Quantcast

calma chicha (tres tiros de salva)

lechopaz (1)

Calma chicha (tres tiros de salva)

1.

Bogotá, 12 de agosto, 2008

Señora Directora Fundación Gilberto Alzate Avendaño,
Doña Ana María Alzate Ronga
Fundación Gilberto Alzate Avendaño
Calle 10 # 3- 16:

En el “blog” del Alcalde de Bogota aparece la siguiente información:

“Finalmente, se contempla la adecuación de todas las instalaciones del Planetario (Museo de Bogotá y Galería Santa Fe que serán trasladados a instalaciones más adecuadas para sus propósitos) y la creación del Museo del Espacio y la disposición de salas para atender las demandas de los colegios y la población por actividades pedagógicas que los acerquen al universo.”

http://www.samuelalcalde.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1676:planetario&catid=40:principales

A partir de esas afirmaciones le escribo con el motivo de que me aclare el futuro de la Galería Santa, entre las preguntas que me puede responder están las siguientes:

—¿Adónde es el traslado?

—¿Qué condiciones va a tener ese nuevo lugar?

—¿Hay planos o estudios arquitectónicos que den cuenta de las “instalaciones adecuadas para sus propósitos” a las que se refiere Samuel Moreno?

Atentamente,

Lucas Ospina
CC # 79523501 Bogotá

Profesor Asociado
Departamento de Arte
Facultad de Artes
Universidad de los Andes

Carrera 1ª#18ª-10
Bogotá, Colombia

Teléfono 3 39 49 49 extensión 2608
luospina@uniandes.edu.co

2.

D.G. 430
Bogotá D.C., 13 de agosto de 2008

Señor
LUCAS OSPINA
Profesor Asociado
Departamento de Arte
Facultad de Artes
Universidad de los Andes
Carrera 1 No. 18A-10
Ciudad

En respuesta a su nota del día de ayer, me permito manifestarle que en la Fundación Gilberto Alzate Avendaño no disponemos de información oficial sobre el traslado de la Galería Santa Fe y del Museo Bogotá del Planetario Distrital a una sede alterna en fecha cercana.

Cuando propusimos el tema en reuniones del Consejo Distrital de Cultura y en el comité que reúne a todas las entidades del Sector Cultura, Recreación y Deporte hace más de tres meses, se nos habló del proyecto conjunto de la Gobernación de Cundinamarca y de la Alcaldía para crear el Palacio de Bellas Artes en el Palacio de San Francisco. Nosotros reconocimos que esta podría ser una alternativa pero solicitamos estudiar la posibilidad de construir una nueva sede para la Galería Santa Fe diseñada y equipada de acuerdo con los requerimientos de las diversas expresiones del arte actual. Incluso propusimos como terreno para esta edificación un sector del parque Simón Bolívar, diagonal a la biblioteca Virgilio Barco que cuenta con visibilidad, fácil acceso y zona de parqueo. También sugerimos que si la administración distrital no lograba asegurar recursos para el proyecto completo, se diseñara en forma modular para irlo desarrollando por etapas.

La creación del Instituto de las Artes y la restauración del Palacio de San Francisco para que se convierta en sede de esta institución, son proyectos que hacen parte del plan de desarrollo y contarán con recursos de próximas vigencias fiscales, en tanto que la idea de construir sede para la Galería Santa Fe no hace parte de los proyectos de la actual administración.

La creación del Museo del Espacio es una iniciativa del Alcalde Mayor y se encuentra en desarrollo, lo que no implica el cierre o traslado de la Galería Santa Fe hasta que esta no disponga de un escenario temporal o definitivo que se ajuste a sus requerimientos técnicos y operativos.

Atentamente

Ana María Alzate Ronga
Directora General

Amar/achr

3.

[Bogotá, 14 de agosto, 2008]

Ana María Alzate, Directora General:

Ustedes, como representantes de la Galería Santa Fe, tienen una asignatura importante: deben ser capaces de mostrarle al Consejo Distrital de Cultura y al comité que reúne a todas las entidades del Sector Cultura, Recreación y Deporte la personalidad de este espacio de exposición. No es una obligación fácil, las instituciones no son entes monolíticos, muchas opiniones e intereses pueden mediar en el proceso; la experiencia muestra que las instituciones reflejan en su interior el exterior y, así como Kafka describe a una masa variopinta de personajes en sus novelas (El Proceso, El Castillo), es posible encontrar bajo un mismo techo a todo un mundo de funcionarios: ineptos, capaces, idealistas, apáticos, burócratas, corruptos, burlones, serrucheros, serios, nepotistas, marrulleros, cumplidos, escépticos, cizañeros, tiernos, chóchos, idealistas, estrictos, mentirosos, meticulosos, imprácticos, pragmáticos, anárquicos, solemnes, etcétera. Para el caso de la Galería lo ideal sería que la representación la hicieran funcionarios con imaginación.

Les pido que miren bien las características de la Galería Santa Fe, su ubicación central, su espacio algo absurdo, improvisado pero característico y sobre todo retador, su cercanía a un público que va a la universidad y a museos, pero también a un público mayoritario que no va a ver “arte” sino que quiere ver “estrellas”, pero que cautivo, entre función y función, se mete a ver las cosas extrañas que suceden por ahí (tal vez por eso la galería siempre tuvo, antes del cobro de la entrada, unos índices altos de visita). Las dos opciones que ustedes mencionan para la reubicación me parece que no reconocen estos detalles propios de la Galería Santa Fe.

El Palacio de Bellas Artes en el Palacio de San Francisco parece una construcción descomunal y más aun si requiere de la concertación entre Alcaldía y Gobernación, a no ser que se conciba la Galería Santa Fe como un ente autónomo, más cercano a la calle que al despacho del Alcalde o del Gobernador, me temo que la programación, recursos y permisos para su funcionamiento, se embolaten en medio de una muralla china de administración que protege un espacio que será de muchos pero del que nadie da razón. El otro lugar que ustedes mencionan es el de un terreno cercano al sector del parque Simón Bolívar donde seguramente habrá un público cautivo, por la biblioteca y el parque, pero que está en un lugar lejano al centro de la ciudad, por fuera del eje de los museos y universidades y ajeno a un público que gusta de caminar por esta zona de Bogotá.

Les repito que la tarea no es fácil, sobre todo cuando además de tener que convencer al resto de la institución, ustedes tienen que enfrentar las críticas de un grupo de personas que estarán atentos el rumbo de este espacio y que tal vez no se resignan a pensar que la Galería Santa Fe, como todo, cambia.

Lucas Ospina, Profesor

p.d. En un comienzo pensé en enviarles la nota como un “derecho de petición” pero preferí enviarla como una nota que no acude a esa instancia de reclamo perentorio. Me alegra no haberlo hecho, su pronta respuesta da cuenta de que esa figura no procede en este caso.

—Lucas Ospina

participaciones relacionadas >
http://esferapublica.org/nfblog/?p=1335

2 Opiniones sobre calma chicha (tres tiros de salva)

  1. guillermo vanegas 2008/08/14 at 8:52 pm

    Así como en su momento ataqué a la Fundación Gilberto Alzate Avendaño por suponer una falta de respuesta ante la información de que la Galería Santa Fe abandonaría su actual espacio, ahora debo reconocer que la respuesta que le dan a Lucas Ospina sirve como un argumento que invalida y debilita mi posición.

    Considero que el texto firmado por Ana María Alzate resuelve el dilema en que inicialmente vi el traslado que suscitó mi reacción. En otras palabras, si -como se afirma en la misiva dirigida a Ospina-, no existe un pronunciamiento oficial sobre esta cuestión, debo asumir mi actuación errática y apresurada como el fruto de una sospecha altamente prejuiciada sobre la gestión y defensa que desde esa institución se tiene hacia sus espacios de exhibición de arte.

    Incluso, el hecho de que se mencione la necesidad existente por parte de la Fundación Gilberto Alzate de que ese procedimiento deba hacerse luego de acometer un estudio sobre el impacto que dicha decisión acarrearía refuerza la falta de profundidad de mi postura.

    En realidad, uno de los elementos que puede utilizarse para demostrar el interés que existe de parte de esa entidad por racionalizar la ejecución presupuestal del proyecto que resultará en la creación de un nuevo complejo arquitectónico que acoja a la Galería Santa Fe se hace evidente cuando se menciona la preocupación que existe por garantizar –frente a la situación de que llegasen a faltar recursos para su conclusión-, el diseño de un espacio “modular para irlo desarrollando por etapas”.

    De otra parte, coincido con Ospina cuando señala que de llegar a darse esa transformación, ésta debe contemplar las características de la población que habitualmente visita ese lugar, las posibilidades que su actual ubicación tiene de crear un interés en personas que inicialmente no incluyen a la Galería Santa Fe dentro de sus necesidades de consumo cultural y los problemas que para la circulación del público habitual generaría el llevar este espacio a un sector alejado del eje universitario y cultural que se concentra en el centro de la ciudad.

    Igualmente, considero que la administración de un espacio con las características de esta Galería debería emanciparse (física e ideológicamente) de los despachos gubernamentales de la ciudad, del departamento y del país. La presencia de un espacio como ése debe comprenderse como una posibilidad real que facilite la exhibición de piezas de arte y productos culturales. Desde esta perspectiva, reconozco que, en palabras de Ospina “la Galería Santa Fe, como todo, cambia” y, a continuación, añado que esos cambios deben redundar en beneficio de una población específica, aunque pequeña, de productores culturales.

    Finalmente, debo indicar que resulta importante atender el llamado de atención que lanza Ospina cuando destaca que el tono que impone la imposición de un Derecho de petición para relacionarse con una institución como la Fundación Gilberto Alzate es un instrumento que no siempre resulta útil para entrar en contacto con una entidad del Estado.

    Guillermo Vanegas

  2. Guillermo Vanegas 2008/08/25 at 12:31 pm

    En busca de sede

    Agradezco a cierta persona por recordarme la existencia de esta joya del periodismo cultural, que demuestra el interés (en aquel entonces explícito, hoy en día apático) de la familia Moreno Rojas hacia la promoción del arte contemporáneo en Bogotá.

    “Apremiaba especialmente encontrar la nueva sede del Museo por cuanto la directora se hallaba en esos dias en negociaciones con el gobierno francés para la presentación en Bogotá de 85 piezas importantes de Auguste Rodin (provenientes del Museo Rodin de París), exposición que de no mostrarse en esos momentos, cuando podía viajar y ser expuesta fuera de su base permanente, sería extremadamente difícil traer a Colombia, Y fue Don Andrés Uribe Campuzano quien sugirió solicitar con el mismo carácter provisional de las anteriores sedes, la desocupada cafetería del Planetario Distrital, que contaba con oficinas y depósito aledaño, y cuyo espacio curvo, de 240 metros cuadrados, podría acondicionarse con luces adecuadas y paneles para la presentación de obras de arte.

    Las autoridades de la capital expresaron de inmediato su interés en colaborar con la causa del Museo, pero la adjudicación del espacio dependía de la aprobación del Consejo Distrital, entidad en la cual los votos de la Alianza Nacional Popular eran indispensables para que se alcanzaran resultados positivos. Orientó, la Directora, por consiguiente, sus esfuerzos a conseguir para el Museo el apoyo de la líder de la Anapo, Doña María Eugenia Rojas de Moreno Díaz, y con tal fin la invitó para que visitara sus instalaciones y pudiera cerciorarse personalmente de la intensa labor cultural -de la cual se beneficiaban en primer término los sectores populares-, que allí se desarrollaba. Así lo hizo María Eugenia Rojas, presionando, como resultado de su amable visita, para que el Distrito cediera al Museo esta sede en la cual ha funcionado ininterrumpidamente durante los últimos ocho años.”

    Eduardo Serrano, El Museo de Arte Moderno de Bogotá. Recuento de un esfuerzo conjunto. Litotechnion, Bogotá, 196?, pág. 100-101.

    Guillermo Vanegas