Quantcast

Poética y Política: Entrevista a Marcelo Expósito

“No deja de sorprenderme que, como me aseguran, este libro se siga leyendo en la actualidad”. Lucy Lippard, prólogo a la edición española (2003) de Seis años: La desmaterialización del objeto artístico de 1966 a 1972 (1973).

Dos preguntas hechas a Marcelo Expósito [1] : ¿Cómo defines tu actuación?; y otra (im)pertinente por su carácter genérico e (in)específico: ¿cuál es tu opinión sobre una posible relación entre poética y política? Sus respuestas, desde su propio contexto y experiencia autobiográfica, detonan una cadena de interrogantes en dos direcciones: la primera, como crítica a la frecuente definición del quehacer artístico como la producción de una única y determinada clase de objetos posibles, que “representan” una intencionalidad; y la segunda, en lo que respecta a la condición política de las producciones artísticas que se definen a sí mismas como tales.

Expósito entra a definir, por un lado, una apertura del concepto de lo político—proveniente del mayo francés de 1968, el cual se hereda en la nueva actividad política— como una actividad que produce “sobre todo” transformaciones radicales en el dominio de la subjetividad y en los procesos de subjetivación colectiva, y que por lo tanto piensa los sistemas de poder no solamente como entes ajenos al sujeto, sino más bien como “dispositivos” que conforman dinámicas de subjetivación, en las que se interviene para generar transformaciones en los niveles micro y macropolítico. Por otro lado, define la obra como un dispositivo que incorpora la interrelación y relación entre distintos procesos de subjetivación, de tal manera que la obra (sea ésta un objeto o no) “constituye un artefacto que piensa ya bajo qué condiciones de posibilidad podría desencadenar efectos”.

Afirma también que la condición política de una producción artística que a él le interesa no consiste exactamente en llenar de “contenido” político aquello que se hace, sino más bien en pensar cómo dicha producción genera condiciones de autonomía, de oposición y de antagonismo. Expone que lo político del arte se suele entender como una condición autorreferencial y limitada a las propias características de artistisidad de la obra, o bien como un juego de sumas: arte + política, o bien como una actividad de “interpretación” de lo político al interior de los sistemas de valoración y validación de la institución artística; y en contraste, postula la necesidad de pensar tales tipos de prácticas en articulación con los movimientos sociales.

Desde la especificidad de nuestro contexto, en lo que se refiere a un tipo de práctica artística  que, en su relación con lo político, lo piensa como un “tema a tratar”, mediante la representación de “la política” en diferentes tipos de obras —en el sentido convencional del término: desde pinturas, grabados, esculturas y dibujos, hasta otras formas híbridas de objetos que redefinen y reinventan las anteriores—, obras pensadas además para circular en contextos artísticos que no son diferentes de aquellos otros relacionados con la explotación del mundo, robusteciéndolos; cabe entonces hacerse la siguiente bpregunta: ¿qué tipo de transformaciones sociales, a nivel micro y macropolítico, espera un artista que sucedan a partir de su “obra” asumidamente política, teniendo en cuenta la especificidad política del lugar donde ésta se inserta, y desde dónde se actúa?

Jimena Andrade

i n t e r f e r e n c i a
http://www.interferencia-co.net/ExpositoEntrevista.html

Ver:

Marcelo Expósito: Entrar y salir de la institución: autovalorización y montaje en el arte contemporáneo | transform.eipcp.net http://marceloexposito.net/

[1] Entrevista realizada en Bogotá, en Octubre de 2008, y publicada en Bogotá en Septiembre de 2009.

#PolíticaEditorial

Desde febrero de 2017 la política editorial de [esferapública] estará enfocada en propiciar la reflexión en torno al archivo de debates y textos a través de proyecto #LeerLaEscena. Por esta razón, en el portal se estarán publicando análisis de debates, entrevistas y lecturas en voz alta con el ánimo de revisar temas sobre los que se debate reiteradamente (crítica al arte político, el estado de la crítica, especulación y mercado, espacios de artistas, museos y espacios de arte en crisis) y, a partir de esta revisión, replantear formas de discusión, políticas editoriales y, si es el caso, una nueva plataforma para [esferapública].
3.228 consultas