Gaula

Tres artistas reunidos pueden hacer muchas cosas. A Danilo Dueñas, Carlos Salas y Jaime Iregui les dio por abrir un espacio nuevo en un barrio que está en plena ebullición en Bogotá: La Macarena. Video, escultura, pintura, performance, fotografía, instalaciones… De todo habrá en esta bodega de 250 metros cuadrados que están adecuando desde hace tres meses. El gusano de galeristas lo están cultivando desde hace unos ocho meses. Ellos hacen parte, en efecto, de esa generación de los 25 a los 35 años que se han interrogado sobre su papel en este momento. Pintar únicamente? Pasar sus cuadros de su taller a una galería y de allí a la pared de un comprador? Ser artistas aquí y ahora, para qué? No hay, sin embargo, en esta experiencia que emprenden hoy una filosofía de tipo vanguardista. O si la hay, estos tres mosqueteros la ocultan bien. A Salas, empapado de teorías filosóficas, no le gusta la palabra. Y los tres le tienen pánico a lo que podría oler, así sea de lejos, a esos manifiestos en los que los europeos basta ver la historia del arte han sido pródigos.
       Ver más