Al Otro Lado Del Espejo: Mario Opazo – Weimar Ramírez

“no es de mi interés participar en ferias, cada vez menos me interesa el mundo del arte en el sentido de la transacción económica y de la industria del espectáculo y la publicidad; aunque creo que nunca me ha interesado, igual fui joven e inocente. Sin embargo, los años han ido aclarando mi lugar y mis políticas de vida. Mi lugar está en el ámbito de lo académico y lo artístico, no en la industria del comercio de objetos, aunque la veo sin problemas y además respeto que los artistas deciden sobre este tema. Pienso en estos espacios como pasillos inofensivos e intrascendentes, como pasadizos donde se derrocha la luz eléctrica y donde brillan más las lentejuelas que las miradas, arquitecturas de cartón muertas y sin aura, como la tapa dura desprendida de un libro, sola y sin páginas”.
       Leer

Premio Luis Caballero y el Señor de la Agonía

Mediante la designación de un jurado, la administración del Premio Luis Caballero ha nominado en las pasadas versiones a ocho artistas quienes previamente han presentado sus propuestas a su consideración. Junto a su pertinencia y viabilidad, el jurado evalúa la “solidez formal y conceptual” de las ideas del artista, como si se tratara de una convocatoria para investigadores de Colciencias y no de una convocatoria en la cual el artista solo puede garantizar incertidumbres a sus futuros lectores. Adicionalmente, en la cuarta versión del premio, el jurado consideró oportuno otorgar dos menciones de honor, una de las cuales fue otorgada a Jaime Franco e instalada sin recursos fiscales en la Galería Santa Fe. En aquella oportunidad el jurado seleccionó diez propuestas que merecían ser vistas por la ciudadanía bogotana. Tuvimos un panorama amplio de la realidad artística contemporánea de nuestro país y pudimos evaluar los logros de los artistas distinguidos en ese momento y la producción en general del pensamiento artístico colombiano.
       Leer

Estatuas no-humanas en la carrera séptima, y estatuas deshumanizadas en el Parque de Los Mártires de Bogotá

Londoño plantea que Jorge el Mártir es un trabajo desleal con los artistas del centro de Bogotá, porque en comparación con las Estatuas Humanas, esta escultura es un “muñeco” que intenta imitar el hieratismo de las auténticas Estatuas Humanas que se apostan en los alrededores del edificio de Citytv. El artista Darío Vargas es censurado por competir “sin esfuerzo” por las monedas con las cuales los habituales de la carrera séptima gratifican a sus artistas callejeros; crítica el “engaño” a los transeúntes quienes, confundidos con el realismo mimético de Vargas, creen que Jorge el Mártir es una Estatua Humana Verdadera. Por lo tanto, su nota concluye que el trabajo de Vargas no es arte. El crítico de El Tiempo ha transportado la parafernalia conceptual del mundo del arte al de la vida para hablar no sólo del trabajo de Vargas. Principalmente relaciona una práctica laboral sin fines artísticos, como lo es la realización de Estatuas Humanas de Bogotá, y una práctica artística con fines antropográficos, como la de Vargas. Londoño recurre a un discurso estético muy rudimentario, como es el de la mímesis y cae en la contradicción elemental de no reconocer que en el trabajo de Vargas se realiza otra forma de mímesis que da cuenta de manera realista de un personaje de la calle que es una estatua deshumanizada.

       Leer

Política, Policía y Arte en la Universidad Jorge Tadeo Lozano

Jacques Rancière es un teórico contemporáneo que está pensando las prácticas estéticas y las prácticas artísticas de nuestros días, las formas de visualizar y las maneras de hacer que configuran nuestro campo de pensamiento. Está despertando inquietudes en nuestras facultades y animando sus discusiones. Ricardo Arcos, en la Universidad Nacional, con su grupo de investigación lo están estudiando; Gustavo Chirolla, en la Universidad Javeriana, hace lo mismo; y no es indiferente en la Facultad de Artes-ASAB, institución en la cual Guilles Deleuze ha animado la imaginación de sus maestros y estudiantes. El aislacionismo de Los Andes no nos desalienta en este diálogo interinstitucional, a pesar de que es la Sede del Premio Nacional de Crítica de Arte, y que por lo tanto debería ejercer mayor liderazgo. El sueño del Premio Nacional de Crítica de Arte está produciendo monstruos.
       Leer

Aquí falta alguien

La decisión del jurado de la V versión del premio Luis Caballero, es importante porque, como debe ser en un acontecimiento de este orden, manda señales muy claras sobre lo contemporáneo en el arte. Víctor Laignelet, Juan Fernando Herrán y José Ignacio Roca, representan sectores importantes de nuestras prácticas artísticas nacionales; son referentes importantes así sean controversiales y hayan sido controvertidos. Junto con los aportes que ha realizado la crítica, nos dan una idea: intuimos hacia dónde debemos movernos en un futuro cercano: hacia el redimensionamiento de los cuerpos, hacia la transformación sígnica de los lugares públicos, hacia la creación de signos que muestren mayores posibilidades de acción para los hombres y las mujeres de nuestro país.
       Leer

Señales de progreso en el Pabellón del Bicentenario

Pabellón del Bicentenario es un contraproyecto. Contraproyecto porque no sabe para donde va –no le interesa saberlo de antemano así la intuición intente inducir alguna idea al respecto–; porque sólo quiere recorrer con unos pocos cómplices de carne y hueso algunos lugares en los cuales la palabra fue detenida y enjaulada; porque quiere propiciar en el Parque de la Independencia una escena en que las ideas devengan otra cosa al entrar en contacto con los cuerpos que son desviados hasta allí de sus retículas habituales, para que choquen aleatoriamente y generen todo tipo de discursos. La intuición en esta idea estética es modelar una realidad paralela a la institucional que pronto entrará en acción y se hará sentir en los medios masivos que garantizan la incomunicación….
       Leer

La libertad en la expresión artística

Ya hemos debatido ad nauseam sobre la administración del Luis Caballero y las propuestas de los artistas, por supuesto, sólo con el ánimo de que no termine como el Premio Botero, sin pueblo, sin crítica, sin esfera pública. Ahora, sobre el Salón de Arte Bidimensional se ha dicho poco porque no es mucho lo que hay que decir, así la convocatoria, con su precariedad conceptual, tenga acogida aún en los artistas colombianos. ¿Para qué organizar eventos que discriminan positiva o negativamente prácticas artísticas? ¿Para salvar de su ruina –supuestamente– a las llamadas –de manera obsoleta– prácticas bidimensionales? ¿Ante el empuje de los nuevos medios, por sí solas aquéllas en verdad no pueden prosperar? ¿El Estado tiene necesidad de implementar pedagogías universitarias para evitar su declive final? ¿Promover sólo la práctica de sus técnicas sin orientación conceptual clara las puede mantener vivas. Yo no creo. El Estado está en libertad de discriminar positivamente algunas técnicas artísticas, lo extraño es que los artistas “bidimensionales” o “tridimensionales” acepten esta discriminación y no exijan estímulos más acordes con las dinámicas contemporáneas del arte, en las cuales se han derrumbado, para bien, las barreras artificiales con que las técnicas artísticas más tradicionales, coartaban la libertad de pensar artísticamente. Fomentar la artesanía es altamente positivo, pero sin mayor amplitud conceptual esto no saca a las prácticas artísticas tradicionales del atolladero en que las ha dejado el empuje de las prácticas contemporáneas como el video y el performance.
       Leer

Nelson Vergara: Las cuitas del paisaje digitalizado

La video-instalación nos permite apreciar qué hizo López con este espacio. Vergara sembró a través de éste máquinas que proyectan imágenes en varios formatos de video para hacer grata la permanencia del espectador-ciudadano, para estimular la sensibilidad y la curiosidad. Logra que el espectador deambule sin mayor constricción por aquel paisaje tecnocrático que evoca una selva de reproductores de imágenes vacías y sin sentido. No obstante, el estímulo a la sensibilidad es gratuito porque el espectador-ciudadano no siente la necesidad de mirar más allá de la imagen.
       Leer

El Devenir On Line Para El Premio Nacional De Crítica De Arte

¿Debemos conformarnos con un estímulo otorgado a quienes sólo les interesa la crítica para navidad y como aguinaldo estatal? No lo creo. Al contrario. Debemos repensar cómo debe circular la crítica de arte en Colombia, o considerar si, simplemente, no debe circular como acontece con los productos –algunas veces monumentales, en otras minimalistas– que se han premiado en esta fase pedagógica. En verdad se ha abusado con esta pedagogía, en algunos casos se ha sido muy generoso, en otros, dadivoso. No viene al caso mirar estas pequeñas cosas con el telescopio de la crítica. Basta señalar que la toga con que se inviste ya no le queda.

       Leer

El examen de estado para los profesionales en arte

¿En verdad el Ministerio de Educación quiere establecer la calidad de los programas de artes o sólo está interesado en instituir un impuesto de grado a los artistas incautos? La prueba tiene un costo de $51.000.00 ¿Las facultades de arte de Colombia aceptarán que un examen génerico –¿competencias ciudadanas?–diseñado por el Icfes, determine la calidad de sus programas? Si los artistas contemporáneos han rechazado la calidad como criterio de juicio estético, ¿por qué debemos aceptar este criterio para un juicio administrativo? ¿Qué opinan los maestros y los estudiantes de artes?
       Leer

Memoria y el Río Tumba: Museo de Arte de la Universidad Nacional

López ha hecho acopio de muchos documentos que dan cuenta del estado de marginalidad en que se encuentran muchos pueblos no-machos, no-blancos, no-ilustrados, cuando las contingencias de la historia los han llevado a encontrarse en el camino de los guerreros. Documenta las violencias que genera el encuentro de pueblos e individuos que son obligados a relacionarse asimétricamente por cuenta de las ideologías dominantes. Como Wodiczko, nos recuerda que la frontera ha dejado de ser un lugar de emancipación y se ha convertido en un espacio de reclusión.
       Leer

El rizo de oro del diablo

El arte muestra trágicamente toda su inutilidad cuando trata de modificar los comportamientos del hombre masa a quien se le tiene prohibido existir. Pese a los duros cuestionamientos y a la rica controversia con que fue favorecida en el VII Encuentro de Perfomance y Política, gracias a la teoría la propuesta de Bruguera se sostiene con firmeza en el mundo del arte, pero se derrumba estrepitosamente cuando se relaciona con las masas, las cuales han sido introducidas premeditadamente para que funjan como saboteadores, el triste rol que deben desempeñar como función pública absurdamente privilegiada.
       Leer

Fernando Pertuz: ser mayor de edad consiste en atreverse a danzar

Pertuz ha dispuesto que la Galería Santafé sea el lugar en el cual las ciudadanas y los ciudadanos exponen sin constricción alguna sus diferencias e intereses, sus frustraciones y desesperanzas. Ha dispuesto herramientas mínimas pero suficientes para emular a todos aquellos y aquellas a quienes vemos a diario mendigar en la calle el reconocimiento de sus derechos más fundamentales…
       Leer

La saga de Bruguera en Bogotá

Lo que algunos hemos criticado respecto del happening de la señora Bruguera en Bogotá, es la falta de rigor en la concepción de su improvisación, el no haber tenido en cuenta la especificidad de nuestro contexto. Con seguridad, esta experiencia en Bogotá le servirá a la señora Bruguera para mejorar la culminación de su saga. Recordará con agradecimiento que Colombia no es el Templo de la Perdición, ni ella Indiana Jones.
       Leer

Los santos mueren antes

Los invitamos a apreciar el trabajo realizado por estudiantes de  la Facultad de Artes-Asab de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, quienes junto a artistas jóvenes invitados, han meditado…
       Leer

LOS SANTOS MUEREN ANTES

Madres y desaparecidos reclaman sus derechos humanos, nos exigen un réquiem. El propósito de este réquiem es mitigar la ofensa a la humanidad humillada, nos recuerda lo que no podemos olvidar sin desaparecer como humanos. El réquiem es la palabra que reinstaura a vivos y muertos en un el lugar inviolable. Para descansar como en casa de la madre, los hombres y las mujeres requerimos ser recordados una vez hemos muerto.
       Leer

Las monocromías de Catalina Mejía

En general, no encontramos en esta nominada al Luis Caballero enigmas que espoleen el pensamiento; los estímulos gratuitos y sensoriales a los que somos tan proclives la mayoría de ciudadanos se desvanecen en goce, no logran transformarse en ideas. Aunque son muchas las calidades formales que podemos apreciar en la propuesta de Mejía, estas destrezas no tienen mayor relevancia para el arte contemporáneo si no existe una intelección de la época, así el jurado de selección nos quiera persuadir de lo contrario.

       Leer