“Van a cerrar la Escuela de Bellas Artes, Incolballet, la Biblioteca Departamental y el Instituto de Ciencias del Valle. El Gobernador no tiene plata. La Ministra, pues… presenta su protesta ante el Gobierno Nacional… Aquí en el fondo hay una pelea política, y en la mitad, la cultura. A la Bienal de Danza le dieron dos mil millones. A Incolballet no le dieron nada”, así inicia la entrevista de la W Radio a la Ministra de Cultura, quien fue duramente cuestionada por Julio Sánchez a raíz  de la crisis de varias instituciones culturales en Cali, entre ellas, la Escuela de Bellas Artes, Incolballet y la Biblioteca Departamental.

La W Radio dedicó un espacio en su emisión del lunes 18 de agosto a este tema (y hará seguimiento a lo largo de la semana), donde en medio de fuertes cuestionamientos, se pueden escuchar las distintas voces de los representantes de las instituciones en crisis y la de la Ministra de Cultura.

A lo anterior se suman las distintas opiniones que se han venido publicando en medios y redes sociales, y que dejan ver la profunda crisis que afrontan estas entidades y señalan al Ministerio de Cultura y a la Gobernación del Valle por tomar medidas dilatorias y favorecimientos personales.

A continuación, una carta que se le hizo llegar al Presidente de la República:

“Señor Presidente, hacemos un respetuoso llamado para que nos atienda e intervenga en la solución a los problemas presupuestales que hoy aquejan al Instituto Colombiano de Ballet Clásico – Incolballet. No se puede permitir que una institución con 35 años de brillante trayectoria tanto en el campo artístico como social, con reconocimiento nacional e internacional, que ha hecho del arte de la danza pilar fundamental para la construcción de una sociedad más justa, se termine”.

Esa es la carta desesperada que firmaron 6 mil personas y que le enviaron en mayo pasado al presidente Juan Manuel Santos sobre la situación que volvió a salir a flote esta semana cuando el bailarín colombiano, Fernando Montaño, quien se formó en este instituto y hoy está en el Royal Ballet, de Londres, se lamentó por el inminente cierre del instituto especializado en danza.

“Me acaban de dar una noticia de que tal vez hoy es el último día de Incoballet y yo le había traído a esta institución una donación de zapatillas de ballet desde el Royal Ballet”, dijo Montaño durante el evento en el que fue condecorado en Cali junto al bailarín Sebastián Zamora, del English National Ballet.

La razón es la crisis presupuestal que afecta a la Gobernación del Valle y que tiene en vilo, no sólo a Incolballet, sino a otras entidades culturales de este departamento como Inciva, Bellas Artes y la Biblioteca Departamental del Valle.

La directora de Incolballet, Gloria Castro, le dijo a EL TIEMPO que “la situación es muy crítica. Vamos hasta que aguante el estómago de la gente que trabaja con nosotros”.

Polémica y denuncias en el 2013

El año pasado se había dado un enfrentamiento entre la Ministra, el poeta Harold Alvarado y el cineasta Carlos Palau, quienes habían denunciado el favorecimiento a la Bienal de Danza (de Amaparo Sinesterra) lo cual dejaba sin recursos el Festival que hace Incolballet, a cargo de Gloria Castro:

“El escándalo se suscita a raíz del apoyo financiero que el Ministerio concedió a Proartes, que preside Amparo Sinisterra, para la realización de la I Bienal internacional de Danza de Cali por supuestas incompatibilidades generadas en el hecho, conocido ampliamente por todo el mundo, de que en el pasado trabajó para Proartes. Sobre su actuación se tiende un manto de duda, como si de un contrato de obras públicas se tratara. Sin embargo, ¿puede el ministerio desconocer, por supuestas inhabilidades, lo que es una verdad de a puño: que Proartes es una entidad respetable?” Leer más

Palau y Alvarado fueron denunciados por la Ministra en ese momento. Aquí un resumen de Gustavo Alvarez Gardeazabal:

“Es inaudito lo que está sucediendo a dos artistas colombianos, beligerantes y con merecido y amplio reconocimiento nacional e internacional. Por atreverse a denunciar evidentes parcialidades en la asignación de estímulos y premios de organismos estatales; por denunciar serios indicios de “amiguismo” en la distribución de recursos públicos; por no pertenecer al selecto grupillo de los que se premian y elogian en forma mutua y se turnan contratos, empleos, viajes y misiones; por no ejercitarse en genuflexiones; por no cambiar de opiniones según su conveniencia; por ser críticos y ejercitarse en diatribas; por ser inconformes y expresar con vehemencia las que consideran injusticias; en fin, por ser artistas con ideas propias e independientes, están siendo sometidos a la persecución oficial, sin que la Ministra de Cultura al menos se ruborice” Leer más