Quantcast

Santa Fe slide show

La nueva sede?

Bogotá, domingo 6 de noviembre. Carrera 16 #39-82. Esta mañana nos dio por pasar a mirarla con mi perro:  casa esquinera tipo inglés, como le gustan a Antonio Caro, con techos inclinados para que ruede la nieve. SE ARRIENDA  314 358 5884

 

Como en Oxford, la entrada a la residencia con rosa isabelina sobre estructura romboide en la ventana y farol en la puerta, de película. Pero no me imagino al ciudadano común bogotano, de chicharrón y rellena, entrando espontáneamente a ver sofisticadas exposiciones de arte, así traten de ellos

 

Entrada por la carrera 16: otros parqueaderos, descargue de obra, ventanas de oficinas para algunos funcionarios, etc. Pero imaginemos: esas casas están llenas de cuartos, y si se van a adaptar para exposiciones, hasta qué punto puede hacerse con propiedad y amplitud si se ha tomado en arriendo? Y como si fuera poco, el lado oscuro del seto de pino está completamente seco, la luz no le llega

 

Perspectiva oriental hacia un pequeño parque con árboles altos donde queda una sede diabética que recuerdo muy bien porque una vez me sacaron sangre. En ese mismo parque, oh coincidencia sangrienta! sobrevive sin prado y sin verde la que fue la casa de las Combariza (saliendo de visitar a una de ellas, mi primera profesorcita de francés, me atracaron tres tipos en la avenida Caracas y me regalaron dos puñaladas en el brazo; el libro de francés quedó salpicado de rojo). Después de la infame Caracas, sigue la avenida 38, la estación de Policía (que no visité, pues preferí perseguir a mis atracantes), el Parque Nacional, etc

 

Los vecinos, pared de por medio, no podían ser más adecuados, sorpresa!

 

La mansión Malpensante, aka Andrés Hoyos, egregio protector de las artes, sobre todo las modernas. Me encanta el lugar, una vez estuve visitando a Marianne Ponsford, una examiga rebelde; recuerdo que en esa ocasión se le cayó de la mesa el nuevo portátil, un Macintosh …

 

Perspectiva occidental, domingo por la mañana… Desierto, ni un alma que se aparezca a participar de la emoción de las artes actuales, las que precisamente requieren de pueblo. Pues con esa elegancia, y en ese lugar tan recóndito, quién se acerca?

 

Y diez cuadras más arriba, caminando en línea recta hacia los cerros orientales, el Parque Nacional, sus canchas de tenis, y una edificación modernista entre los árboles abandonada hace ya más de un año al rigor de la intemperie  (eso me contó el vigilante)

 

El sitio en cuestión, la Ludoteca del Parque Nacional con salones, oficinas, niveles y terrazas. La Lutoteca, pues ya nadie la usa para nada

 

Otro ángulo

 

Y ahora por atrás, con terrazas y balcones, donde pueden apreciarse, abajo, frente a una placita en semicírculo, la entrada a los salones de danza, muy amplios, y arriba, otro salón de características similares donde un enjambre de niños (Ludos=juego) solían pintar como locos

 

La entrada vehicular viniendo del norte por la carrera quinta, calle 36. Y todos esos prados ondulados invitando al placer de los perros y la gente, en ese orden (al apartamento del fondo siempre le tuve ganas)

 

Detalles de la construcción y sus colores

 

Reflejados en la biblioteca… Salón Universitario Arte y Ciudad (‘cerrado hasta nueva orden -la administración’). El aviso del Teatro del Parque se refiere seguramente a la siguiente imagen, los vecinos de al lado, aunque suene redundante

 

Hélo. La última vez que estuve en ese escenario se dio por terminada una relación que tuve por ese entonces. Pero tengo buena espalda, a todas terminan por nombrarlas en puestos importantes

 

Vista lateral de la caja de vidrio que contiene el salón de pintura infantil, arriba, y el de danzas, abajo, que ya había mostrado, y que se prolonga por debajo hacia otro salón, donde se guardan las luces (un vigilante muy locuaz), que llega hasta el muro de piedra amarilla que vimos en la fachada

 

Vista frontal de lo que podrían ser oficinas, arriba, y la biblioteca que se abre en ventanal sobre la panorámica del parque, y que ya les mostré desde otro ángulo. Es una lástima no saber cómo se llaman esos árboles… Urapanes?

 

Y otra de más lejos, para recordar cómo es la fachada. Y, detalle agregado, pues el lugar siendo un parque (tal y como en el Planetario), convoca al común de la gente de manera espontánea, sin tener que anunciarse

 

Y nos vamos para la casa, que va siendo hora del almuerzo, y no hay nada

-

comentarios

6 Opiniones sobre Santa Fe slide show

  1. Jorge Peñuela 2011/11/07 at 10:33 am

    ¡No compitamos con la Alzate!

    Mauricio Cruz ha realizado un esmerado  estudio visual comparativo de dos sedes potenciales para la Galería Santa Fe: la Ludoteca del Parque Nacional y la casa del barrio la Magdalena. La primera no le cuesta nada al Distrito porque es suya,  finalmente parece de fácil adaptación y se puede constituir en sede definitiva de la Galería Santa Fe. La segunda hay que arrendarla e improvisar allí Salitas Alternas en sus diez y seis cuartos; es interesante para los arquitectos porque es de conservación y con los recursos de las artes plásticas se puede contribuir a su mantenimiento; no obstante, no es fácil adaptarla a las necesidades del arte contemporáneo, tal y como acontece con la sede de la Fundación Gilberto Álzate Avendaño. ¿Para qué otra Álzate si ya tenemos una bastante onerosa para el erario público, y a la cual le duele instalar un proyecto de arte contemporáneo serio?

    ¡No compitamos con la Alzate! Esto parece ser lo que sugiere Cruz en su crítica visual. Dentro de poco tendremos una nueva administración en la ciudad, un nuevo Secretario de Cultura, Recreación y Deporte, y, por supuesto, un nuevo gerente del Ideartes. ¿No cambiarán las políticas culturales? ¡Esperemos que sí! Ésto fue lo que prometió Petro. Ojalá el nuevo Secretario de Cultura persuada al nuevo director del Instituto Distrital de Recreación para que dé su aval al proyecto cultural que parece sugerir Cruz, y que, a mi modo de ver, resulta menos oneroso a la ciudad y potencia las prácticas artísticas contemporáneas en Bogotá. La objeción que tiene el actual director tiene que ver con que el espacio fue concebido para estimular la imaginación de los niños y los jóvenes. Ojalá el nuevo director tenga la cultura que amerita tales cargos y comprenda que los proyectos de la Galería Santa Fe cumplen con los objetivos que fueron previstos para la actual Ludoteca del Parque Nacional.  

    • mauricio cruz 2011/11/07 at 11:20 am

      … “para estimular la imaginación de los niños y los jóvenes” haciéndoles creer que funciona, pues a las entidades oficiales les encantan las funciones simbólicas, el escudo y la bandera, no la realidad de lo que representan. Como dijo el vigilante, la ‘Lutoteca’ lleva un año idem, es decir, muerta

  2. Antonio José Díez 2011/11/08 at 8:29 am

    Gracias Mauricio por el reportaje.

    Me deja pensando lo que anota Peñuela: Si esto ya es del Distrito, ¿cuál es el lío de tenerla siquiera por el año que -dizque-, estará de Judío Errante el Luis Caballero y ahorrase el dinero de la renta de la mansión de línea británica..?
    Yo pensaba que habría que desplazar a los niños chiquitos, por llevar a los niños grandes a esa “lutoteca”; pero no: ya los desplazaron y quién sabe quienes fungirán de paracos.
     
    No contribuyen a que uno confíe: no dan explicaciones satisfactorias.
    “Si no os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los Cielos” [creo que refiere al Mundo Real de Arte]: el Mundo Social del Arte es, al parecer, el Infierno.

    Los árboles son efectivamente de Urapán, Frxinus chinensis [Fresno de China], especie que introdujera a Colombia, que en el maravilloso clima bogotano, se adaptaron perféctamente a una casi eterna primavera, un ingeniero japonés en 1935 y que ahora quieren acabar: los chinches [vaya y venga], los ineptos [que se acaben ellos]. 

  3. Jorge Peñuela 2011/11/08 at 10:41 am

    Hola Antonio: Pienso que el proyecto de la Plaza de la Concordia es un desiderátum, está muy lejos de realizarse. Si a los gestores culturales de Bogotá les quedó grande mantener el pequeño espacio en el Planetario Distrital, qué podemos esperar de ese megaproyecto en la Concordia. Las ideas de los artistas cuentan poco para nuestra aristocracia comercial. En este sentido, el próximo traslado de la Galería a estas alturas, no sólo es una improvisación sino que es probable que esta improvisación finalmente se constituya en su sede a mediano plazo. Los bogotanos tenemos la virtud de acostumbrarnos a todo tipo de brutalidades.

    Como usted sabe, en la plaza de la Concordia se demarcaría el común que exige el premio Luis Caballero, un estímulo que debe retar al pensamiento de los artistas  nominados, sí y sólo sí todos comparten un común con el cual deben interactuar. Proponer la ciudad abstracta como  escenario plástico en el cual cualquier arbitrariedad puede acontecer, es una brutalidad. La actual propuesta mutila el  referente común concreto que podría dar origen a que el pensamiento de los artistas “circule” en lo común, en el lenguaje.

    Estoy de acuerdo con usted: ¿por qué en la Secretaria de Cultura, Recreación y Deporte se están pisando la manguera? ¿Por qué sus ejecutivos prefieren que la Ludoteca se siga pudriendo y obligan al Distrito a destinar recursos que puede destinar a otros menesteres? ¿Existe algún interés privado de lado y lado para que la Ludoteca no sea habilitada como espacio para pensar y estimular la imaginación? No somos ingenuos. Todos sabemos que los intereses privados son los que finalmente prevalecen en el momento de  “invertir” en lo público.

    Lo invito a leer el texto Estado del Arte: aire de familia neoliberal, texto publicado en este lugar de circulación de pensamiento, al cual le realicé  algunos ajustes que precisan algunas de las ideas que propuse a nuestro colectivo.
     
    Saludos.

  4. Antonio José Díez 2011/11/08 at 2:58 pm

    Cito lo que me sucedió tratando de encontrar el sitio donde se llevó a cabo la reunión de información de planes de IDARTES con la Galería Santa Fe:

    No llegué a tiempo, porque hubo cambio de nomenclatura y me perdí por más de media hora. Al parecer, un detalle pequeño, mucho para que lo advirtieran e informaran antes de invitar [favor no sentirse culpados: explico un hecho], imagino que otr@s pasaron por esto.

    Cuando lo encontré, decidí entrar a pesar de lo avanzada de la reunión. 

    De lo que alcancé a recoger, entiendo que jamás hemos tenido una sede propia, que solo hemos estado como invitados que, cuando al dueño de casa se le antoje, nos echa [como ahora sucede], ese momento ha llegado.
    Para solucionar esta situación, nos prometen una sede propia permanente: La actual, Plaza de Mercado de La Concordia, sitio nada malo. 

    Suena atractivo.

    Dijeron que se hizo una solicitud al Distrito de una sede permanente y que es a la postre, la voluntad de la Administración de turno la que determina si se hace o no una realidad.

    Vale decir, la situación verdadera es: Tenemos en nuestras manos una promesa, ni más ni menos. Y esto no debería estar en manos de Petro, o de cualquiera otra persona que llegue a ese puesto que decide.

    De cumplir la promesa, nos dejan el sabor de desplazar a otros de los peores situados: los vendedores de plaza de mercado.

    Debe haber una lucha interna entre las áreas de artes por quedarse con la Ludoteca, ¿o volverá a estar para los niños..?

    Por ahora, nos queda una promesa en una pobre realidad:

    El siguiente Luis Caballero tendría un eje temático: plantear obras in situ,que dialoguen con el entorno físico; como si los artistas que merezcan estar en un lugar que dice mostrar lo más representativo del arte plástico nacional, carecieran de un pensamiento propio; como si los artistas fueran saltimbanquis.

  5. Antonio José Díez 2011/11/08 at 3:02 pm

    Excusa por el pleonasmo: “[como ahora sucede], ese momento ha llegado”…

    Si no dieron bien una dirección según la nueva nomenclatura…..