31ª Bienal de São Paulo: Cómo (…) hablar de cosas que no existen?

De la 31ª edición de la Bienal de São Paulo – curada por Charles Esche y el equipo conformado por: Pablo Lafuente, Nueria Enguita Mayo, Galit Eilat y Oren Sagiv– no me gustó el título. General e incierto, y sobre todo carente de posición. En efecto, en la rueda de prensa, llevada a cabo el 1º de septiembre, una de las múltiples preguntas consistió en qué eran esas cosas que no existen, y la bola rebotó de un curador a otro. En un momento, se trataba de cosas que en realidad existían, pero de las que no se hablaba; en otro, eran cosas que estaban por ser creadas, asuntos potenciales. Yo debo confesar que no entendí. Asimismo, la definición de educación de la guía distribuida al público resulta vaga, cito: “Educación es una forma de comprender toda relación”. Tampoco entendí. Demasiado general para concordar, pero más aún, para discordar.
       Ver más

Arte “latinoamericano” (1960-70), “en América Latina” (1980-90) y “Made in Latinoamérica” (00)

Estamos viviendo un momento post latinoamericano, en el cual no tendría sentido realizar una colección con denominador territorial, por ejemplo, el tipo de adquisiciones cuyo principal propósito es demostrar una democracia geográfica y que acaban archivando las obras, dado que las piezas no encuentran un sentido que esté más allá del origen determinado. Por lo tanto, explicó Roca, los denominadores no deben ser geográficos, sino temáticos.
       Ver más
       Ver más

La Bienal del Mercosur (2)

El espectador asiste perplejo a la escena. De un lado, porque un cuadro (que, en su condición de pintura, debería permanecer detenido) se encuentra en movimiento, lo que de inmediato hipnotiza, produce ese encanto que despierta el artificio y la atención se fija descubrir el truco, los detalles del milagro. De otro, porque si Delacroix sabe pintar, Lucas ha sabido copiarlo.
       Ver más