Elkin Rubiano realiza un recorrido por la exposición “El Reencuentro” del Colectivo Zunga. Después de cuatro años Natalia Ávila, Lorena Morris, Ana María Villate y Karla Moreno se reunieron para revisar sus archivos y organizar una retrospectiva. El conjunto de la obra deja ver un trabajo coherente y persistente en el que el cuerpo y las emociones se entretejen con prácticas que van desde el entretenimiento (la música de baile y de despecho), pasando por formas de disciplinamiento moral y corporal (el maquillaje y la “higiene”), hasta el mercado laboral (la impulsadora, la doméstica…). Todas estas prácticas se ponen en suspensión generando, en muchas de las acciones, un efecto de extrañamiento que devela las formas de dominación patriarcal pero, al mismo tiempo, las formas de resistencia y luchas feministas.