Se arrienda el MAMBO

El MAMBo no se puede arrendar porque hay indicios de que sigue arrendado. Por ejemplo, no se sabe si Fernando Botero Zea, el hijo de la que fue directora del Museo de Arte Moderno de Bogotá, Gloria Zea, sigue ahí o ya devolvió el espacio que usó para organizar su campaña a la Alcaldía de Bogotá en los años noventa, la política cultural al servicio de la cultura de la política.
       Leer
       Leer

“Vida de artista”: una sátira a una parodia de arte estatal

Vida de artista, el video que aquí se muestra, parte de una obra de arte del Estado. Una pieza donde el mismo Estado, estático por definición, quiso salir de la solemnidad estatal y creó, en sus propias palabras, “una FICCIÓN humorística, una PARODIA” del artista joven como “persona oportunista, que busca mecanismos para no declarar sus ingresos, que hace trampa, que no conoce la destinación de los tributos y que es un egoísta.” El humor, al parecer, no es una característica propia de las instituciones…
       Leer
       Leer

El último estudiante de arte de la Universidad de los Andes (un collage de Pedro Manrique Figueroa)

En 1968 la Escuela de Artes de la Universidad de los Andes, en Bogotá, parecía haberse librado de la concepción que le dio origen en 1954, cuando llegó a los oídos de Mario Laserna, su rector y fundador, la idea de dar una estimulación estética a las jóvenes de la alta sociedad bogotana que ya tomaban cursillos privados de artesanía doméstica.
       Leer
       Leer

La caída de la Casa Daros

La caída de la Casa Daros es un buen punto de inflexión para pensar el boom que ha tenido el arte en América Latina. Miedo es lo que se respira a la luz de la incertidumbre económica que plantea el año que viene. No solo cae la Casa Daros, la economía latinoamericana, boyante por muchos años y con una clase media que se duplicó en la última década, ahora se enfrenta a la incertidumbre de poder mantener su ritmo de vida, su ascenso o su descenso en la escala de ingreso: ¿qué tanto estarán dispuestos a ceder con el fin de mantener los privilegios adquiridos? ¿buscarán extender esas mismas ventajas por vía democrática a otros grupos sociales más necesitados o cerraran filas en torno a proyectos políticos cada vez más conservadores para conservar sus beneficios?.
       Leer

El arte de soltar la presa

Los experimentos de Licona sirven para hablar de una pretendida disyuntiva entre un arte independiente y un arte institucional. En el campo cultural es mucho lo que se habla sobre independencia e institución, dos conceptos que se plantean como opuestos, pero que comparten sábanas en una misma cama. Lo independiente depende de lo institucional para seguir siendo “independiente”, y lo institucional depende del lustre que le da lo independiente –“sangre nueva”, conexión, apertura, novedad–
       Leer
       Leer

Usted lee, usted escribe (sobre arte)

Usted quisiera quedarse en la cómoda calidez del elogio, en un honesto entusiasmo, en los aciertos, o en una criticadera en abstracto y a un personaje lejano sin la menor incidencia en su deambular, evitar, con astuta discreción decirlo todo, hablar pero no criticar, pero criticar, para usted, es aceptar, es un acto de amor que intenta comprender algo en toda su extensión, no solo de manera parcial, no como un ejercicio temeroso de respaldo mutuo o de relaciones públicas, usted escribe para comprender, porque quiere comprender, y siente que todos lo hacen por esa misma razón, pero usted lo hace público…
       Leer

Arco Colombia: cuando el estado del arte es el Arte del Estado

El estado del arte en Colombia se convirtió por un momento en el arte del estado colombiano y como el máximo curador del evento no fue el saliente director o la entrante directora del área de visuales del Ministerio de Cultura, o los dos o tres comisarios criollos que arribaron en las carabelas culturales al puerto español, sino el embajador de Colombia en la Madre Patria, Fernando Carillo, que onmipresente en la megaoperación cultural tuvo injerencia en todo, desde la escogencia de tonos dorados y verdosos con que se empasteló el pabellón y el catálogo oficial —por aquello de la riqueza y la naturaleza—, hasta su participación en cuanto discurso y visita guiada hubo por hacer…
       Leer
       Leer

Colombia is a normal country

Lucas Ospina ofrece una serie de percepciones en torno al “boom” del arte en Colombia en la edición de febrero de la revista ArtReview. El texto de Ospina establece un interesante contraste con los reportes del medio local que se han publicado recientemente, en los que prevalece la mirada del periodista como viajero, etnógrafo y promotor: “The myth of the good or bad Colombian savage seems to have been switched for that of the modern or ‘savvy’ postmodern Latino. Visitors pronounce themselves happy to have found vestiges of modernity where they would never have expected it; just as pre-Hispanic ruins are useful to archaeologists, for these hustling ethnographers of contemporary art, there is a gilded modernity that deserves to be recovered.”
       Leer
       Leer

Bavaria Artista

A mediados de los años 90 Bavaría Artista lo intentó con el envase de Cola & Pola, la solicitud le fue negada, tal vez los funcionarios solo vieron ahí un refajo malogrado de Arte & Mercadeo. Bavaria Artista ahora insiste, ya llevó su caso al Consejo de Estado para conseguir aprobación estatal y proteger sus obras de arte bajo el canon leonino del derecho de autor.
       Leer

La censura que suma: “Mujeres ocultas” + Voto Católico Colombia

La censura hace parte de las obras que censura, al conjunto de piezas que componen la exposición Mujeres ocultas de la artista María Eugenia Trujillo, se suman dos nuevas obras. Gracias a la contingencia de la censura, un par de piezas se añade a la composición general de esta muestra programada para ser expuesta en el Museo Santa Clara de Bogotá (un antiguo espacio de culto desacralizado en 1968 y luego consagrado al estudio e interpretación de los símbolos religiosos y su lectura como signos bajo la libertad que garantiza un estado laico).
       Leer
       Leer

La manzana envenenada de la cultura

Hace poco, sobre la carrera tercera con calle 19, en pleno centro de Bogotá, en medio de un lote inmenso y ruinoso, la Cinemateca Distrital instaló carpas provisionales para celebrar que ahí será construida su nueva sede, una promesa cultural con todos los juguetes que se pueden comprar con una partida estatal de 23 mil millones de pesos. Por una noche, el evento obligó a las ratas de la zona a no merodear la esquina sur de su manzana envenenada.
       Leer

Oscar Murillo, la novelita mercantil

A nadie en Colombia parece importarle el ataque que ha sufrido el maestro vallecaucano Oscar Murillo, gloria y promesa del arte nacional, por parte de la crítica estadounidense. Una vil pareja de críticos de arte ha criticado —de forma negativa y con mal gusto— la primera exposición individual del Maestro Murillo en la Galería David Zwirner, en la ciudad de Nueva York.
       Leer
       Leer

Contrato para vender “arte político”

El contrato se diseñó para favorecer a los artistas y sus beneficios van desde garantizar un l5% en futuras ventas hasta poder asesorar y vetar propuestas expositivas de la obra. Haacke recibió lo suyo pero a futuro la iniciativa contractual resultó una traba comercial y otros artistas que intentaron ser fieles a las cláusulas tuvieron que ceder para evitar el veto. Solo celebridades conceptuales como Haacke, y uno que otro ocioso con recursos para jugar a la ética, continuaron usando el Contrato Projansky.
       Leer
       Leer

Fin de la Petroestética

Ha llegado el Fin de la Petroestética: la estética con la que Gustavo Petro y su “Bogotá Humana” intentaron pintar a Bogotá se acaba gracias a la destitución del alcalde. Este quiebre, amparado por la malparidez leguleya y selectiva del Procurador, y auspiciado por el cálculo re-electorero del Presidente Santos, nos incita a ponernos dramáticos, solemnes.
       Leer
       Leer

Petro = Payaso

El encabezado “Cae el telón para Petro” protagoniza en primera página. Sin embargo, a pesar de la importancia de la noticia, no hay foto del protagonista, del Alcalde de Bogotá que fue destituido por el Procurador y ratificada su destitución por el único que lo podía salvar, el Presidente Juan Manuel Santos.
       Leer