Los artistas no hacen alianzas

La Secretaría de Cultura de Bogotá realizó durante 2005 y 2010 varios estudios que buscaban identificar los principales problemas en el campo de la producción y circulación de las artes en Bogotá. El documento con resultados y análisis se presentó al público en la pasada Feria del Libro y se puso a disposición de los interesados en la web de la Secretaría.

Tal y como lo afirmaba en una anterior participación sobre las posibilidades de diálogo entre artistas e instituciones, el medio artístico es generalmente escéptico ante estos diagnósticos y dispositivos participativos donde se le consulta sobre el contenido de un documento y, en caso de haber desacuerdos u observaciones, se le invita a participar con aportes.

Sin embargo, vale la pena resaltar que a partir de este documento se está elaborando el próximo Plan Decenal de las Artes que, de acuerdo a la Secretaría, incluirá programas, proyectos, estrategias y objetivos que marcará la ruta para la próxima década en las Artes, en un momento en que el futuro de espacios expositivos como la Galería Santa Fe es tan o más incierto que hace tres años, continúa sin formularse un programa de estímulos para los espacios expositivos gestionados por artistas, y persisten otras situaciones problemáticas que se discuten en esta y otras esferas.

Por ello, creo que a aquellos que seguimos las discusiones sobre la Galería Santa Fe y nos interesa debatir sobre la forma como se administran los recursos públicos, nos puede interesar revisarlo y reflexionar sobre el mismo esquema participativo, los problemas que identifica y, si es el caso, participar con aportes en Esfera Pública y/o en los espacios que propone la Secretaría.

En este documento -basado en encuestas a 500 miembros del campo de las artes- se identificaron una serie de situaciones problemáticas entre las que se encuentran, por ejemplo, los “bajos niveles de comunicación y consulta entre los representantes en los espacios de participación y las comunidades que representan” y el hecho de que “la administración pública (local y distrital) y la ciudadanía no consideran la participación como elemento fundamentalen el diseño, formulación y concertación de las políticas públicas”.

Se señala también que “no hay suficientes mecanismos financieros y técnicos que permitan la sostenibilidad de los procesos artísticos en todas sus dimensiones. Además, la creación artística se ve afectada sí se aborda exclusivamente desde las lógicas del mercado”, ”los artistas no hacen alianzas y trabajan de forma dispersa a la hora de gestionar recursos y producir obras”, “los egresados de artes plásticas se dedican a crear obras pero pocos están en la investigación, docencia o desarrollo de proyectos de exhibición” y “la mayoría tiene que abandonar la producción de obra para dedicarse a otras actividades de las que derivan su sustento”.*

En días pasados la Gerencia de Artes Plásticas del IDARTES envió a Esfera Pública la siguiente invitación :

La Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte ha liderado un proceso de construcción colectiva para la formulación de los Planes Distritales que incluirán programas, proyectos, estrategias y objetivos que marcarán la ruta para la próxima década en las Artes, las Prácticas Culturales y el Patrimonio de Bogotá.

Con el fin de avanzar en la formulación participativa del Plan Distrital de las Artes, documento que garantiza un desarrollo prospectivo de las artes en la ciudad, les invitamos a realizar propuestas sobre las situaciones problemáticas identificadas como prioritarias para el campo de las artes en el Distrito Capital.

Entre los años 2005 y 2010, la administración distrital con el apoyo de centros de investigación realizó varios diagnósticos y estudios que en el 2010 fueron analizados y sistematizados por un equipo de la Universidad Nacional de Colombia. Este trabajo permitió consolidar toda la información y definir situaciones problemáticas para los campos de las artes, las prácticas culturales y el patrimonio; de igual forma se definieron asuntos transversales a los campos antes mencionados junto con el de Cultura y Desarrollo.

En el marco del proceso de deliberación y construcción participativa de los Planes Decenales de Artes, Prácticas culturales y Patrimonio para Bogotá, se ha dispuesto este espacio de Foro Virtual para complementar y facilitar la participación de los ciudadanos y ciudadanas que quieran hacer sus aportes por esta vía.

En este espacio podrán descargar los instrumentos dispuestos para alimentar el diagnóstico de situaciones problemáticas en los campos de las Artes, las Prácticas culturales y el Patrimonio en la ciudad. Luego de diligenciar los formularios podrán colgarlos en la plataforma y serán integrados al proceso de sistematizacción y análisis de la información que realizará el equipo del Centro de Estudios Sociales CES de la Universidad Nacional de Colombia. También se pueden cargar documentos propuestas que sean el resultado de la reflexión de los agentes culturales, organizaciones e instancias en las localidades o en otros espacios de concertación.

para participar >
http://www.humanas.unal.edu.co/participacioncultural/foro-virtual/

:

* según nota publicada en El Tiempo

comentarios

Una opinión sobre Los artistas no hacen alianzas

  1. Semana 2011/06/19 at 6:03 am

    Director Idartes

    “Hay una política cultural sólida en Bogotá”

    Viste informal, parece indiferente a la pompa que trae un cargo como el suyo y habla con propiedad de todos los temas. Y es que Santiago Trujillo no es ajeno al asunto de la gestión cultural en Bogotá. Durante tres años coordinó muchos de estos temas desde la Orquesta Filarmónica de Bogotá, dependencia a la que se le encargó la actividad cultural de la capital durante ese lapso junto con la Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Este comunicador social y violinista clásico que ha incursionado en lo audiovisual con dos cortometrajes y dos documentales es el encargado de echar a andar una entidad que muchos reclamaban.
    SEMANA: ¿Qué va a hacer en estos seis meses?

    Santiago Trujillo: Dejar las bases sentadas con programas y agendas concertadas con el sector, que les permitan a los que lleguen construir sobre lo construido. La experiencia de la cultura en la ciudad, como en pocos otros sectores de la gestión pública, ha sido esa. También queremos, entre otros, crear un sello editorial del Ideartes; con el Archivo haremos una convocatoria para pensar un centro de documentación de las artes, que Bogotá está pidiendo desde hace muchos años.

    SEMANA: ¿Era necesario el Instituto?

    S.T.: No había una estructura administrativa que reconociera el trabajo de los gestores culturales. Es una plataforma para construir una gestión interdisciplinaria de las artes. Como estábamos divididos, era difícil pensar agendas y propuestas transversales.

    SEMANA: Por ejemplo… 

    S.T.: Tenemos un estímulo de 30 millones para que el Jorge Eliécer Gaitán tenga un grupo residente que pueda desarrollar con los equipos del teatro una propuesta escénica. En alianza con Libro al Viento, vamos a sacar una colección de cuentos colombianos y latinoamericanos sobre fútbol, en el marco del Mundial Sub-20. 

    SEMANA: ¿Cuánta plata tienen?

    S.T.: Dieciséis mil millones para inversión. Con eso tenemos que sacar adelante todos los campos, además de los recursos que demandan los escenarios para funcionar, y también hay 4.000 millones para funcionamiento.

    SEMANA: ¿Qué tan blindada está la cultura de los vaivenes políticos del Distrito?

    S.T.: Llevamos 17 años dialogando y construyendo con el sector. Se ha construido una política sólida. Un ejemplo son los festivales al Parque, Libro al Viento, el fomento a la producción a través de estímulos, que ya lleva 14 años. 

    SEMANA: Usted es violinista. ¿Cómo llega a este cargo?

    S.T.: Ha sido un camino largo. Comencé con el violín; luego, hice cine. La sensación de que cada vez hay más espacios para desarrollar la creatividad fue lo que me llevó a meterme en la gestión. 

    SEMANA: ¿Qué va a pasar con el Premio Luis Caballero con el cierre de la Galería Santa Fe? 

    S.T.: El premio es un activo de la ciudad, continuará su camino. Estamos ante el hecho de que Bogotá necesita una galería y una cinemateca acordes con su actual desarrollo cultural. Esto debe quedar en el próximo plan de desarrollo. Estamos estudiando un proyecto para el próximo año, para albergar a los artistas del Luis Caballero; es algo que queremos hacer con ellos, pronto tendremos una noticia. 

    SEMANA: ¿Cómo está Bogotá en cuanto a escenarios culturales?

    S.T.: El año pasado sacamos un libro: Teatros de Bogotá. Recopilamos 68 equipamientos culturales públicos y privados. Parece una cantidad enorme, pero para una ciudad de ocho millones todavía se siente que hay que hacer una inversión mucho más fuerte. 

    SEMANA: ¿Qué pasó con el escenario para conciertos?

    S.T.: Está esa necesidad, pero eso le corresponde al IDRD. 

    SEMANA: ¿Qué trae este año Rock al Parque? 

    S.T.: El mayor número de bandas en la historia del festival. Serán tres escenarios en cuatro días más el programa Avenida Ciudad Rock, con rock en vivo en 16 bares; en total serán 98 bandas. Hoy la música colombiana es una vanguardia, es reconocida en el mundo: nuestras bandas circulan con cuarenta, cincuenta fechas, y el festival más importante del país lo tiene que reconocer. Por eso, si bien habrá clásicos, se les abrió un espacio a estas propuestas que, como ChocQuibTown y Bomba Estéreo, están haciendo rock con relectura de músicas regionales, de ritmos urbanos. Quisiéramos ver la plaza repleta con un grupo colombiano cerrando el festival. Las bandas colombianas y bogotanas están pegando muy duro, y Rock al Parque no puede ser ciego frente a eso.

    fuente > http://www.semana.com/cultura/politica-cultural-solida-bogota/158728-3.aspx