Leer

Ese pequeño sector

Desde el día siguiente a la publicación de mi columna en Esfera Pública contra el controvertido video promovido por el Ministerio de Cultura y la Dian, la página web luce un comunicado en el cual argumentan que fue retirado por las críticas de un pequeño sector de los artistas plásticos. Afirma el comunicado que nuestras críticas no se han referido a los asuntos de fondo sino solamente en la forma como trataron a los artistas en su “parodia” de “Ficción humorística” como la llaman. Ese “pequeño sector”, además de quien escribe estas líneas, lo compusieron artistas como Nadín Ospina o Andrés Orjuela que junto al crítico Halim Badawi redactaron una carta pública al Presidente Santos y unos pocos más que hicieron artículos en diferentes diarios del país y que sumados a cientos divulgaron la noticia por las redes sociales y visitaron las páginas de Esfera Pública sobre este debate, una de las cuales tiene más de 42 mil consultas y muchas opiniones contra el video. Ese pequeño sector con nombre y apellido también opina contra esos comunicados sin firma de quienes no dan la cara ni para reconocer sus errores.
       Leer
       Leer

Ministerio de Incultura

En vez de pescar con dinamita en un deprimido sector olvidado por el estado la Dian debía hacer sus caricaturas en videos de los políticos corruptos y los burócratas de los ministerios que no pagan impuestos de la mermelada que reciben en las comisiones e ilegalidades de la multimillonaria contratación pública. Y el Ministerio de Cultura, en vez de ofender a los artistas apoyando esas payasadas de pésimo gusto, debía estar revisando porqué de los más de 335 mil millones que se reparten de su presupuesto anual apenas les llegan unas migajas como limosna a los creadores y a los verdaderos hacedores de la cultura.
       Leer
       Leer

La soledad de Avelina Lésper

Sendos artículos en su contra en revistas, blogs y diarios denunciando, acusando, desprestigiando el contenido de unos textos que ya circulaban por internet y los pontífices del arte colombiano, los doctos de esa nueva religión que dicen llamar arte contemporáneo, rasgándose sus vestiduras en público para desmantelar esa blasfemia, para condenar esas herejías, para linchar y quemar a la “bruja” que las escribió: la crítica mexicana Avelina Lésper. Insultos, vituperios y pocas, muy pocas líneas escritas serenamente para desentrañar las falencias del discurso de la autora o para aceptar alguna de sus críticas. Simplemente un ambiente dividido entre los que desde la comodidad de la burocracia cultural y los medios de comunicación la condenan y la insultan por hereje y los que desde el asfalto ven en ella una profetiza capaz de subvertir la situación…
       Leer

Oscar Murillo el escapista

¿Cómo es posible que el “novato” Murillo haya llegado a valer tanto si no se dejó robar, estafar ni malpagar por los galeristas nuevos o viejos que dominan la escena local, ni tuvo que aceptar los precios de hambre que pagan los coleccionistas colombianos? Se les escapó. Así de simple. Otro artista que se les escapó. Otro que ha logrado conocer el éxito sin intermediación de los críticos y galeristas colombianos, sin el permiso de expresidentes y compradores, sin que su obra haya tenido despliegue en la prensa local o apasione a los foristas de Esfera Pública. Por eso están rasgándose las vestiduras muchos de los que escriben aquí, porque es imposible que se les haya escapado, que no lo hayan visto venir.
       Leer