Quantcast

Sin respuesta

caratulasin_r

Clemencia Echeverri, artista y docente de la Universidad Nacional nacida en Salamina Caldas, ha encontrado en la video instalación, el sonido y la interactividad complejos e interesantes recursos para su proceso de creación plástica.

Sin respuesta es un libro donde se reúnen algunas de estas obras, desarrolladas entre 1996 y 2009, que la Dirección Nacional de Divulgación Cultural de la Universidad Nacional –DNDC- y Villegas Editores lanzaron al público el pasado cinco de mayo.

La presentación oficial de este libro, que contiene escritos de críticos y curadores de arte que han estudiado la obra de Clemencia Echeverri en español y traducidos al inglés, se realizó durante la exposición Actos de Habla que la artista exhibió  en el Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia.

De acuerdo con María Belén Sáez de Ibarra, curadora de esta muestra y directora de la DNDC, el libro constituye “una revisión y recopilación del trabajo de esta artista en torno a su propuesta de video arte”, a través de la selección de las imágenes más representativas de cada instalación y de algunos formatos que develan su proceso creativo.

Elementos comunes

Uno de los elementos comunes a todas las obras de Clemencia Echeverri, que se convierte en el hilo conductor del libro Sin Respuesta, es su interés por canalizar y señalar actos de dificultad y pérdida reiterativos en nuestra cultura.

“A través de la voz y el sonido en cruce con la imagen, me interesa incidir de manera afectiva en el espectador para que presienta la impotencia que deriva el conflicto, la dificultad que tenemos por traer el pasado al presente con sus múltiples contradicciones”, manifiesta la artista.

Se trata, entonces, de un intento acertado por nombrar lo innombrable y por “darle forma a nuestra actitud frente a la realidad”, como escribe la antropóloga Maria Victoria Uribe, citando a Julia Kristeva, en uno de los apartados del libro. En el caso de Echeverri, esta acción se logra a través del arte y de sus creaciones que sobrevienen, en la mayoría de los casos, en momentos en los que el dolor y el horror ante la violencia de la sociedad provocan esa manifestación intensa.

Otra línea une el principio y el fin de Sin Respuesta y es el deseo de Clemencia Echeverri por provocar una actitud atenta de los espectadores frente al arte. Es decir que la artista busca estimular, a través de la instalación y la interactividad, un vínculo y un encuentro activo entre la obra y el espectador.

El “Detrás de cámaras”

Paralelo a las imágenes de las video-instalaciones sonoras de Clemencia Echeverri, Sin Respuesta contiene una serie de guiones gráficos o planos de ruta que constituyen el “detrás de cámaras” de su trabajo artístico. Los bocetos no solo develan su investigación y acercamiento detallado a la experiencia que motiva sus obras, sino el proceso de trabajo de visualización en el taller del material grabado para encontrar la estructura, el ritmo y el sentido de la obra.

De esta manera, Clemencia precisa y define el manejo del espacio en relación con la imagen y su tiempo propio, apoyándose en recursos como sensores de movimiento, localizaciones sonoras específicas, recorridos propuestos y la forma de emisión de la imagen para entregar una obra que se construye y sucede entre todas estas variables.

Hablan los que conocen la obra

Sin Respuesta, diseñado por Bárbara Santos, contiene textos de importantes curadores y críticos de arte que han estado cerca del trabajo artístico de Clemencia Echeverri. Estos artículos constituyen un valioso aporte para el libro y presentan una visión pormenorizada y analítica de las obras.

María Belén Sáez de Ibarra, curadora de la exposición Actos del Habla, abre el libro con un texto detallado de su mirada sobre las obras que ella escoge para la muestra que actualmente se exhibe en el Museo de Arte de la Universidad Nacional: Treno, Voz, De Doble Filo y Apetitos de Familia.

La antropóloga María Victoria Uribe, en su texto Mirada Al Sesgo, hace referencia a la representación de la violencia en diversas obras de Echeverri y se ocupa de las obras Acidia, Muta y Treno.

El filósofo Gustavo Gómez presenta el texto inédito La lógica de los espectros y la tecnología de la memoria sobre la obra Juegos de Herencia.

En la sección dedicada a la obra Treno, hicieron aportes el filósofo Gustavo Chirolla con Política del grito en una Trenodia, la crítica de arte Marta Rodríguez con Canto Fúnebre, Clemencia Echeverri con Un llamado sin Réplica y la Antropóloga María Victoria Uribe con Visualidad Sonora.

El texto Trazas Mínimas para el capitulo sobre la obra Acidia lo desarrolla Maria Victoria Uribe donde incluye aportes a la obra Muta. La obra Voz es analizada por Marta Rodríguez y Maria Victoria Uribe donde interviene también un texto de la artista.

Juegos de herencia

El primer capitulo del libro Sin Respuesta se refiere a la obra Juegos de herencia (2008 – en proceso). Este proyecto de video-instalación, apoyado por la Universidad Nacional de Colombia, es una construcción multicanal basado en la Fiesta del Gallo, un evento local que sucede cada 20 de Julio en el pueblo El Valle, Chocó, donde los nativos de esa región entierran en la arena a un gallo vivo con la cabeza afuera, para intentar decapitarlo.

En este trabajo, la artista pretende interrogar dónde quedan y cómo se manifiestan los actos y los acontecimientos de un evento heredado.

Treno

Videoinstalación sonora construida entre proyecciones enfrentadas donde el río Cauca es el escenario para la presencia de la muerte como metáfora entre dos límites. Una obra de alto contenido donde la tensión entre lo sonoro y la imagen encuentra el punto de fricción para hacer suceder nuestra historia y el acontecimiento. Hay un dialogo sonoro y de imagen sin respuesta advertido por el lugar central del espectador.

Acidia

Esta obra es una acción de escritura invisible que Clemencia Echeverri realiza de manera directa sobre las paredes del escenario privado y hermético de la Madre Josefa del Castillo y Guevara, religiosa y escritora, en el Convento de Santa Clara la Real en Tunja. La visibilidad de la obra se produce mediante la activación de la luz ultravioleta que devela la escritura en las paredes.

La artista realizó esta obra para el Salón Regional de Artistas 2005 y 2006, bajo la curaduría de Natalia Gutierrez, y se inspiró en los manuscritos originales de la hermana, que se encuentran en la Biblioteca Luís Ángel Arango.

En la “economía expresiva” de las palabras de la hermana, que Echeverri descubrió, se encontraba la contundencia de su pensamiento y su tormento de vida que solo llegó a escucharse a través de la escritura. De ahí el nombre de este proyecto, Acidia, que Giorgio Agamben define como la “incapacidad de controlar los fantasmas interiores”.

Muta

Para esta instalación sonora que presentó en el Salón Nacional de Artistas (2006), la artista produjo la obra desde el Palco Presidencial del Teatro Colón, en Bogotá. Se trata de una obra de sonido e interactividad en la que voces de autores de diferentes nacionalidades que habían participado en diferentes puestas en escena de Hamlet se dan cita.

El palco presidencial, como lugar critico de la obra, abrió sus puertas al visitante común para oír desde ahí los sonidos de la lucha, el poder y el fantasma.

Voz/ Resonancias de la prisión y Voz Net

Expuesta por primera vez en las tres salas del primer piso del Museo Nacional de Bogotá (2006), esta videoinstalación interactiva, apoyada por la Universidad Nacional de Colombia, fue el resultado de una ardua investigación de Echeverri con prisioneros colombianos en cinco cárceles del Reino Unido y con detenidas del Buen Pastor de Bogotá.

La artista realizó un amplio archivo de voces para seleccionarlas y canalizarlas por las paredes del Museo Nacional, primera penitenciaria de Cundinamarca. Es una obra compuesta por videos espaciales, duplicando el inicio y la salida de manera infinita en cada sala.

A su vez, el espacio está cargado con 36 estaciones sonoras activadas por sensores donde la presencia de alguien dispuesto a oír, activa la voz del otro en prisión. A partir de esta obra, y con el apoyo del Arts Council de Londres, Echeverri desarrolló Voz Net, como plataforma para Internet, donde la navegación se concibe como un “proceso de búsqueda”.

Quiasma

Proyecto colectivo apoyado por la Fundación Daniel Langlois de Canadá, y realizado entre Bárbara Santos, Clemencia Echeverri, Santiago Ortiz y Andrés Burbano en 2004. Los cuatros son artistas colombianos que realizaron una serie de viajes por varias regiones de Colombia para “repensar nuestra geografía y su difícil acceso atomizado por las condiciones de riesgo dominantes”, según afirman.

El resultado es un DVD interactivo en el que la imagen, el evento, las voces y el sonido se cruzan, intercalan y generan un motor de navegación amplio y complejo en el encuentro con el país regional.

Cinco más

Sin respuesta finaliza con breves menciones sobre otras obras de Clemencia Echeverri que, como las primeras, hacen referencia al lenguaje del silencio y la interacción. Estas obras son Cal y Canto, Exhausto aun puede pelear, De Doble Filo, Apetitos de Familia y Casa Intima.

Con el lanzamiento del libro Sin Respuesta, en alianza con Villegas Editores, la Dirección Nacional de Divulgación Cultural de la Universidad Nacional hace un aporte a la historia del arte colombiano y ofrece a coleccionistas y seguidores de la obra de Clemencia Echeverri una pieza editorial de excelente calidad.

Mayores informes: www.divulgación.unal.edu.co

comentarios