Quantcast

“Hiroshima no les bastó”

Esta es la imagen (impresión de pantalla) del comentario realizado por alguien que, según afirma Ricardo Arcos-Palma, utilizó su perfil de Facebook para suplantarlo.

Catalina Vaughan

comentarios

22 Opiniones sobre “Hiroshima no les bastó”

  1. Ricardo Arcos-Palma 2011/03/12 at 5:07 pm

    Que un seudonimo me ataque de esa manera, me deja mucho qué pensar. Y que el moderador de esfera se preste a tamaña bajeza demuestra también mucho de su idoneidad. No tengo NADA que ver con ese mensaje posteado en Facebook. Por favor les exijo que retiren inmediantamente ese mensaje.

  2. Jaime Iregui 2011/03/12 at 7:03 pm

    Apreciado Ricardo,

    El comentario me pareció tan absurdo que antes de aprobar el post, y dado que como “Jaime Iregui” soy “amigo”* del perfil “Ricardo Arcos-Palma”, verifiqué si el “Ricardo Arcos-Palma” que hizo el comentario correspondía al perfil que tengo como “amigo”. Tenía las “fotos de perfil” que anteriormente había usado Ricardo y cerca de 500 amigos. Tengo la imagen de pantalla de ese perfil que publicó el comentario (anexa). También revisé si en ese preciso momento tenía otro “amigo” con el nombre de Ricardo Arcos-Palma y NO lo tenía, por lo que no me quedó más que pensar que se trataba efectivamente del perfil de Ricardo Arcos Palma que ha sido “amigo” durante más de dos años.

    Yo de usted estaría muy preocupado de que, por lo que parece, alguien entre a su perfil de Facebook y emita opiniones haciéndose pasar por usted. Es la primera vez que conozco de un caso de suplantación como el que nos ocupa.

    * a los pocos minutos de publicar esta respuesta, el perfil en cuestión me excluyó de su lista de “amigos”

  3. pablo batelli 2011/03/12 at 7:29 pm

    Ricardo, veo que se ha modificado el perfil facebook “Ricardo-Arcos Palma”. ¿Has sido tu el origen de los cambios, o como parece que sugieres, te han suplantado? ¿Ya diste aviso a facebook y a toda tu lista de contactos? Tal vez poner a la gente sobre aviso sea más efectivo y más amable que estar amenazando con emular una ley mordaza, lo que te hace ver como un dictador y no como un ser humano sensible. De otra parte, cada minuto que pasa sin dar un aviso general de la suplantación confiere mayor capacidad de acción a quien haya usurpado el perfl, además la dilación te expone al riesgo de que se piense que eres copartícipe de esas acciones. ¿O es que solamente vas a dar aviso por vía privada a dos personas, en una forma que resulta, además, poco clara y ambigüa?

    ***********************************************************************************

    Ricardo, dos preguntas

    1. ¿Suplantaron tu perfil facebook?. Y si es así: ¿Desde hace cuánto?
    2. ¿Sigue tu perfil bajo los efectos de la suplantación?

    Efectivamente, es el caso más bizarro y grave de suplantación.

    Dado que está en el interés de todos aclarar el asunto, asumo que el silencio equivale a un no por respuesta a todas las preguntas.

  4. Gonzalo Carreño 2011/03/12 at 8:28 pm

    Sueño de un maestro ante el horror… ante el comentario aterrador e inhumano ….

    El Fujiyama en Rojo- Kurosawa

  5. mauricio cruz 2011/03/12 at 10:45 pm

    Vieron la foto del perfil FB de Arcos Palma? Ahí puede entenderse con facilidad de detalle como (en lo sucesivo, Ricardo) se ha ido convirtiendo en uno de los personajes favoritos de la saga cultural electrónica, la cacería exorcista del académico alegre en que están empeñados algunos sabuesos contra el desdichado Arcos Palma. Ni los comunistas ni los gringos llegaron a tanto.

  6. víctor albarracín 2011/03/13 at 2:19 pm

    Que intervengan la Fiscalía y el FBI. Como en otros casos bastante sonados, incluido el de Nicolás Castro, las autoridades podrían pedir a Facebook el IP desde el cual se accedió al perfil de Facebook.

    Ricardo, tal vez usted mismo podría pedir a Facebook ese IP desde el cual se accedió de manera ilegal a su cuenta, y así confirmar que no fue usted el autor de un comentario fascista de tan atroz naturaleza, tal vez podría incluso tomar acciones legales contra el culpable, y tal vez podría, de paso, contarnos quién es ese que, encima de todo, se hace pasar por usted.

  7. Ricardo Arcos-Palma 2011/03/13 at 8:09 pm

    Es cierto que la perversidad de la red no tiene barreras. Sin intentar responder a las preguntas de Pablo Batelli que ahora me trata de “dictador”, ni tampoco aceptar la justificación de Jaime Iregui para hacer público ese post de un seudónimo que él conoce muy bien sin duda alguna, me pregunto sobre el interés de una Catalina Vaughan en crear una tormenta donde ni siquiera llueve o el intentar hacerme un juicio por algo que en realidad lo veo inoficioso.

    Pero esto de suplantación de roles no es la primera vez que me pasa. El mes pasado fui víctima de algo similar con una página llamada “crítica pirata” donde se reproducía literalmente varios de mis últimos vistazos críticos. En el momento denuncié eso a facebook y ahora la página no existe. Sin embargo, me sorprendió, la tranquilidad con que respondió Pablo Batelli, cuando le pregunté sobre el asunto, porque él aparecía como moderador de tal página. Ahora si Pablo, ¿hiciste tú las denuncias del caso porque en ese momento alguien sí te estaba suplantando?

    Pablo, la conversación que tuvimos en ese momento con contigo y con Jorge Peñuela quien también apareció como víctima de este asunto, me permito reproducirla al final. Pero antes de eso me pregunto: ¿Cuál comentario le pareció “absurdo” a Jaime Iregui, el de Catalina Vaughan o el de mi avatar? Si es el segundo me tomo el atrevimiento de releer, lo que ya ha sido borrado de Facebook y en Esfera, y pienso lo siguiente:

    Supongamos que ese comentario era mío (dioses tengan piedad por lo que voy a decir): tener reactores nucleares al lado de su casa, es más demente y supremamente aterrador que las catástrofes naturales. El post de Carreño sobre Kurosawa dice bastante al respecto. Lo que no logró destruir el terremoto lo destruirá el progreso. Ahora mi reflexión sobre la bomba atómica para tratar de pensar lo impensable y siguiendo lo que aquí parece condenarse (fascismo estimado Víctor Albarracín me parece que está en otro lado y no se preocupe que no solo haremos las pesquizas por saber quien es mi avatar si no también quién diablos es Catalina V): si una bomba de los enemigos caída en Hiroshima y Nagasaki en 1945 “no fue suficiente” para entender el poder destructor del poder atómico, alguien me puede explicar ¿qué es lo que ha llevado a estos dementes gobernantes, como a los rusos de Chernovil y tantos otros dementes que han sembrado el planeta de reactores nucleares, incluidos los japoneses, en una zona de alto riesgo sísmico? Si esto es sinónimo del progreso, Walter Benjamin tiene una vez más razón en sus tesis de la historia, y al ángel de Paul Klee, no le queda más remedio que seguir mirando aterrorizado hacia atrás como cae en ruinas el pasado y seguir luchando contra esa “tempestad que se llama progreso”. “La corrupción de un ángel” de Mishima podría también darnos claves al respecto.

    Querido o querida (Catalina) en verdad cree usted que al ser yo el del mensaje, que es en realidad lo que le motivó a usted el intentar hacerme un juicio público como lo hacían los cazadores de brujos, en los peores momentos de la Inquisición, tendría yo que pedir perdón por lo que es una evidencia: el alto de grado de la inconciencia humana en pos del progreso, nos sigue llevando a la destrucción. ¿Si es así, ante quién tendría que pedir perdón, ahora que enunciado yo estas palabras, ante Usted, ante Dios, ante el Papa, ante un Juez, adelante siga con su proceso inquisitorial?

    Tendré sin duda que arrodillarme ante su candidez e ingenuidad que ahora si le deben hacer palidecer ante mis verdaderas palabras; usted debería al menos realizar un autocuestionamiento sin enmascaramientos. ¿No lo cree? Este tipo de ataques no logrará minar mi postura crítica, ni tampoco la cantidad de insultos que se consignen en la red lo cual, los venerables custiodos del lenguaje, parecen tolerar sin ningún reparo en la Esfera Pública y en la red. Pienso en el tal Carlos Eduardo Serrano, que se lanzó contra mi, en el post de facebook, en una serie de improperios, hecho que sin duda alentó a nuestra querida inquisidora Vaughan para ver si una vez más, en Esfera circulaban sin ningún tapujo, insultos como los que he recibido en su mayoría por seudónimos.

    A continuación y ya para terminar con este novelón, al menos en lo que me concierne, va lo referente a Crítica Pirata, creada por algún chistoso de la red, que quiso hacerme pasar un mal rato o que simplemente le molesta mi postura crítica.

    “critica pirata
    Entre Pablo Batelli, Jorge Peñuela y Tú

    Ricardo Arcos-Palma 21 de febrero a las 18:22 Oigan ustedes son los de critica pirata??? esto tiene que ver con ustedes??? recibi una invitacion, me cuentan porfa.; saludos .

    Pablo Batelli 21 de febrero a las 18:23 Responder• Denunciar
    je je, no sé, alguien está metido en juego locos con feisbuc… todo el tiempo pensé que eras tu, Ricardo .

    Ricardo Arcos-Palma 21 de febrero a las 18:25 No nada, ademas apareces tu como administrador y con Jorge Peñuela bueno les aconsejo que denuncien suplantacion identidades… abrazos .

    Pablo Batelli 21 de febrero a las 18:26 Responder• Denunciar
    veremos si es necesario hacerlo… .

    Ricardo Arcos-Palma 21 de febrero a las 18:27 bueno abrazos .

    Pablo Batelli 21 de febrero a las 18:28 Responder• Denunciar
    bien, suerte… .

    Jorge Peñuela 21 de febrero a las 21:59 Responder• Denunciar
    Hola Pablo: ¿Sabes algo sobre esto? Me preocupa que estén utilizando nuestros nombres. En la red, si eso no se controla, puede crear problemas. ¿Qué opinas?
    Saludos. .

    Pablo Batelli 23 de febrero a las 16:00 Responder• Denunciar
    Ah Jorge no sé, me imagino que es otra broma de Orlando Contreras… no sé a dónde conduzca, probablemente a la deserción de los miembros del grupo… veremos si es necesaria alguna intervención. Suerte, P.”

    Poco minutos después el contenido de dicha portal cambia y luego desaparece. Enfin, pensemos que todo esto no es mas que una mala broma.

    • Catalina Vaughan 2011/03/14 at 11:31 am

      Cuando entré a mi perfil de Facebook el día sábado en horas de la mañana encontré en primer plano en la sección ‘noticias’ (con la que se inicia un perfil en Facebook) una discusión en curso que tenía lugar en el perfil de Pablo Batelli. En vez de hacer una descripción detallada, publico de nuevo la imagen (en este comentario y al inicio del post), pues considero que es necesaria en el marco de lo que pienso decir y de la discusión en curso.

      En el momento de leer lo que el perfil ‘Ricardo Arcos-Palma’ comentó, pensé que efectivamente se trataba de la misma persona que escribe en Esfera Pública desde hace cerca de diez años y no tenía notificación de que ese perfil hubiese sido hackeado o suplantado. Al leer la frase con que iniciaba su comentario (“creo que Hiroshima no les bastó…”) lo que hice fue expresar mi opinión sobre este comentario. Es decir, para ponerlo en los términos ‘Rancierianos’ que tanto circulan por este foro, en dicha opinión manifesté mi desacuerdo, mi derecho a disentir.

      En esa misma discusión había también una participación del artista santandereano Carlos Eduardo Serrano (Jorge, no es un seudónimo, es un artista que expuso su obra con frecuencia en los años ochenta y noventa. Participó en Salones y bienales, salvo, claro está, de que también haya sido suplantado. Se puede acceder a un perfil sobre el artista aquí: http://www.colarte.com/recuentos/S/SerranoCarlosE/critica.htm)

      Dado que Ricardo Arcos Palma afirma que fue suplantado o hackeado su perfil, creo que no tiene por qué tomar las reacciones a este comentario como ataques personales (o tomar todo el asunto a modo personal) o como parte de una campaña de desprestigio en su contra, pues él afirma que no hizo dicho comentario. Tampoco estoy de acuerdo en que tenga que exigir disculpas a quienes disentimos del comentario del hacker (dado que hice el post, el moderador me reenvió el correo de Arcos Palma donde pide rectificaciones y disculpas bajo la condición de que si estas no se hacen, llevaría a cabo un proceso legal contra quien escribe y contra el moderador por publicar lo que Arcos-Palma asume como un ataque personal).

      Creo que el asunto que origina todo esta discusión es un comentario realizado, según afirma Ricardo Arcos, por un avatar o un hacker. Además de tratarse de un acto ilegal, ese si que puede asumirse como un ataque personal (y contra quien deberían encaminarse las investigaciones del caso)

      Ese, pienso, es el meollo del asunto.

  8. Jorge Peñuela 2011/03/14 at 7:04 am

    Moralina: la sazón predilecta de los regímenes totalitarios

    Si bien dos minutos de odio cuidadosamente planeados y un personaje como Emmanuel Goldstein, pueden ayudar a consolidar un estado totalitario o, por otro lado, son suficientes para mantener identificada a una comunidad en torno a sus errores y odios más queridos; de la misma manera estos dos minutos son suficientes para echar por tierra un trabajo que ha costado muchos esfuerzos consolidar. En este caso, no se entiende, cómo se le fueron las luces a alguien tan perspicaz como Catalina Vaughan y a alguien tan sereno como Jaime Iregui. De ahora en adelante, ¿se trata de pedir renuncias? Pero, ¿a qué? ¿Quiénes, y en qué casos, son los que renuncian en nuestro país “por mucho menos”? ¿Existe un solo ejemplo dentro de los protagonistas que se disputan el erario público destinado a los estímulos del Ministerio de Cultura? ¿A tono de qué este revanchismo estético? O más ampliamente, ¿en dónde renuncian por mucho menos? ¿En Dinamarca? Pues, Catalina: yo no me lo creo. El silencio respecto a otros exabruptos éticos recientes en el “campo del arte”, por ejemplo, fue algo que compartieron estratégicamente, no sólo la perspicaz Catalina.

    Ojalá Jaime Iregui no olvide este amargo episodio con Ricardo Arcos e investigue a fondo este tráfico de pseudónimos que pueden no serlo tanto, como sugiere Arcos. A Esfera Pública le conviene esclarecer que no tiene ningún interés en juegos estéticos perversos sazonados con moralina, torpes y crueles, y que afectan a personas que disienten de algún modo con sus políticas editoriales. Estos juegos estéticos están prosperando. En efecto, en días pasados Arcos me comentó sobre la creación de un grupo en Facebook, en el cual aparecía él como creador, juntos con otros protagonistas de la discusión crítica contemporánea como Pablo Batelli, Guillermo Vanegas y Jaime Cerón.

    Jaime: el prestigio duramente alcanzado por Esfera Pública se puede ver lesionado con la sospecha que ha manifestado Arcos, según la cual quizá detrás de todo este lío existe una sola persona y la cual no es precisamente Ricardo Arcos. He reconocido este proyecto de Jaime Iregui como una de las iniciativas más prolíficas del arte contemporáneo en Colombia, tanto así que he dicho que si en verdad nuestro Premio Nacional de Crítica estuviera estimulando la creatividad de sus artistas o estuviera al tanto de la realidad plástica de nuestro país, ya le hubiera premiado con un estímulo, así él no tenga ningún interés por estos premios. Si existe alguien en este momento que merezca este estímulo por parte del Ministerio de Cultura es Jaime Iregui, pero la torpeza administrativa del Ministerio no visibiliza lo que es su deber resaltar y estimular. No obstante, al tenor de este reconocimiento, debo decir ahora que incidentes como el que tuvo por objeto Ricardo Arcos, de ratificarse su denuncia, obligan a Jaime Iregui a ofrecer las disculpas que ha exigido Arcos. La rectificación que ha realizado muestra la madurez que amerita el caso.

    ¿Excusas? Por supuesto que sí. La intervención soez del pseudónimo Carlos Eduardo Serrano con la cual se agredió no sólo a Ricardo Arcos, no debió tener el despliegue que se le dio en Esfera Pública, por lo menos se ha debido consultar con el damnificado. ¿Cómo se difunde la información de pseudónimos en un espacio como Esfera Pública que afectan a personas muy conocidas del medio? ¿No es hora de saber quién Catalina Vaughan, ahora que su nombre ha sido vinculado a un episodio que huele mal?

    A propósito, siguiendo la argumentación de Arcos y desplegando un poco de buena voluntad: ¿qué significa ese “les” en la expresión de la discordia que ha suscitado tanta moralina? ¿Alude a las víctimas del cataclismo nuclear o a los promotores del armamentismo atómico que tienen en vilo a este planeta desde el 6 de agosto de 1945, sin que nadie diga ni mu, a no ser que sean nuestros contradictores políticos quienes las promueven? ¿La interpretación que hizo Carlos Eduardo Serrano de esta torpe e inoportuna expresión no es la que resuella fascismo? El mismo pseudónimo es otra burla cruel hacia el medio artístico.

    Sin duda esta experiencia ayudará a mejorar los criterios editoriales de Esfera Pública cuando las intervenciones evidencien ser un ataque ad hominen por parte de pseudónimos. En este caso, han fallado los protocolos de seguridad del espacio. Ahora bien, como no existen razones o evidencias para pensar que Ricardo Arcos miente, no es difícil suponer que quien suplantó a Arcos en Facebook es el mismo “pseudónimo” que hizo el comentario soez del que me quejo ante Jaime Iregui, en esta nota y que ya fue sacado de la plataforma de esta Esfera.

    Jaime: ojalá que este espacio no se convierta en una letrina para registrar pasiones inconfesadas públicamente. Esta es una lucha que usted y muchas personas que apoyamos su proyecto hemos dado en Esfera, inclusive Ricardo Arcos. Cada día más las participaciones son mucho más serias y mejor elaboradas, como corresponde a un espacio público. Ojalá que las pataletas a lo Quico se trasladen a Sábados Felices. Hay que seguir adelante pero sin caer en juegos estéticos abyectos, discriminatorios y hostiles con los vecinos de Esfera.

  9. Carlos Eduardo Serrano 2011/03/14 at 3:37 pm

    Y, esta va para el señor Jorge Peñuela, a quien no conozco pero no sobra conocer…
    Viene usted, señor Peñuela a endulzarle el oído a la controversia puntual y temática que traíamos, diciendo que todo lo que viene por este molino no es agua sino tan solo seudónimos y que por lo tanto al estar suplantados los nombres, ni lo que afirma ni lo que niega puede ser considerado o tenido en cuenta como certeza. Además, con su mala leche mantequilloza y mezquina, pide que se tenga mas prudencia a la hora de recibir participaciones y descalifica mi intervención como “soez”. En lo que ha mi respeta: yo soy yo, mi querido Peñuela (y no el seudónimo que pretende vuestra merced endilgarme que seria yo mismo) y lo que dije, lo dije con propiedad y lucidez temporaria al observar el temerario y absurdo comentario del señor Palma sin esperar encontrarme mas adelante con sensores tan burdos como usted. Y por cuanto, cuando voy caminando por el anden me fijo bien de que no haya “caca” de perro para no pisarla, lo esquivo contestándole que no puedo ver una toro parado al frente de mi Porche en la carretera (así sea pintado como usted) sin que se me paren los pelos de solo pesar lo funesto que seria que con sus funestos cachos estropee el coche (la razón, la inteligencia cromada y humana), entonces le respondo, -como ya le dije- esquivándole su osamenta visible: Los avatares y nombres de los implicados en los comentarios corresponden a cada uno de los participantes, en todas las participaciones. Opinamos sobre un tema, y no sobre bagatelas insulsas como la suya… Opinó el señor Palma, y dio sus apreciaciones, saturadas de tragedia mental… Opiné yo. Opinó Catalina V., opinó Mauricio Cruz, entre otros… y ahora vos, señor Peñuela, entras al ruedo por la puerta de atrás, mezclándole al tema central todo tipo de menjurjes, y estropeando esta bella “charanga”, viendo fantasmas y suplantaciones donde nos las hay y olfateando “mundos” reflejos que solo existen en su imaginación sencilla. Pide cordura (por la infiltración de los seudónimos) y se queja de la inclusión de mi comentario y pide que Jaime Iregui (…al que. primero, desde luego, echas unas flores…) ratifique su posición etc.…, no seas bobito, señor Peñuela, montaña chiquita debes ser tú, tierrita infértil para armar tanto disparate gastado con ello, en vano, tinta virtual.
    El asunto es mas sencillo señor Peñuela: Pablo Batelli propuso un tema (que como ya se sabe es el uso energía nuclear o no). Algunos opinamos en la red de Pablo; Palma dijo unas tantas sandeces (en mi opinión, mezclar Hiroshima con el ultimo tsunami es un absurdo, pero para él puede ser una verdadera “revelación”). Entonces, opiné lo mío contra Palma; Catalina hizo lo mismo e introdujo el tema de la “decapitación” de Palma si no pedía excusas públicas por lo expresado en su participación… lo cual me pareció conveniente y acertado, y di “clic” en “me gusta” del comentario de Catalina para afirmar que estaba de acuerdo con ella; Mauricio Cruz opino lo suyo, lúcido, sarcástico y bello como siempre, pidiendo clemencia para Palma pues “no sabia lo que decía”; y ahora vienes tú, Peñuela ¡maldito y jocoso! a decir que Catalina y yo no existimos… bonita la haces… ¡bobilín! Pero trágate tus palabras.
    No se qué pensar de tu trama y participación…, afán de protagonismo ¿talvez? Pero para que no te vayas por las ramas, Peñuela, te digo que tú, como Chasqui, sí serias un verdadero fracaso. Como portador desfigurarías el mensaje hasta hablar de pantuflas rosadas y pecueca carnívora al otro lado de la línea montañosa (y de nuestros enemigo), cuando en realidad se te pedía transportar noticias de guerra. Dedícate a los tambores de la jungla que te darían mejores resultados, amigo; o apaga tu computador que te va a enloquecer; porque tú eres otra dama rosada al igual que Palma, solo que tu estrategia es cruda, burda e hipócrita y por lo tanto mañosa, olorosa y digna de esquivar.
    Carlos Eduardo Serrano

  10. Ricardo Arcos-Palma 2011/03/15 at 6:51 am

    CUALQUIERA CON DOS DEDOS DE FRENTE DISTINGUE LA DIFERENCIA ENTRE UNA SERPIENTE Y UN GUSANO.

    Ahora me sorprende no solamente la candidez y la ingenuidad de nuestro QUERIDO Catalina Vaughan, sino su más descarado cinismo e infamia al intentar borrar toda huella de su fallido proceso Inquisitorial. No solamente necesitaba volver a pegar la “impresión de pantalla” que tan bien sabe hacerlo, sino pegar su comentario, en el que me pedía a mí directamente:

    “Hiroshima no les bastó”….. Es sencillamente aterrador el comentario de Arcos-Palma. Por comentarios como este, “connotados” académicos, políticos y periodistas han tenido que renunciar a sus cargos luego de pedir disculpas…”

    El “aterrador” comentario, que ha originado esto, que le pareció “absurdo” a Jaime Ireguí y sin embargo lo público haciéndose cómplice del fallido proceso, y “fascista” a Víctor Albarracín quien en su repentina presencia parece apoyar el proceso inquisitorial, era prueba irrefutable para que el profesor Arcos-Palma, avatar o no, sea procesado. Con eso eliminado el aguafiestas, sigue el parrandón. ¡Qué ingenuos son!

    Y al señor Carlos Eduardo Serrano, pues nada qué hacer, su confusa diatriba contra Jorge Peñuela dice mucho de su capacidad a discernir y su inteligencia: cualquiera con dos dedos de frente distingue la diferencia entre un gusano y una serpiente, pero este parece no ser su caso.

    Me pregunto si ustedes han visto las últimas noticias por estar enfrascados en este proceso: El Gobierno Japonés ha dado la orden de evacuación en un perímetro considerable del reactor nuclear Fukushima 1 de encierro preventivo en sus casas ante el creciente grado de radioactividad. Según Greenpeace lo que viene será peor quel Tsunami.

    http://www.greenpeace.org/espana/es/Blog/actualizacin-terremoto-en-japn/blog/33684/?utm_source=greenpeace-es&utm_medium=big-open-space&utm_term=en2011&utm_content=en2011&utm_campaign=terremoto

    • Jaime Iregui 2011/03/15 at 9:24 am

      En un espacio de discusión un moderador publica opiniones con las que está de acuerdo y con las que no lo está. Si únicamente publicara las opiniones que comparte, no habría lugar para el debate y la diversidad de puntos de vista. Sería un espacio homogéneo donde primaría el consenso.

  11. Jorge Peñuela 2011/03/15 at 9:32 am

    EL PALO NO ESTÁ PARA TOCAR CHARANGAS

    Maestro Serrano:

    Celebro que no sea un anónimo. Aunque no tengo la satisfacción de conocer su obra ni su humanidad, pienso que por este medio podemos tramitar nuestras diferencias. Valdría la pena hacerlo. Mire usted lo que pienso. Comprendo su angustia y su malestar que son el resultado de unos eventos confusos, pese a las explicaciones de uno y otro lado, y de los cuales sólo tenemos, por ahora, la buena fe que les atribuimos a todos los protagonistas.

    Maestro Serrano: tengo una gran diferencia con usted, ahora que lo he leído: los asuntos debatidos aquí y por los cuales Ricardo Arcos EXIGIÓ excusas no son una CHARANGA. Por su supuesto, entiendo que buena parte de los colombianos y las colombianas sólo esperan de la esfera pública, la charanga del día que se fue y de la noche que llega; pero, discúlpeme maestro, yo no comparto esa forma de entretenimiento. Por ejemplo, no podré aceptar que el robo al erario de Bogotá por parte de familias distinguidas de esta ciudad, sea una Charanga, así todos y todas crean que lo es. Discúlpeme si no le ofrezco más ejemplos, porque temo que si lo hago, no podría evitar trasbocar en un espacio que respeto. Esto maestro Serrano no es una autocensura ni mucho menos, como tampoco se constituye en censura compartir el protocolo que Jaime Iregui ha propuesto para esta provincia agreste que anhela constituirse en ciudad virtual cosmopolita.

    Finalmente, cuando un hombre o una mujer salen a la Esfera Pública bajo un pseudónimo, sin duda lo hacen por alguna necesidad que coarta su libertad, en muchos casos y en otros medios diferentes a Esfera Pública, lo que podemos apreciar consiste en una necesidad “natural” de sesgo, o de trasbocar el veneno que se nos proporciona con la Charanga diaria del día que pasó y de la pesadilla que llega. Esfera Pública, tal y como Jaime Iregui la ha orientado pedagógicamente en los últimos años, es un espacio para intervenir bajo parámetros mínimos de responsabilidad y a los cuales nos obliga la presencia de otros hombres y mujeres que tienen la libertad y la entereza de no recurrir a una nota anónima y ad hominen. Por su supuesto, existen casos como el de Catalina Vaughan, que ha mostrado la serenidad que exige el reto de salir a encontrarse con otros protagonistas del arte colombiano, que no quieren ser considerados una charanga desde ningún punto de vista. Mis observaciones a Catalina fueron el resultado de la sorpresa de ver que se dejó atrapar un juego perverso del que seguramente nunca sabremos quién fue su promotor.

    Saludos.

  12. Carlos Eduardo Serrano 2011/03/15 at 11:29 am

    Querido Palma, creo distinguir perfectamente entre lo que va de serpiente a gusanera verborraica y ofensiva… sino, ¿cómo de otra manera, podría tirar tu comentario (el que motivó mi intervención) a la caneca de la basura? Y no creas que lo hice para atacarte; es que ofendiste a la raza humana, a la inteligencia, con esas palabras tan infantiles, pérfidas y descaradas (como de Dama Rosada. Pero con un solo principio: lo insulso). E hiciste afrenta a un pueblo: el japonés. Luego, después, trataste de esconder la cabeza y escapar corriendo diciendo que no eras tú… que te habían suplantado… y ahora arremetes (después que te han demostrado con creces que si eras tú) con desfachatez, como vil gusano, contra el cajón que te comprime. Bichos de tu especie no deben ser juzgados ¿cómo pedir la cabeza a un N.N. si no la tiene visible? Hombres como tú solo sirven para compostar la tierra a lo más. De serpientes y de serpientes voladoras dios te libre; dragones de verdad nunca veras en tu vida; se necesita un estado de animo especial para ello y esa entrada te esta vedada. Por mi parte, mi querido Palma, cierro y pongo punto final a esta controversia inútil y, tal vez, afrentosa; a no ser que lluevan nuevos ataques tuyos, o de Jorge Peñuela, o de quien sea, que ameriten una replica. Y les digo que no tendré compasión ninguna… si siguen con estos “torcidos”.

  13. Christian Padilla 2011/03/15 at 10:19 pm

    Temible la amenaza de Serrano. Terrible que se este dando espacio para que una persona use un lugar de debate para madriar a diestra y siniestra como lo hace este señor, en un lugr que aparentemente hasta estos dias era refugio para venir a mirar debatir las contadas mentes brillantes que tiene el ámbito inteletual nacional. Inaudito que bajo la máscara de un pseudonimo pueda excusarse y permitirse hacer visible insultos como cabrón y maldito (para nombrar solo algunos) de los que se le han mentado a Ricardo Arcos y Jorge Peñuela. De hecho no me extraña que ante este comentario aparezca alguna otro sustantivo acompañando mi nombre en la réplica a continuación por el señor Serrano o algún otro pseudonimo. Para eso los utilizan, para poder madriar tranquilamente. Independiente de que el moderador este o no de acuerdo con los insultos o comentarios, creo que el filtro esta empezando a dejar colar basura en el contenido. Ya muy bien estamos acostumbrados a afrentas y provocaciones, pero dejar paso a este nivel de conversación esta conviertiendo este lugar en El Espacio, en un sitio de amarillismo para venir a consultar quien le dio mas palo a quien.

    En todo caso yo me adjunto a las denuncias y doy fé que hace dos semanas se publicó en un debate de Esfera Pública un comentario mio tomado sin mi consentimiento de mi muro de Facebook por un perfil de nombre “Crítica pirata”, especificamente tomado por uno de mis “amigos” que tiene acceso a mi muro en Facebook y usando su perfil lo pegó aca para generar mas calentura al debate de esos días. El moderador lo borró sólo unas horas despues de pegado, no se ante la denuncia de quien pero no fue la mia porque la segunda vez que pase a mirar ya no estaba. Por mi parte, y junto con Ricardo Arcos, Jorge Peñuela y otros, hicimos reporte de abuso a Facebook al perfil “Crítica pirata”, y unas horas despues ya no existía. Desconozco si facebook cerró su cuenta o si el personaje detras de la máscara tiró la piedra y luego se escondió. En todo caso, el moderador de Esfera Pública sabe perfectamente quien envía el comentario y sabe qué envía. Así pues, tambien debe ser bienvenido un llamado al orden al manejo de la información que se publica, y un control e incluso reporte de esos pseudonimos que solo usan su mascara para venir y madriar tan frescamente.

  14. víctor albarracín 2011/03/16 at 12:44 am

    Estimados señores Esfera Pública y señor Arcos Palma:

    Acabo de ingresar desprevenidamente a leer este interesante debate y me he dado cuenta de que hay posteado un comentario a mi nombre en el cual se ataca a Ricardo Arcos Palma.
    Quiero dar fe aquí de que yo no tuve nada que ver con ese comentario y de que estoy siendo víctima de un hacker que me suplanta en Esfera Pública con oscuros fines inquisitoriales.
    Como una persona que se opone a toda forma de inquisición y de fascismo, ofrezco disculpas a Ricardo Arcos por la dureza de esas afirmaciones que un irresponsable hacker hizo a mi nombre.
    Ahora (que los dioses me perdonen), si hubiera sido yo el autor de esos comentarios, la cosa sería a otro precio…

    Con un saludo de unidad fraternal transoceánica, reciban un abrazo,

    Víctor Albarracín (no es un seudónimo).

  15. Antonio José Díez 2011/03/16 at 8:17 am

    “…la estupidez humana es increíble…” ["El Fujiyama en Rojo", Akira Kurosawa],

    ¿Qué necesidad le hizo sentirse obligado a comentar esta tragedia, Ricardo, que los noticieros sobradamente nos enterarían?

    Los comentaristas de arte, deberían concentrarse en hablar sobre artistas y sus cosas; para lo demás están los periodistas. No entiendo por qué creen que deben abordarlo todo frívolamente, sólo puede obedecer esto a un deseo de figurar.

  16. Jaime Iregui 2011/03/16 at 8:19 am

    Este debate comenzó en Facebook, entró a Esfera Pública y, como moderador, creo que es el momento que retorne a su lugar de origen.

    Dado que con la participación de Christian Padilla se insiste en que el artista Carlos Eduardo Serrano es un seudónimo -puede ser tomado como un insulto por el artista- y que hay “basura en el contenido” -otro insulto-, creo que Carlos Eduardo Serrano tiene todo el derecho a una réplica. Él decidirá si estas afirmaciones así lo ameritan.

    A partir de este momento se cierra este debate en Esfera Pública y, de estar interesados, los invito a que lo continúen en sus respectivos perfiles en Facebook

  17. Carlos Eduardo Serrano 2011/03/16 at 4:36 pm

    Querido Padilla, “Cabrón” y “Maldito” son palabras tan castizas como cualquier otra, cuando se emplean con el debido refinamiento, motivo y en el contexto apropiado. Se ve que no has leído a Miguel de Cervantes Saavedra, que emplea “hijodeputas” a granel y nadie ha pretendido descalificar “El Quijote” por esto.
    Debo entender que los “inteletuales” a los que te refieres -en tu escrito-, son los mismos intelectuales que todos conocemos con “c” entre la segunda “e” y la ultima “t”, y debo pensar que se te fueron las patas cuando querías utilizar las manos sobre tu teclado. Te recomiendo la tecla F7 para cuando quieras corregir el escrito, y no desentones, y quedes tan chistoso cuando defiendas a tus amigotes; pero en otra oportunidad será, que no más en esta que ya la van a cerrar.
    No te endilgo el “hijueputa” que me pides, porque no se si lo mereces; y no soy tan atrevido, como el genial manco de Lepanto, para adjudicártelo; pero si lo deseas y crees merecértelo, pues, mírate al espejo, e endílgatelo tu mismo, y listo; que yo no me comprometo ni sirvo de consueta para este feliz acto…, para que, después, tengas motivos para reprocharme mi mal lenguaje.
    Bastante he aclarado que soy Carlos Eduardo Serrano durante el transcurso del debate… entonces: bástame, pues, ratificarlo, para que todos quedemos convencidos (que lo soy) y que no es de otra manera.
    Todo debate es para dar “palo” mí querido chiquillo Padilla, y si no estas acostumbrado a estas faenas mejor no te metas no sea resultes lastimado.
    En cuanto a las últimas catorce (14) líneas por ti escritas, en tu intervención (no la ultima que ya la ratifique arriba), no puedo hallarte ni la razón ni contradecirte pues no conozco el tema.
    Como puedes ver, estuve lo más prudente posible, un abrazo.
    Carlos Eduardo Serrano

  18. Jaime Iregui 2011/03/17 at 11:13 am

    Se reabre este debate en Esfera Pública e invito a los interesados en conocer sobre el uso de insultos, seudónimos, falsas acusaciones, responsabilidades del autor y del moderador en Esfera Pública, a leer las reglas de participación de este espacio.

    Reglas de participación
    http://esferapublica.org/nfblog/?p=6757

  19. Bat 2011/03/22 at 11:29 am

    Sólo un comentario técnico: Alguien no autorizado entró en mi facebook y cuando yo ingresé, recibí inmediatamente una notificación del mismo Facebook en donde me decían que se había entrado en mi cuenta desde…  (me daban la IP de quien ingresó y su ubicación geográfica). Enseguida me preguntaban si ese usuario estaba autorizado para entrar a mi cuenta, a lo cual respondí que no. Y listo. Creo que esa es la política de facebook, ya que no tengo nada de especial como para que se hayan tomado la molestia de hacerme esa advertencia; supongo que es el protocolo cuando se detectan esas irregularidades.

  20. Mauricio Rodriguez P. 2011/03/23 at 3:26 pm

    Alguien como Ricardo Arcos-Palma, con una ortografía casi impecable no hubiese podido escribir semejante texto:

    “creo que hiroshima no les basto… la insensatez humana o mas bien la sensatez inhumana no tiene limites… y a ellos, alguien les prohibio la construccion de esos reactores? Al menos en Iran no tiembla tanto, o menos…”
    Comienza el texto  y escribe nombres propios con minúscula, faltan 6 tildes en un parrafito tan corto, no abre las preguntas con signo de interrogación (algo que Arcos-Palma, según he visto, jamás se perdonaría).
    Definitivamente, quien escribió tan acertado comentario, no fue el suplantado.

    Pienso que aquí hay una confusión: Una cosa es la suplantación de identidad (phishing), y otra muy diferente el acceso indebido a una cuenta o sitio privado (Hacking). Por lo visto, el señor Arcos-Palma fue víctima de lo segundo.