Unas son de Paja y otras son de Miel

A través de su FaceBook, Dimo Gracia me hizo llegar un artículo de Andrés Hoyos acerca del 42 Salón Nacional de Artistas. Iba a decir “sobre”, pero el efecto hoyos me contuvo. El señor Hoyos nos cuenta hoy lo siguiente: “estaba con mi equipo de redacción esperando que terminara el proceso de impresión de El Malpensante y como no teníamos nada que hacer, nos dedicamos a realizar la corrección de estilo a algunos textos producidos para el Salón Nacional”. Bueno, a mí me parece bien eso de la corrección de estilo, pero, “coño”, yo esperaría más de una pluma eulálica como la del señor Hoyos. No creo que la mitad del 42 Salón Nacional sea Paja. Tampoco que la que queda pueda reducírsela a Mierda. Si el señor Hoyos ha hecho una crítica, para salir de su aburrimiento, creo que el Salón debió tener algo bueno.

Los problemas del Salón Nacional no son de estilo. Tampoco provienen de personas tercas que no cejan de hacer resistencia al arte de galería que ama el bolsillo de nuestra aristocracia comercial. El problema es la curaduría como institución. Por lo tanto, en este caso específico, no se trata de si quien escribe habla coloquialmente debiendo hablar como manda la Academia de la Lengua, o como nos lo exigen los manuales de LOS CORRECTORES DE ESTILO del Premio Nacional de Crítica de Estilo. Se trata de que los/las artistas hagan lo que saben hacer y no se metan en camisa de once varas. Otro tanto deben hacer otros profesionales.

Ahora bien, el señor Hoyos ha preguntado con perspicacia algo que debemos remitir a las academias de arte: ¿aprenden algo los estudiantes de arte contemporáneo en sus academias? Esto sí inquieta nuestro pensamiento, pero no porque las academias estén enseñando nada. Yo pregunto: con la laxitud académica con que se forma la juventud colombiana en los programas de Educación Media, ¿pueden los maestros de las arte enseñar algo en Colombia, o de cualquier otra tradición de pensamiento? ¿Quiere nuestra juventud colombiana aprender algo de sus maestros o de sus correctores de estilo? Me temo que no. Algo está por venir. No necesariamente malo. Al contrario. Nuevas subjetividades y singularidades están balbuceando un lenguaje que no se puede decodificar mediante el dispositivo de los manuales de los correctores de estilo. ¿La mediocrización de nuestra educación media que ha traído algo bueno a nuestro horizonte contemporáneo?

http://www.elmalpensante.com/index.php?doc=display_contenido&id=1814

comentarios

10 Opiniones sobre Unas son de Paja y otras son de Miel

  1. Jaime Iregui 2011/04/05 at 1:02 pm

    Jorge, el artículo también se publicó en Esfera Pública el pasado 16 de Marzo y nos fue enviado por su autor: Mario Jursich, director de El Malpensante. En la revista aparece sin firma y se asume que tiene un carácter editorial. En Esfera Pública aparece firmado por Jursich. Hay incluso una discusión en esfera en la que participan, entre otros, Miguel de León, Claudia Díaz, Guillermo Vanegas, Víctor Albarracín, Carlos Jiménez, Antonio José Díaz y Fernando Gómez.

    Aquí el artículo y la discusión >

    Construyendo el nido o algunas preguntas incómodas sobre el Salón Nacional de Artistas
    http://esferapublica.org/nfblog/?p=14824

  2. Jorge Peñuela 2011/04/05 at 1:40 pm

    Gracias Jaime:

    Saludos. Alguien me hizo caer en la cuenta en Facebook de que el director de El Malpensante ya no es el señor Andrés Hoyos. Peor para el señor Jursich, pues, parece que la nota hubiera sido escrita por el señor Hoyos. Ninguno de los dos ha comprendido la especificidad de las exploraciones de los artistas contemporáneos, –que hoy estamos explorando otras maneras de pensar que están dando origen a otras subjetividades, a otros discursos, a otras sensibilidades no clásicas.
     

  3. Javalee Gracia 2011/04/05 at 1:55 pm

    “Nuevas subjetividades y singularidades están balbuceando un lenguaje que no se puede decodificar mediante el dispositivo de los manuales de los correctores de estilo.”
    ¡Aja!, conque una “subjetividad” es capaz de “balbucear lenguajes”… efectivamente no es cuestión de corrección de estilo, esto es mucho más profundo, requiere inmediatamente de un programa psiquiátrico frente a alucinaciones “no clásicas”…
    “Una subjetividad balbuceando”… ¡es fantástico! puede servir para hacer un comic o para el nombre de una pintura pero para generar teoría del arte si no tiene mayor sentido.
    Gracia.
     

  4. Jorge Peñuela 2011/04/05 at 9:12 pm

    El enigma del arte contemporáneo:

    Los artistas que introducen diferencia son aquellos que dejan de hablar el lenguaje aburrido, formalizado, esclerotizado, estilizado, susceptible de corrección de estilo, que cohíbe nuestro pensamiento, que restringe nuestras libertades expresivas. Para hablar diferente debemos comenzar de cero, balbucear un lenguaje incipiente que no tenga dueños.

    El tartamudeo estético es señal de que comienza a configurarse un espacio, una subjetividad, una manera de ser diferente; en este sentido el tartamudeo es un ejercicio político porque plantea una manera de vivir diferente, es decir, exige reconfigurar lo sabido por los dueños del lenguaje. Esto es lo que entiendo de la cita que el señor Mario Jursich sacó con pinzas del texto de la doctora Amalia Boyer.

    Las certezas modernas sólo sirven para confirmar lo que sabemos, para reforzar todos los manuales de estilística que aprendimos en las universidades. El artista moderno no hace investigación porque no le interesa reforzar las ideas de otro. Regurgita todo el saber del mundo que le embutieron en la universidad. Los que hacen investigación son sabios que sólo necesitan confirmar todo lo que saben, con una u otra argucia metodológica. La investigación del artista contemporáneo es creación. El artista crea estilo, al artista no se le corrige el estilo. He aquí el enigma. Algunos creen que hacer investigación artística es ilustrar las ideas de otros.

  5. Javalee Gracia 2011/04/06 at 6:49 am

    “Los artistas que introducen diferencia…”
    ¿Introducen diferencia en dónde?
    … “que dejan de hablar el lenguaje aburrido, formalizado, esclerotizado, estilizado, susceptible de corrección de estilo, que cohíbe nuestro pensamiento”.
    En esa parte de la frase deberías  ser más puntual porque es demasiado vago y puede prestarse a confusiones y ambigüedades. ¿ Cuál es el lenguaje que dejan de hablar los artistas “que introducen diferencia” del que hablas allí? lo has caracterizado con muchos adjetivos y no se sabe de cuál lenguaje estás hablando.
    “Para hablar diferente…” ¿diferente con respecto a qué?
    En fin, esa es la idea.

  6. Jorge Peñuela 2011/04/06 at 10:45 am

    Juegos de Pensamiento

    La conquista más grande de los artistas contemporáneos consiste en haber comprendido que todas sus prácticas son una manera de pensar.  Lo suyo es un pensamiento por fuera de los esquemas racionalizantes  de la ideología de la investigación y la estilística  modernas que podemos rastrear hasta el siglo XVI. Esta ideología ama el arte porque, una vez sometidos los artistas, su lenguaje  ilustra bellamente sus intereses: que frente a sus abusos todos y todas “coman callao”.

    La posibilidad  de pensar que hombres y mujeres  tenemos ha sido capturada por la ideología de la utilidad a corto plazo que caracteriza a nuestra época. El artista contemporáneo piensa diferente respecto a la gramática que controla el sentido del resto de los mortales, quienes son presas fáciles de los depredadores económicos, debido, principalmente,  a que están condenados a  jugar un lenguaje solamente.
     
    El artista contemporáneo modifica las gramáticas y estilísticas que le impiden pensar, por eso introduce diferencia, un nuevo orden. El arte contemporáneo tiene vocación política sin ser político. ¿En dónde el artista introduce esta diferencia? Allí, donde existe sentido, en el lenguaje que constituye a hombres y mujeres. El artista transforma el lenguaje del que se vale para unirse y separarse de sus iguales.  Ahora, usted tiene razón cuando sugiere que tenemos muchas gramáticas porque jugamos diferentes lenguajes. Para responder a su pregunta, tenemos que saber cuáles son los lenguajes que juega el artista.

    Pienso en la riqueza de los lenguajes del artista contemporáneo, quien tiene la posibilidad de jugar varios juegos a la vez. La tradición plástica contemporánea ha sido enriquecida por la literatura, la poesía y la filosofía, sin que se haya transformado en ninguna de estas otras tradiciones de pensamiento, así algunos artistas, curadores y críticos de arte  desinformados,  le apuesten a la idea de que el arte se trasformó en poesía o filosofía. No hay duda de que los juegos de lenguaje del arte contemporáneo están atravesados por los juegos de la poesía y de las filosofías, pero sus luchas consisten en mantener su diferencia respecto a esos lenguajes que juegan sus juegos mediante otras gramáticas. La resistencia del arte contemporáneo consiste en asumir con entereza esta actitud. Defender su especificidad y su tradición plástica sin negarse a dejarse atravesar por otros juegos de pensamiento. Esto no quiere decir, que el lenguaje plástico deba someterse a las gramáticas de la poesía o de las filosofías, como piensan algunos artistas que quieren ser contemporáneos. 

  7. Javalee Gracia 2011/04/06 at 3:44 pm

    En general, tienes una confusión entre creación e investigación en arte. No sé qué propósito tendrá difundir esa confusión ya que lo único que crea es simplemente más confusión.

  8. Javalee Gracia 2011/04/06 at 8:58 pm

    Creo haber entiendo mejor. Según tu texto, los  hombres y las  mujeres son “constituidos” de lenguaje, pero además la gramática controla el sentido de todos los mortales que no son artistas contemporáneos. Para rematar, estos últimos están más allá de los esquemas “racionalizantes” de la ideología de la investigación y de la estilística modernas, lo que les permite introducir y  balbucear lenguajes allí donde existe sentido.  También dices que hay lenguajes que “juegan sus  juegos” mediante otras gramáticas…
    En fin, es un poco irracional todo esto, lo cual no tiene nada de malo,  en realidad es divertido. Lo que no entiendo es por qué esas ideas tan creativas, absurdas y surrealistas son escritas como si pertenecieran a un discurso racional. Es decir no se entiende por qué pretendes que esas ideas parezcan razones.
     

  9. Jorge Peñuela 2011/04/07 at 4:35 am

    Las nupcias místicas del estilo.

    Sus objeciones obligan a pensar mejor el asunto. Pero, sin asustarnos porque de pronto nos veamos sorprendidos por el absurdo. Al régimen actual, ¿cómo no le va a aparecer absurdo un pensamiento emancipador? No digo que lo que hemos dialogado tiene el carácter de tal. Usted como artista sabe, que el pensador no puede echarse para atrás, temeroso, ante el acoso del sentido común gobernado por las lógicas gramaticales que se venden al mejor postor o coleccionista.

    El estilo, del cual venimos hablando, ha contraído nupcias místicas con el mercado. Este es el punto del debate actual entorno al control del estilo. El mercado nos advierte lo absurdo que resulta  pensar la actualidad por fuera de sus parámetros unidimensionales. En nuestro presente  todos  y todas tenemos un precio. Este es el problema de las tradiciones de pensamiento  en la educación universitaria. Unas son más rentables que las otras. Las que no son rentables deben realizar una corrección de estilo para que se puedan comprender y vender mejor. El corrector de estilo está al servicio de la comprensión rentable, ligera.   

    Le propongo cambiar de tema. Hablemos de algo más mundano: la reforma universitaria en Colombia. Las universidades en Colombia hoy son privadas y públicas, y sin ánimo de lucro, así las privadas hagan trampas para lucrarse sin que el Estado haga nada para controlarlas.  Con la reforma, tendremos universidades públicas, privadas y mixtas. Con esta ley el lucro ya no será ilegal. La reforma legaliza el lucro prohibido por la ley respecto a la educación.

    ¿Con la reforma  no se  introducen criterios de utilidad privada en la universidad pública? Si con la actual prohibición de lucro las universidades privadas no pueden ser controladas, con la reforma los colombianos y las colombianas quedaremos a merced del mercado que introduce la reforma universitaria. ¿Cuánto vale un semestre de medicina en una universidad privada? Entre doce y quince millones de pesos. ¿El criterio de lucro privado permitirá ampliar la cobertura de la educación universitaria en  Colombia? Sólo hará que la educación superior sea tan rentable como la salud. Si hoy nadie puede enfermarse, con la reforma universitaria nadie podrá educarse. Las universidades ya no serán centros de saber, sino instituciones que administrarán la ignorancia de la época, pues, el criterio de lucro determinará qué es lo bueno y lo malo para nuestra sociedad.

  10. Javalee Gracia 2011/04/07 at 9:05 am

    ¿Con la reforma  no se  introducen criterios de utilidad privada en la universidad pública?
    Con frecuencia se olvida que la educación pública  y sus funcionarios han sido siempre financiados por los impuestos que paga la  empresa privada al estado, solo que ahora parece que quieren aportar más recursos.
    En contraprestación a esta inversión de la sociedad, ¿qué innovaciones o productos son aportados a la sociedad por la universidad pública y específicamente por las facultades de arte?
    No lo sé. Por experiencia recuerdo que la facultad de artes de la Universidad Nacional – en la época en que estudie – al final de cada semestre aportaba a la sociedad montañas de basura (varillas, pedazos de madera, cal, objetos encontrados de toda índole).  Todo aquello se acumulaba en la parte baja del edificio y  luego era recogido por trabajadores públicos que metían todo esto en  volquetas y terminaban llevándoselo a un botadero de basura.
    ¿Quién paga a esos trabajadores y quien paga la gasolina de esas volquetas? Esa es la pregunta que deberían hacerse los profesores de arte en la educación pública.  Pero no, parece que están más ocupados dictando cátedra sobre los efectos nefastos de  los mercados para el pensamiento libre.