Quantcast

Shibboleth

Es curioso que una palabra con una estética tan atractiva –tanto auditiva como visualmente– y que hace alusión a la esencia misma de las personas, a su identidad, esté asociada con episodios tan lamentables.

Shibboleth (‘espiga’, en hebreo) es el nombre que recibe algún tipo de santo y seña con el que una persona demuestra su pertenencia a un grupo. Una contraseña cuyo desconocimiento puede constituir una desventaja, a veces mortal, para una persona; perjuicio ya presente en la proveniencia misma del término.

Según narra el libro de los Jueces (Antiguo Testamento), después de la derrota que los galaaditas infligieron a la tribu de Efraím, aquéllos implementaron una especie de prueba para identificar a los supervivientes y aniquilar, así, a toda la tribu. La prueba fue muy sencilla, aunque no por ello menos cruel: si se sospechaba que una persona era descendiente de Efraím, se le exigía decir una palabra que contenía ‘sh’ –fonema imposible de pronunciar para esta tribu, ya que su lengua carecía de él–. La palabra era shibboleth y cuarenta y dos mil efraimitas, si el relato no es apócrifo, murieron degollados por pronunciar, en su lugar, ‘sibboleth’.

Shibboleth es también un poema de Paul Celan. En éste, desde tierras lejanas y ajenas a su querida Rumanía, encarcelado, el poeta expresa la palabra shibboleth a manera de verso conjurador. Intenta evocar su patria, volverla a ver, sentirla, para mantenerse allí, seguro, en el seno de su recuerdo. Esta palabra también puede aludir, de este modo, a un beneficio personal: puede funcionar como un código secreto mediante el cual una víctima retorna a la paz que le ha sido arrebatada. Por lo menos fue así como, en medio del Holocausto, muchos judíos invocaron un shibboleth, como única forma de contrarrestar el salvajismo nazi.

En este mismo contexto –en el Holocausto– podemos ver que la segregación judía también constituye una prueba que, por parte de los nazis, implementa su propio shibboleth: uno que ya no solo utiliza un criterio lingüístico sino que se extiende a la identificación de todo un conjunto de rasgos físicos –propios del pueblo judío, y ajenos a un pretendido modelo alemán–.

De aquí que, más que a un ‘santo y seña’ o ‘código secreto’, shibboleth pueda referirse, en un sentido más general, a cualquier tipo de marca con la que pueda reconocerse la pertenencia a un grupo. Un shibboleth muy particular lo encontramos en nuestros rasgos físicos, color de piel, formas de hablar y de pensar, de actuar y de vestir, en nuestras creencias y gustos, entre tantas otras cosas que constituyen nuestra identidad.

Shibboleth es, finalmente y en este sentido ya más amplio, una obra de la artista bogotana Doris Salcedo. Una gigantesca grieta de 167 metros a lo largo del suelo que, en el año 2007, hizo lucir el Turbine Hall de la Tate Modern de Londres como si hubiera ocurrido un terremoto. Con esta ‘forma’, la arquitecta quiso representar un espacio negativo que aludiera, a su vez, al gran vacío existente en nuestra historia: al de la insondable diferencia que separa a los blancos de todos los demás; al vacío de la segregación racial. Una historia que, según ella, aunque corre paralela a la historia de la modernidad, constituye su lado oscuro y no narrado.

Salcedo, valga decirlo, es la misma artista que colgó unas sillas de madera sobre la fachada del nuevo Palacio de Justicia. En esta imagen, puntos de vista opuestos colisionan violentamente generando separación, discontinuidad y violencia. Porque la silla de madera es un elemento propio de un espacio interior y fue expuesto a la intemperie, para marcar, mediante esta yuxtaposición, el acto violento al que la obra hacía referencia: las víctimas del Palacio de Justicia. A ellas y a todas las demás víctimas de la violencia en Colombia son a quienes Salcedo ha dedicado toda su obra, porque, según dice: “por más molestia que esto represente para muchas personas en Colombia, no podemos dejar de contar nuestra historia negativa, la historia de los vencidos”.

Es curioso, entonces, que una palabra con una estética tan atractiva –tanto auditiva como visualmente– y que hace alusión a la esencia misma de las personas, a su identidad, esté asociada con episodios tan lamentables. Esto es quizás porque esta palabra, con todo lo bello y vital que pueda representar, es sinónimo de segregación; acción que, paradójicamente, emerge de nuestra misma identidad: de todo aquello que somos, que queremos ser y que, a nuestro parecer, los demás ni son, ni llegarán a ser.

No creo, sin embargo, que la segregación sea un mal con el cual tengamos que vivir. Tampoco creo que se trate de un asunto de ignorancia y que, en consecuencia, su solución esté en la educación. Por lo menos no en una educación entendida en términos de teoría. Porque los comentarios más excluyentes y descalificadores que sobre determinados grupos o personas puede uno escuchar provienen, justamente, de individuos con niveles educativos y estatus sociales nada despreciables. “¡No nos van a ganar estos negros hijue…!” –exclama con frecuencia el refinado hincha frente a un gran letrero que dice: “Say no to Racism”–.

Creo que al racismo y a la segregación, en general, no se les combate con invitaciones y mucho menos con imperativos. La exclusión, como cuestión de gusto estético que es (ante todo), se combate con educación artística: ¿por dónde más podría venir la relativización del gusto sino es por vía del mismo gusto?

Si bien es cierto que la grieta abierta por la exclusión, tal y como la plasma Salcedo, es cada vez más ancha y una mayor fuente de violencia, no menos cierto es que podemos construir puentes e, incluso, cubrirla de una manera gradual educando emocionalmente el gusto estético de las personas. Así, que nuestros shibboleths’s sean un motivo de orgullo, como todo aquello que hace parte de nuestra identidad, y que no sean, a su vez, una causa de exclusión y de violencia es una tarea propia del arte –de la implementación educativa que hagamos de él–.

En alguna de sus conferencias, Doris Salcedo afirmó: “(…) matar es una manifestación del poder absoluto y no hay nada que el arte pueda hacer contra el poder absoluto”. En un pensamiento posterior, sin embargo, ella misma parece tener una visión más constructiva de su labor como artista: “El arte tiene un poder enorme –dice ahora–, tiene el poder de devolver al dominio de la vida, al dominio de la humanidad, la vida que ha sido profanada”.

:

Julián Cubillos*

P.S.: Hay quienes no están de acuerdo con que el premio Velásquez haya sido concedido a Doris Salcedo, quienes consideran exagerado el discurso del príncipe de España en el que manifestara (en la ceremonia de entrega) una similitud entre el trabajo de ella y la mirada con la que Goya analizó, hace doscientos años, el mundo de su tiempo. Hay quienes encontramos apenas justo este reconocimiento, y lo celebramos como un logro no solo de ella sino también como un reconocimiento a las víctimas del conflicto armado en Colombia: a quienes ella ha dedicado este premio y toda su obra.

* publicado por Semana, 06 de julio de 2010.

comentarios

9 Opiniones sobre Shibboleth

  1. Carlos Salazar 2010/07/07 at 11:18 am

    Los Shibboleths nazis de Paul Rijkens, Director Senior de Unilever, en el podio de Goebbels y Goering.

    “Entonces, le decían: Di, pues, la palabra Shibboleth…” Jueces 12: 6

    Y Paul Rijkens la dijo correctamente….

    «En el Palacio de los Deportes, fuimos los invitados de honor de Hitler y subimos al podio junto a Goebbels y Goering”, escribe Paul Rijkens, Director Senior de Unilever en los años previos a la guerra. “Con el brazo en alto cantaban endemoniadamente. D’Arcy me dio un codazo y me dijo: “Por el amor de Dios, pongámonos de pie también” …
    Esta fue la primera y la única vez que hice el saludo nazi,.. Aparte de esto me mordía los labios para no reír. A la mañana siguiente, para mi sorpresa, recibí el contrato. Los intereses de Unilever en Alemania eran enormes. La margarina y el aceite comestible producido allí dominaba los mercados de Europa. Para 1929, Alemania, estaba consumiendo la mitad de la producción total de Unilever en Europa. Aunque las grasas y aceites comestibles fueron los más importantes, el jabón y los mercados de alimentos complementarios aseguraron que Alemania ocupara un lugar central en las inversiones de Unilever. ” Decenas de miles de personas en Alemania trabajaron para nosotros», escribió Pablo Rijkens.

    http://www.newint.org/issue172/keynote.htm

    ………………………

    Shibboleths have been used by different subcultures throughout the world at different times. Regional differences, level of expertise and computer coding techniques are several forms that shibboleths have taken. For example, during the Battle of the Bulge, American soldiers used knowledge of baseball to determine if others were fellow Americans or if they were German infiltrators in American uniform. The Dutch famously used the name of the port town Scheveningen as a shibboleth to tell Germans from the Dutch (the Dutch pronounce the S separately from the ch).

    During World War II, some United States soldiers in the Pacific theater used the word “lollapalooza” as a shibboleth to verbally test people who were hiding and unidentified, on the premise that Japanese people often pronounce the letter L as R, and that the word is an American colloquialism that even a foreign person fairly well-versed in American English would probably mispronounce and/or be unfamiliar with.[6] In George Stimpson’s A Book about a Thousand Things, the author notes that, in the war, Japanese spies would often approach checkpoints posing as American or Filipino military personnel. A shibboleth such as “lollapalooza” would be used by the sentry, who, if the first two syllables come back as rorra, would “open fire without waiting to hear the remainder”.[7]

    Prior to the Guldensporenslag, the Flemish slaughtered every Frenchman they could find in the city of Bruges. They are said to have identified Frenchmen based on their inability to pronounce the phrase “Scilt ende Vriend” (“Shield and Friend”), or possibly “‘s Guilden vriend” (“Friend of the Guilds”).

    Bûter, brea, en griene tsiis; wa’t dat net sizze kin, is gjin oprjochte Fries ( example (help·info)) means “Butter, rye bread and green cheese, who cannot say that is not a genuine Frisian” was used by the Frisian Pier Gerlofs Donia during a Frisian rebellion war (1515-1523). Ships whose crew could not pronounce this properly were usually plundered and soldiers who could not were beheaded by Donia himself.[8]
    http://en.wikipedia.org/wiki/Shibboleth

  2. Humberto Ayerbe 2010/07/07 at 5:40 pm

    Amigos:
    Llámenme corto de vista, pero para mí “Shibolleth” no es más ni menos que una grieta en el piso. Que ese hueco significa las rupturas de nuestra sociedad bla bla bla, son cosas que después la mirada artística le ha querido agregar, pero es un hueco y punto. Como dato curioso: la cifra de accidentes menores por tropezones con la famosa grieta es de 15, incluyendo un tobillo luxado.

    ¿Por qué no premiamos también a los obreros empleados del instituto de desarrollo urbano, que tienen a Bogotá por estos días llena de huecos? ¿Cuál es la diferencia entre esos huecos y el de Doris? No lo digo con sarcasmo, lo digo porque de veras quisiera que alguien me iluminara ahí.

    Y bueno, ya que estamos en la discusión: ¿Es menos válido si sabemos que Doris no cavó el hueco? Porque admeás dudo fuertemente de que ella personalmente haya cogido la pica y el martillo.

    Desconcertado e ignorante,
    H. Ayerbe

  3. Ricardo Arcos-Palma 2010/07/07 at 9:45 pm

    Encuentre las diferencias entre un empresario (Pablo Rijkens), un poeta (Paul Celan) una artista (Doris salcedo)y un matemático (Grigori Perelman). El primero no se resistió a la tentación de cerrar los ojos frente al horror nazi, por ver crecer su capital financiero. El segundo se alejó del sionismo judío (de extrema derecha) para abrazar las causas del socialismo comprometidas con la República Española sepultada luego por la Corona Española con Franco a la cabeza; este terminó suicidandose en París en 1970. La tercera, pese a su compromiso político, acepta un jugoso premio en manos del representante de la Corona Española, hecho este bastante significante en épocas de independencias, pese a su gesto “contestatario” de no aceptar una comitiva del gobierno colombiano en la premiación. El último caso, el más controvertido, el del matemático ruso, quien ha sido tildado por la prensa internacional como un “excentrico” al rechazar varios jugosos premios, uno de ellos, la medalla Fields, considerada como el Nóbel de las matemáticas y el otro premio rechazado es una jugosa suma que le ofrecía el Rey Don Juan Carlos de España en una ceremonia durante el XXV Congreso Internacional de Matemáticas que se de desarrolló en Madrid hace poco.

    Grigori Perelman, quien vive modestamente alejado de todas las luces que iluminan la fama y el estrellato afirmaba cuando le preguntaron sobre su negativa de recibir el premio: “No quiero estar en exposición como un animal en el zoológico. No soy un héroe de las matemáticas. Ni siquiera soy tan exitoso. Por eso no quiero que todo el mundo me esté mirando.” Sin embargo pese a este gesto “revolucionario” todo el mundo lo está hoy mirando. Entonces en qué quedamos?

    Los premios son un reconocimiento, siempre son y seran controvertidos; lo que verdaderamente queda es la obra artística o literaria, la formula matemática, etc. Doris Salcedo perteneciente a la comunidad judía, merecía sin duda ese reconocimiento internacional, no porque pertenezca a la comunidad judía ni más faltaba sino porque su obra, desde hace varios años, junto a la de María Teresa Hincapié y José Alejandro Restrepo, es una de las más importantes del continente.

    Los premios para los artistas son necesarios, así sean financiados por el mismísimo demonio. España otorgando un premio a una obra que habla del Racismo y la segregación (cuando este país es uno de los más racistas del mundo); la Corona Española, la misma que en siglos anteriores, expulsara a judíos y musulmanes y se aliara con el franquismo para sofocar la Republica, otorga un premio a una mujer artista de las antiguas colonias de su imperio. Este hecho es digno a tener en cuenta, así como la grieta en la Tate, el palacio del arte contemporáneo financiado por compañías que no respetan, ni el medio ambiente ni los derechos humanos.

    Qué mejor fisura en la gran maquinaria, que ser reconocido y premiado por esos grandes “villanos”???

    Para matizar un poco las diferencias, les envio el poema de Paul Celan.

    Shibboleth

    Junto a mis piedras
    crecidas bajo el llanto
    tras las rejas,

    me arrastraron
    al medio del mercado,
    allá,
    donde se iza la bandera, a la que
    no he prestado nunca juramento.

    Flauta,
    flauta doble en la noche:
    piensa el sombrío
    y doble rojo
    en Viena y en Madrid.

    Pon tu bandera a media asta,
    recuerdo.
    A media asta
    hoy y para siempre.

    Corazón:
    dalo también aquí a conocer,
    aquí, en medio del mercado.
    Haz que resuene, el shibboleth,
    en lo extranjero de la patria.
    Febrero. No pasarán.

    Unicornio:
    sabes de las piedras,
    sabes de las aguas,
    van,
    te llevo
    hacia las voces
    De Extremadura.

    Paul Celan.

    foto de Grigori Perelman

  4. mauricio cruz 2010/07/09 at 7:20 pm

    In Italy, for thirty years under the Borgias, they had warfare, terror, murder, and bloodshed, but they produced Michaelangelo, Leonardo da Vinci and the Renaissance. In Switzerland, they had brotherly love, they had five hundred years of democracy and peace — and what did they produce? The cuckoo-clock. -Orson Welles

    Y un texto excelente sobre El Quijote del mismo Orson Welles
    http://www.letraslibres.com/index.php?art=9310

    • mauricio cruz 2010/07/10 at 1:39 pm

      Quise decir, un excelente y revelador artículo de Jorge Volpi sobre el proyecto quijotesco de Orson Welles. … Cuckoo!

  5. Carlos Salazar 2010/07/10 at 1:04 pm

    Se descubre nuevo manuscrito de Leonardo. Lo que hasta ahora creíamos que era un helicóptero, es una máquina volante para asaltar por sorpresa las Instituciones y el Statu Quo de los Borgia.

    Agencia AP. Urgente!!!

    En el día de ayer se encontró en la Biblioteca Vaticana un pequeño manuscrito de Leonardo donde declara que todo su trabajo no es más que una lucha contra el sistema feudal, un ataque a la institución Borgia, y un llamado a la toma de conciencia de los desplazados por el hambre fascista de éstos monstruos ( la gran novedad es que en la tercera línea, cuarta palabra, se leé por primera vez en la historia la palabras “fascista” y la frase “mi arte es en realidad es un arte anti-feudal”).

    En la quinta línea dice claramente:

    “Los premios para los artistas son necesarios, así sean financiados por el mismísimo demonio.”

    Al final se lee:

    “Qué mejor fisura en la gran maquinaria,(no se refiere a las fisuras en la madera verde del aparato, sino al Statu Quo Borgia) que ser reconocido y premiado por esos grandes “villanos”???

    El manuscrito de interrumpe en ese punto..

    Grande Leonardo! El arte Político contemporáneo ya tiene una balsa en la que sobrevivir su naufragio: los Borgia.

    • mauricio cruz 2010/07/10 at 7:14 pm

      Extra! extra! Se descubre nuevo manuscrito de Salazar. Donde hasta ahora creíamos que estaba escrito ‘Borgia’, debe leerse ‘Unilever’.

  6. Francisco Vigo 2010/07/13 at 2:22 pm

    Si… la primera década del nuevo siglo en el Arte Colombiano, se ha dedicado a tratar temas como el racismo; Artistas de cualquier especie, han tenido el afán de “ser buenos”, ir en pro de la vida y la no violencia; una época de aceptación, tolerancia e igualdad… pero… y que ocurre con nosotros los Racistas? que multiculturalidad respeta nuestros pensamientos racistas?, pensamientos donde los judíos y negros no caben!…

    Ahora los derechos humanos, las ONG, académicos y estudiantes suelen salir a gritar que no quieren más violencia, con camisetas blancas o con girasoles o con sombreros vueltiados… y por supuesto Artistas del corte de doña Doris que es sumamente humana y dedica una obra entera a las “víctimas”.

    Cual es la razón para no ser racista? por que está mal pensar que un negro o un indígena o un pobre es inferior?…. cual es la razón de peso para no matarlos? en mi caso: cual es la razón de peso para no matar a estos humanos que veo inferiores y ademas comermelos al almuerzo?

    Unánimemente Artistas, estudiantes y seres humanos que viven en esta época me han dicho: “por que los humanos sienten”, el argumento ha cambiado, los Darwinistas- humanistas de 1940 me habrían dicho: “por que los humanos pensamos”, pero luego se comprobó que los animales también piensan y por eso cambió el argumento.

    Los mamíferos por ejemplo, tienen un umbral de dolor igual al nuestro, es decir que el dolor y la violencia impartida sobre ellos se siente de la misma manera que en un humano; me gustaría preguntarle a Doris Salcedo cuantos animales consume semanalmente, y si realmente cree que son cosas distintas el “ser racista” que el “ser especista”.

    El racismo: es considerar a una raza inferior y tomar medidas de exterminio total.

    El especismo: es considerar inferior a una especie y tomar medidas de exterminio.

    La razón por la cual se exterminaron tantos Judíos, estaba fundamentada en todo un discurso científico donde solo la raza mas apta podría sobrevivir. Una teoría claramente Darwinista, apoyaría legítimamente que se mataran Judíos al igual que fue legítimo matar negros e indígenas en épocas de conquista. El argumento siempre es el mismo y el más peligroso: “El otro es un animal”

    Todo puede ser exterminado si se animaliza…

    Pienso que muchos artistas no están en capacidades de contrarrestar una posición científica para hablar de igualdad en el dolor “humano” cuando es el mismo en todos los mamíferos que los mismos artistas consumen.

    Finalmente dicho todo esto, es gracioso ver recibir a Doris el premio por el hijo de un cosaco que mata osos por diversión.

    • mauricio cruz 2010/07/14 at 7:05 pm

      (aquellas participaciones que consignen insultos, amenazas o acusaciones sin pruebas o fundamentos cavernícolas serán borradas de la plataforma)