Quantcast

Los artistas jóvenes más prometedores


Un experto explica cómo elegir una pintura que además de embellecer, tenga importantes dividendos en el tiempo. Una excelente oportunidad para comenzar a comprar arte e invertir su dinero.

Archivo Temporal

comentarios

23 Opiniones sobre Los artistas jóvenes más prometedores

  1. Juan Bernadó 2010/04/06 at 6:22 pm

    Queda claro que se trata de un experto en ventas… )

  2. Chisparavís 2010/04/06 at 6:29 pm

    Que pánico y repulsión despierta a los progres que se hable de ventas en público y qué alegría les da cuando la cosa es privada y venden sus cosas.

  3. John V. 2010/04/06 at 6:42 pm

    La galería que todos sabemos cual es, [El ¨¨], permite que la obra de sus representados salga en estos infomerciales? … es con consentimiento de los artistas? porque considero que se lesiona la credibilidad de ellos frente al medio y al de un coleccionista serio, no se ahora o en diez o quince años…

  4. carlos bonil 2010/04/06 at 7:41 pm

    a mi no me da miedo, me da risa. yo no creo que se lesione ninguna credibilidad, pero si es como salir en sábados felices.

  5. Martin Guina 2010/04/06 at 7:43 pm

    Fuera del círculo: La ingenuidad. Esta es la percepción fuera de nuestro medio ¿qué se le va a hacer? Tratar de bajarle al esnobismo es una opción, la otra es comprender en qué pais vivimos; uno muy básico y forzado.

  6. Orlando Contreras Alfonso 2010/04/06 at 7:49 pm

    Y pues… superando toda la indignación automática que siempre genera el decir en voz alta el costo monetario de un cuadro, hay cosas bien interesantes en lo que el señor dice.

    Por ejemplo, es notorio que tiene un gusto muy similar al de varios de los curadores más importantes del país: Miller Lagos, Kevin Simón Mancera y Marco Mojica son por ejemplo artistas cuyo trabajo tiene gran acogida entre la crítica, y al señor le gustan también. Osea que tan fuera de lugar el señor no está.

    ¿Lesionar credibilidades? Simplemente le está dando a un público poco metido en el cuento una información que casi nadie realmente conoce (yo al menos no tengo la más mínima idea de cuánto valen las obras que veo en las galerías) y que finalmente son informaciones que sí importan: si un coleccionista ve una obra como negocio es porque el artista también la ve así en parte, o si no no la vendería.

    Y pues, el reportero se enfoca en la posibilidad de ganar plata con la valorización de las obras a través de los años, es verdad… ¿Pero luego un coleccionista no tiene esas cosas en cuenta?

    En mi muy sesgada opinión, pareciera ser que mucha de la gente que compra arte en Colombia no tiene idea de lo que hace ni artística ni financieramente.

    Pero supongo que es algo apenas lógico que pase, igual ¿uno donde aprende eso?. En los cortos años que he tenido contacto con este medio no he escuchado de la primera conferencia/reunión/ágape/conversatorio/taller de coleccionismo y compra de bienes culturales.

    Tampoco es común que se enseñe en las universidades a manejar eso del mercado del arte, ni es común que en esferapública se discutan este tipo de cosas (hasta metrocuadrado.com se llevó la primicia), ni parecen tenerse en cuenta los grandes esfuerzos financieros que varias (probablemente muchas) galerías hacen para persistir a flote en algo que, todos sabemos, no es el más fácil de los negocios.

    PS: Los Carlos Salazar Arenas se me hicieron muy caros.

  7. víctor albarracín 2010/04/06 at 10:00 pm

    Le faltó decir con qué tipo de muebles combinan las obras en cada caso, y qué famosos de la farándula y la política compran qué tipo de piezas… hay mucho material para una segunda parte de este especial de metrocuadrado.com

  8. Catalina Vaughan 2010/04/07 at 8:18 am

    El asunto no es el dilema tan básico que propone Marcelo: “vender o no vender, he ahí la cuestión…”. Es la forma tan cruda y ramplona como el decorador promociona las obras. Todo un performance. Y de los buenos! (no caigamos en moralismos)

  9. Pedron 2010/04/07 at 8:28 am

    Está vendiendo Finca Raíz!! Cambie los terminos “artisticos” por otros “inmobiliarios” y comprenderá el mensaje “subliminal” del video…

  10. María Estrada F. 2010/04/07 at 9:07 am

    Buenísimo. Frases claves:

    1. En 15 o 20 años yo creo que vamos a tener muy buen dinero por él.
    2. Ojo, apuéstenle a él.
    3. Cómo momentos sociales, cómo situaciones históricas, cómo situaciones que la gente ha vivido.
    4. En 20 años no sabemos cuánto va a costar, pero tiene buena trayectoria.
    5. Este hombre plasma la escultura en el dibujo y la pintura. Le va muy bien.
    6. Plasma lo que ve, y lo plasma mágicamente, para mi gusto.
    7. Invierta bien, no compre arte en cualquier lado.

    Me gusta que la frase 3 sirve para cualquier artista de corte social que está interesado en que su arte sea político.
    La 2 para el artista joven, pero talentoso.
    La 5 para el artista integral.
    Y la 7 es mágica, engancha al cliente.

    A vender!

  11. Gustavo Zorrilla Zorrilla 2010/04/07 at 9:07 am

    Maneras recontextualizadas de vender obras artísticas, del culebrero al marchante de arte, en este momento si “casi” todo es valedero en el mundo de las artes, es claro que cualquier estrategia comercial, si se puede llamar así a este anuncio, también tiene su lugar como pósible alternativa, uno nunca sabe, de pronto funciona…

  12. Lucas Ochoa 2010/04/07 at 9:20 am

    Catalina, será tal vez un performance eficaz (redundancia?) pero no tiene nada de arte de acción. Y no se trata de moralismo, pues, al contrario, moralismo es acomodarse al entorno, seguir lo que dicta la mayoría, dejar caer la crítica de las estructuras sociales. La posibilidad del arte como algo diferente de la mercancía; posibilidad que, aunque al fin de cuentas teorizada recientemente, se la considera ya pasada de moda. Pero de acuerdo, el dilema entre vender y no vender es muy básico, como también la simple identificación entre vivir de lo que se hace y veder, que obviamente oculta la asunción que no somos más que fuerza de trabajo que se vende en el mercado laboral. Si a lo que se refiere es a no escandalizarse, claro, sorprende que escandalice una lógica tan normal y que nos circunda por doquier en cualquier parte del mundo, en Bogotá, e París o en China, pero que una cosa no escandalice no quiere decir que no sea posible objeto de crítica.

  13. Jorge Torres González 2010/04/07 at 9:55 am

    Ayer me rei de esto y bloqueron mi mensaje hoy me sigo preguntando hasta cuando los artistas seremos respetados en este pais…y me sigo riendo, que charrera y forma tan burda de vender arte.

  14. Víctor Albarracín 2010/04/07 at 1:17 pm

    Quedé intrigado con las propuestas de este diseñador de interiores, pero en ninguna de las imágenes de su sitio web tiene nada de los artistas que presentó en el video decorando sus “ambientes”… predica pero no aplica, o, definitivamente, nada de lo que ofreció sirve para decorar bien un apartamento….

  15. Carlos Salazar 2010/04/07 at 3:51 pm

    Cómo se hace dinero sin ruido

    Básicamente lo que le falta a nuestro vendedor es un poquito de pulimiento. No se vende arte con un vestido de paño de dudosa reputación encima de una camisa Lacoste. Son preferibles en éstos casos camisas de lino negro que le impriman a su discurso un aire más Techno. Y el axioma básico. Al comprador no se le trata ya de convencer de que el valor de un artista es monetario, eso era en la modernidad. Nuestro “yuppie” deberán actualizarse en estrategias de venta corporativas. Debe aprender que el valor de un artista hoy en día es MORAL. No se dice, “éste artista es bueno”, sino se dice, “éste artista es responsable” y por ese camino debe acordar con el artista la creación ficticia de un currículum en el que el artista haya crecido en situaciones traumáticas de violencia o desplazamiento. Es muy importante hacer énfasis en la etnicidad del artista. Jamás se le ocurra venderlo como de raza blanca si viene de un país del tercer mundo: el artista debe ser un verdadero ejemplar del premodernismo y su mera presencia debe estar asociada a eventos históricos de discriminación. Culpa. Lo que vende es la culpa del colonizador. Ese es el tip de los tips.

    También deben acordar con el artista que, en nuestra época, el secreto de las ventas está en asociar el producto con un testimonio traumático y en ese sentido se debe crear un escenario rural y peligroso al que el artista viajó para obtener objetos-trofeo de algún tipo de víctima. Nuestro vendedor debe a aprender que la seducción de las ventas está en un cierto chantaje emocional del eventual comprador: “Si usted compra ésto, usted más que comprar está haciendo activismo y de paso le está ayudando al artista a continuar en su difícil lucha por la emancipación de los sin voz”. Esa es la Regla de Oro de la venta de Arte. Asociar el dinero con las causas y las epopeyas morales y no con la riqueza. Corporativsmo elemental.

    El vendedor dirá: “Si. Pero es que a mi lo que me interesa es el dinero”. Todos lo sabemos mi querido Barnum, pero decir eso en la Era del Arte Social es inconveniente. Usted ama el dinero, todos amamos el dinero, los pintores, adictos a las fiestas y los placeres más que nadie. Nadie se escapa: de hecho los artistas sociales decidieron abrir su mercado por ese camino porque saben que es el que mas dinero da y el que menos talento necesita. No fué facil para ellos. Les tocó redefinir la Política, la palabra más bella y poderosa del mundo despúes de “Dios”, para el empeño. Pero ojo. Hay cosas que dentro de nuestra cultura protestante no se dicen. Un buen calvinista no habla de dinero sino cuando hace donaciones para limpiar su imágen.

    El tipo tiene temperamento y un cierto cinismo que unidos a unos cuantos seminarios de Rancière de esos que dicta Alberto Bejarano en Arte Letra, lo pueden catapultar hacía un nivel en el que la vulgaridad del acto de vender pinturas para decorar apartamentos en la 93 puede dar un salto cualitativo haciá vender Arte Político para decorar apartamentos en Zurich o Londres. O leer Esfera Pública, donde se dan lecciones semanales de como asociar el Arte a la furia política. Y va a vender más, mejor y con una definitiva mayor categoría. Vender es la forma más sofisticada del Performance y ya que según los últimos datos de Tania, el Performance fué finalmente absorbido por el capitalismo el 8 de febrero de 2010, llegó la hora de salir del closet de la austeridad y entrale a saco a la fortaleza del capitalismo. De todos los niveles de vulgaridad mi querido vendedor, hay que elegir siempre el mejor decorado.

  16. Rafael Enrique Plata Casas 2010/04/07 at 4:53 pm

    No se si esta publicación cuente con la autorización de los artistas. Lo que si se, es que no es la forma de ofrecer las obras. Este es un mundo muy dificil, donde todo influye, donde todo tiene que ver, donde lo importante no es el dinero… Lo verdaderamente importante es lo que la obra transmite a quien la observa para, ahi si, preocuparse por su precio.

    Lo más importante es vender???? Considero que no. Y propaganda mercantilista como la que constituye ese video, lo único que hace es desinformar a las personas. Es cierto que todo el mundo tiene derecho a saber, conocer y adquirir. Este tipo de trabajos, como el que se publica aqui, lo único que hace es entorpecer la labor no solo de los artistas sino de quienes buscamos abrir un camino a los artistas jovenes con un criterio serio.

    Rafael Enrique Plata Casas

  17. Dimo Java-Lee García 2010/04/07 at 5:47 pm

    Adhiero plenamente al analisis de Carlos Salazar. Parece ser el momento de entender la profundidad de la situación y no seguir mirando la economía artística desde la optica clásica de Mamer.

    El hombre actuó de buena fe, no quepa la menor duda. Habló honradamente y no ocultó su identidad. V. Albarracín conduce a la decoración de interiores. Prefiero ser reservado en ese punto, para no animar a la gente a intentar superar esto haciendo alguna barbaridad.

  18. Alberto Ardila 2010/04/07 at 7:06 pm

    Estimados señores, un par de puntos para tener en cuenta. La nota sale en City TV, no en Film and Arts.

    El señor es honesto, habla de decorar interiores. Algunos preferirán un Hirst o un Doris Salcedo para su casa, otros un afiche comprado en un mercado de pulgas en fin….

    El señor habla de valores comerciales o así se lee en sus palabras, además está dirigida a los consumidores de Metrocuadrado. Esta es una nota que no pretende cambiar el mercado del arte, ni darle un giro trascendente, es una opinión y es respetable. No creo que sea válido criticar las ideas de la nota dándole palo a quien lo presenta o a su forma de vestir. Eso se llama “Falacia argumentativa”.

    Alguno de los comentaristas, acertadamente pregunta ¿y será que los artistas saben que los incluyeron en la nota?. Puedo decir con certeza que algunos se enteraron gracias a que son asiduos lectores de este maravilloso sitio web.

    Pero hay algo muy acertado a mi juicio, los artistas pertenecen a diferentes galerías, algunos de ellos tienen reconocimientos, todos tienen algún tipo de trayectoria, han sido seleccionados por diferentes curadores para formar parte de diversas muestras tanto en Colombia como en el exterior y algunos tiene obra en diferentes colecciones públicas y privadas de cierto reconocimiento.

    Es llamativa la discusión, aunque creo que algo futil.

  19. Gabriel Merchán 2010/04/07 at 9:36 pm

    Arte, burbujas y videos

    Hasta hace un par de décadas las galerías tenían una labor similar a la del museo en la medida en que trataban de marcar una tendencia, apoyar un arte más experimental y menos complaciente. Recordemos la época dorada de Garcés y Velázquez, Galería San Diego, El Museo y la Galería Diners. Luego vinieron los noventa, la burbuja del narcotráfico y la crisis del gobierno económica, donde se cerraron muchas galerías y las que sobrevivieron decidieron continuar promoviendo un arte que tuviese buenos estándares de calidad y salida comercial.

    El que una galería comercial establezca alianzas con decoradores no tiene por qué sorprendernos. Lo que da para pensar la relación del arte y el mercado es el gran poder que tienen algunos coleccionistas para manipular y especular sobre el valor y los precios de las obras. Para que nos demos una idea -guardadas las proporciones y el tipo de “burbujas”- recomiendo este magnífico documental que se había publicado en este foro anteriormente, pero que a luz de de esta discusión cobra mayor interés y sentido.

  20. Mauricio Rojas 2010/04/08 at 4:14 am

    El infomercial de entrada genera una mezcla de estupefacción risa, vergüenza ajena, comparaciones odiosas, frustración por no estar ahí, alivio de no estar ahí etc. Sinembargo lejos de su ligereza, las obras que se muestran tuvieron que ser pensadas, tuvieron que tener un tiempo de concepción, decisiones y elaboración y creo que es lo que importa antes que este diseñador empañe con su voz lo que seria mejor ver.

    Ahora, habrá que preguntarse por los multiples destinos de estas obras: a donde quieren llegar en la mente del público, a donde quieren llegar a ser colgadas e incluso que lugar del mercado y de la historia quieren ocupar,sin duda el espacio de exposición,el medio y la forma de presentarlas ayudaran a responderlas…

    Pero tal vez la inquietud sigue siendo la misma ¿Que es arte? pregunta que deriva muchas otras dudas importantisimas y que nunca fué contestada con honestidad o prefiere obviarse,casi censurarse en las académias e instituciones en pro de una constante producción visual y un supuesto activismo social y político que apenas se entienden, me pregunto: ¿Es artista alguien que durante toda su vida trabajó en trazar una linea en una hoja de papel para luego romperla?…Quizas la pregunta por contestar sea una y la misma de siempre. El mercado sabe muy bien lo que hace por ridiculo que parezca, el arte no conoce ni su propio nombre.

  21. Francesca Bellini Joseph 2010/04/08 at 7:53 am

    Mientras exista el mercado de arte su función decorativa es inapelable, así te llames Tania Bruguera o Mario Garcia Torres…y es que para el mercado hasta la mierda es decoración (me refiero a Manzoni). Como de mercado nos queda mucho todavía a hacer paces con la decoración, desde la pintura hasta el activismo artístico (preguntele a metro cuadrado y verá…)

  22. Dimo Java-Lee García 2010/04/08 at 5:33 pm

    La decoración es la más elevada de las artes. Este principio ya la sabía hasta el más conceptual de los cavernícolas dibujantes y claro también lo sabia el artista màs importante del siglo XX, (Walt Disney).

  23. Mauricio Rodriguez 2010/04/10 at 3:53 pm

    Lo alarmante en este caso no es el precio de las obras, ni el modo en que se expresa nuestro criticado vendedor ( después de todo no es mas que eso, un vendedor) sino la razón de preocupación o alarma es que este tipo de imaginarios son los que están siendo difundidos y los que ya están establecidos en las ideas que las personas no especializadas en artes tienen sobre la labor artística, ya que al parecer no se ha superado esa imagen de que el artista es un decorador de interiores y productor de artículos costosos que potencian su valor después de la muerte del artista y cuya unica funcion es rellenar paredes vacias en apartamentos lujosos. Este vendedor echa por tierra el trabajo y el concepto sobre el cual fueron creadas estas obras, cosa por la cual no lo podríamos culpar ya que esta perspectiva es la que se tiene sobre el arte, puesto que el sistema educativo colombiano y sus instituciones no le dan una importancia relevante a la educación artística y por lo tanto los conceptos y conocimientos que podrían ayudar a tomar alguna posición ante las obras que se observan son muy precarios, así que la mirada ignorante e ingenua con la que este presentador se refiere al arte que se dispone a promocionar no es mas que un descuido educativo y pone en evidencia el poco conocimiento que tiene sobre arte y mas aun sobre arte contemporáneo.