Tour de James Kalm por la enorme y última instalación de Jason Rhoades. Con su muerte en 2006, poco después de finalizar de “Black pussy”, este trabajo se erige como un monumento a su visión única de una América Occidental. La acumulación de diversos objetos, sombreros de vaqueros, botellas hechas a mano, así como avisos de neón refiriéndose a los genitales femeninos, crea una densa red de signos estéticos y culturales a manera de critica de este nuevo milenio.

(enviado a esferapública por Iris Greenberg)