Quantcast
Home » Archives by category » textos » series » las grietas de unilever

La Crítica como Ritual: las Grietas de Unilever ( y 5 )

Por Carlos Salazar

La Crítica como Ritual: las Grietas de Unilever ( y 5 )

Salcedo es un misterio en toda la línea. Pocos saben a cabalidad de sus contactos con las víctimas del conflicto colombiano, de su trabajo con éstas y de la obtención de los objetos testigos de la guerra in situ. (2). Tal vez existe una documentación inédita al respecto, material fílmico, fotográfico, testimonial o de campo, que podría hacer de una retrospectiva suya un hecho mucho más trascendental que la grieta de la Tate. Y sigue siendo un misterio, dentro de la misma línea que ha decidido seguir, qué fué lo que la motivó finalmente a aceptar el encargo, aún conociendo como posiblemente conocía, las acciones que su mecenas arrastraba tras de si. Es muy posible que como artista sea solo susceptible a las formas del capitalismo más no a sus acciones, pero su charla con Cork despeja todas las dudas…o las aumenta?

La Crítica Como Ritual: Las Grietas De Unilever (4)

Por Carlos Salazar

La Crítica Como Ritual: Las Grietas De Unilever (4)

La obsesión de Unilever por la limpieza es única. Es solo comparable a la conocida obsesión del paciente obsesivo compulsivo por ésta. No solo gran parte de sus productos son productos de limpieza Ala, Axe, Brut, Cif, Clear, Cram Silk, Dove, Finesse, Good Morning Soap, Impulse, Lux, Minerva, Pepsodent, Persil, Ponds, Q Tips, Rexona, Rinso, Sedal, Suave, Sun y Sunlight entre otros sino que existe una obsesión por limpiar sus abusos y su interminablemente cuestionada imagen corporativa a través del arte. Pero no cualquier arte: el “arte comprometido”; o como lo llama Mouffe “arte en contra del statu quo” y Rancière, en su estilo entre neo-hippie y Goebbels, arte “políticamente sensible”. Las corporaciones en general están obsesionadas, desde el momento mismo en que fueron creadas, por la limpieza de su imagen y de hecho es Carnegie quien descubre en el siglo XIX que la mejor manera de limpieza de la imagen corporativa es la política de responsabilidad social; pero resulta poco menos un caso único una corporación que quiera limpiar su imagen y a la vez gran parte de sus productos sean productos de limpieza…

La Crítica como Ritual: las Grietas de Unilever (3)

Por Carlos Salazar

La Crítica como Ritual: las Grietas de Unilever (3)

erca de 84.000 niños trabajan en “horrendas condiciones” en campos de cultivo de semilla de algodón en el Estado indio de Andhra Pradesh (sureste), al servicio de empresas locales o de filiales de multinacionales como Monsanto, Bayer y Unilever, según denuncia el informe publicado por organizaciones no gubernamentales que trabajan en el país asiático. El informe ‘Trabajo infantil en la producción de algodón híbrido en Andhra Pradesh’ ha sido elaborado por el Comité Indio de Países Bajos (ICN) y la ONG estadounidense Fondo Internacional por los Derechos Laborales. Este documento se completa con una segunda investigación relativa a la situación en los Estados de Gujarat y Karnataka, donde unos 117.000 menores de quince años se encuentran en la misma situación.

La Crítica como Ritual: las Grietas de Unilever (2)

Por Carlos Salazar

La Crítica como Ritual: las Grietas de Unilever (2)

Cuando examinamos el patio trasero de corporaciones como Unilever no podemos dejar de preguntarnos con asombro. ¿Es ésta Unilever la misma Unilever que piensa finaciar el proyecto de la Turbine Hall de la Tate hasta el 2012 con un presupuesto de 2.1 millones de libras para esos próximos 5 años? Nos preguntamos: ¿ Es ésta la misma Unilever que promociona no bodegones por desgracia o paisajes bucólicos o “arte de derecha” sino Arte Político, comprometido hasta el borde mismo del peligro, obras con serio contenido crítico, rechazo a la exclusión y al racismo? ¿Es ésta la misma Unilever que alienta al público a través de ese Laboratorio de Toma de Conciencia que ha devenido después de una larga lucha el Museo, a superar al abismo entre capitalismo y miseria?

La crítica como ritual: las Grietas de Unilever (1)

Por Carlos Salazar

La crítica como ritual: las Grietas de Unilever (1)

Unilever, el sponsor del proyecto del proyecto “Unilever Series” de la Tate tiene al parecer una serie de grietas que el arte contemporáneo mismo no puede ocultar con toda su retórica de dolor, su conciencia global, si inobjetabilidad crítica y su ineludible y dolorosamente predestinado compromiso con el Otro. Existen al perecer “unos Otros”, voces de víctimas de la competencia desleal, trabajadores explotados en EU y Brasil, niños abusados al borde de la esclavitud en la India, gente que vive bajo regímenes represivos que reciben dinero suyo, mares contaminados, pescas ilegales, animales abusados en experimentos para cosméticos y jabones que, – al contrario de esas nebulosas víctimas del racismo de la Tate que no tienen la desgracia de pertenecer a las estadísticas del mundo real, – no tienen una voz en el arte contemporaneo de la talla de Doris Salcedo que hable por ellos. Tal vez su afirmación de que el Arte no sirve para nada pero a su vez debe ser político debiera invertirse. El arte político, cuanto más crítico mejor, sirve para limpiar los pies de los gigantes corporativos. El arte, en cambio. debería tener pudor de llamarse político sin mostrar al mundo su puerta trasera.