Quantcast

Caso Iovino-Alzate-Consonancias: ¿Corrupción o coincidencias?

Expongo públicamente el caso de CONSONANCIAS: Río de Janeiro, Sao Paulo, Bogotá (2008), convocatoria para residencias internacionales de artistas emitida por la Gerencia de Artes Plásticas – Fundación Gilberto Alzate Avendaño.

Varias inconsistencias, como la estrecha relación de la curadora independiente María Iovino (quien firma el acta de resultados) y los cinco artistas seleccionados, hacen de este un ejemplo problemático de procesos de convocatorias del Distrito. Se analizan también inconvenientes con las fechas en el acta de resultados y su publicación por Internet, y la inexistencia de puntajes y argumentos que sustenten con claridad la selección de proyectos.

Este caso está desarrollado a continuación en cuatro etapas. Se recomienda sean leídas exhaustivamente para entender los problemas, partes y argumentos. El documento de la convocatoria oficial está incluido al final de las cuatro etapas.

I. ACTA DE RESULTADOS DE LA CONVOCATORIA:

II. Cinco coincidencias

Este proceso de revisión no está dirigido a cuestionar personalmente a ninguno de los artistas ganadores ni sus trabajos, sino a hacer visible un patrón común entre los cinco seleccionados:

Angélica Teuta:

En el momento de la convocatoria y hasta la fecha, se desempeña como asistente personal de la curadora María Iovino. Aunque esta no es una contravención legal, pues no hay parentesco, hay un impedimento moral al que la curadora debería haber respondido retirándose del jurado.

Teuta fue seleccionada por Iovino para Artecámara 2008. Con esto no se pone en tela de juicio el desempeño de Teuta como artista o fotógrafa; se subraya que hace parte de un grupo de artistas jóvenes promovidos por Iovino.

Ver Pag. 4 de http://camara.ccb.org.co/documentos/3108_artbo_news_2008_1.pdf


Ícaro Zorbar: 

En 2007 estuvo en la curaduría Sincronías, de María Iovino en Buenos Aires.

http://www.inforo.com.ar/noticias/mamba_museo_de_arte_moderno_de_buenos_aires_actividades_septiembre_2007

En 2008 participa en Artecámara, (curaduría de Iovino):

Ver Pág. 6 de http://www.inforo.com.ar/noticias/mamba_museo_de_arte_moderno_de_buenos_aires_actividades_septiembre_2007

Kevin Mancera:

En julio de 2008, Mancera expone en la galería Nueveochenta, en una curaduría de María Iovino. Fui a la galería para pedir un folleto con el texto de Iovino, pero la persona que me atendió me comentó que no había mas copias.

http://www.elespectador.com/impreso/cultura/articuloimpreso-lista-negra-de-mancera

 

Gabriel Antolinez:

Expone en la feria Arteaméricas, en el Miami Convention Center, en una muestra de jóvenes artistas colombianos, mexicanos y brasileños curada por María Iovino a mediados de 2008.  En este caso, Antolinez entra a un grupo de artistas que la curadora decide mostrar en el exterior. Para que la obra de un artista joven se valorice, es conveniente que este haya recibido premios de becas-residencias en otros países. Aquí, no se está criticando que el artista se valorice o se posicione. Se señala que quien trabaja de forma cercana al artista se beneficiará con este proceso de posicionamiento y valorización: más textos pagos en catálogos, más exposiciones con viaje y viáticos, más contactos con galerías, más porcentaje de ganancia por venta de obra, más good will.

http://www.observatoriodemigraciones.org/index.php?option=com_content&task=view&id=490&Itemid=389

 

Víctor Robledo:

Como artista ha tenido una estrecha relación con Iovino desde hace algunos años y ha sido parte de varias curadurías suyas:

Recientemente en “Intangible”, muestra curada por Iovino en Artecámara (ARTBO)

http://camara.ccb.org.co/documentos/3108_artbo_news_2008_1.pdf

 

Y Iovino escribe sobre Robledo:

http://camara.ccb.org.co/contenido/contenido.aspx?catID=269&conID=2070&pagID=1845

http://vicrobledo.com/text.html#Iovino

 

III. Fechas que no cuadran:

No se si es un error en el acta, pero tiene dos fechas. El encabezado dice 5 de diciembre de 2008, pero abajo, justo encima de las firmas, está la fecha del 24 de noviembre de 2008.

La fecha límite para entrega de proyectos fue noviembre 18. Según la convocatoria, los resultados iban a entregarse el 5 de diciembre, pero el acta no fue publicada sino hasta el 20 de diciembre, luego de una prórroga firmada por la directora de la FGAA.

Lo raro es que el acta del jurado haya sido firmada el 24 de noviembre. Esto implicaría que en cinco días, del 19 al 24 de noviembre, las cuatro personas que firman el acta leyeron todas las propuestas, miraron todas las hojas de vida, examinaron a fondo cada uno de los portafolios, revisaron exhaustivamente los archivos adjuntos en video y fotografía, seleccionaron a cinco personas, declararon desiertas otras cinco plazas y firmaron un acta. Es difícil de imaginar que este proceso haya tenido lugar en cinco días y, en caso de que así haya sucedido, no se entiende por qué si el acta estaba lista desde el 24 de noviembre se publica el 20 de diciembre? Este  atraso fue estratégico? Se quiso evitar ruido publicando un documento oficial a cuatro días de navidad, en fechas prácticamente inhábiles, cuando mucha gente se desconecta con el proceso del año, sale de vacaciones y no regresa hasta bien entrado enero?

 

IV. Más inquietudes (inconsistencias):

Es muy posible que la curadora María Iovino haya sido quien gestionó (consiguió) que existieran estas residencias, de qué otro modo se explica que la cuota de cinco seleccionados tenga estrechos vínculos con ella? Los jurados brasileños no conocen a profundidad el trabajo de los 44 participantes en la convocatoria, resulta sospechoso que todos los cinco seleccionados sean artistas que han sido parte de proyectos curatoriales de Iovino, y una de ellas sea su asistente personal.

Si Iovino fue quien gestionó esta convocatoria y fue partícipe de su proceso de elaboración, estaba inhabilitada para ser jurado (por las firmas en el acta, se entiende que fungió como jurado).

 

No pueden participar:

A. Los servidores públicos y los miembros de la Junta Directiva de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño.

B. Las personas naturales que tengan o hayan tenido injerencia en el proceso de elaboración de las bases y organización de la presente convocatoria.”

Por otro lado, al no existir actas organizadas que den cuenta de las evaluaciones y observaciones sobre los 44 proyectos presentados (retroalimentación se solicitó por  email a la Gerencia de Artes Plásticas y está pendiente hasta la fecha), es imposible saber cuales fueron exactamente los criterios de selección. No es posible comparar qué tanta distancia hay entre el nivel de los proyectos ganadores (aunque el acta no menciona proyectos, sino nombres de artistas) y los proyectos que fueron considerados no idóneos.

Es extraño pensar que de 44 proyectos presentados existieran solo 5 idóneos y la calidad de los otros 39 no haya sido suficiente, ni comparable al nivel de los cinco seleccionados, y que se hayan declarado cinco plazas desiertas. Cinco exactamente, parece un número raro.

Finalmente, aquí parece haber otra inconsistencia:

Si la convocatoria especificaba que:

“La propuesta debe contener:

  • Lineamientos conceptuales y descripción del proyecto de creación máximo cuatro (4) páginas.
  • Justificación que ofrezca claridad sobre la escogencia de la ciudad.”

 

Por qué entonces en el acta el jurado estipula que:

 

Andrés Matute Echeverri

 

Anexo documento original convocatoria -para leelo, pulse aquí

 

comentarios

4 Opiniones sobre Caso Iovino-Alzate-Consonancias: ¿Corrupción o coincidencias?

  1. María Iovino 2009/03/14 at 5:32 pm

    Repuesta a Andrés Matute

    Bogotá, marzo 12 de 2009

    Señor Andrés Matute:

    Jorge Jaramillo me había dicho que usted había solicitado y una retroalimentación sobre su proyecto y por eso me había propuesto buscar un diálogo respetuoso con usted. Pero lo que veo me impresiona por la ingenuidad con que usted se expone a una demanda por injuria y por calumnia. Además, tengo que aclararle que la investigación realizada para su acusación presenta insuficiencias y errores. Es importante por esa razón que le haga algunas aclaraciones, que le ayudarán a tomar precauciones hacia los problemas legales que se está buscando en esta oportunidad en la próxima en que quiera defender su trabajo anulando el merecimiento de sus colegas y cuando quiera vulnerar el derecho al trabajo de sus congéneres.

    No curé la exposición de 9 80 en la que participó Kevin Mancera ni he curado ninguna exposición allí. El catálogo que menciona fue un trabajo de Carlos Hurtado al que me invitó a apoyarlo con un texto cuando ya estaba todo listo. Como podrá comprobar con Carlos Hurtado no cobré por este texto, como no cobré por el texto sobre la obra de los artistas brasileros que actualmente exponen con Galería Vermelho. Eso lo podrá certificar con los directores y trabajadores de ese lugar. Muchos artistas le podrán dar constancia de la cantidad de textos que he desarrollado por simple amor a mi trabajo y por apoyo a causas que comparto. Muchos de ellos, entre los que también está Ícaro Zorbar, le podrán decir la buena disposición con que les he presentado a muchísimas personas con las que han podido ampliar su mundo de relaciones. Usted podrá también visitar galerías a las que he recomendado visitar a mis amigos coleccionistas, y comprobar con ellos que tampoco nunca les he cobrado una comisión. Sencillamente no es mi campo y soy feliz colaborando con quienes considero talentosos y valiosos. En los mismos lugares podrá verificar también con cuántos textos los he apoyado por simple buena voluntad.

    A Kevin Mancera lo conocí personalmente después de la exposición de 9 80, cuando estaba abierta la convocatoria para Artbo 2008, no como artista independiente, sino como parte del colectivo Caín Press. Con éste, participó en la exposición que con éxito y reconocimiento de muchos curé.

    Nunca he vendido obras de arte ni he cobrado comisiones por presentarle mis amigos o conocidos coleccionistas (personas o instituciones) a los artistas que he considerado valiosos. Muchas personas le podrán dar fé de esto. Entre ellos, otra vez Ícaro Zorbar, cuya obra expuso y compró CIFO, una institución de la que soy miembro del comité internacional de becas. Otros coleccionistas que presenté a Ícaro Zorbar le compraron obras y él mismo podrá hablarle del total desinterés con que hice para él esos vínculos. En ocasiones también, por la credibilidad que tiene mi mirada he trabajado como asesora de colecciones. Hacerlo, le aclaro, no es corrupción. Es un trabajo tan honesto y necesario como el que usted puede hacer.

    Desafortunadamente, tengo que confesarle que no tengo talento comercial, oficio que no considero en ningún caso corrupto, sino, indispensable para el óptimo desempeño del mundo. En todo caso, no por esa falta de talento tengo el credo católico contra el dinero. Por lo mismo, tengo que decirle que normalmente por mi trabajo profesional de curaduría, investigación y docencia sí cobro. Es mi trabajo y es reconocido ampliamente como un trabajo de excelente calidad. Por esa razón, mis tarifas no son las de un adolescente ni las de un principiante, ya que tengo más de 20 años de actividad profesional, muchos estudios, premios, reconocimientos e investigaciones en mi haber, y además, un muy amplio reconocimiento internacional como profesora, conferencista, ensayista y también como curadora.

    Supongo que usted está comenzando su carrera y por eso cree que cuentan más las malas intenciones y los juegos por debajo de la mesa que el talento. De manera esperanzadora, le comento que llevo más de diez años de vida independiente y en esos años he crecido mucho más que cuando trabajaba con instituciones, a las que les debo mucho también, concursando con propuestas de buen nivel y en las fronteras que me amplía la presentación de cada buen trabajo que desarrollo. Por increíble que le parezca, el trabajo que más caminos me ha abierto por fuera de este país no es el de curadora sino el de profesora y conferencista. Internacionalmente cada conferencia que he dado me ha generado muchísimas otras invitaciones de personas que me atienden en el evento. Únicamente he tenido que trabajar muy duro y honestamente, en la construcción de mi propuesta personal. Le agrego además, que sí es maravilloso que de cada trabajo surjan más invitaciones y que éstas sean, como debe ser, pagas. Yo supongo que usted no va de fraile a los lugares en los que trabaja y que siente que merece vender su trabajo. Eso sería lo sano.

    De la buena calificación que ha tenido mi trabajo intelectual me han nacido de manera espontánea maravillosas relaciones y ubicaciones profesionales, como por ejemplo, la invitación a hacer parte del comité de CIFO, insitución en la que se han beneficiado con becas y exposiciones varios artistas colombianos a los que he propuesto como excelentes artistas. Entre los que están Mateo López, Ícaro Zorbar, Gabriel Antolinez y Oscar Muñoz, hasta ahora.

    Para que de paso le quede clara la limpieza del proceso mediante el cual esos artistas han obtenido esas becas, le manifiesto que yo no tengo derecho a votar por ellos y ni siquiera a defenderlos. Sus propuestas han sido seleccionadas por un comité integrado por curadores de diferentes países, por la curadora jefe de CIFO y por la junta Directiva de la Institución. No sólo he presentado a los artistas colombianos que le menciono antes, sino a muchos otros que no han sido seleccionados, no por falta de talento, sino porque las becas en todas partes son pocas. Hay que concursar y hay que merecer el premio. De todas maneras, para seguirle argumentando mi convicción en las puertas que abre el talento, le tengo que decir que el jurado dio por unanimidad la beca de los artistas más jóvenes que antes le mencioné, aún a pesar de que no eran conocidos y de que ni siquiera habían oído mencionar sus nombres. Su propuesta fue tan decisiva, que entre muchos otros artistas talentosísimos de América Latina, y de Colombia también, ganaron ellos.

    Lo invito entonces a animarse, la convocatoria a Consonancias está abierta otra vez para reemplazar los cupos que no se pudieron llenar por el escaso nivel de las propuestas. Simplemente tiene que trabajar con la pasión y calidad que impulsa a todo aquello que hace crecer a los otros y entender, que no se trata de un concurso de barrio sino de un escenario internacional en el que se compite con referentes más allá de lo local.

    Sobre Galería Vermelho

    Supone usted que Eduardo Brandao, Codirector y Curador de la Galería Vermelho, uno de los espacios dedicados al arte contemporáneo más reconocidos en el mundo en la actualidad, es un estúpido que hace lo que yo le diga, sin pensarlo ni analizarlo, como también lo hacen Jorge Jaramillo y la Directora del Atelié da Imagem. Para que también se de la oportunidad de cambiar tan injusto parecer sobre una de las figuras más respetadas del mundo del arte en el Brasil, le aclaro que este reconocido intelectual fue por 16 años el editor de arte y fotografía del prestigioso periódico Folha de Sao Paulo y de su revista semanal. Simultáneamente en ese período fue profesor de arte de FAAP, una de las universidades privadas más acreditadas del Brasil.

    Hace 7 años decidió fundar, junto con Eliana Filkenstein, Galería Vermelho. Su acertada visión los convirtió en tan poco tiempo en uno de los espacios de reflexión contemporánea más conocidos del mundo. Este espacio, además de funcionar con excelencia ha replanteado para muchos la noción de galería, al permitirse desarrollar proyectos experimentales y de investigación sin ningún propósito comercial, en un enorme y bellísimo espacio diseñado por uno de los más grandes arquitectos de Brasil.

    Es increíble que usted piense que el perfil de una persona tan valiosa puede asemejarse al de un papagayo que repite sin pensar mis mandamientos. Con los Directores de Vermelho tengo la enorme fortuna de compartir una relación de profundísimo respeto profesional. Lo gané a través de las conferencias, clases y propuestas que he desarrolado en el Brasil y en otros países. Este respetuo mutuo ha crecido muchísimo en los dos últimos años, en los que hemos conocido con mayor profundidad nuestros trabajos. Por eso hoy soy invitada a desarrollar textos y propuestas en esa galería y por eso la Fundación ha buscado mi asesoría para acceder a éste y otros espacios en los que también trabajo. Eso no quiere decir que puedo llegar allá con cualquier ligereza.

    Jorge Jaramillo le podrá atestiguar que fue el propio Eduardo Brandao, después de que hicimos juntos la primera lectura de las propuestas, impresionado por el escaso nivel en diversos aspectos con que se respondió a la convocatoria, quien primero expresó enorme preocupación. Fue muy directo en reiterar su interés en empezar a desarrollar proyectos con Colombia, pero aclarando que su Galería y su proyecto de residencias CISA, se abría a la excelencia. Insistió en que después de haber trabajado tanto tiempo con enorme esfuerzo por defender independencia de pensamiento con excelente nivel, no estaría dispuesto a bajar ni un poco la referencia que había construido.

    Esto que aquí le aclaro contribuye a darle una idea de la forma en que fueron estudiadas las propuestas de sus colegas, en cuyo talento debería creer, para así aprender a respetarlo.

    Sobre los artistas en cuestión.

    Naturalmente en más de 20 años de ejercicio profesional he trabajado con muchísima gente. Sería absurdo que no tuviera relaciones estrechas con muchos artistas y colegas y me daría muy poca credibilidad haber trabajado usualmente con los menos sobresalientes. Con personas de amplia trayectoria como Víctor Robledo es más que obvio que tengo que haber realizado varios proyectos. Con jóvenes como Ícaro Zorbar y Gabriel Antolinez, cuya carrera he contribuido a apoyar desde diferentes programas y desde que comenzaron a trabajar, naturalmente he tenido muchos contactos, no sólo los que usted menciona. Se quedó corto. He sido de una de las personas que más insistentemente han avisado la importancia de apoyar jóvenes tan valiosos. Me declaro orgulloza de tener un excelente e inteligente diálogo con cada uno de ellos. Lo que ha sucedido con sus carreras después de que he insistido en sus nombres me prueba el acierto de mi señalamiento. A Kevin Mancera, como se lo mencioné antes, lo conocí hace poco y tengo que decirle que también comparto con muchos en este momento la idea de que es un joven brillante. De Angélica Teuta le hablaré detenidamente porque es cierto que me ha asistido en varios proyectos, sin que ello constituya un crimen como usted lo pretende.

    Angélica Teuta

    La conocí primero como artista. Me la presentó con las mejores recomendaciones Ícaro Zorbar. Hablamos primero mucho sobre su trabajo, que seleccioné como un proyecto muy interesante para Artecámara 2008. Del maravilloso diálogo que tuve con ella sobre arte me nació la idea de pedirle que me ayudara con varios proyectos en los que trabajaba en ese momento fuera de Colombia.

    Compartir con Angélica ha sido una valiosísima oportunidad. La respeto enormemente. Su pensamiento en la fotografía, el arte y la imagen me sorprende muchísimo. Admiro la entrega que tiene con el tiempo que dedica a su taller y la profundidad y responsabilidad con que asume cada reto. Su pensamiento es muy desarrollado para los 23 años que tiene en el momento. Desde los 20 ha sido profesora. Hoy ha sido elegida como la mejor de arte de la institución en la que enseña. No sé si usted sabe que a sus 23 años Angélica tendrá una exposición individual en Casas Riegner, en donde al único artista que han apoyado con esta credibilidad ha sido el talentosísimo Mateo López. Naturalmente esta exposición la consiguió por sus méritos y no por mi intervención. Catalina Casas fue la primera coleccionista de su obra bastantes meses antes de que yo la conociera. Pero además, este año Angélica expondrá también en la Vitrina de Lugar a dudas. Con Oscar Muñoz usted podrá constatar que yo no tengo nada que ver ni en la convocatoria ni en la selección.

    En la convocatoria de Consonancias Angélica participó, cuando ya había terminado su trabajo conmigo, como lo hizo cualquiera de ustedes. Estaba en todo su derecho de hacerlo. Nada la inhabilitaba. Tampoco nada me inhabilitaba a mi para estudiar su propuesta en un grupo de cuatro jurados, en el que mi voz sólo era una más, así como  Angélica, una más de muchos de los artistas que conozco por mi situación laboral. Si hiciera lo que usted propone tendría que declararme inhabilitada para vivir, que para mí es sinónimo de optar por la mediocridad para evitar que personas radicadas en la sospecha y la mala intención me critiquen. Usted pide demasiado. Supongo de nuevo que está apenas iniciando su carrera porque los alcances de su visión son bastante cortos.

    Es una lástima que en el presente estoy escribiendo y trabajando fuera de Colombia exclusivamente y que no desarrollo un proyecto grande en el que Angélica me pueda colaborar constantemente porque su compañía me es muy grata. Es organizadísima, brillante, cumplida con su trabajo, experimentada en muchas formas de investigación, una de las artistas más respetuosa y promotora del trabajo de sus colegas que haya conocido, generosa como ninguna. Naturalmente, como artista, tengo mucho interés en trabajar con ella. Entre los diez artistas que propuse para este año en CIFO está ella. No se preocupe que en la valoración de su proyecto, como ya se lo expliqué, no tengo voto. Los elogios que recibirá en ese lugar serán, al igual que los reconocimientos que le dieron en la Convocatoria Consonancias los dos jurados de Brasil, nítido refllejo de su innegable talento. Puedo decirle con orgullo que cuando se leyó en público la propuesta de Angélica por parte de Jorge Jaramillo, los dos jurados de Brasil quedaron impactados por la capacidad de imagen que ella genera y por la poética con que lo hace. Ella no me necesita a mí. A sus 23 años se defiende muy bien sola. Creo que Catalina Casas tiene toda la razón al apoyarla sin miramientos. Angélica tiene el mismo sorprendente potencial de Mateo López, a quien me inmagino que usted no negará en su grandeza como artista. Lo sigo instando a que crea en lo mucho que mueve el talento y lo solo que se defiende.

    Ícaro Zorbar

    Le puedo repetir comentarios anteriores. Me interesa por encima de todo el talento. Por lo mismo, desde que Ícaro presentó su tesis de maestría en la Universidad Nacional, he estado atenta a sus pasos. Su investigación sobre mi fascinación por el trabajo de Ícaro también es bastante deficiente. Lo he llevado a bastantes más exposiciones de las que usted menciona. Entre ellas están Artecámara 2006, que curé en colaboración con María Clara Bernal; Sincronías 2007 en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, que fue comentada en Argentina como la mejor exposición de los últimos diez años en la ciudad de Buenos Aires (entiende por qué se me reconoce el valor de la mirada y lectura en el arte?), Sincronías en Miami 2008, a la que agregué artistas de otros países de latinoamerica y en la que el Ventila-dor de ïcaro fue una sensación y Artecámara 2008. Pero además, como se lo mencioné antes, propuse a a Ícaro para la beca que ganó en CIFO y que tuvo como resultado una exposición en ese lugar. También lo propuse este año para la exposición de performance Verbo que tendrá lugar también en Sao Paulo. He recomendado la adquisición de su obra en varias colecciones y he recomendado a varios colegas curadores seguir su trabajo. Este año sé que Ícaro expondrá entre otros en Teorética en Costa Rica en el espacio de Virginia Pérez Ratton, con quien tengo una excelente relación profesional. Me alegra enormemente que sin haberlo recomendado en ese lugar, una colega a quien respeto muchísimo haya coincidido, como otros en Estados Unidos y Europa, en hacer el mismo señalamiento.

    No es sospechoso que Ícaro haya sido uno de los pocos seleccionados en Consonancias y por unanimidad del jurado. Le insisto en que crea en el trabajo y talento de sus colegas. En su capacidad para estar autónomamente en los lugares que merecen. Como lo podrá comprender, no soy la única persona que promueve el talento. Se va a encontrar con muchas personas como yo, que son reconocidas y reconocen a otros, si se atreve a dar a conocer el suyo.

    Gabriel Antolinez.

    Lo mismo de antes y más. Me enloquece el talento. Lo he llevado a varias exposiciones. Lo considero inteligentísimo, originalísimo, honesto, maravilloso. Lo propuse en CIFO y también ganó. Tengo por él y por otros como él, el orgullo de ser reconocida como un profesional que desarrolla sus propuestas con muchísima responsabilidad y acierto. A los artistas que he propuesto generalmente les ha ido bastante bien. Gabriel ganó en CIFO, dentro de la limpieza de proceso del que le hablo y dentro de un grupo conformado por los mejores curadores de América Latina. Crea en el talento de sus colegas. No sospeche de gente a la que le va bien a partir de su propio esfuerzo por entender y expresar el mundo con una poética propia.

    Como sorprendió en CIFO, Gabriel sorprendió al jurado de Brasil. Su propuesta estaba excelentemente escrita e ilustrada, su proyecto fue uno de los mejores además porque Gabriel tiene la ventaja de haber estudiado en Brasil y de conocer el contexto en el que concursó. Esa ventaja, sumada a sus indiscutibles capacidades, le permitió expresarse con maravillosa claridad sobre lo que buscaba en Río.

    Kevin Mancera.

    Como se lo aclaré antes, Kevin es el artistra de este grupo que menos conozco, lo que no obsta para que sepa reconocer su talento. Como sus demás colegas, se defiende solo porque es un buen artista. Nadie puede dudar de la habilidad de Kevin como dibujante, de la capacidad con que genera imágenes y de su fino humor. Es el único dibujante del grupo. Su propuesta gustó muchísimo. Fue como los demás, seleccionado por unanimidad. Crea en sus colegas. No los irrespete ni menosprecie. Tienen con qué.

    Víctor Robledo.

    No puedo casi ni creer que usted ponga en duda la capacidad de hablar por sí mismo que tiene el proyecto de Víctor Robledo, uno de los mejores fotógrafos que ha tenido Colombia y el único que desde la fotografía misma ha defendido la vía abstracta, en una trayectoria de ni más ni menos que 40 años. Aquí las cosas funcionan al revés. No sabe usted lo mucho que Víctor Robledo, como Fernell Franco, me han enseñado a mi. Su duda me deja atónita. Víctor no conoce el Brasil. La propuesta que hizo, por lo mismo, es mucho más adecuada para Río de Janeiro, ciudad en la que la tradición con la fotografía es apabullante. El emperador fue un aficionado de la fotografía, de allí que en Río exista un fenómeno especial con este medio. La ciudad tiene una tradición con el tipo de versión de la abstracción que trabaja Víctor, por eso se le propuso que mudara de ciudad su propuesta. El Atelie además es una escuela de fotografía y su directora estaba muy interesada en que Víctor enseñara allá y compartiera con artistas del medio. Para Víctor resulta mucho más enriquecedor. No lo podíamos saber los colombianos. Son lecturas que se hacen dentro de la tradición del propio lugar. Víctor estuvo encantado con el cambio. No creo que lo perturbe su opinión. Por otra parte, Víctor habitó muchos años fuera de Colombia y tiene una lectura que supera lo local.

    De nuevo, no tengo más conclusiones que decirle que el sospechoso por sospechar en la transparencia es usted. Espero que sus colegas le brinden motivos de inspiración y que se anime a participar en un concurso del que para nada hay que sospechar. De los procedimientos propiamente administrativos le dará respuesta la Fundación.

    María A. Iovino

    p.d. Usted tiene una confusión. Las inhabiliaddes planteadas para los artistas no tienen nada que ver con el jurado. Pero la que tiene sobre la democracia es más grave: es necesario que la gente talentosa obre para que el mundo pueda ser más igualitario. A mayor ejercicio del talento y de la excelencia mayores posibilidades de mejor porvenir. Si no hubiera existido una mente brillante como la de Rousseau usted no podría alegar hoy los derechos que mal entiende. Pero tranquilícese, malentender también es una forma de comenzar a entender. Sólo tiene que comprender y corregir la distorsión que hace. A veces eso sucede en la cárcel.

  2. Carlos Alberto Vergara 2009/03/15 at 5:52 pm

    Me interesa resaltar un par de cosas: la primera es que de una fuente de entera confianza supe que el señor Jorge Jaramillo estuvo en Brasil haciendo los contactos para materializar este proyecto de convocatoria de su autoría. Si esto es efectivamente cierto -¿no preguntó al señor Jaramillo?- el punto 4 de su texto es falso, como también lo sería la “posibilidad” de que la jurado y curadora haya gestionado todo esto para sufragar los gastos de los artistas que ella considera idóneos.
    Aunque se entiende el malestar del señor Andrés Matute por no haber sido seleccionado en esta convocatoria, habría sido mejor cuestionar a la fundación Alzate para que ella fuera la que respondiera. O por lo menos fundamentar su cuestionamiento de una manera más precisa.

  3. Lucas Ospina 2009/03/18 at 10:00 am

    La pasión de María según Iovino

    La pasión de María según Matute

    -Lucas Ospina

  4. Andres Matute 2009/03/18 at 10:03 am

    9 preguntas para Jaramillo, Iovino, Brandao y Gouvea (jurados de CONSONANCIAS)

    1. ¿Definitivamente no hay actas de evaluación? De ser así, por favor expliquen la razón.

    2. Los jurados colombianos estuvieron en Brasil firmando el acta el 24 de noviembre? De ser así, por qué la jurado contratada en Bogotá viaja a Sao Paulo con recursos del distrito?

    3. Los nexos de la curadora Iovino con las galerías Vermelho y Atelier influyeron en la escogencia hecha por la FGAA de estas instituciones como socias en Brasil, por encima de otros espacios? Cómo fue este proceso de selección?

    4. [Para J. Jaramillo]: Por qué no quedó claro en la convocatoria que, dado el carácter de las galerías en Brasil, se escogerían residentes con aptitudes para lograr productos que terminen en ferias y tengan clara proyección comercial? (no es que esto esté mal necesariamente, pero por qué no se hizo explícito?

    5. Alguien en la reunión de selección habló sobre algún artista, más allá del mismo contenido de la propuesta? Se comentó en particular sobre algún participante, como persona, profesional o sobre su desempeño reciente en alguna feria de arte a la que alguno de los jurados estuvo vinculado? ¿Cómo se garantizó que quienes no tenían nexos con la curadora Iovino, tuvieran igualdad de posibilidades en el concurso?

    6. [Para J. Jaramillo y M. Iovino]: La frase de la curadora Iovino “Jorge Jaramillo me había dicho que usted había solicitado una retroalimentación sobre su proyecto y por eso me había propuesto buscar un diálogo respetuoso con usted…”, no va en contravía a la indeterminación visible en la siguiente correspondencia que sostuve con él? (más de un mes sin razón).

    7. [Para M. Iovino]: Dice usted: “Se va a encontrar con muchas personas como yo, que son reconocidas y reconocen a otros, si se atreve a dar a conocer el suyo (talento)”: En CONSONANCIAS, se pedía un portafolio en PDF. Su afirmación implica que no miró el portafolio que envié. Tendría algún problema con la siguiente hipótesis?: Así como la jurado Iovino pone de manifiesto no haber hecho un análisis exhaustivo de uno de los 44 portafolios, es posible que esto haya sucedido con el 90% de los participantes.

    8. [Para M. Iovino]: Considera usted como jurado que la categoría “falta de talento”, ampliamente desarrollada en su reciente participación, es útil para una argumentación sustancial? Considera que los argumentos expuestos en su participación son suficientes para dar razón de las decisiones del jurado?

    9. [Para los cuatro]: Consideran apropiado procedimiento que un jurado oficial de una convocatoria del distrito, por tanto en representación de la Gerencia de Artes Plásticas y de la Fundación Alzate, dirija una carta con visos intimidatorios a alguien que cuestiona problemas en la convocatoria?

     

    Andrés Matute