Quantcast
Home » Entries posted by Guillermo Vanegas

Persuasión

Por Guillermo Vanegas

Persuasión

Joan Fontcuberta, minifotografía de fotografía presente en la exposición Pareidolia. Museo de arte del Banco de la República, noviembre 10, 2016 – febrero 27, 2017. Bogotá Difícil que, como aquí, una muestra de arte se acerque tanto, de tal manera y en tiempo real al mundo real. Hasta se pueden tomar frases sueltas de sus […]

Acerado  

Por Guillermo Vanegas

En la escalinata de acceso al Museo de Arte del Banco de la República el escultor John Castles propone un diálogo con el siempre problemático espacio público. Y lo hace muchísimo mejor que colegas suyos adictos a la ostentación espacial.

Likee

Por Guillermo Vanegas

Esta edición (de ARTBO) tuvo quizá el mayor número de intervenciones espontáneas en lo que va del encuentro. Estas se concentraron originalmente en la apertura y luego hubo una durante la feria. En primer lugar, se ubicó la adición de dos consonantes al “logo” del certamen, por parte del colectivo Don Nadie. Días después se dio la mediación final respecto al performance de Ana María Montenegro. Allí, Natalia Valencia, artista y curadora colombiana que también hacía parte de la programación de presentaciones en vivo, detuvo y exigió la finalización inmediata de la obra de Montenegro, pues sentía que “interrumpía el sonido de la conferencia a la cual yo estaba asistiendo en el Foro en ese momento”…

Carta a José Roca

Por Guillermo Vanegas

Carta a José Roca

Tras revisar su más reciente postura en el debate generado por la intervención de la escultora Doris Salcedo en la plaza de Bolívar, busqué su perfil en fb o su participación en varios de los debates que se suscitaron pero no lo encontré. Quería comentarle esto por esa vía, pero nada. Ni perfil, ni muro, ni sus palabras. Y eso me extrañó. Pero de eso no quiero hablarle ahora.

Postconflictivo

Por Guillermo Vanegas

Postconflictivo

No todo es una tormenta en este país. De hecho, a algunos les sirven para justificar su abstención. O para entender que lo que ahora es un desastre emocional, antes iba a ser un remesón económico. Que nos iba a afectar a todos, por ejemplo al sector de la cultura. Para muchos, el Tratado FARC-Santos, no sólo iba a traer más verdades a medias

Apoyo

Por Guillermo Vanegas

Lucas Ospina en una presentación que hizo en Bogotá y en bogotano para un emprendimiento cuyos dueños creen que deben titular en inglés y subtitular en castellano. Yo no estudié con Lucas Ospina. No habría podido. La universidad donde trabaja es, en realidad, innecesariamente cara. Pero él fue quien me ayudó a resolver esa gran […]

Donación (de verdad)

Por Guillermo Vanegas

Donación (de verdad)

El revuelo levantado por la más espectacular campaña de medios del Ministerio de Cultura en lo que va del año posee varios hitos: Mario Jursich Durán no deja de subrayar la evidente falta de tacto de la empresa que pensó la andanada de gracejos; Eduardo Correa pregunta por lo que costó el chistesito; RCN dice que hubo comunicados a nombre propio; en avaaz se puso una carta dirigida a gente importante donde se ampliaban reclamos originalmente formulados por Halim Badawi en su muro de fb.

Revisión

Por Guillermo Vanegas

Revisión

La redacción profesional de la historia del arte contemporáneo en Colombia posee facetas bastante desiguales. O se trata de investigaciones improvisadas en Maestrías de año y medio. O se la conmina exclusivamente a la década de 1960. O la hacen personas que se comprometen con un tema, experimentan metodologías y publican textos o proponen curadurías imprescindibles. Como esta, que, además, evita el combo 60% marco teórico-39% entrevistas-1% hipótesis…

Convivencia

Por Guillermo Vanegas

Convivencia

María Claudia López, Secretaria de cultura de Enrique Peñalosa, describiendo la problemática que enfrentará su despacho durante el presente mandato. Foro Distrital cultura, seguridad y convivencia. Auditorio Biblioteca Virgilio Barco. 12 de abril de 2016. Bogotá. Sinceridad no hizo falta. Desde el título del encuentro convocado para presentar el Plan de Desarrollo de la alcaldía […]

Captura 

Por Guillermo Vanegas

Captura 

La imagen comenzó a ser reproducida ayer y concluirá el martes siguiente. En seis días se materializará la fábula del grafitero juicioso, cuya moraleja permanece en boca de la actual secretaria: “una ciudad puede desarrollarse a través del arte urbano, siempre y cuando esta práctica sea responsable, se practique en espacios autorizados por el Distrito y se respete y valore el patrimonio cultural, así como los espacios privados”. Seguramente el grafiti saldrá muy bien, será una obra que despertará la admiración general y enriquecerá la interpretación conceptual del mercado del café en Colombia.

Barbecho

Por Guillermo Vanegas

Barbecho

Si todo (le) sale bien (al gobierno de Juan Santos), a finales de marzo se firmará el fin de la guerra civil colombiana. (En teoría) se recuperará la esperanza y comenzaremos a preocuparnos por otros problemas: inequidad (ajá), destrucción de ecosistemas (ajá), corrupción (ajá), desempleo estructural (ajá). Nos desbordaremos de arte postconflictivo y miles de comunidades serán revictimizadas por artistas (indolentes) armados, valga la expresión, de cámaras fotográficas (o sus sucedáneos portátiles), billetes para aplacar a los menos dóciles, buenas intenciones y toneladas de autojustificación (jurados de cualquier premio, prepárense).

Canonización

Por Guillermo Vanegas

Canonización

Su curadora, Helena Tatay, pareció entenderlo de ese modo. Construyó un relato exhaustivo (y por lo mismo, hiperfatigoso) para presentar treinta años de producción. Y, por lo mismo, revela bastante rápido las características de este volumen de obra: monocromía persistente, incremento de tamaño en los formatos a medida que pasa el tiempo, rigor investigativo, despliegue de virtuosismo (y horas de vida despierta) en labores obsesivas, apropiación de textos provenientes de fuentes oficiales (prensa y/o leyes y/o investigaciones médicas y/o lenguas en peligro de extinción), fascinación por la labor artesanal

Maluqueras

Por Guillermo Vanegas

Maluqueras

Antes de facebook y del boom del arte, la gente se reía más de sí y más entre sí. Ahora no hay listas, nos reímos casi siempre solo de los demás y no soportamos un auscultamiento verdadero. Más sociales y desmemoriados sobre nuestra propia vida. ¡Que retornen las listas!

Furor

Por Guillermo Vanegas

Furor

Si gana la alcaldía, Rafael Pardo va a estar feliz borrando esas imágenes (tampoco lanzará convocatoria para eso). Si gana Peñalosa les añadirá esculturas (de Negret, Hoyos y Salcedo (Bernardo), o corbatines). Si gana Clara, tampoco se va a dar cuenta de que están. En fin. A pesar de nuestro optimismo el asunto va a terminar igual: instrumentalización de la imagen para montar otras cosas. Gobiernos, abogadas de divorcios, violinistas, Clarisa Ruiz.

Crucero

Por Guillermo Vanegas

Crucero

Es paradójico, pero esta muestra que trata sobre el naufragio y el fracaso, y se expone en un museo que hace mucho viene naufragando y fracasando, terminó por revitalizar su programación. Además del recibir a un público que de otra manera no iría allá, una vez Juan Mejía fue proclamado ganador de la VIII versión del Premio Luis Caballero, en las redes sociales de la entidad se prometió que “a pesar de que la muestra va hasta el 1 de noviembre. Es posible sin embargo, una extensión” #valordeoportunidad #apuntarlealoquesemueva.

Divorcio

Por Guillermo Vanegas

Divorcio

Apreciado alcalde, valdría la pena que pensara la situación actual de la Fundación Gilberto Alzate como un interinato, y se planeara la posibilidad de, por fin, otorgarle los dispositivos para que se defienda del nepotismo que la ha caracterizado. En breve, que el nombramiento de su dirección se oriente por valores más cercanos al mérito y la experiencia en su área de desempeño y no por hechos ajenos a su misión.

Dear

Por Guillermo Vanegas

Dear

Supe que para aplicar a la Clínica de proyectos que usted hizo el jueves 20 y el viernes 21 de agosto en una galería-espacio-de-arte-independiente era necesario enviarle un texto de no más de 300 palabras en inglés. Pero, como no deseo conversar con usted sobre mis proyectos futuros, me saltaré esa exigencia de protocolo y me arriesgaré a escribirle en mi idioma, para tratar sobre un interesante proceso urbanístico en el barrio donde usted habló.

Humana

Por Guillermo Vanegas

Humana

Todo salió a pedir de boca (de urna). La gestión demostró la efectividad de las acciones que viene emprendiendo la Fundación Alzate desde la más reciente modificación de su organigrama y del diálogo que, al parecer, ha establecido con (un grupo de) artistas y (un sector del) público. Además, en la producción del obelisco participaron representantes de dos comunidades tradicionalmente favorecidas por el paternalismo demócrata hacia las artes: obvio, artistas y, luego, estudiantes de artes plásticas.

Papá

Por Guillermo Vanegas

Papá

Todos sabemos que esa institución tiene una Gerencia de Artes, con coordinadores de espacios, equipamientos y proyectos editoriales; sin embargo, al revisar su colección aparece siempre una brecha prolongada: no hay un funcionario especializado –hay que recordarlo, y sobre todo y siempre allá: profesionalizado para cumplir esa labor–, a quién consultar

Antifa

Por Guillermo Vanegas

Panorámica de la exposición Antifascismo en Bogotá, un pasado y un presente de lucha, Sala Cabeza de Ratón (Fundación Gilberto Alzate Avendaño), Bogotá, julio 2-26, Bogotá. Esta exposición, inaugurada tras la salida de Jorge Jaramillo y Liliana Angulo como cabezas primordiales de la gestión en artes visuales de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, marca el […]

Institucionalización afectivizada

Por Guillermo Vanegas

Institucionalización afectivizada

Tamara Ibarra llegó de México a Bogotá por dos semanas como participante del Independent Curators International (iCI) para presentar “Tomar la ola”, su investigación sobre Espacios Independientes de México (cuya información se puede consultar aquí y aquí). Alternando sus actividades institucionales conversó con los espacios independientes de Bogotá reuniendo información sobre estas organizaciones y compartiéndoles la manera en que se da ese fenómeno en su país.

Canto

Por Guillermo Vanegas

Canto

Bogotá: belleza y horror recupera una senda de trabajo que tanta falta le hacía a esta institución. Que ojalá no pierda y ojalá refuerce. A partir de la selección de un amplio número de artistas destaca en ella su interés omniabarcador. Cosa extraña en nuestros días de exposiciones pequeñas en espacios comerciales. Sin privilegiar escuelas o técnicas, insiste en el hecho de que la mirada artística se construye en los espacios de la convivencia urbana.

Editorial

Por Guillermo Vanegas

Editorial

Más que un evento de estudiantes de arte, el Salón Tollota maneja todas las características de un encuentro serio como los que tanto gustan en Bogotá. Posee periodicidad, invita aspirantes a artistas, permite y/o promueve la calidad desigual, estimula la sinergia entre facultades, formula constantes declaraciones de principios, tiene humor. Y también lanza un medio editorial cada vez que se estrena.

Pesadilla

Por Guillermo Vanegas

El título de esta intervención de Mario Opazo en el Monumento a los Héroes de Bogotá marca con claridad sus límites políticos e induce a error […] Esta propuesta funciona más como el riguroso sondeo de la metodología de trabajo de un artista que demuestra haber alcanzado la madurez de una carrera plena de investigaciones con múltiples técnicas y escenarios, que a lo largo del tiempo y a pesar de los premios, han salido bien y mal libradas. En otras palabras, su club de fans sonríe satisfecho al habitar una enorme instalación que es “Opazo puro”…

Sepia

Por Guillermo Vanegas

Hace varios años, Nicolás Gómez, integrante del equipo curatorial responsable de esta exposición estaba trabajando en otra curaduría. Junto con Felipe González y Julián Serna propuso el diseño actual de la sección dedicada al arte moderno en el Museo Nacional. Entre las múltiples decisiones que tomó junto con sus colegas estuvo la de abrir la sala oponiendo campo y ciudad.

Cinta

Por Guillermo Vanegas

En la portada de una revista Cromos de 1999, Vicky Neumann, artista, en flor de loto, sufría los criterios visuales e ideológicos que se le imponían a las promesas del arte de la época: 1.- como era pintora debía usar pantalón blanco untado de pintura; 2.- como era artista, su aparición debía encauzarse tras el guiño facilón de cultura general bajo la fórmula “retrato de una artista (no adolescente)”. Desde esa época, parece, la perseguía el tema del tránsito hacia la madurez en la especie humana…

Puja

Por Guillermo Vanegas

Tras haber abandonado la pésima idea de convertir una excelente propuesta en un monumento a sí mismo, Franklin Aguirre comenzó a tomar decisiones útiles. Por ejemplo, orientar el programa de educación informal en artes impulsado por la Cámara de Comercio de Bogotá. Plataforma 3 es la versión más reciente del proyecto Artecámara tutor. En él revela el efecto que su gestión ha tenido en el afianzamiento profesional de una población de artistas distinta a la localizada en el eje Macarena/Teusaquillo/Barrio-abajo-de-la-80-gentrificado-con-arte.

Retícula

Por Guillermo Vanegas

Retícula

Gabriel Silva, Ensayos sobre jardinería y pintura. Curaduría: Ximena Gama. Espacio Odeón, 19 de febrero-11 de abril. Bogotá. Fotografía: Reto 1: La sede de la exposición se ha distinguido por albergar obras tridimensionales, instalaciones o montajes de teatro, por lo mismo suele verse como un enclave difícil para una muestra de pintura. Las paredes rotas, […]

Deli

Por Guillermo Vanegas

Siempre que un crítico de los medios se concentra en el cubrimiento periodístico de la pobreza y/o la guerra, rescata la equívoca noción del “mínimo-de-respeto” para enmarcar la relación entre entrevistado(s) y entrevistador(a). A pesar de que el cubrimiento sea sesgado, paternalista, hiperventilado o dramático; usar la ración necesaria de mínimo-de-respeto, aporta carta blanca para cebarse en la cotidianidad de los desposeídos de turno. En arte, esta actitud es clásica.

Comunidad

Por Guillermo Vanegas

Comunidad

Lanzamiento del proyecto curatorial de la 10ª Bienal de Mercosur. Tomada de Fundacao Bienal do Melcosul. Equipo curatorial: Regina Teixeira de Barros, Raphael Fonseca, Márcio Tavares dos Santos, Gaudêncio Fidelis, Fernando Davis, Carmen Cebreros Urzaiz e Ramón Castillo Inostroza. El proyecto de la Bienal de Mercosur parte de una singularidad: se basa en la configuración […]

Comienzo

Por Guillermo Vanegas

Alejandro Martín se posesionó a finales del año anterior como encargado de centralizar las actividades expositivas de un museo caído en desgracia tras la minicrisis que significó la salida de Juan Ramírez –actual director de la galería BIS. Siguiendo su trayectoria, puede decirse que se trata de otra más de las metamorfosis profesionales del campo cultural colombiano. Quien antes fuera editor (ochoymedio, piedepagina), ahora es curador. Pero no hay diferencia. De hecho, él comprende la curaduría como un proceso de edición y puesta en escena.

Reducción

Por Guillermo Vanegas

Reducción

Entre los detractores había facciones que reclamaban por la manipulación pornomisérica de los cantantes, los comentarios sexistas hacia las abuelas de los cantantes, las metáforas místicas sobre la evacuación intestinal de los cantantes (y de personajes imaginarios), la ausencia de apuntes políticos sobre un escandalito que toca –otra vez- a la familia de alguien que twitea muchísimo, o el regodeo descalificador sobre las decisiones de construcción de vivienda popular de Gustavo Petro en guetos de ricos bogotanos.

Vulnerables

Por Guillermo Vanegas

El Equipo TRansHisTor(ia) (María Sol Barón-Camilo Ordóñez), viene trabajando hace bastante sobre la obra del artista laboyano Wilson Díaz. Esta semana inauguraron el segundo capítulo de su investigación Con Wilson, bajo el subtítulo Dos décadas vulnerables y visuales. Una exposición que le mide el aceite de la nostalgia a la generación que lo acompañó como colega y a la que le siguió como responsable de incontables mitos urbanos.

Cuadras

Por Guillermo Vanegas

Esta muestra se caracteriza por cubrir cinco áreas: (i) integra el combo de exposiciones dedicadas al arte latinoamericano este semestre en Nueva York, (ii) pretende una perspectiva omniabarcadora, (iii) posee nombre que elude asociaciones con el Realismo mágico, (iv) sigue de cerca los postulados del Harvard Design School Project on the City, y (v) sirve de antesala a otro proyecto de alcances geopolíticos mayores, que abrirá en noviembre en la misma ciudad. Ha sido bien reseñada en revistas serias y de humor. Se le visita más bien poco.

Sudor

Por Guillermo Vanegas

Camisetas rotas con lemas irónicos/”inteligentes”, mugre, un día hermoso y libros caros. PrintedMatter Inc., New York Book Art Fair, 2014. MoMA PS1, Queens. Nadie estaba preparado para el calor que hizo ese día. Yo no. Ellos, dentro de sus atestados locales, menos. Miles de personas rotando alrededor de mesitas pésimamente organizadas (mal montado = cool), […]

Concentración

Por Guillermo Vanegas

FOGUEO es una edición que comienza y termina en cada librillo pero cuenta con la conciencia de que es una novela por entregas. Así, se da la oportunidad del reinicio. En esto se parece a las trampas de la FIFA y a la popularización de la literatura: como los ciclos del fútbol corporativo (que nos enseñan de Ciencias Políticas, contacto cultural y nos condicionan la vida), sabemos que nunca va a llegar a su fin.

Versión

Por Guillermo Vanegas

Un comentario autobiográfico abre el libro. Tal como le sucedió a los miembros del Equipo Transhistoria, el encuentro con parte de la obra del Taller 4 Rojo es casual. O lo era. O ya no lo será. Puesto que Alejandro Gamboa ha decidido reducir casualidad y ampliar canon en una investigación de tres partes, donde enseña las consecuencias de la omisión histórica reiterada.

Universiteca

Por Guillermo Vanegas

La Escuela de Garaje, es un proyecto de tres etapas que parte de la alteración de la hipótesis principal del proyecto Salones Regionales. Como este plan de estímulo es centralista, el equipo curatorial decidió modificar la noción de “región” que lo circunscribe.

Casa

Por Guillermo Vanegas

Al comienzo de la película hay un guía turístico hablando desde la parte delantera de un bus. Es un arquitecto que ha creado un centro de estudios en la ciudad de Burdeos y pide a las personas que viajan hacia la casa de destino que cuando vayan a ingresar se quiten los zapatos. Ha llovido y podrían ensuciar el piso. La gente llega y, efectivamente, hace caso. Se retiran los zapatos, como cuando se entra a un lugar sagrado. Problema: entender edificios de arquitectura moderna como centros de culto premoderno.

Almas

Por Guillermo Vanegas

Almas

En las dos ocasiones que lo ha hecho en Colombia, el artista peruano Aldo Chaparro ha reiterado un procedimiento y modificado otro. Repitió la maniobra de poner láminas de acero inoxidable plegado en escenarios que han tratado de resolver su uso como edificios de congregación. Comenzó a examinar las sedes de sus intervenciones, pasando progresivamente hacia zonas cada vez más ruralizadas (primero lo hizo en un museo histórico del centro de Bogotá, luego en una mina de sal reconvertida en iglesia).

Videos

Por Guillermo Vanegas

Lalululatv es una iniciativa encabezada por Luciana Ponte, que se caracteriza por tomar internet como una fuente de creatividad en cambio permanente, enunciada en inglés y cuyo acceso depende en muchos casos de la competencia idiomática. Su motor, entonces, es la ecuación: contenido + traducción = difusión (copia/apropiación/re-creación por fuera de la academia universitaria)

Conversación

Por Guillermo Vanegas

Hay una referencia a este libro en los sites locales de arte contemporáneo. Hace siete años, Ricardo Arcos comentaba el evento Prácticas artísticas y crítica cultural en un post y de paso saludaba la llegada de María Sáez como directora de Divulgación Cultural de la Universidad Nacional. A la bienvenida, Arcos añadía que en ese encuentro fue lanzada esta publicación en una charla sostenida por Santiago Rueda Fajardo y su autora. Además de esto y sin profundizar demasiado en su afirmación, consideraba que el documento era “bastante atrevido, por poner en un mismo espacio a teóricos tan disimiles como Danto y Foster”.

Intención

Por Guillermo Vanegas

Es de agradecer que existan modelos de gestión como el que ustedes aplican en el país. De hecho, su labor a lo largo de varios años ha terminado por convertirse en una metodología que, por desgracia, ninguna entidad cultural apoyada por recursos económicos significativos ha tratado de emular. Quiero decir, además de las instituciones que les son cercanas en espíritu (espacios alternativos, semifinanciados y/o autogestionados), los demás entes (museos mendicantes pseudo-administrados, Secretarías de cultura) ni se han enterado de su existencia. Mal por ellos.

Reconsiderado

Por Guillermo Vanegas

Barón y Ordoñez evitan dos riesgos frecuentes en nuestra historiografía: asimilar la muleta teórica de dos o tres autores extranjeros para manosear un grupo de obras como pretexto, o esconderse detrás de cartas, fotos y deleznables –o inútiles o intrusivas- revisiones de archivo, sin decir qué se piensa de una trayectoria.

Tutelaje

Por Guillermo Vanegas

La intención de Nadia Moreno en este libro es la de resolver una pregunta que desde la anterior Gerencia de artes del Distrito Capital intentó darse y terminó –si terminó, trunca: ¿cómo comprender los efectos del patrocinio gubernamental a las iniciativas más dinámicas de producción visual en los sectores más jóvenes del campo artístico local? Para resolverla, su autora inició una indagación en 2005 reuniendo información sobre políticas estatales de estímulo a las artes, con la idea de reconocer la forma en que se comprendían los términos “joven” o “artista joven” por parte de gestores y funcionarios encargados de diseñar, ejecutar y perfilar la relación del Estado con este grupo.

Sub-texto

Por Guillermo Vanegas

Como se aclara en varios de los dispositivos informativos del proyecto, éste hace parte de la investigación Desde el malestar (Érika Flórez-Juan Sebastián Ramírez, 14 Salones Regionales de artistas (zona Occidente)). Es decir, amplía un inventario de prácticas que comenzó hace dos años y se ha caracterizado por la reunión de propuestas –aun- no bastante explotadas por los promotores del arte-perpetuamente-emergente-del país. Y también parece la exposición de trabajos de un mismo artista.

“Pelos”

Por Guillermo Vanegas

Pelos es la peluquería donde el protagonista del tercer relato de este libro -adorador de Satán de pelo largo-, llega para ser atendido por un peluquero que pregunta: “¿Lo de siempre?” Antes, el adorador había cortado el cuello de un gato para beber su sangre. Se deja lavar el pelo con champú Baby Johnson…

Por Guillermo Vanegas

Las obras presentadas por Cristina Figueroa, Ana María Millán, Santiago Leal y Elena Artigas en esta muestra tienen poco en común. No coinciden sus enfoques ni sus clubs de fans y de seguro nunca serán representadas por el mismo galerista (recordar: nadie menos dado a aceptar la experimentación temática que los fans de artistas contemporáner@s y los galeristas bogotanos promedio).

Éxito

Por Guillermo Vanegas

El triunfo está garantizado. En otras palabras, esta Bienal de (la ciudad amurallada de) Cartagena se convertirá en LA bienal de Colombia. Si miramos el panorama, todo juega a su favor: no parte de la iniciativa de curadores conectados (y pobres), no depende de un museo de arte moderno dinámico (y mendicante), no teme a la inclusión de artistas internacionales o de obras con seguros impagables (y vigentes), no se acompleja –bueno, no tanto- con el rol de lugar turístico que cumple la ciudad anfitriona y lo mejor –bueno, no tanto- cuenta con el apoyo de la Fundación con el nombre de uno de los hombres más ricos del país y varias empresas cercanas a su oligopolio.

Afecto

Por Guillermo Vanegas

El libro es la prolongada, rigurosa, comprometida, dedicada y necesaria muestra de afecto de un joven investigador por un pintor que desde los 32 años se dedicó a fracasar como artista. Una saga que no deja de parecer emocionante por momentos. Que alcanza cotas de sinceridad desternillantes que bien pueden ser leídas como evidencia sociológica o demostración de la ridiculez de que somos capaces los humanos cuando nos tomamos en serio. Como el pintor de marras: un hombre que jamás sonríe.

Prayer

Por Guillermo Vanegas

Prayer

Bajo una enorme roca falsa, donación de otro artista al lugar, nueve mesas recibían a un público ávido de estar cerca por primera vez -así fuera ante un breve fragmento-, de la aparición, sino del arte, de la artista. Ella nos brindó su fugaz presencia. Las obras, apretadísimas. Su misión, ser objeto de duelo. Su visión, terminar representándolo en alguna institución cultural y/o capaz de financiarlo.

Bienvenida

Por Guillermo Vanegas

De hecho, me pregunté en las razones que llevaron al Estado local a negociar con los propietarios de Lia Lab. Quiero decir, si ese sitio ya ha demostrado con creces su versatilidad para recibir muestras de arte, proyectos de tesis y simulacros de ferias con una sola galería, ¿fueron esos los criterios de contratación que llevaron a decidir que allí habría de funcionar la viajera Galería Santa Fe?

Libro (II)

Por Guillermo Vanegas

No soy como esas criaturas académicas humildes que me rodean. Suelo citarme mentalmente: “¿qué pasaría si no fuera nadie a una firmatón de grabados populares?… bla, bla, bla”. En esta ocasión para volver significativa mi inversión de tiempo aquel día que hice patria comprando y mandando firmar el catálogo de la exposición. De hecho, tras leerlo, me enteré que el costo de compra ($85.000) subirá dentro de un año por efecto del mandato especulativo autorial…

Fila (III)

Por Guillermo Vanegas

Álvaro Barrios mientras firma uno de sus grabados populares (Biblioteca Luis Ángel Arango, Bogotá, enero 2014). Esperar. Fin de semana en la mañana. Saber que se lanzará/presentará/venderá el catálogo de una muy buena exposición de un muy buen artista que lo hace excelentemente cuando se olvida de sí mismo (problema: eso sucede más o menos […]

Balance

Por Guillermo Vanegas

Los campos artísticos de Occidente operan bajo la modalidad del ciclo y tratan de desentenderse de ello. Con lo primero: aceptan que sus artistas procedan de la academia, hagan obras que reflejan un profundo desprecio hacia la academia, sean patrocinados por intérpretes que inventen ritos de consagración en la academia y, si triunfan, terminen integrando pénsums en la academia -del futuro.

Bienal

Por Guillermo Vanegas

Bienal

Fui a Medellín a tragarme mis palabras. Una a una. Antes, sin haber visto este 43 Salón (Inter)Nacional de Artistas –y habiéndome burlado del complejo oculto tras la partícula “Inter”-, estaba de acuerdo con las críticas que se le hicieron a su modelo curatorial. Aunque no dejo de pensar que los cuestionamientos esgrimidos tienen la fuerza suficiente como para mejorar/incrementar/dignificar la presencia de los artistas regionales en eventos de este tipo, las obras estaban ahí para decir otras cosas.

Melaza

Por Guillermo Vanegas

Colectivo Re-Producciones (Lina Rodríguez-David Escobar), Bandera N-70, 2013. Exposición colectiva Alojamiento central, Punto Theca, 25 de octubre de 2013, Curaduría El Parche Artist Residency, Bogotá. Fotografía: Dufay Bustamante. Es verdad. Hubo cosas entre tanto evento periférico a esa feria que trajo tantos y tan temerarios coleccionistas ávidos de homogeneidad. En medio de rumores asociados a […]

Oportunidad

Por Guillermo Vanegas

Estos trabajos de Edwin Sánchez admiten tres acercamientos de complejidad progresiva. El primero es el de la indignación moral: frente al video de un soldado mutilado que habla de su experiencia en el ejército colombiano y para descansar de ello fornica, quien mira podrá ver ofendidas sus más altas aspiraciones patrióticas.

Pequeña

Por Guillermo Vanegas

Guillermo Vanegas escribe sobre la exposición “El azote del culo (Recetario apócrifo/ Escritura sediciosa)” en la La Quincena. El texto de presentación de la muestra insistía en que hablar era causa de males. Parecía recomendar la mesura. Medir las consecuencias del decir y encaminar hacia el buen decir. Por su parte, la exposición mostraba los resultados de la voz decantada. Lo suyo era la materialidad. Incluía recomendaciones sobre la paciencia, el cuidado en la observación y el comentario en voz baja. Así mismo, iba de la literalidad a la recolección de las palabras finales de una película mítica. Recuperaba chistes y anotaciones escritas con detenimiento. Recorría, el camino que comienza en la prudencia y termina en la intoxicación. Trataba de parecer menos una exhibición-wanabí-de-espacio-expositivo-grande,-elegante,-de-sonrisa-fácil y más una colectiva articulada en torno a la siempre efectiva idea de organizar obras de arte alrededor de algo. En este caso, voz y texto como lados de un mismo problema: la necesidad de modificar el entorno circundante.

A.Q.U.Í.

Por Guillermo Vanegas

Cabezote de presentación de un programa de formación curatorial a realizarse en una ciudad que promete. La imagen muestra una clara disposición logística (de seguro esa galería existe en Bogotá) y de mood (hay tanta gente así yendo seguido a exposiciones de arte contemporáneo en Bogotá), que da una idea clara de los auspiciosos vientos […]

Idoneidad

Por Guillermo Vanegas

Hay graffiteros. Hay graffiteros asesinados. Hay calles inhóspitas. Hay buenas intenciones. Hay populismo. Obvio, hay paternalismo. Hay plagios. Hay retractaciones. Y hay premios pírricos. Martha Ennix lo comentó recientemente en este mismo medio: “Para un concurso de la imagen para un afiche, ¿esta bien que la selección y premiación lo hagan dos artistas plásticos y un arquitecto?” Entonces, si ya leíste ese post, sácale el cuerpo a éste. Continúo. ¿Cómo entender, entonces, que una iniciativa que se muestra como de apertura e inclusión de una expresión tradicionalmente marginalizada –o atacada-, termine siendo regulada por miembros de un gremio que le resulta ajeno?

Piso

Por Guillermo Vanegas

Es bastante sencillo reconocer las aspiraciones del modo de vida de un ciudadano colombiano promedio. Mejor dicho, era. De hecho, antes de la crisis del modelo de financiación de vivienda que creó el gobierno de Misael Pastrana Borrero bajo el acrónimo UPAC, la idea era que toda familia fuera depositaria de tres tipos de bienes: casa, carro y beca. Y, como siempre que la publicidad establece alianzas con las entidades bancarias, este modelo de triunfo social se convirtió en un rentable slogan.

Im-per-fec-to

Por Guillermo Vanegas

A primera vista, Amalgama(s) parecería ser una exposición anclada en el primer renglón del esquema anterior, donde la concentración de sus participantes se hubiera decantado por el análisis del comportamiento físico de los elementos que constituyen cada una de sus obras. En ese sentido, Dirección única y Confinamiento de Santiago Reyes o Certeza indeterminada de Laura Trujillo, podrían verse como destacables cabezas de playa, a cuya saga irían otros trabajos de la muestra…

Viscoso

Por Guillermo Vanegas

on familiaridad, Eduardo Serrano, el gestor artístico más brillante de Zapatoca (Santander, Colombia), recordaba así la participación de uno de los artistas más interesantes de su generación en uno de los eventos culturales más inflados del momento: “Adelante, colocados horizontalmente sobre el piso del Museo de Arte Moderno (entonces Planetario Distrital) y unificando el espacio asignado a su trabajo, se intercalaban dibujos y fotografías a escala 1:1, de las baldosas mencionadas, cuyo diseño –más tarde se sabría- correspondía con el del piso del estudio del artista.

Arriba

Por Guillermo Vanegas

La obra consistía en sostener una serie de reiteraciones de corta duración. “Falsos fuegos […] danzando sobre la arquitectura de la burguesía” = breve loop de voladores explotando en un lugar donde la pólvora en manos civiles no está prohibida aun; cada vez el mismo haz de fuegos artificiales = memoria de contraste con el derroche pirotécnico que se asocia a esa fecha; un poste alumbrando en medio de la grabación = semicírculo luminoso parecido a una medialuna pobre; el aullido de un lobo = la explicación de que se trataba de un niño (que miedo ese niño).

Ocultar

Por Guillermo Vanegas

La obsesión de (Jose Alejandro) Restrepo por revelar las implicaciones asociadas al acto de representar partes del cuerpo humano. ¿Recuerdan el énfasis que puso al comienzo de la charla como apoyo a la exposición Habeas Corpus? Destacaba la importancia del subtítulo de la muestra. Para él, la frase “que tengas [un] cuerpo [para exponer]”, hablaba de aquellas “manifestaciones extrañas que hacen que tener un cuerpo, lejos de ser una condición natural, lo que hace es encerrar una profunda extrañeza […] que se potencia al mostrar el cuerpo fragmentado y al enfatizar ese carácter alegórico que pueden tener cada una de sus partes.” Entonces, ofrecer pedazos de cuerpos. Las caras, esta vez. Con una intención…

Motivo

Por Guillermo Vanegas

La primera etapa del trabajo de Paulo Licona involucraba su colaboración con el también artista Camilo Turbay. Juntos conformaron el colectivo Todopipas. Bajo esa membrecía comenzaron a insertarse en el panorama de la producción visual del terruño. Por una parte empezaron a hacer presencia en inauguraciones de exposiciones portando prendas que consideraban relacionadas con el contenido de las muestras. Entre éstas se recuerda su performance en la apertura de Traslaciones (Nicolás Consuegra.

Antenas

Por Guillermo Vanegas

La artista Ana Catalina Díaz se refiere a las piezas que integran esta exposición como objetos que “no son la acción en sí misma, no son el lugar, no están cumpliendo una función”. Para ella actúan como aquello “que inútilmente busca captar una utopía.” Antenas.

IV

Por Guillermo Vanegas

El 1er Reporte Decenal de Actividades, exposición de Esteban Rivera en MIAMI se formula en términos tan gruesos como el parágrafo 4 de la fundación de la OMC: ¿cómo hace uso el arte del repertorio visual que se produce por-la/en-la sociedad corporativizada? En breve: ¿cómo se articula el par conceptual arte y mercadotecnia? Más en breve, ¿qué es lo único que nos pertenece.

Mural

Por Guillermo Vanegas

Mural

El proyecto Pintura abierta utilizó lo que servía de ese sitio y prescindió de los gestores. Usó El Parqueadero como laboratorio para la presentación de buenos y variadísimos trabajos y se quitó de encima la confusión de curadores limitados al exhibicionismo de sus buenas relaciones públicas. Planteado como investigación encabezada por dos mujeres formadas como artistas en centros de educación superior de Bogotá, conformó la que hasta ahora podría identificarse como la mejor curaduría que se ha hecho este año en Bogotá…

L l a a r r a a

Por Guillermo Vanegas

Como la novela de Stevenson, en su prueba piloto LARA Latin American Roaming Art, tuvo dos caras. Por una parte, los comunicados dispersos en la página web y los folletos de sala ofrecían un repertorio de buenas intenciones con la idea de dejar en claro que se trataba de una residencia artística con todas las comodidades “para leer, escribir e investigar” en un lugar turístico lleno de historia. Entre el inventario de lugares por visitar se ofrecían excelentes oportunidades para entrar en contacto con los nativos: “Visitar la plaza de mercado es una excelente forma de conocer a los habitantes de Honda, y probar los productos regionales. Es también un sitio excelente para comprar materiales e insumos para cierto tipo de obras.”

Conmemoración

Por Guillermo Vanegas

Conmemoración

No podía dormir. Intuía por qué era. Entonces miré la red de redes y me encontré con esto: “El jueves 9 de mayo se inaugura en la nueva sala de exhibiciones de Lugar a Dudas la exposición colectiva “Para no salir del laberinto”. Proyecto de producción e investigación, tanto artística como curatorial, que explora a través del trabajo de seis artistas casos concretos de la arquitectura y del urbanismo.” Un evento con curaduría de Julios García Murillo y Luis Mosquera.

Balada

Por Guillermo Vanegas

Balada

En Lugar a Dudas, la artista reunió La balada de Carlos Lehder y Moby Dick y el Buque Gloria, ambas de 2012. La primera es un trabajo de dos partes: tres videos concentrados en la isla que arrendó Lehder y una grabación de músicos que viven en Londres reinterpretando una canción que se compuso en su honor. La segunda, es una grabación audiovisual donde tres cadetes recluidos en entrenamiento dentro de la nave insignia de este país leen el apartado de la novela de Melville que narra la debacle de los proyectos del capitán Ahab.

Volcamiento

Por Guillermo Vanegas

La beligerancia de la abstracción moderna fue más el producto de una rabieta crítica que un axioma rigurosamente perfilado por los productores. Por eso, creo, personas de proveniencias regionales, no de clase, disímiles, hicieron su respectivo Monumento al estudiante muerto: Alejandro Obregón, Edgar Negret, Julio Abril. El asunto parecía más el de utilizar el arte para representar un hecho terrible (siempre que muere una persona jóven, los viejos tenemos más oportunidades de hacer las cosas mal e impunemente), que establecer declaraciones de principios estéticos…

Viaje

Por Guillermo Vanegas

Viaje

Pongámonos serios: tenemos Mágister en hacernos zancadilla. Por ejemplo, al pensar en la postergadísima internacionalización del arte contemporáneo local, si el proyecto es iniciativa de un curador nativo, seguramente obtendrá proyección limitada. Al contrario, cuando un investigador extranjero mira hacia acá, suceden los milagros. Es algo que dicta la tradición: para que sepamos cómo somos y qué hacemos, nada mejor que ver qué dicen los especialistas provenientes de fuera…

Oro

Por Guillermo Vanegas

Oro

Durante el recorrido muchos entendimos que estábamos en medio de una enorme trivia de arte. Rodeados de tantas obras sin identificación, determinar qué era de quién y cómo podría llamarse una obra fue un juego que deleitó a muchos. Jóvenes y viejos apostaban por saber quién sabía más. Casi nadie acertaba. Ver personas que reconocían avergonzadas su ignorancia visual. Museografía de vanguardia. Arte e interactividad: dar información incompleta para despertar el interés de la audiencia. Para que complete -en este caso, identifique-, una obra. Performatividad del silencio…

Olleta

Por Guillermo Vanegas

Dentro de un casa azul pintada en su interior con líneas negras y azules hay un dibujo de una batidora azul con un cuenco gris. De su marco cuelgan una cuchara de palo color palo y una pala -creo que así se llama esa cosa-, de dos colores. Un mueble con platos soportado sobre una olleta, creo. El recuerdo del artista a quien se atribuye todo el arte contemporáneo de este mundo y más, que al tener que dar un regalo a su hermano pintó un molino de chocolate…

Nevera

Por Guillermo Vanegas

Alejandro Salas Matiz, Habitáculo para la memoria. Instalación. A Seis Manos, Bogotá, hasta el 14 de marzo de 2013  Uno no deja de sorprenderse con los aires de cambio que estimulan al arte joven bogotano. Por ejemplo, los que soplan desde las academias de la ciudad para exhibir sus tesis de pregrado. Mientras la Escuela […]

Fiesta

Por Guillermo Vanegas

Comenzó un año donde parece que la ya bautizada Franquicia del arte contemporáneo colombiano va a resultar altamente valorizada y, lo mejor, sus réditos supremamente reñidos. Habrá que ver dentro de once meses, quiénes sacaron partido de esta cresta de visibilización internacional. Han llegado los Thyssen y Obrists (o sus representantes). ¡Salud! Se anuncian exposiciones de artistas colombianas que poco han mostrado aquí. Esta semana se inaugurarán presentaciones de trabajos de grado y muchos espacios alternativos que funcionaban en Bogotá han modificado su trayectoria

Edilicia

Por Guillermo Vanegas

Albert Speer era un hijo de la élite alemana. Estudió arquitectura bajo la inspiración de teorías cuyo impacto aun se percibe. Trataba de vivir su vida en medio de las convulsiones políticas de su país cuando conoció al patrocinador de sus proyectos más ambiciosos. Ambos coincidieron en que su país debía cambiar y en la velocidad de su ascenso -y colapso. El primero no pudo ver el final de su sueño (básicamente porque se dio muerte)…

Tierra

Por Guillermo Vanegas

Escuchar W Radio en las mañanas, además de servir como refrendación de arribismo, es algo que no deja de brindar pequeñas alegrías. Por ejemplo, las que da el personaje más admirado de ese equipo de periodistas. Se trata de un intelectual que, obviamente, habla sobre “cultura” (o mejor, sobre lo que eso significa en los medios de comunicación de Colombia: arte, exposiciones, presentaciones de teatro, todo tratado a la ligera) y a veces se encarniza en la defensa de políticas o actuaciones…

Economía

Por Guillermo Vanegas

Economía

“¡Mire!”, pareciera reclamar el alemán. Y nos ofrece de todo: fotografías que se presentan como fotografías (impresiones sobre papel no enmarcadas), fotografías que se presentan como pintura tipo Vitamin P (papeles encerrados en cajas de acrílico), fotografías que hablan de asesinatos rituales (recortes de noticias de prensa), fotografías de naturalezas muertas, fotografías que aspiran a ser pintura abstracta. Variedad. Pero virtual. Cuando salgamos de la muestra no poseeremos nada, apenas unos recuerdos que perderemos con las neuronas que ahogemos en nuestra siguiente borrachera. Terrible. (Amiguitos, no beban).

Jaula

Por Guillermo Vanegas

En el site donde promocionaban su presentación, los integrantes de Latienda Medellín reclamaban en mayúscula sostenida: “ESTO NO ES ESTETICA RELACIONAL. ESTO ES COMERCIO. ESTO ES ESPECTACULO. CURADORES MURIENDO.” Y su presentación se dio en medio de la feria organizada por la fundación Teatro Odeón.

Pasto

Por Guillermo Vanegas

Esta presentación también marcaba otro regreso. El de María Margarita Jiménez a una sección del campo artístico tras haber anunciado su retiro hace diez años en el primer piso del mismo edificio, regalando ropa. Y tal como lo prometía aquella vez, volvió sin nunca haberse ido (salir del universo de las exposiciones para sumergirse en el de la docencia es diferir la pulsión de mostrar a través del trabajo de quienes reciben clase con uno), ni haber dejado de trabajar. De hecho, A ras de tierra es el resultado de la articulación de imágenes reunidas durante dos años de grabación, que resultó más poderosa con la ayuda de tres colaboradores: ellos aportaron las animaciones en 3D, las líneas blancas y el sonido. Jiménez & Co.

Gafas

Por Guillermo Vanegas

Gafas

El diálogo entre ‘El Camino corto’ y ‘Urgencias’ se plantea al nivel de una materia primordial que aparece para recordar que la prevalencia de una imagen depende de su decantación. Que siempre se ve mejor cuando el polvo cae. O cuando se usan unas gafas de protección (Lacan -no sus exégetas-, dijo alguna vez que la posibilidad de la mirada sólo se daba observando a través de una pantalla, nunca directamente.) A pesar de que cada muestra ponga en juego su propia versión pretensiosa de la pedagogía del enojo (fastidio moralista por las consecuencias del consumo de cocaína, rememoración fatalista del despojo a la salud), protegen la percepción y dan argumentos para ver mejor.

Pandora

Por Guillermo Vanegas

En lo que antes era la enorme capilla del colegio donde dicen que estudió el hijo de un señor que muchos parecemos no querer olvidar (es decir, viéndolo no como la leyenda urbana de los ochentas, que ahora parece ser), Anna María Guasch examinó la trayectoria artística de John Cage. Advirtiendo que esta indagación partía de una base documental apuntalada en la lectura de “ensayos, conferencias convertidas en ensayos o (…) múltiples entrevistas”

Nota

Por Guillermo Vanegas

Nota

Siempre se ha pensado que una semana del sonido debe contar con una exposición que la acompañe. Y que no se puede reciclar la museografía de una pésima exposición anterior para solucionar una muestra de mecanismos construidos con la idea de hacer ruido. Mientras en una sección de la sala de exposiciones estaban en silencio, montados sobre módulos o en mesas, desconectados, dispuestos para el momento en que habrán de funcionar. En la otra, pasarían por lo menos dos veces a un lugar bastante parecido a como nos han dicho que son los escenarios interiores de las ferias ambulantes del Dust Bowl: luz cenital, cortinas negras y un telón rojo al fondo. Contra este escenario, por horas, sonaban.

Familia

Por Guillermo Vanegas

Hola hija. Mira, dos de las categorías que se destacan en lo que va del Salón Regional de Artistas llamado Las Edades son: 1.- Gran parte de los artistas se ubican en un estrato social semejante, y 2.- Hay muchos vínculos familiares…

Palomas

Por Guillermo Vanegas

Una de las especies que más ha proliferado en las ciudades contemporáneas es la de los críticos desempleados. Pero a ella no está dedicada esta nota, sino a las Columbas. Una de las pilatunas del Proyecto Mayhem en una película de los noventa consistía en darles bastante comida en la noche para que cagaran carros de alta gama (que no podían comprar los críticos ni en los noventa ni ahora). En algunas ciudades está prohibido alimentarlas (como a los críticos).

Reflejo

Por Guillermo Vanegas

Sueñe con que Colombia tiene un “pintor vivo más importante de Colombia”. En serio, trate de soñar con un pintor vivo realmente importante, de Colombia, que pinte de verdad. De pronto, en su sueño, usted se confunde con el que da entrevistas y regala gatos. Ese no.

Ira

Por Guillermo Vanegas

Ira

La selección de imágenes que presenta la revista Anti-oquia recupera lo mejor de la bilis que González y otros polemistas insignes han vertido en honor de la abyección local. Un acto que inicialmente no tiene nada de malo, ni resulta edificante, ni incomoda. ¿Esfuerzo inútil? Por supuesto. Esos temas no son sexis, son fácilmente instrumentalizables como retórica de oposición y a los cuatro años habremos de volver sobre ellos para retractarnos (yo, por lo menos).

Subordinación

Por Guillermo Vanegas

Las obras de Reyes aquí son fruto de una serie de decisiones calculadas para controlar el impresionante caos que debió significar la realización de cada objeto. Mugre, polvo, falta de control del material, esfuerzo físico, probable intoxicación pulmonar por exposición reiterada ante partículas anisótropas, probable síndrome del túnel carpiano. Caos. Pero, en la sala, hay silencio y quietud. Antes que nada debemos asumir que no vemos nada. Que, tendremos que ponernos en juego con cada objeto y hacerle preguntas…

Sueños

Por Guillermo Vanegas

Sueños

El crítico de diseño David Bierut se preguntaba en abril de 2012, si “aun importa el diseño gráfico político en la era de las redes sociales” indicando enfáticamente que sí. Luego, veía que las cosas no estaban saliendo bien. Lamentaba que durante 2012 la proyección visual del movimiento Ocuppy de Nueva York, cayera en la reiteración de un “diseño gráfico convencional”, con lo que se terminó construyendo una “vía ineficaz para señalar cualquier punto, ni qué decir para crear o alimentar algún tipo de movilización”. Mal. Muy. Puesto que por ese camino la cooptación terminaría por ser la única salida. Mal, en serio. Aunque…

Inventario

Por Guillermo Vanegas

Imagen tomada antes del 17 de junio. Centro de Bogotá. Hola. Lo difícil de esta historia es que conozcas a Alan Moore. Pero, supongamos que le conoces. Y que él se porta bien contigo. Y que logran superar el “hola-cómo-estas,-qué-bueno-que-existas,-sí-yo-también-pienso-que-Watchmen-es-FUNDAMENTAL”, y que logras saber cuántos errores comete antes de fumar su primer cigarrillo en las […]

Arco

Por Guillermo Vanegas

Arco

Lo mismo nos pasaba con las curadurías. Cuando empezamos a ir a exposiciones, nos enfrentamos al planteamiento constante de relaciones infrecuentes, producidas sin la intención de crear continuidad. O había chistes. O había One Hit Wonders (aunque no el de esta foto, sino el de la Galería Santa Fe). O había destellos. Y cuando nos encontrábamos con proyectos ambiciosos, que de cierta manera pudieran percibirse como una forma de reducir la incertidumbre entre muestras, estos no concluían. ¿Recuerdan el Proyecto Pentágono? Vuelvan a su catálogo. Algo de eso hubo ahí. De ambición e incompletud.

Ficticio

Por Guillermo Vanegas

Ficticio

Las piezas de Dedicación en la Producción, podrían encauzarse en la obra del libro sobre el que se dice que Santillán retiró la tinta interior para hacer con ella una esfera de pocos milímetros de diámetro. Si se la toma como un método, allí se ven reflejadas algunas pautas de trabajo que exigen seguimiento riguroso y pueden interpretarse en dos registros. Uno, el de recopilarlas en una serie de acciones consecutivas (conseguir un especialista que ayude con el procedimiento y preguntarle por la posibilidad real de efectuarlo; decidir cuál edición de qué libro se intervendrá; desentintar y recoger la tinta; hacer la esfera con la tinta; no dejarla perder)….

Estafa

Por Guillermo Vanegas

Estafa

Prólogo del libro Ojotravieso, lanzado el sábado 19 de mayo en la ciudad de Cali. Ojotravieso fue un proyecto crítico independiente en la red, con base en la ciudad de Cali, que se mantuvo activo entre 1999 y el año 2000.

Mail

Por Guillermo Vanegas

Mail

Hace ya tiempo que vengo observando una la pulsión de archivo que ha intentado privilegiar la revisión de pilas enormes de documentos o la realización de miles de horas de entrevistas. Es algo que percibo como una actitud investigativa que intenta cerrar ciertos vacíos (y abrir otros) respecto a los relatos predominantes en la historia del arte colombiano que se presenta como oficial. En general, considero que esa clase de acercamientos son supremamente saludables. Pero estas lecturas son reflexiones claramente diseñadas para circular en contexto rigurosamente predefinido, donde señalamientos, suspicacias, desaprobaciones y demás elementos que sabemos producir tan bien los humanos cuando juzgamos las acciones de nuestros semejantes, están ausentes.

Calle

Por Guillermo Vanegas

Calle

El curador de la exposición, Alex Rodríguez, señalaba que las obras presentes en la sala giraban en torno a la calle como tema (… ah, la calle uno de los más queridos leitmotiv de los productores jóvenes -antes de su inserción comercial, luego cada vez menos… aunque, cuando el mercado lo exige, y son un poco maduros vuelven a ella con mayor interés-).

Puño

Por Guillermo Vanegas

Puño

El Puño invisible vale la pena porque si uno olvida que el hombre parece estar redactando la introducción del ultimo libro de aquel a quien seleccionó y prologó en el pasado, el nivel de información que brinda en esa enorme parte inicial es tremendo. Sobre todo porque intenta reunir cada una de las variantes del arte contemporáneo desde la primera década del siglo XX, y permite que nos hagamos cierta idea respecto a la complejidad de aquel sangriento periodo.

Page 1 of 212