El Fin de la Guerra y Primer Día de la Paz en Colombia

Son las once de la mañana y hace frío. Aunque el cielo sobre la capital está despejado y azul desde el cerro de Monserrate baja una lluvia ligera que alegra a los árboles y lustra los ladrillos rojos de la Atenas tenaz. El paisaje de la capital es el mismo, pero hoy no es un día cualquiera: lo tan anhelado está a punto de suceder. Verifico que la cámara esté en mi mochila y salgo apurado del taller de grabado de la Escuela de Artes Plásticas a tomar un bus que me lleve al centro de la ciudad.
       Leer
       Leer

Paisaje real del paro cafetero

Me encontraba indicando a un grupo de estudiantes de artes de la Universidad de Nariño como trazar con tinta china y pincel el carácter chino de cielo, montaña y agua, para realizar un paisaje caligráfico, cuando fui urgido por las directivas a dejar las metáforas del taller y salir de inmediato al mundo real. Desde ayer el paro cafetero cerró la carretera al centro del país: nadie baja hacia la frontera sur, nadie sube hacia el centro del Valle. Poso con todos para una foto y salgo apresurado hacia el hotel a recoger la maleta y a buscar un taxista que se arriesgue a llevarme hasta el paro, pues debo intentar atravesarlo para llegar al aeropuerto. A pesar del afán, no me dejan partir del hotel sin comerme una trucha con patacón, por si me toca quedarme en la carretera…
       Leer

Yo vi volar entre las nubes al hombre que controla los aguaceros

A don Jorge Elías Gonzales, quien esta semana ha soportado una tormenta política de cuenta de los medios, acusado despectivamente de chamán de aguaceros, lo conocí en 1996 en el Festival de Teatro de Bogotá. Tal como había sucedido en festivales anteriores, ese año también fue contratado por Fanny Mickey para que controlara la lluvia durante la Semana santa para propiciar la afluencia de público a los espectáculos teatrales.
       Leer