Quantcast

Las auras frías

Republicación ahora de Las auras frías, en formato PDF y como copia de autor para descarga libre. El libro se publicó originalmente impreso por Anagrama en 1991, habiendo quedado finalista del pemio de ensayo del año anterior. Sigue, como intro, su pasaje final.
Descarga libre y gratuita:
www.joseluisbrea.net/ediciones_cc.html

mucha2.JPG
De lo que se trata, todavía, es de reconsiderar la pensabilidad -de hecho, la realizabilidad- de un modo de experiencia artística liberado de la condición supersticiosa que necesariamente se liga a la recepción aurática. Y de hacerlo, más precisamente, en el contexto de ocurrencia en que ésta tiene lugar en las sociedades actuales.

Es preciso, ahí, recordar que había mucho de programa, de voluntad de ver desvanecido el sueño aurático, en el análisis benjaminiano de la desaparición del aura -y no sólo nostalgia prematura, en su propia profecía, del viejo orden cuyo derrumbe se intuyera.

Es indudable que Benjamin reconoce hasta qué punto el proceso de desauratización de la obra por virtud del modo de distribución por reproducción mecánica no garantiza el cumplimiento de una revolución en el orden de su significación tanto social como humana -y que, en última instancia, ese efecto de enfriamiento del aura es inducido por la propia gestión industrial de la obra.

Pero, con todo y eso, no parece sino obligado reconocer que su cumplimiento absoluto -el cumplimiento absoluto de la profecía del desvanecimiento aurático- contradiría la regulación capitalista de la experiencia artística. Y, en esa medida, que de su restauración (en la forma mediática, enfriada) nadie comprometido con la desalienación de los modos de conocimiento humano puede sino lamentarse.

Entre ese lamento y la esperanza nunca desechada de ver llegar el día en que el ejercicio esclarecido del conocimiento pueda abrirnos el camino a la reapropiación íntegra del sentido de la propia experiencia, en tan leve no lugar, pretenden iluminar estas auras frías.

Con la fulminante luz negra del relámpago instantáneo. Cuya experiencia es, desde el comienzo, memoria al mismo tiempo que intuición. Retención diferida.

Aura fría, como ese eco, sombra breve, que en el interior de la retina reverbera impreso cuando el ojo se aparta ya de alguna luz que casi no llegó ni a ver.

¿Lo hizo? -pregunta desde lo oscuro.

José Luis Brea