Quantcast

Fichas de museo: ¿arte conceptual?

En la exposición retrospectiva de Luis Camnitzer, en el Museo de Arte de la Universidad Nacional, hay cuatro obras con inmenso potencial pedagógico. Son frases impresas en rectángulos de cartón paja blanco que hacen pensar; un recurso tipográfico propio de la obra argumentativa de este artista que se caracteriza por formular paradojas en lacónicas oraciones expuestas bajo la apariencia de una convicción absoluta.

El cuarteto parece surgido de las pautas de creación que Camnitzer ha profesado canónicamente durante años a miles de estudiantes, publicistas y espectadores: “1) plantear y formular un problema creativo interesante, 2) resolver el problema lo mejor posible, y 3) empacar la solución en la manera más apropiada para expresar y comunicarla.”

La descripción e interpretación de las cuatro obras, a falta de explicación curatorial que las reseñe, es así:

Obra #1: “LES ROGAMOS SILENCIO EN LA SALA”

El “ruego” coral pide introspección, el “arte conceptual”, una suerte de sudoku de la plástica, nos exige permanecer callados para que cada uno resuelva por su cuenta el “problema creativo interesante”. Poética reflexión: estamos tan solos como el artista.

Obra #2: “NO TOCAR LAS OBRAS expuestas en las paredes. Agradecemos su colaboración”

Mayúsculo cuestionamiento que nos obliga a buscar lo que sí podemos tocar. Con algo de chantajismo moral se nos agradece de antemano y en plural por el civismo cultural que habremos de mostrar. ¡Hay que respetar el arte!

Obra #3: “Favor no tocar” (esta obra está al costado de una tarimita que soporta un mazo de fichas firmadas por el artista)

Atrapados entre dos pulsiones, tomar o no tomar las fichas autografiadas, acatamos la ley (dos celadores están listos para hacer un “performance” en caso de que no cumplamos la orden). ¿Solución única? Interactuar con el arte desde lo virtual, evitar la sensualidad y cualquier contacto físico, llevarnos solo el concepto. ¡Pura reflexión!

Obra #4: “Por motivos de conservación. ROGAMOS NO TOCAR LA OBRA” (esta pieza está al lado de unos sellos comunes de caucho encadenados a una lámina metálica)

Amplia en alusiones, esta composición desenmascara al complejo museal universitario. Por un lado expone el temor que el público sudaca genera en la firma suiza que gestionó la exposición y que atesora “la mayor colección institucional de obra de Camnitzer de todo el mundo”; por otro lado, expone el ruego de la directiva local que no quiere ser culpada por las aseguradoras en caso de daños al arte expuesto. A la par, expone al artista como un ser atrapado en el cuerpo de su obra y como víctima de su posterior “conservación”. Camnitzer busca el absoluto pero solo encuentra cosas, esta muestra itinerante lo envuelve en el papel decorativo del empaque museal, él quisiera transmitir sus ideas por telepatía pero es un Rey Midas del “arte conceptual”: todo lo que conceptualiza se convierte en cotizada artesanía. Obra crítica, irreproducible, conmovedora y trágica.

“El museo es una escuela: el artista aprende a comunicarse; el público aprende a hacer conexiones”, dijo el maestro al partir.

(Publicado en Revista Arcadia # 80)

#PolíticaEditorial

Desde febrero de 2017 la política editorial de [esferapública] estará enfocada en propiciar la reflexión en torno al archivo de debates y textos a través de proyecto #LeerLaEscena. Por esta razón, en el portal se estarán publicando análisis de debates, entrevistas y lecturas en voz alta con el ánimo de revisar temas sobre los que se debate reiteradamente (crítica al arte político, el estado de la crítica, especulación y mercado, espacios de artistas, museos y espacios de arte en crisis) y, a partir de esta revisión, replantear formas de discusión, políticas editoriales y, si es el caso, una nueva plataforma para [esferapública].
5.676 consultas

4 Opiniones sobre Fichas de museo: ¿arte conceptual?

  1. antonio josé díez 2012/06/30 at 7:27 am

    UN BUEN MOMENTO VERBAL

    El ARTE CONCEPTUAL, es un error histórico, un equívoco de lugar y actividad.

    Porque pretendió hacer perceptibles a los sentidos, supuestas realidades metafísicas: ideas. ¡¡¡ Ni Platón mismo hubiera intentado traer arquetipos a las 2 o 3 dimensiones tradicionales..!!! 

    El así llamado, arte conceptual, equivocó su espacio; y la actividad propia de los seres humanos tipo Diógenes, quiso ser usurpada por trabajadores de la materialidad que se aburrieron o se dejaron seducir por halagos verbales.

    Eso fue el arte conceptual: un buen momento verbal.
     

    • mauricio cruz 2012/06/30 at 9:09 am

      generaliza demasiado, no discrimina… es como llegar a decir que la pintura al óleo fue un buen momento manual

      • gustavo rico navarro 2012/07/01 at 12:57 am

        Camnitzer repite la fórmula que hace del arte conceptual el más institucional de todos los tiempos.  Sus letreros son arte porque se legitiman socialmente al estar dentro del espacio del museo, pero si esos mismos letreros se sacan de ese espacio ¿siguen siendo arte? 

        ¡Que frágil la herencia de Duchamp!

        • mauricio cruz 2012/07/04 at 8:47 pm

          su caso, finalmente, es de diagnóstico reservado

          siempre, de manera obsesiva, recalcitrante, está pidiendo explicaciones de porqué Duchamp es un artista importante, y no soy quien va a dárselas, busque y arrégleselas por otro lado; ni yo sé nada de eso, ni usted va a lograr entenderlo; sin embargo, le recomiendo que siga pintando, pues esa, a mi modo de ver, es la más noble e implacable de todas las artes; todavía le falta