Esferapublica cerró el año con un tono autorreflexivo, en el diálogo que se produjo entre Carlos Jiménez, Alejandro Martín y Jaime Iregui a partir del texto “Antes de Esfera”.  Unos días más tarde, Jaime Iregui publicó el texto de Nancy Fraser “Repensando la Esfera Pública”,  de Nancy Fraser, como un gesto provocador justamente para pensar las dinámicas de participación de este portal.

En la columna de la derecha de la página de inicio de Esfera Pública, bajo el título de Textos, aparecen 22 nombres, que se linkean para acceder al contenido de las entradas que han publicado los escritores mas frecuentes de la página. De los 22 nombres hay 5 de mujeres, dos de ellos pseudónimos.

Si contáramos las entradas publicadas, no solo en estos 22 nombres frecuentes, sino en el total de entradas publicadas, nos encontraríamos con una cifra similar, alrededor de un 13% de entradas son publicadas por mujeres, las estadísticas se complican cuando contamos además con un buen número de pseudónimos femeninos, algunos todavía vigentes, como Catalina Vaughan o Gina Panzarosky, otros que son parte de la memoria online de la esfera como Paquita la del Barrio o Mary Boom.  En cualquier caso, surge la pregunta de ¿Porqué tan pocas mujeres escriben en la esferapública?  Si siguiéramos la lógica de las guerrilla girls, encontraríamos una respuesta: DISCRIMINACIÓN. ¿Pero como se puede hablar de discriminación en un espacio abierto, en donde se pública haciendo click?.  Si a esta pregunta le añadiéramos otra, también utilizada por las chicas guerrilla sobre la participación en la esfera pública de “gente de color”  y en el caso colombiano la participación de indígenas(1), esta esfera pública no estaría tan distante de la griega en donde “A la gente esclava, mujeres, niñas y niños, todas aquellas personas que no eran varones y propietarios, no se les permitía estar en la esfera pública en la que lo humano se constituía a través de hechos lingüísticos”(2). Las cifras de la página web, son monstruosamente parecidas a las del congreso colombiano “Las elecciones realizadas el pasado marzo, dejan un congreso conformado por un 87% de hombres y un 13% de mujeres”(3). Una situación similar ocurre en el campo de la literatura(4).

La esfera pública es un concepto potente que sin duda pretende una ampliación democrática, y que por lo tanto, da luces también sobre los límites evidentes de la democracia liberal.  Es urgente una crítica profunda a lo que nos han enseñado es el mejor invento de la humanidad, la mejor forma de organización humana posible, para evitar seguir haciendo cantos de victoria democráticas en un mundo en el que la ley es para los de ruana y en donde la discriminación opera de una manera sutil, que hace más difícil tanto su visibilidad como su comprensión.

Nancy Fraser explica que existen…. “impedimentos informales a la paridad participatoria que pueden persistir aún después de que todo el mundo haya recibido formal y legalmente el derecho a la participación…a veces los grupos subordinados no pueden encontrar la voz correcta o las palabras para expresar su pensamiento y cuando lo hacen, descubren que no son escuchados”. (5) Sobre las limitaciones para la participación generadas por el tono de rabioso “el ambiente de curso de primaria” lo llama Alejandro Martín generalmente utilizados  en esferapública, se debatió en los comentarios del texto “Antes de Esfera”(6).

Pensar sobre las limitaciones que se dan en este espacio online, dan cuenta de un profundo interés por generar un espacio más inclusivo, donde se puedan escuchar más voces y enriquecer la discusión.  Sin embargo, existen limitantes que van más allá de lo que se puede generar desde esta plataforma; el problema de la participación en esta micro galaxia online, no puede pensarse sin tener en cuenta el contexto offline en donde los participantes interactúan, lo cual nos lleva a plantearnos, entre otras muchas cuestiones ¿Quiénes acceden a la educación universitaria en Colombia? ¿Quiénes de estos escogemos una carrera que tiene pocas plazas de inserción en el mercado laboral? ¿Qué herramientas ofrece la educación artística en Colombia para estudiantes de comunidades rurales? ¿Qué herramientas para pensar las sutiles formas de dominación patriarcal se les da a l@s estudiantes de arte en Colombia? ¿Porqué si la mayoría de estudiantes de arte, portan una cédula de ciudadanía que las identifica como mujeres son los que en la cédula de ciudadanía son identificados como hombres los más visibles en las diferentes prácticas dentro del campo del arte?

Mónica Eraso

Lina Castañeda


[1] Sobre este punto, interesante leer el artículo “Artistas Indígneas y Afrocolombianos: Entre las memorias y las cosmovisiones”  de Adolfo Albán Achinte.

[2] J.Butler, El grito de Antígona

[3] Monica Wills, congreso visible ttp://www.congresovisible.org/agora/post/iniciativa-de-ley-de-cuotas-electorales-en-colombia/99/

[4] http://www.elespectador.com/columna-235868-reinas-y-reinas

[5] Nancy Fraser, Repensando La Esfera Pública http://esferapublica.org/nfblog/?p=12846

[6] http://esferapublica.org/nfblog/?p=12523