Quantcast

Iovino – Alzate – Consonancias 2

ver artículo relacionado en: http://esferapublica.org/nfblog/?p=1556

Por el momento no escribiré sobre la respuesta enviada por Iovino a mi primer artículo. Su fogosa prosa podría incluirse en textos para clase de curaduría como un ejemplo de lo que no se debe hacer: enviar un documento escrito en caliente que compromete a una institución, intentar desviar la atención haciendo alarde de una posición de poder y finalmente, proferir amenazas: “(…) Solo tiene que comprender y corregir la distorsión que hace. A veces eso sucede en la cárcel.”…

Expondré en esta participación las respuestas oficiales de Jorge Jaramillo a diez preguntas que envié por escrito a la Gerencia de Artes Plásticas de la FGAA. Incluyo además el documento con mis preguntas. Ambos oficios se pueden leer al final del artículo.

Quizá las preguntas 8, 9 y 10 pelarán nuevamente la ampolla que ha estado cicatrizando con los artistas ganadores de la convocatoria. Las envié el 11 de marzo, fecha en que estaba intentando atenazar por varios ángulos esta situación. Ya he conversado con algunos de los artistas y pienso que entienden que al proseguir con este asunto no tengo como objetivo meterme con ninguno de ellos. Así mismo, hago pública mi desazón al tener que confrontar a Jorge Jaramillo, a quien aprecio a pesar de no haber interactuado con él cercanamente, a excepción de su amable trato cuando monté una pieza en el MamBo para la bienal de Bogotá de 2006.

Las respuestas que envió Jorge Jaramillo aclaran inquietudes cruciales que estaban en el aire:

En primer lugar, queda claro que María Iovino gestionó la convocatoria Consonancias:

01_respuesta_07b2

Este detalle denota que la Gerencia de Artes Plásticas requiere profesionales que puedan negociar internacionalmente, así no habría que recurrir a curadoras independientes como Iovino. No es inadecuado por parte de la FGAA contratar a un experto externo para producir un programa de residencias en Brasil. Esto es lógico si el equipo de la institución no está en posición de hacerlo con sus propios especialistas. El problema es poner a esa misma persona como jurado, cuando podría haber de por medio una entreverada madeja de intereses. ¿Este es un típico caso de juez y parte?


Con la respuesta 6 de J. Jaramillo, parece vislumbrarse una contravención legal relacionada al número de jurados:

02_respuesta_06_b

Ese numeral de la convocatoria dice:

2. La evaluación y selección de las propuestas se hará por los representantes nombrados por la Galería Vermelho, el Atelie da Imagen y la Fundación Gilberto Alzate Avendaño.

Jurado 1: E. Brandao en representación de galería Vermelho.

Jurado 2: P. Gouvea en representación de Atelie da Imagem.

Jurado 3: J. Jaramillo en representación de la Fundación Alzate.

¿Y la jurado 4 en representación legal de quién?

Con las respuestas 1 y 3 de J. Jaramillo, se ve que no hay forma de sopesar la calidad de los proyectos no seleccionados:

03_respuesta_01_b

04_respuesta_03_b

Si no se puede establecer un límite claro, por qué hay cinco residencias declaradas desiertas y no se asignaron los diez cupos?

Trato de imaginarme la sublime compenetración con la que tanta unanimidad entre los jurados tuvo a bien darse. Seguramente están en la misma página como profesionales, pues las galerías Vermelho y Atelier han venido en misión comercial a ARTBO, plaza donde Iovino maneja Artecámara. (Y no, no estoy implicando que el libre comercio sea pecado).


La respuesta 5 de Jaramillo es seriamente problemática porque indica que incluso el jurado estuvo intentando invitar directamente a artistas que no habían participado en la convocatoria oficial.

05_respuesta_05_b

Los espacios anfitriones en Brasil son muy inquietos… Que bueno que hayan sido ellos y no los jurados en Colombia los que propusieron esa maroma, ni más faltaba, ¿o no?. Puro lujo de Maracaná… Pero para que pudieran invitar a artistas directamente, debería quedar demostrado que la calidad de los proyectos concursantes era absolutamente inaceptable, y eso no se puede hacer sin actas de puntajes. Lástima para los intereses de quien quisiera invitar otra gente, no se pudo encorvar hasta allá la convocatoria. Les va de taquito esta pregunta: ¿Quiénes serían los posibles artistas invitados, más profesionales con estrechos vínculos?


Si como dice Jaramillo, se esperaba que “este primer desempeño” fuese capaz de impulsar el futuro de la convocatoria, ¿por qué en 2009 solo hay 2 plazas para Consonancias
y no 10 nuevamente? ¿Y qué pasó con la oferta de Iovino de que se volverían a abrir plazas para suplir las 5 que quedaron desiertas? Los 50 millones de esas cinco plazas se desperdiciaron al no ser ejecutados en el presupuesto 2008. Habría sido muy bueno para el campo artístico local que vayan 10 personas a Brasil. ¿Habrá influido en la decisión el miedo a que alguna propuesta ‘fracase’, o no sea fácilmente inoculable en un circuito galerístico?

En la respuesta 10, Jorge Jaramillo en sus propias palabras explica que la propuesta de Víctor Robledo “encontraba toda su lógica en Río de Janeiro y no en Sao Paulo”:

06_respuesta_10_b

Jaramillo, jurado del concurso, reconoce públicamente que la propuesta no encontraba toda su lógica en Sao Paulo. Esto quiere decir que no cumple con el requisito de claridad de escogencia de ciudad. Además, si la propuesta como dice el jurado, es una reflexión sobre la luz y lo abstracto, lo mismo se puede hacer en Buenos Aires, en Tokio o en Bogotá. El cuento que armó Iovino en su carta, sobre la larga tradición fotográfica en Río a partir de la afición del emperador, no justifica que la propuesta de Robledo no esté anclada a condiciones específicas de la ciudad que propuso originalmente para residencia.

Al decidir el jurado que Robledo va para Río, se contraviene la segunda condición específica de la convocatoria:

“(La propuesta debe contener:) Justificación que ofrezca claridad sobre la escogencia de la ciudad.”

No quiero enemistarme con Robledo, lo siento, no lo conozco y realmente aprecio lo que he visto de su trabajo. No escribo contra él, a quien como profesional respeto y espero sepa entender mis motivaciones. Esto es un reclamo ante la arbitrariedad de las decisiones de un jurado incapaz de solventar su forma de obrar.

Nótese la evasiva forma en que se responde a mi pregunta 11. Se pide un presupuesto detallado de todos los gastos de producción de la convocatoria, incluyendo pagos a jurados, costos de pasajes y estadía, presupuestos para exposiciones, honorarios, presupuesto para catálogos, etc. y J. Jaramillo responde:

07_respuesta_11_b


La convocatoria Consonancias tiene problemas que están siendo probados con argumentos. Tres de ellos son contravenciones que pueden mirarse desde el ámbito legal: 1. Un acta con dos fechas no puede ser considerada como documento válido para efectos legales (esto se revisó en el primer artículo que envié), 2. Hay un cuarto jurado que no representa legalmente a ninguna de las instituciones, y 3. El jurado hace un cambio en las reglas al reubicar a un artista en otra ciudad y reconoce públicamente que la propuesta del artista no cumple a cabalidad con un requisito específico, quebrantando así una condición descrita en el documento oficial de la convocatoria.

Hay tela por donde cortar…

-Andrés Matute

[ver artículo relacionado en: http://esferapublica.org/nfblog/?p=1556]

DOCUMENTOS:

08_respuesta_jaramillo_01_baja_b

09_respuesta_jaramillo_02_baja_b

10_respuesta_jaramillo_03_baja_b


11_pregunta_a_jaramillo_01_baja_b

12_pregunta_a_jaramillo_02_baja_b