“No hay actividad humana de la que se pueda excluir toda intervención intelectual, no se puede separar el ‘homo faber’ del ‘homo sapiens’.”

Antonio Gramsci

El Arte y todo lo que a él se relaciona, está vinculado a un contexto, a una historia, a una época. Toda acción u omisión que se produzca dentro de su marco vital, sea personal o institucional, es el resultado de un pensamiento y una reflexión cuya puesta en práctica genera consecuencias éticas, estéticas, políticas y sociales. La putrefacción histórica que vive Colombia, que parece defecar de manera incontenible sobre cada uno de nosotros, nos alerta sobre la responsabilidad que debemos asumir como parte sustancial de este proceso de nación, accionando frente el discurrir de los hechos. Es allí donde nuestras decisiones éticas cobran un papel importante en la construcción de sentido, por ser el arte el lugar de los acontecimientos y la esfera pública, el espacio en donde se ejercen las políticas institucionales, sociales, culturales y económicas.

Sin embargo, y como es costumbre, lo público sigue siendo reflejo del poder privado. Hoy como ayer, los Elegidos por la autoridad de turno operan desde la institucionalidad, organizando los derechos colectivos según sus propios intereses. De manera pausada pero constante, limpian, lavan, restriegan, enjuagan y perfuman hechos y personajes oscuros de nuestra historia, para otorgarles una nueva licencia de funcionamiento con la ayuda del poder  vigente. Es así como el nombre de Gilberto Alzate Avendaño (1910-1960), un “hombre peligroso”, como diría Juan Lozano y Lozano en su momento, ha sido reactivado y puesto a funcionar culturalmente como pensador y humanista. Alzate, político manizaleño de extrema derecha, falangista, nazista, fascista, líder de la juventud de las camisas negras, y defensor de Heriberto Shawartau Eskildsen, el principal espía nazi en Colombia durante la segunda guerra mundial, es ahora el caudillo de las políticas artísticas y culturales de Bogotá. Hernando Téllez, en su artículo “Historia de una camisa”, escribió: Su inmediato porvenir político, en ese entonces, y el de Adolfo Hitler, se hallaban, según asegura, ligados en el tiempo y en el espacio, al éxito de las armas del Eje. Las Naciones Unidas estaban luchando, sin saberlo, también contra Alzate. El triunfo de Alemania habría sido el triunfo de las derechas en el mundo. Y en el mundo estaba Colombia. Y en Colombia estaba Alzate. Ese es su sencillo y modesto razonamiento”.1 A su vez, Gerardo Molina, describe algunos aspectos de su personalidad, en su texto “Recuerdos desde la Izquierda”: “Todavía recuerdo aquella reunión en un café de Bogotá, la mañana del día de 1941 en que se conocieron los detalles del fulminante golpe inflingido por el Japón a la marina norteamericana en Pearl Harbor, y que trajo como resultado el ingreso de los Estados Unidos a la conflagración. Alzate estaba en plena exaltación. Al fin vendría lo que Napoleón no había logrado. El orden alemán reinaría por doquiera. Era tan persuasiva su explicación, que en esos momentos sentí miedo: miedo por la civilización a la que pertenecíamos, miedo por la planta hombre, miedo por nuestro pequeño planeta”2 Y en un  reciente artículo titulado “Significados que patinan” publicado por El Espectador el pasado mes de diciembre, la filósofa Carolina Sanín, agregaba: “Crucé la Plaza de Bolívar en dirección a la Fundación Gilberto Alzate Avendaño —la que entrega los premios distritales de literatura—, que lleva el nombre de un ilustre político fascista y admirador de Hitler, y cuya sede, adornada con impresionantes retratos mussolinianos, es financiada por la Alcaldía de Bogotá.” 3

Desde hace algunos años, la Fundación Gilberto Alzate Avendaño (FGAA), “con el fin de fomentar y fortalecer las prácticas artísticas que posibiliten la realización de proyectos de creación, circulación e investigación”, ha venido  convocando y administrando programas, becas, premios y concursos en el área de artes, literatura y audiovisuales; pero a partir del 9 de junio de 2010 y luego de un largo debate en el Concejo de Bogotá, fue aprobado el Instituto Distrital de las Artes, un nuevo proyecto cuya tarea será “la ejecución de políticas, planes y programas relacionados con la formación, creación, investigación, circulación y apropiación de las áreas artísticas de literatura, artes plásticas, artes audiovisuales, arte dramático, danza y música, a excepción de la música sinfónica, académica y el canto lírico”. La FGAA  junto con el nuevo Instituto Distrital de las Artes, será una de las cinco entidades adscritas a la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, y estará encargada de formular las políticas que serán ejecutadas en las diferentes áreas artísticas. La institucional promesa entrará en vigencia a más tardar a partir del segundo semestre de este año. Sin embargo, según lo acordado en la nueva norma, y después de unos mínimos cambios administrativos, las principales funciones de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, seguirán intactas: la entidad podrá definir políticas, ejecutar planes, programas y proyectos relacionados con las artes plásticas y visuales, tales como concursos y salones de convocatoria pública nacional. También se dispuso ubicar dentro de sus instalaciones, una biblioteca pública, una sala de exposiciones, una sala de conciertos de música de cámara, una sala de conferencia y un museo con piezas que pertenecieran al doctor Alzate. En resumidas cuentas, la Gilberto Alzate Avendaño saldrá ilesa del problema: se mantendrá como espacio de creación y conservará el manejo de las convocatorias, exposiciones y concursos. Hasta el momento su página web sigue intacta, convocando a programas y eventos, que por simples razones éticas no deberían estar amparados bajo su nombre. Así que todo sigue igual. Sin embargo, aquí no pasa nada. ¿Dónde está la disidencia?, ¿Qué hacer con un premio que lleva su nombre?, ¿dónde se esconde, a quién se le muestra? Peligroso liderazgo, peligrosos tiempos. Me rehuso a pensar que este accionar de tanta actualidad en Colombia, sea inodoro e indoloro para el pensamiento. Claro está: siempre habrá quienes por una corona y unos reales lo defiendan.

Gilberto Alzate Avendaño nació el 10 de octubre de 1910, en Manizales, Colombia y murió el 26 de noviembre de 1960. La segunda muestra del premio Bienal de Artes Plásticas de la FGAA, se inauguró el 8 de octubre de 2010, y conmemoraba, según anunciaba la invitación, el 40 aniversario de la Fundación…..¿pura casualidad? no lo se, pero por pocos días también quedamos festejando desde el Arte colombiano, el 50 aniversario de su muerte y casi, casi, los cien años de su nacimiento. Seguramente habrá otras casualidades que se me escapan.

“Mephisto”, la magistral película del director húngaro István Szabó, recibió el Oscar a la mejor película extranjera y el premio al mejor guión en el Festival Internacional de Cine de Cannes en 1981. Su relato transcurre durante la Alemania nazi de los años 30, y narra la historia de un actor de teatro, cuyo personaje, basado en la vida del famoso actor alemán Gustaf Gründgens, se jactaba de no prestarle interés a la situación política que se gestaba ante sus ojos. Su silencio cómplice era la estrategia que utilizaba para ganarse la fama y la gloria en la misma medida en que crecían el poder y la influencia del Imperio nazi. Sin embargo, su influencia dentro de la política no lo eximió de ser utilizado como marioneta por los mismos que un día lo adularon.

:

Muriel Angulo

:

1. Hernando Téllez. Historia de una camisa. Alzate, Variaciones en torno a un hombre. Biblioteca de Escritores Caldenses. Manizales, Colombia. 1980, p. 75

2. Gerardo Molina. Recuerdos desde la Izquierda. Alzate, Variaciones en torno a un hombre. Biblioteca de Escritores Caldenses. Manizales, Colombia. 1980, p. 225

3. http://www.elespectador.com/columna-238687-significados-patinan

Bibliografía

Varios Autores. Alzate, Variaciones en torno a un hombre. Biblioteca de Escritores Caldenses. Manizales, Colombia. 1980.

Silvia Galviz  Alberto Donadío. Colombia Nazi 1939-1945. Espionaje alemán. La cacería del FBI. Santos, López y los pactos secretos. Hombre Nuevo Editores Colección Historia. 1986.

Biblioteca Virtual del Banco de la República

http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/revistas/credencial/enero1999/109gilbertoalzate.htm

Fundación Gilberto Alzate Avendaño

http://www.fgaa.gov.co/

Instituto Distrital de las Artes IDARTES Proyecto de Acuerdo 427 de 2009

http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=37787