Quantcast

masacre y estudios visuales

Masacre y Estudios Visuales 

contrapunto en la javeriana 

Quien no pueda tomar partido debe callar, esto no lo digo yo, son palabras de Walter Benjamin. Y quiero obedecerlas para contarles, de mi voz, lo que sucedió el viernes 9 de junio, a las cinco de la tarde en el auditorio Luis Carlos Galán de la Universidad Javeriana.

Se cerraba la presentación de la Especialización en Estudios Visuales, Maria Belén Sáez de Ibarra terminaba su conferencia sobre el video “Bocas de ceniza” de Juan Manuel Echavarria. Algunos(as) conocerán esa charla de Maria Belén por otros encuentros. Se inicia siempre con la proyección de fragmentos del video, termina sin imágenes, solo la dicción de Maria Belén que trata de situar con palabras los rostros enormes de sobrevivientes, cabezas parlantes de esas aberraciones como la de Bojayá. Este procedimiento permite que nuestra vista divague por el escenario. Y claro allí, la mía se podía detener sobre la cabeza al óleo de Luís Carlos Galán. Mis ojos, y otros sentidos estaban ocupados recordando el atardecer de Soacha del 89, cuando lo mataron. De pronto, desde el escaso publico con voz fuerte, escuche una voz -los gritos- de Maria Victoria Uribe, era una pregunta para Maria Belén. A todos (as) debo decir que Maria Victoria, es una autoridad en la muerte que llaman “masacre” en Colombia, tiene publicados, que yo sepa, los dos más importantes inventarios: Matar, rematar y contramatar, sobre la Violencia, la que se escribe con mayúscula y dos volúmenes sobre Masacres en Colombia entre 1980-1993. La argumentación entre las dos fue larga, cada una reclamaba su derecho sobre el tema, no hubo final feliz, y seria imbecil de cualquiera de nosotros esperarlo.

En fin, amigos y miembros de las tribus del arte, esto era para decirles que yo estaba prevenida, llevaba sobre mi pecho esa cabeza roja de Galán, la del afiche de Duque. Y les cuento esto, porque creo que a partir de ahora debemos prepararnos, por fin con la llegada de los Estudios Visuales a Colombia, se acabarán las cabezas parlantes y comenzará la época de los cuerpos pensantes, nuestros cuerpos fascinantes que por imperativos profesionales siempre deben tomar partido.

Marta Calderón
investigadora independiente en arte
Bogotá

 

 

comentarios