguna injerencia en la decisión de las galerías que hacen parte de la Feria, pues para ello, existe un comité de selección integrado por galeristas nacionales e internacionales*. Ellos evaluaron la aplicación de Nueveochenta para participar en la feria, tal como lo hacen todas las galerías que aspiran a vincularse, y fueron aceptados.

    Sin embargo, la Cámara de Comercio, sin hacerle oficialmente ningún anuncio a Carlos Hurtado, director de Nueveochenta, retiró la semana pasada de la página web de la Feria el nombre de esta galería, a lo que se sumó que se excluyó el proyecto artístico de Juan Fernando Herrán de los Project Rooms, un espacio que artBO dedica a la presentación de proyectos individuales que exploran un mismo tema.

    Este año, dichos proyectos fueron seleccionados por la renombrada curadora María Inés Rodríguez, quien le encargó a Herrán una pieza relacionada con temas de la ciudad. Él lleva trabajando e invirtiendo dinero y tiempo en la pieza Posición horizontal, una escultura nueva que cuenta con un tamaño de 1,10 por 4 y por 2,60 metros, y que, al parecer, no podría verse en la feria pues Herrán es representado en Colombia por la galería Nueveochenta.

    El hecho de que Herrán estuviera presente en artBO tenía una gran significación, puesto que es uno de los artistas más destacados del país, no en vano fue uno de los dos únicos, junto a Nicolás París, que representó a Colombia el año pasado en la Bienal de Venecia.

    Ante ello, Hurtado envió el lunes a Consuelo Caldas, Presidenta de la Cámara de Comercio, una carta en la que le informaba que Nueveochenta no participaría en la feria.

    “Todo esto es una arbitrariedad dolorosa e incomprensible. Además, es una bofetada a los artistas, pero aclaro que la decisión de retirarnos no debe verse como un gesto de complacencia. Lo hicimos porque no queremos generar más ruido sobre un tema que va en detrimento de la Feria”, le dijo este viernes Hurtado a este diario, después de que explotó una polémica porque Herrán presentó un derecho de petición el miércoles pasado a la Cámara de Comercio, solicitando que se le informaran las razones por las que se había tomado la determinación de excluir su nombre. 

    A lo que se sumó el conocimiento que tuvieron varios medios de comunicación de una carta que galeristas, curadores, artistas, críticos y coleccionistas le hicieron llegar a Caldas para que se revisara la decisión de la no participación de Nueveochenta y de Herrán en la feria.

    “Le generaron una cantidad de presión a María Paz en la Cámara de Comercio, Le dijeron que si no nos sacaba de la feria, la iban a poner en un tribunal de ética. A lo que ella les respondió que no nos podía sacar porque no nos escogió. Pero ella se ha mantenido ahí porque considera que tiene unas responsabilidades para las que fue contratada”, comentó Hurtado.

    Caldas, quien se pronunció este viernes en la W radio, insistió en que su decisión se amparaba en los códigos de ética de la Cámara de Comercio y no mencionó ninguna posibilidad de revisar o reversar la medida.

    Sin embargo, hacia las primeras horas de la tarde, la página oficial de artBO confirmó que “Juan Fernando Herrán, artista de Project Rooms estará en la Feria, representado por una galería española”. 

    Aunque a él ninguna persona de esa entidad le informó que así sería, sino que se enteró al revisar ese sitio. Horas antes, le había dicho a este diario que todo lo que estaba sucediendo “respondía a una falta de profesionalismo en el manejo de la feria” y añadió que María Inés Rodríguez, la curadora de la parte de artBO en la que se verá su proyecto, haría todo lo posible para que Posición horizontal no se quedara por fuera y la alternativa era que no fuera Nueveochenta la que lo representara allí, sino alguna de las galerías españolas, que también participan y lo representan: Espaivisor y Magda Bellotti.

    Posteriormente, la Cámara emitió un comunicado en el que informaba que “previo a su vinculación como Directora de artBO, la alta dirección de la CCB manifestó a María Paz Gaviria el conflicto de interés presentado con la participación de la Galería Nueveochenta a la feria, al ser su padre el dueño de la misma”. Sin embargo, lo que no queda claro todavía es por qué se aceptó la vinculación de Nueveochenta, que lo hace desde el 2007, si ya estaba planteado el supuesto conflicto de intereses y por qué faltando solo unas semanas para su apertura se retira su participación.

    Precisamente, María Eugenia Niño, miembro del comité de selección de galerías aseguró que no puede entender nada de lo sucedido y que no ve dónde se encuentra ese supuesto conflicto, pues a todos los han tratado por igual, sin beneficios desiguales. “Yo siento que es un poco absurdo y que Consuelo Caldas debería defender el nombramiento tan acertado de María Paz y de las galerías participantes, y en diálogo con abogados ver cuál es la solución que convenga a todos, porque el comité de selección es totalmente independiente de la dirección”.

    *El comité de selección de las galerías participantes en artBO está integrado por María Eugenia Niño, de la Galería Sextante, y por Catalina Casas, de la Galería Casas Riegner, quienes son las representantes por Colombia. Ellas están acompañadas por Eduardo Brandao, de Brasil; Elba Benítez, de España, e Inés Sicardi, de Estados Unidos.

  6. antonio josé díez 2012/09/29 at 9:31 pm

    Sin exponer de manera clara en qué consiste el conflicto de intereses, no es posible dejar de suponer que tan solo se pueda tratar de un asunto de poderes  y nada que tenga que ver con la obra del artista. Además, ¿será que al artista pasar de una a otra galería así no más -forzado por la situación-, le puede resultar conforme a su criterio para estar con la que lo llevó?

  7. Semana 2012/09/29 at 10:23 pm

    ArtBo: la feria sin fiesta

    Poco antes del inicio de ArtBo, la feria de arte más grande del país, se desató una amarga polémica por la decisión de la Cámara de Comercio de Bogotá de acusar a María Paz Gaviria, la directora de la feria, de un supuesto conflicto de intereses.

    Los rumores empezaron unas semanas atrás, pero el jueves estalló la noticia que sacudió al mundo del arte. Consuelo Caldas, presidente ejecutiva de la Cámara de Comercio de Bogotá, decidió retirar de ArtBo -la feria de arte más importante de la ciudad desde hace ocho años, organizada por la entidad que preside- a la galería bogotana Nueveochenta. La razón fue un supuesto conflicto de intereses entre la recién nombrada directora de la feria, María Paz Gaviria, y la galería, que es en parte propiedad de su padre, el expresidente César Gaviria.

    La decisión de marginar a Nueveochenta -y a todos los artistas que hacen parte de ella-generó asombro por varias razones. La primera es que es una de las galerías más reconocidas del país y que, desde 2005, ha estado muy ligada a ArtBo: de hecho Nueveochenta organizaba la fiesta de apertura y servía de contacto con coleccionistas, artistas y otras galerías internacionales. Por otro lado, el supuesto conflicto de intereses es difícil de entender: María Paz Gaviria no está relacionada laboralmente con la galería y entre sus funciones tampoco estaba la de escoger qué galerías participan en ArtBo. Esa era la responsabilidad de un comité en el que ella no interviene, integrado por Catalina Casas, Elba Benítez, María Eugenia Niño, Inés Sicardi y Eduardo Brandao. De hecho, en un concepto emitido por el abogado Carlos Humberto Isaza el 6 de febrero, se demostró que no existe inhabilidad legal alguna.

    Su única cercanía es la relación familiar con el expresidente. Pero es difícil de creer que cuando fue nombrada, a principios de este año, en la Cámara de Comercio de Bogotá desconocieran que es hija del expresidente, quien no solo es socio de la galería sino también uno de los coleccionistas de arte más importantes de Colombia y Latinoamérica. Caldas dijo en declaraciones a La W que ella había advertido a María Paz Gaviria sobre el posible conflicto de intereses antes de su contratación. SEMANA intentó contactar a las directivas de la Cámara de Comercio de Bogotá para una explicación oficial, pero no hubo respuesta.

    Nadie entiende nada

    El nombramiento de Gaviria hace unos meses fue muy bien recibido en el mundo del arte. Después del retiro a finales de 2011 de Andrea Walker -quien dirigió la feria con buenos resultados y la posicionó como una de las mejores de la región-, la llegada de la hija del expresidente tenía la intención de darle prestigio internacional a la feria. Al fin y al cabo Gaviria tiene una excelente preparación académica y ha estado relacionada con el mundo del arte desde muy joven.

    ArtBo, a pesar de ser joven, se ha convertido en una de las ferias más importantes de la región. La muestra, que se llevará a cabo del 19 al 22 de este mes en Corferias, reúne a 12 galerías nacionales y 44 internacionales, y presentará nueve proyectos individuales de artistas que trabajaron específicamente para la ocasión. Durante esos días vienen a Bogotá algunas de las figuras más prestigiosas del mundo de arte y varios coleccionistas. Además, como sucede con otras grandes ferias de arte en el mundo, ArtBo permitió que nacieran otras, como Odeón, Sincronía y la desaparecida La Otra (ver recuadro). “El mercado colombiano atraviesa por un muy buen momento. El coleccionismo ha aumentado considerablemente y se ha profesionalizado”, le dijo a SEMANA desde Nueva York Ana Sokoloff, una de las colombianas que mejor se mueve en el mundo del arte.

    Por eso el debut de Gaviria era tan esperado. Sin embargo, las cosas empezaron a fallar pronto. Si bien ella llegó a ser la directora de la feria, nunca hubo un nombramiento oficial. Tampoco le permitieron manejar los recursos económicos ni hablar con algunos medios, entre ellos SEMANA. Sus funciones y cargo nunca quedaron claros. La situación era, por decir lo menos, incómoda.

    Pero lo ocurrido la semana pasada llegó a otro nivel. Sin una comunicación oficial, la directora de la CCB y su junta directiva decidieron expulsar a Nueveochenta. “Traté de comunicarme varias veces para que me explicaran la situación, pero nadie me devolvió la llamada”, le dijo a SEMANA el expresidente César Gaviria. Así mismo se muestra sorprendido el director de la galería, Carlos Hurtado: “Como sabíamos que la cercanía con María Paz podría ser molesta, este año decidimos tomar una distancia prudente en algunos temas. Pero cuando recibimos la noticia de que la galería ya no participaría en la feria, a través de rumores, mandamos una carta para pedir explicaciones y nadie nos ha respondido”.

    María Paz Gaviria no ha hablado. En una carta que le envió el 24 de septiembre a Consuelo Caldas manifiesta su sorpresa: “Después de un largo proceso que duró varios meses, y en conocimiento de la relación de mi padre como copropietario de dicha galería —tal como consta en el cruce de comunicaciones en las que aparece claramente que conocía las circunstancias que pudieran revelar una eventual limitación—, ustedes llegaron a la conclusión de la inexistencia de causales de inhabilidades o conflictos de intereses que impidieran mi vinculación (…) El hecho de que nunca me hubieran delegado funciones legales en relación con las decisiones de la feria, hacía difícil determinar en cuál momento se pudiera haber generado una ocasional anomalía en el cumplimiento de mis funciones”.

    Otra de las situaciones sorprendentes es que se canceló la presentación de Juan Fernando Herrán, un reconocido artista colombiano representado por Nueveochenta, quien era uno de los nueve invitados a quienes les habían comisionado exhibir una pieza durante la feria. Herrán tampoco fue notificado oficialmente, pero su nombre desapareció de la página web de ArtBo. El artista le manifestó a SEMANA su sorpresa porque meses atrás fue invitado a la feria por los organizadores y suspendió otros proyectos en los que estaba trabajando. Herrán, que además es artista de otras galerías internacionales, no entiende cómo la junta de la CCB descubrió su supuesta inhabilidad, amparados en un código de ética del cual nunca le hablaron, a menos de un mes de la inauguración.

    Muchas personas relacionadas con el mundo del arte, que prefirieron no dar su nombre, le manifestaron a SEMANA su sorpresa. No entienden por qué un artista es afectado por una decisión contra una galería. Nadie entiende la arrogancia de la directora y de la junta de la CCB ni el maltrato al cual han sometido a María Paz Gaviria —a quien ellos mismos buscaron— y creen que la principal afectada de todo el escándalo es ArtBo. El jueves en la mañana circuló una carta firmada por los coleccionistas Alejandro Castaño y Carlos Ferreira en la que le piden a Consuelo Caldas reconsiderar su decisión: “No pretendemos formar una polémica ni generar controversia alrededor de la feria de arte de la ciudad, pero no consideramos que pueda existir un conflicto de intereses por ser hija de un miembro de la galería en mención, más aún cuando ella no es siquiera socia o accionista de la galería. Es de nuestro conocimiento que la galería no está recibiendo ningún tratamiento especial o diferente al resto de galerías nacionales e internacionales que participarán en el evento”.

    Al cierre de esta edición se sentía una ambiente de desconcierto. Los rumores iban y venían y la CCB no publicó un comunicado oficial. Lo único claro es que, sin ninguna razón evidente, pocos días antes de la feria se enrareció el futuro prometedor de ArtBo.

    Las otras muestras

    Como ocurre durante los grandes eventos de arte en el resto del mundo, simultáneamente a ArtBo se llevarán a cabo otras dos ferias: Odeón y Sincronía. La primera, que nació con pie derecho el año pasado, ha generado mucha expectativa. Estará abierta entre el 19 y el 23 de octubre y participarán 17 galerías de España, Argentina y Colombia. Tatiana Rais, una de sus organizadoras, dice que Odeón es una feria especial, no solo por el espacio donde se lleva a cabo —el antiguo teatro TPB—, sino por la propuesta de los artistas emergentes que participan.

    Entre el 17 y el 21 del mes, debutará Sincronía en la galería Lalocalidad de Usaquén. La idea de esta feria, según su directora Lina Jaramillo, es establecer un vínculo íntimo entre los artistas y los compradores de arte. Los artistas aceptados por convocatoria —que no tienen galería— venderán su obra sin intermediarios. Esta modalidad según el crítico Eduardo Serrano, uno de los asesores de Sincronía, permite que los coleccionistas conozcan de primera mano cómo fueron concebidas las piezas que compran.

  8. Marta García-Höhn 2012/09/30 at 6:49 am

    Si los personajes no fueran,  Maria Paz Gaviria y Juan Fernando Herrán, hubiera trascendido la historia a esta desmesurada atención  por los medios de comunicación?

    • antonio josé díez 2012/09/30 at 6:56 pm

      Al respecto también me causa enorme curiosidad de saber cuáles son los otros 9 artistas perjudicados con el retiro de Nueveochenta de la feria; pareciera que son un relleno.

      Por respeto, deberían nombrarlos a tod@s; mas ni tan siquiera el director de la galería lo hace… ¿A ellos también los volvieron a aceptar representados por las otras galerías auxiliantes..?

      Da la impresión de ser un asunto de beneficiarse del escándalo desde todos los flancos posibles.

      No me parece que Juan Fernando Herrán carezca de méritos como artista, para que sea tenido en cuenta nada más que a partir del escándalo por quienes seguramente nada o muy poco de su trabajo conocen; quienes hemos visto sus obras [las cruces de ramas, la bola de huesos, las estructuras de concreto, etc.], es decepcionante que pase a segundo término la obra para darle relevancia a lo extra-artístico.

      La movida escandalizante se ha tomado ya de pleno a la escena del arte  local.

      Qué bueno sería que nos dijeran de manera sincera mucho de lo que pasa, pues se evidencian demasiados cabos sueltos.

  9. Marianne Ponsford 2012/09/30 at 4:28 pm

    Lo fácil que hubiera sido

    La razón es simple: en 1923, el mismo año de su creación, el Banco asumió el cuidado de valiosas piezas precolombinas, así como de libros y documentos que formaban parte del patrimonio nacional. Para poder preservarlos como es debido, creó dos instituciones, el Museo del Oro y la Biblioteca Luis Ángel Arango. Y desde entonces, toda la actividad cultural del Banco ha sido coordinada por una subgerencia cultural, a cuya cabeza han estado los nombres más competentes de la gestión cultural en el país. Por supuesto, ha sido afortunado que tanto Urrutia como Uribe tengan una profunda sensibilidad por las humanidades, pero digamos que no es estrictamente necesario: basta con que hubieran nombrado en el cargo a gente competente, cosa que sí hicieron. Basta con que no hubieran politizado el cargo, cosa que no hicieron. Basta con que le hubieran dado respaldo y recursos, cosa sobre la que se volcaron. Y por eso el Banco es lo que es en la historia cultural del país.

    Qué fácil le hubiera quedado a Consuelo Caldas, actual presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Bogotá, hacer lo mismo con su propio evento cultural, ArtBo.

    Comenzó bien: nombró a comienzos de año en el cargo de dirección de la feria a María Paz Gaviria. A la hija del expresidente Gaviria los artistas la respetan, tiene todos los contactos que hay que tener, tiene una visión cosmopolita y unas excelentes credenciales académicas para el cargo. Su nombramiento generó un entusiasta consenso en la escena de las artes de la capital.

    Pero desde su llegada, todo fue confusión. No se le permitió dar entrevistas, no se le permitió manejar recursos, no se le permitió hacer fundraising. Es decir, no se le permitió hacer su trabajo. Un sabotaje constante y callado, sin explicaciones, que ha culminado esta semana con el delirante retiro de la galería de su padre de la feria y la absurda “expulsión” de uno de sus artistas, Juan Fernando Herrán, del proyecto curatorial de María Inés Rodríguez para la feria, por supuesto conflicto de intereses. ¿A estas alturas?

    Para el evento de inauguración del nuevo centro de convenciones de Bogotá, Consuelo Caldas ha expresado su deseo de que venga la Orquesta Filarmónica de Berlín. Cualquiera que sepa algo, alguito, sólo un poquitico sobre el mundo de la música clásica, sabría que su pretensión no sólo es un exabrupto bastante cursi, sino también ofensiva para con la escena musical de la ciudad, de cuya Cámara de Comercio es presidenta.

    Hay que entregar la gestión cultural a gente competente. Y respaldarla. Para una feria tan importante como ArtBo, en su octavo año, tocaba dejar de lado las vanidades. Y al final, si bien los gerentes del Banco nunca lo han hecho, Consuelo Caldas podría haber cosechado todos los elogios del caso por lo que no hizo pero sí dejó hacer. Qué fácil hubiera sido.

  10. CM& 2012/10/01 at 11:27 pm

    Se arregló el enredo de la feria de arte conocida como artBO, que se inaugura este mes. María Paz Gaviria, confirmada como directora en propiedad.

    # 1 Durante el fin de semana, la mayoría de los medios del país y varios de sus más notables columnistas estremecieron al país del arte con la divulgación de la crisis que estalló en la Cámara de Comercio por la oposición de su directora, Consuelo Caldas, a la designación de María Paz Gaviria como directora de la feria de arte.

    La manera como la señora Caldas maltrató a María Paz condujo a su padre, el expresidente César Gaviria, a retirar su galería, Nueveochenta, una de las dos más famosas del América Latina, de la feria de arte. Una de las cosas absurdas que la doctora Caldas dijo y que precipitaron la decisión del exmandatario es que existía una inhabilidad entre el cargo de María Paz como directora de artBO y la participación de la galería.

    Absurda, por cuanto María Paz no escoge a los participantes o expositores: los elige un comité. Hoy, una delegación de la Cámara de Comercio, encabezada por Enrique Vargas Lleras y el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, visitaron al expresidente y le pidieron reconsiderar su decisión. Gaviria mantuvo su determinación y su galería no va a la feria. Buena parte de los expositores dijeron hoy que asistían, pero porque María Paz estaba al frente.

    El apoyo general a María Paz condujo hoy a la junta de la cámara a ratificar su nombramiento en propiedad como directora de la feria.

    María Paz estudió historia del arte en la Universidad de Columbia, en Nueva York, y ha estado vinculada al sector desde hace muchos años, por lo que tiene las mejores relaciones con artistas y galeristas del mundo entero.

    Bienvenida, María Paz, con plena autonomía, a la dirección de artBO. Queda la feria en buenas manos.

    fuente > http://cmi.com.co/?n=90059

  11. Muriel Angulo 2012/10/02 at 3:39 am

    Después de leer los comentarios de parte y parte, algo que queda muy claro: Maria Paz Gaviria ha debido declararse impedida desde un principio, porque, aunque no apareciera como miembro activo de la galeria, su padre, un avezado politico, si lo era; de esta forma, la falta de ética queda clarísima. Pero ahora nadie sabe nada, porque lo que en realidad les conviene son las relaciones de los Gaviria con el mercado del arte. Lo mas grave de todo es la utilización que se ha hecho del artista y de su obra. Y que nos quede claro: feria es feria y negocios son negocios. Un réquiem para el Arte y un desagravio para Juan Fernando Herran.

    • Gustavo Rico Navarro 2012/10/04 at 8:40 am

      Deberíamos preguntarnos, si la feria es un espacio de negocios financiado en buena parte por los impuestos de todos, porqué sólo algunos tienen la posibilidad de comerciar allí sus obras.  ¿qué hay de la libertad de comercio? ¿cuáles son los criterios democráticos y razonablemente sustentados de selección de galerías? ¿estamos subsidiando la participación de unos pocos en detrimento de un grupo mayor?
      Sé bien que existe un aporte económico por parte de los visitantes y por parte de los expositores. Pero hay un desequilibrio en el hecho de que una entidad pública no tenga criterios públicos para la selección de los participantes. ¿cuánto de esto subsidiamos? ¿dónde están los criterios?

  12. Natalia Arevalo 2012/10/02 at 12:56 pm

    Creo que hay que poner las cosas en contexto. La galería Nueve Ochenta, a pesar de ser reconocida a nivel nacional, no es la más importante de Colombia ni la más relevante a nivel latinoaméricano. Si nos guiamos por los estándares internacionales, este título se lo llevaría la galería Casas Riegner, que ha sido aceptada en ART Basel o Frieze, al igual que La Central, que esta participando en la edición de Frieze London. Sin dejar de reconocer el trabajo de nuestras galerías colombianas, estamos lejos de ser tan reconocidos como anuncian los medios. Quizás galerías como Kurimanzutto, Luisa Strina, suenan más en el contexto internacional que Nueve Ochenta. Que esta en buen camino. 

    Por otro lado, desconozco las capacidades de Maria PAz Gaviria, aparte de haber estudiado en Columbia, lo cuál otras personas también tienen acceso y de ser hija de Gaviria que es un coleccionista reconocido, por lo que suponemos esta conectada con las galerías e instituciones a las cuales como familia apoyan y a las cuales les compran. SEría interesante saber en qué otras organizaciones ella se ha desempeñado, más allá de sus relaciones.

    Tal vez la cámara tomó como criterio para su elección sus conexiones y no se dieron cuenta que quizás podría tener conflicto de interesés para lo cual deberían ni siquiera haberla postulado. El manejo de la Cámara a esta feria ha sido verdaderamente el de personas que no saben cómo son las ferias de arte. No me imagino a Art Basel retirando una galería 1 mes antes. 

    Con esto quiero invitar a los lectores a ver con ojos un poco más externos nuestra situación local, que precisamente sigue siendo muy local, y a reflexionar sobre nuestra posición en el mercado de arte internacional. Todavía nos queda un camino largo por recorrer.  

    • Nicolás Sáenz Gómez 2012/10/03 at 5:38 pm

      Como bien lo dice Natalia al comienzo de su escrito, si vamos a poner las cosas en contexto, habría que ser justos, pues como asiduo seguidor de estos fenómenos del arte, la persona en mención ha dejado por fuera a la galería Valenzuela Klenner, sería bueno que revisara el historial de este importante espacio, antes de dejarse llevar por la inmediatez del momento, y caer en lo mismo que el noticiero. Esta galería fue la que abrió el camino del arte contemporáneo en Colombia, y una de las primeras en Latinoamérica, pues habría que recordar que en el año de 1993, propició el primer intercambio entre las dos galerías más osadas y novedosas en ese momento: Camargo Vilaca de sao Paulo y Valenzuela Klenner de Bogotá. Recuerdo que esta galería (VK) exhibió en la galería brasilera el grupo de artistas a que en ese entonces empezaban a romper con el acartonamiento del arte local: incluyendo a Doris Salcedo, José Alejandro Restrepo, Maria Fernanda Cardozo, Juan Fernando Ferrán, Rodrigo Facundo, entre otros. De igual forma, presentó en su espacio a artistas brasileros de la talla de Jac Leirner, Ernesto Neto, Valeska Soares, Luis Zerbini, Angelo Venosa, y 4 o 5 más de igual nivel. Para la época, fue uno de los eventos que marcó un hito en el arte contemporáneo del continente a nivel de nuevas galerías con visión para difundir y promocionar a los nuevos artistas de cada galería. Esto en unión con ese gran galerista Marco Antonio Vilaca, hoy desafortunadamente, fallecido.
       
      Luego, al año siguiente (1994?), fue una de las dos primeras galerías, creo en unión con Luisa Strina de Sao Paulo, en ser aceptada a la feria de Art Basel en Suiza, nuevamente llevando un gran grupo de artistas: Miguel Ángel Rojas, Restrepo, Cardozo, Víctor Robledo, Van Wong, Elias Heim, entre otros, y me acuerdo que con cierto orgullo de colombiano, pues recorte los comunicados de prensa de la época, que aún conservo. Luego, esta galería fue aceptada en unión de Camargo Vilaca y OMR de México, en el comité de selección de la feria ARCO de Madrid, “honor” que se le daba por primera vez a unas galerías de Latinoamérica – recordemos que para esa época, finales del los 90´s, ARCO era una de la tres ferias más importantes que había, indudablemente, la más importante para galerías de estas lejanas tierras. Hecho que por lo demás, fue registrado escasamente por los medios de comunicación de ese entonces.
       
      Y ya acercándonos a estos tiempos, la galería volvió a participar en Art Basel, pero esta vez en Miami, y según lo pude constatar personalmente, pues he visitado esta feria desde el 2002, y según lo conversamos con un importante coleccionista, fue la única galería que en sus dos primeras presentaciones y en un stand modesto de tamaño comparado con el área asignada a las galerías más poderosas, nominada por el portal ArtInfo – quizá, el más importante, serio y consultado, por coleccionistas y curadores internacionales – en las top10 de su listado de lo mejor de Art Basel, esto, entre las 280 y tantas galerías que participan cada año – logro indudablemente sin precedentes en Latinoamérica, sobra decir, en Colombia.
      Algo admirable, dadas las dificultades económicas de este espacio, a diferencia de las arriba mencionadas. Dificultades que en el medio siempre se ha sabido, obviamente, por los mismos riesgos que toma. Competir con las uñas al nivel de Art Basel con las mega galerías, y con los costos que implica participar y montar un Booth no es nada fácil, y para los que visitamos su espacio los dos años (2010 – 2011), fue muy emocionante ver la calidad, riesgo y nivel de las obras escogidas. No fue gratuita su nominación como uno de los 10 mejores stands de Art Basel.
       
      http://www.artinfo.com/news/story/36507/the-ten-best-booths-of-art-basel-miami-beach


      http://www.artinfo.com/photo-galleries/slideshow-the-best-and-worst-of-art-basel-miami-beach-2011
       
      Y valga la oportunidad para comentar que hace poco me enteré de su exclusión a esta feria, y para mi y varios amigos coleccionistas y artistas, ha sido una sorpresa que no entendemos después de ver lo que vimos los dos años anteriores, por lo que me puse a sondear y a preguntar aquí y allá que pudo haber sucedido, pues es tan sorpresivo, como la inclusión de la galería La Central, una galería demasiado joven y todavía en proceso de consolidación para una feria como Art Basel o Frieze.
       
      En cuanto al programa expositivo de esta galería, a decir de muchos, sigue siendo el más arriesgado del medio galerístico local, algo de destacar después de más de 20 años de labores, pues generalmente las galerías pasados unos años de riesgo, empiezan a buscar “consolidarse” como espacio con un grupo de artistas, y tratan de minimizar al máximo ese riesgo inicial, tornándose un poco aburrido asistir a sus muestras por lo predecibles que resultan.
       
      Hago esta defensa de la Valenzuela, pues la he seguido desde sus inicios en el año 89, y siempre he respetado su criterio, compromiso y aporte al medio artístico en unión con los artistas que representa o representó; pues si hacemos un “barrido artístico”, creo que la mayoría de artistas contemporáneos hoy consolidados, en el buen sentido del término, han pasado por este espacio; por lo que es poco serio de parte de Natalia, imagino muy cercana a las galerías que exalta por encima de la VK, pues fue la que les abrió el camino, incluida Nueveochenta que aunque hace una labor aceptable, está muy lejos de los calificativos del noticiero! El trabajo de un espacio de arte, llamese museo, galería, espacio independiente…, etc, es largo y hay que demostrar con hechos reales y éticos para merecer un verdadero reconocimiento.
       
      Con beneplácito escuché que la VK, va a volver a la feria de Artbo, lo cual es, a pesar de los escándalos que han rodeado a este evento desde sus comienzos, algo positivo y de esperar con gran expectativa. Valdría la pena destacar , también, la valentía de esta galería por la iniciativa de crear La Otra, un evento que favoreció al medio artístico no convencional, y hasta ayudó a mejorar la calidad de Artbo, propiciando que otras iniciativas como Odeón existan desde el año pasado. Y oímos con gran gusto que La Otra seguirá, pero ya no como feria, lo cual vislumbramos en sus dos últimas ediciones. En hora buena!

  13. CM& 2012/10/02 at 10:44 pm

    Revolcón en la Cámara de Comercio

    La junta directiva de la cámara se reunió este miércoles 2 de octubre y acordó:

    1. Confirmar que María Paz Gaviria tiene, como directora de artBO, respaldo y apoyo total de la junta directiva de la cámara.

    2. Reclamar a la administración de la cámara, encarnada en su presidenta, doña Consuelo Caldas, y recriminarle por haber actuado no solo equivocadamente, sino sin autorización de la junta y, lo que es peor, sin ningún tipo de consulta a la misma junta. «Nos enteramos de los errores de la presidencia por las denuncias de los medios de comunicación», dijeron miembros de la junta.

    Tirón de orejas a doña Consuelo, en la junta. Y advertencia perentoria: «Esto no puede volver a pasar».

    Y para que no vuelva a pasar, se decidió el revolcón. ArtBO será en adelante una filial de la cámara, con junta directiva propia, gerencia propia, dirección propia y presupuesto propio.

    Los errores, al ser enmendados, muchas veces conducen a buenas decisiones.

    fuente > http://cmi.com.co/?n=90151

  14. Manuel Drezner 2012/10/03 at 3:25 pm

    La Corporación de Ferias y Exposiciones de la Cámara de Comercio (creo que así se llama) no es exactamente un mecenas del arte y la cultura. Su oficio, y eso no está mal, es organizar eventos comerciales donde diversas actividades tengan oportunidad de presentar y vender sus productos. Por eso, tras de una exhibición de automóviles o tractores, sigue una feria agropecuaria donde ovejas y vacas dejan sus malolientes recuerdos, y después viene una feria del libro o, como en el caso que se comentará, de galerías de arte, la que llaman con el altisonante nombre de ArtBo.

    Hay que decir que ArtBo no es un salón para buscar artistas nuevos o para mostrar los senderos que toma el arte colombiano. No. Aquí lo que se busca es arrendar espacio para que galerías comerciales exhiban a los artistas que representan, y por esa oportunidad las galerías pagan cánones que nadie podría tildar de ínfimos. Eso quiere decir que artista independiente que no esté representado por una galería o que no sea considerado comercial, por bueno que sea, no será exhibido en esa ArtBo. Todo lo anterior no se dice como crítica ya que es indudable que dar oportunidad a quienes comercian con el arte para que cumplan con su función, que a la larga redundará en beneficio del arte mismo, es laudable. Pero lo que no lo es, es que de pronto surjan unos misteriosos conflictos de interés, absolutamente inexplicables. Se trata de que la directora de ese ArtBo es a su vez socia de una galería, y a última hora la Cámara de Comercio decidió que es incompatible ser socia de galería y tener un stand en ArtBo. Esa postura aparentemente moral y ética sería aceptable si no se tratara de un evento francamente comercial, en donde no hay premios, donde la admisión a la feria la hace un comité de selección y donde la única ventaja que podría dar la directora es un puesto preferencial para la exhibición. Como la Cámara de Comercio dice que todos los puestos son igualmente buenos, esta no es tampoco explicación aceptable. Por todo lo anterior, los círculos a quienes les interesan estas cuestiones del arte están conmocionados por que todo parece indicar que no se trata de una posición ética sino, si acaso, de algo comercial.

    Mal le hace al arte del país que se tomen dicho tipo de actitudes en una feria comercial que inventa incompatibilidades y conflictos de interés, que no se explican, y que desde luego tampoco resuelve el problema a los innumerables artistas que por no ser representados por una galería y sin las posibilidades económicas (porque, como se dijo, participar en la feria no es barato) no tienen esa oportunidad de mostrar su obra.

    http://www.elespectador.com/opinion/columna-378505-conflicto-de-interes-artbo